Martín Caparrós

Honestismo

Por: | 23 de abril de 2013

1615653-567397-laurence-mouton-altopress-maxppp-miniature-cleaning-ladies-washing-play-money

Jorge Lanata lo hizo otra vez. Con 30 puntos de rating, con millones de personas mirándolo, con más millones comentándolo, su programa dejó de ser un programa para transformarse en un fenómeno cultural y político. Hace diez días que toda la Argentina –eso que llamamos toda la Argentina– habla de sus revelaciones; hace diez días que instaló metáforas nuevas: la idea de la plata pesada, por ejemplo –de tanta plata que no se puede contar sino pesar–, va a terminar siendo uno de los símbolos de estos años tristes. Y la Ferrari de Fariña se reunió con la Ferrari de Menem en el panteón de los gobiernos muertos.

Lo que ningún partido opositor había conseguido lo consiguieron periodistas. Este gobierno no para de tirarse tiros en las patas –y gracias a esa práctica su apoyo baja y baja, pero sus opositores no contribuyen casi nada a esa caída. Las revelaciones de Lanata y Wiñazki sí.

Es curioso el efecto que produce la prueba del afano. Para un gobierno que mintió tanto, que acabó con tantas esperanzas, que produjo desastres tan mortíferos, pocas cosas parecen haber sido más dañinas que estas evidencias. No hay nada más tranquilizador para un argentino que comprobar que sus enemigos políticos roban. Es, una vez más, el poder de lo que no admite debate.

Lo mismo sucedió con el menemismo: un gobierno estaba dando vuelta la estructura social y económica del país y nos preocupaban sus robos, su corrupción, sus errores y excesos. Fue lo que entonces llamé el honestismo.

La palabra cundió, y en estos días más de uno me preguntó, solícito: ¿Ahora vas a seguir hablando de honestismo, pelotudo? ¿A ver qué vas a decir ahora, bigotón? –me interpelan, con la elegancia que suele caracterizarlos, y no cejan: ¡Ahora sí que te podés meter el honestismo bien en el culo!

Estudié la posibilidad, no me pareció suficientemente placentera; decidí que era mejor discutir el asunto. Para lo cual, primero, quisiera definirlo, tal como aparece en mi libro Argentinismos: “Honestismo, sust. mas. sing., argentinismo: la convicción de que –casi– todos los males de la Argentina actual son producto de la corrupción en general y de la corrupción de los políticos en particular”. Y después, más en extenso:

“El honestismo es un producto de los noventas: otra de sus lacras. Entonces, ante la prepotencia de aquel peronismo, cierto periodismo –el más valiente– se dedicó a buscar sus puntos débiles en la corrupción que había acompañado la destrucción y venta del Estado, en lugar de observar y narrar los cambios estructurales, decisivos, que ese proceso estaba produciendo en la Argentina.

“La corrupción fueron los errores y excesos de la construcción del país convertible: lo más fácil de ver, lo que cualquiera podía condenar sin pensar demasiado. Es como los juicios a los militares: aquellos militares empezaron a cambiar las estructuras sociales del país, destruyeron las organizaciones sociales, produjeron la deuda externa que todavía nos siguen cobrando pero los juzgamos por haber robado una cantidad de chicos. Es terrible robar chicos. Pero frente a lo que construyeron como país es un hecho menor. Sus torturas, sus asesinatos incluso son, frente a eso, un hecho menor: un hecho espantoso acotado frente a un efecto global que se extiende en el tiempo, que dura todavía. Pero es mucho más fácil acordar en lo horrible de sus torturas y robos que en lo definitorio de su reestructuración del país –entre otras cosas, porque los que se beneficiaron con esa reestructuración son, ahora, los dueños de casi todo. Lo mismo pasó, con menos brutalidad, con la misma eficacia, con las reformas del peronismo de los años noventas.

Y después: “La furia honestista tuvo su cumbre en las elecciones de 1999, cuando elevó al gobierno a aquel monstruo contranatura, pero nunca dejó de ser un elemento central de nuestra política. Muchas campañas políticas se basan en el honestismo, muchos políticos aprovechan su arraigo popular para centrar sus discursos en la denuncia de la corrupción y dejar de lado definiciones políticas, sociales, económicas. El honestismo es la tristeza más insistente de la democracia argentina: la idea de que cualquier análisis debe basarse en la pregunta criminal: quiénes roban, quiénes no roban. Como si no pudiéramos pensar más allá.”

O sea: es terrible que los políticos elegidos para manejar el estado le roben, nos roben. Estamos todos de acuerdo en eso. Ése es, precisamente, el poder del discurso contra la corrupción: es muy difícil no estar de acuerdo. Es, sin ningún ánimo de desmerecer, un lugar común: un lugar donde todos podemos encontrarnos. Nadie defiende la corrupción, a los corruptos. Nadie dice está bien que se afanen la guita; a lo sumo dicen no, no afanan tanto, no se crean. O dicen más bien este hijo de puta que los está denunciando es un perverso que unta a su perra con crema chantilly. O –a lo sumo, los más atrevidos– defienden el famoso robo para la corona. Ahora en su versión kirchnerista: necesitamos plata para construir poder, dicen, para hacer política, sin pararse a pensar –a pensar– que al decirlo dicen demasiado sobre su idea de lo que es “hacer política”.

“La corrupción existe y hace daño. Pero también existe y hace daño esta tendencia general a atribuirle todos los males. La corrupción se ha transformado en algo utilísimo: el fin de cualquier debate. Si las empresas estatales se malvendieron a otras empresas estatales extranjeras no fue porque una deuda de miles de millones obligó a la Argentina a hacer lo que querían sus acreedores externos, sino porque a un par de ministros y cuatro secretarios les gustaban ciertos polvos más que otros. Si hay tantos pobres –y se los cuida tan poco y tan mal– la causa se ve menos en el reparto de las riquezas y el abandono de las obligaciones del Estado que en el desvío de ciertos fondos menores. Y así sucesivamente. La discusión política es el tema que el show de la corrupción supo evitar”, decía Argentinismos.

“La honestidad es el grado cero de la actuación política; es obvio que hay que exigirle a cualquier político –como a cualquier empresario, ingeniero, maestra, periodista, domador de pulgas– que sea honesto. Es obvio que la mayoría de los políticos argentinos no lo parecen; es obvio que es necesario conseguir que lo sean. Pero eso, en política, no alcanza para nada: que un político sea honesto no define en absoluto su línea política. La honestidad es –o debería ser– un dato menor: el mínimo común denominador a partir del cual hay que empezar a preguntarse qué política propone y aplica cada cual.”

Nadie arguye que la corrupción no sea un problema grave. Pero también es grave cuando se la usa para clausurar el debate político, el debate sobre el poder, sobre la riqueza, sobre las clases sociales, sobre sus representaciones: acá lo que necesitamos son gobernantes honestos, dicen, y la honestidad no es de izquierda ni de derecha.

“La honestidad puede no ser de izquierda o de derecha, pero los honestos seguro que sí. Se puede ser muy honestamente de izquierda y muy honestamente de derecha, y ahí va a estar la diferencia. Quien administre muy honestamente en favor de los que tienen menos –dedicando honestamente el dinero público a mejorar hospitales y escuelas– será más de izquierda; quien administre muy honestamente en favor de los que tienen más –dedicando honestamente el dinero público a mejorar autopistas y teatros de ópera– será más de derecha. Quien disponga muy honestamente cobrar más impuestos a las ganancias y menos iva sobre el pan y la leche será más de izquierda; quien disponga muy honestamente seguir eximiendo de impuestos a las actividades financieras o las explotaciones mineras será más de derecha. Quien decida muy honestamente facilitar los anticonceptivos será más de izquierda; quien decida muy honestamente acatar las prohibiciones eclesiásticas será más de derecha. Quien decida muy honestamente educar a los chicos pobres para sacarlos de la calle será más de izquierda; quien decida muy honestamente llenar esas calles de policías y de armas será más de derecha. Y sus gobiernos, tan honesto el uno como el otro, serán radicalmente diferentes. Digo, en síntesis: la honestidad –y la voluntad y la capacidad y la eficacia–, cuando existen, actúan, forzosamente, con un programa de izquierda o de derecha.”

Y eso es lo que el honestismo evita discutir. “La ideología de cierta derecha siempre consistió en postular que no hay ideologías, y que lo que importa es la eficiencia, la honestidad. Es la misma línea de pensamiento que resumió, en sus días de pelea agropecuaria, la doctora Fernández, entonces presidenta: ‘En política se puede ser peronista, antiperonista, comunista, en política se puede ser cualquier cosa, pero en economía hay que tratar de ser lo más sensato y racional que sea posible’. La política no define la economía –que debe ser ‘sensata y racional’– ni las decisiones de gobierno –que deben ser ‘honestas’–: la política da igual, es un capricho”.

Ahora, desde los crímenes de Once y las inundaciones, se agregó una frase más: la corrupción mata. Sin duda mata y es terrible. Más mata, sin embargo –si es que vamos a embarrarnos en estas comparaciones vergonzosas–, la falta de hospitales, la malnutrición, la violencia, la vida de mierda –y eso no es producto de la corrupción sino de las elecciones políticas.

Hay quienes oponen a esto un argumento: que si “los políticos” no robaran, muchas cosas serían mejores: la salud, la educación, por ejemplo.

“Quizá mejoraran marginalmente. Pero lo que define la salud o la educación argentinas no es que quienes tienen que organizar sus prestaciones públicas se roben un 10, un dudoso 20, incluso un improbable 30 por ciento del dinero destinado a ellas; lo que las define es que –gracias a la dictadura militar y sus continuadores democráticos– los argentinos que pueden hacerlo compran salud y educación privadas, y dejan a los pobres esa educación y esa salud públicas que los políticos corroen –lo cual resulta, ya que estamos, absolutamente de derecha.

“O sea: si este mismo sistema estuviera administrado sin la menor fisura, habría –supongamos– un tercio más de recursos para hospitales y escuelas y los pobres tendrían un poco más de gasa y un poco más de vacunas y un poco más de tiza –y los ricos seguirían teniendo tomógrafos y by-passes al toque y computadoras de verdad en el aula. Quiero decir: si todos los políticos fueran honestos, todavía tendríamos que tomar las decisiones básicas: en este caso, por ejemplo, si queremos que haya educación y salud de primera y de segunda, o no. Si queremos que un rico tenga muchísimas más posibilidades de sobrevivir a un infarto que un pobre, o no. Si pensamos que saber matemáticas es un derecho de los hijos de los que ganan menos de cinco lucas, o no.

“Pero muchos políticos –y muchos ciudadanos– evitan discutirlo y hablan de la corrupción, que es más fácil y es decir casi nada: ¿quién va a proclamar que está a favor del cáncer? El honestismo es la forma de no pensar en ciertas cosas, un modo parlanchín de callarse la boca. Cuando no hay ideología, la idea de la decencia y de la ética parecen un refugio posible. Es curioso: no hubo, en la Argentina contemporánea, un gobernante más decente, más reacio a acumular riqueza personal, que un señor que vivió hasta hace poco en un apartamento de cuatro ambientes en un barrio modesto que tuvo que dejar para ir, grasiadió, preso, y se sigue llamando, pese a todo, Jorge Rafael Videla, ex general de esta Nación.”

Esto, entre otras cosas, decía cuando hablaba de honestismo. Y otra vez, para que quede –casi– claro: no digo que no haya que ocuparse de descubrir todos los robos y corruptelas que se pueda. Al contrario –y aplaudo y agradezco a quienes lo hacen. Pero digo, también, que si no pensamos la política más allá de eso, si la pensamos en puros términos de honestos y deshonestos, si la pensamos como un asunto de juzgado de guardia, corremos el riesgo de volver a elegir a la Alianza de De la Rúa y Chacho Álvarez.

Los argentinos, ya se sabe, somos tan buenos para volver a tropezar con mismas piedras.

Hay 150 Comentarios

Es cierto que ocuparnos de la corrupción es no ocuparnos de las cosas más importantes y trascendentales (pobreza, democracia, etc.), pero comprobar que la dirigencia es corrupta es también darse cuenta de que ya no podemos esperar que hagan nada por eso importante. Comprobar lo que ya suponíamos implica que el resto del mandato es tiempo perdido. Absolutamente deprimente. Por otro lado, yo he escuchado políticos hablar de lo importante, no es que no los haya, simplemente son arrastrados por lo mediático....difícil abstraerse.

Qué grande "El País". Gallegos tenían que ser.
-

"Durante dos días, y por motivos que aún no están del todo claros, el periodista enviado por el diario El País (Madrid) a las elecciones de Paraguay, Iñaki Arruaneta, estuvo enviando crónicas del acto eleccionario y del clima que se vivía, desde Montevideo (Uruguay). Una charla informal con una radio uruguaya permitió enmendar el error, y al momento de escribir esta nota Arruaneta ya se encuentra en Asunción, cubriendo el histórico evento desde el lugar correcto."
http://www.rinacional.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=3540:por-error-periodista-extranjero-cubria-las-elecciones-en-paraguay-desde-montevideo&catid=165:cables-&Itemid=78

El honesto Mujica adorado e invocado por las viejas ahora desmiente a Lanata, y en el Diario La Nación! Qué hacemos, Mimicha...?
http://www.lanacion.com.ar/1575549-mujica-parece-que-lanata-tiene-mucha-experiencia-en-depositar-en-bancos-uruguayos

."Comí civilización. Me envenenó, yo estaba inmundo. Y entonces ", añadió en un tono más bajo," me comí mi propia maldad ".
... La realidad tambien es una utopía, es algo de lo que la mayorìa siente la necesidad de tomarse vacaciones muy frecuentes .... (Un mundo feliz).
Hace 81 años, Aldous Huxley escribiò esta OBRA MAESTRA
Anticipatoria de los "resultados" del posmodernismo".
La primera cita es para la lectura atenta de
Marcelo, AldoV, Camila y Cìa. que jamàs se miran al espejo. .
La segunda se aplica perfectamente al "gran pueblo argentino salud".
Hasta que, pròximamente, llegue la venganza de los "originarios" y retornemos al siglo XIX
DE RETORNO A LAS TOLDERÌAS.

Se dieron cuenta "gente de buena fe"?
Mientras hablamos del sexo de los àngeles,
seguimos durmiendo respecto de los cierres de empresas,
pèrdida de trabajos "PRIVADOS", incremento de delitos en todas sus formas, avance de los carteles, etc.?
AgendaK continùa lunes. Maxima reina de Holanda.
10 años de pudriciòn de cerebros.
Muchos aùn, opinan como ciudadanos suizos.
Y no perciben LO QUE VENDRÀ.

A que punto hemos llegado,
que nadie se pregunta el porquè
de la destrucciòn de las FF de Seguridad.
Ahora resulta que
empresas de seguridad privada (muchos armados, otros no)
pasan a SUPLANTAR (mal ya que muchos son delincuentes y buchones).
Ni siquiera saben, que este "descontrol" creò màs FFSS "privadas que pùblicas".
Ni hablar del "agujero negro" que representarà tener que pagar cash U$ 14.000 millones este año,
luego del vaciamiento y codicia del finado para "apropiarse" del 25% de REPSOL sin poner un peso,
a cambio de dejar sacar utilidades afuera por encima de lo que marca la Ley.
Un verdadero acto DE TRAICIÒN A LA PATRIA.
Saludos de Eskenazy.

Marcelo.
Uds. se "comieron" el TREN BALA del finado y no se reconocen como balines?
Se comieron el gasoducto bolivariano de Chàvez que cruzaba Brasil?
Y ni siquiera se preguntan
CUANTOS CIENTOS DE MILLONES se "desviaron" en esos proyectos?
Hay que ser muy miserable para defender USUREROS MAFIOSOS.
Quièn lo hace se transforma automàticamente en CÒMPLICE.
Saludos de la bolsa en el baño de Micelli,
De sueños compartidos (a varios bolsillos amigos)
Sabès perfectamente como termina esto.
El "gran pueblo argentino salud" tendrà que hacerse cargo, por generaciones, de pagar la fiesta.
Como no querràn ir presos, vamos derecho al caos y anarquìa.
Acà no habrà ni golpe militar (no existen) ni golpe civil el de peronistas y radicales (unidos siempre cobran) a De la Rùa.
Acà se viene la triste realidad. TODOS POBRES.

Marcelo, marcelo.
Que tenga el desprecio del "colectivo de la mayorìa de los "pobladores de este territorio saqueado" me interesa tres tarlipes.
No voy a hacer publicidad de mi persona, por lo demàs estoy màs cerca del arpa que de la guitarra, hace un año escribo en este sitio y vi pasar y "desaparecer" decenas de miserables defensores corruptos de este
"modelo productivo? de matrìz diversificada? con inclusiòn social?
Se les caen todas las màscaras y disfraces.
Se pierden puestos de trabajo "privado" por centenares TODAS LAS SEMANAS.
Esta Señora no tiene la màs pàlida idea de como conducir y dirigir nuestro paìs.
Està entornada por Zannini, como Isabel lo estuvo por Lòpez Rega.
Vive en una nube de pedos total y absoluta.
Creyèndose estadista, sòlo se preocupa por la malhabida fortuna que le dejò su usurero y codicioso finado.

Marcelo.
Triste pasar de ekonomistaK a un vulgar "participante" de un programa de CHIMENTOS. Este sitio es para debatir.
Si estàs desesperado por ver venir la pèrdida de tu curro del Estado es tu problema.
Cuando te echen del Estado (no falta mucho), creen que la joda del BCRA podrà durar mucho màs?,
tendràn que ir a conseguir trabajo de LUSTRABOTAS, primero aprendiendo el oficio y luego rogando tener clientes.
Miserable corrupto. Saludos a Bàez.

La falacia de AldoV.
Existe en la CN una Ley en la que todo funcionario pùblico debe demostrar còmo obtuvo su PATRIMONIO.
Debe ser la ùnica LEY en la que un ciudadano debe demostrar
SER INOCENTE.
Por lo visto a AldoV y Cìa no le interesa la Ley.
Le importa, al igual que a sus patrones, IR POR TODO,
para chorear con "salvoconducto".

AldoV, tiene, claro que tiene
una PUTA IDEA de como se chorearon y direccionaron
U$ 500.000 Millones.
En Obra Publica. Manejada por De Vido
con licitaciones "teledirigidas".
Sabe mucho AldoV.
Puede dar lecciones de ètica, moral y decencia.
Resulta increìble como, algunos personajes pueden "defender" lo màs campantes, el hecho de que la
CORRUPCIÒN MATA.
Jamàs una palabra al respecto.
Y, habrà que convencerse que la mayorìa de los argentinos es corrupto. Muchos lo hicieron en "defensa propia" (sea evadiendo impuestos o pagando coimas a policìas).
30 años de democracia para volver, econòmicamente, a revivir 73 76.
Una joyita de funcionarios pùblicos.
Y encima estos "intere$ados" defienden al FPV.
Olvidando las pruebas de JAIME, BÀEZ (investigado por K), Uberti, Skanska, A.Wilson, negociados con Venezuela con dòlar paralelo, en aquella època, etc. etc.

Marcelo. Andà a dar clases de ètica a los SORETES CORRUPTOS.
He trabajado en una empresa que tuvo relaciòn "indirecta" con la Aduana.
Sos tan FANÀTICO y FASCISTA que te negàs a admitir la cantidad de causas que Echegaray "arrastra" desde sus primeros cargos pùblicos.
Ahora sale por TV para decir que "aquellos funcionarios de Aduana que tuvieron relaciòn con Ralph Lauren van a ser investigados.
Todos los "aduaneros" COBRAN COIMA (CHIQUITA O GRANDE) SIN EXCEPCIÒN.
Andà a hacerle el PURISTA a pagita12. Pedile de paso a Verbitsky que escriba los 10 tomos de
ROBO PARA LA CORONA SIGLO XXI.
Seguì participando y EMBARRÀNDOTE de MIERDA.

Marcelo. En lugar de perorar tanto.
Decime quien va a investigar a Làzaro (que se levantò, andò y se robò MILES DE MILLONES bajo la atenta mirada bizca del finado).
Para eso querìan la Ley de Medios y la "democratizaciòn" de la Justicia?
Para crear dos "PARAGUAS" e informar que el
GOBIERNO ES HONESTO, DECENTE, DIGNO Y OCULTAR TODO ACTO DE CORRUPCIÒN DEL GOBIERNO.
Y
Colocar en la JUSTICIA, pendex amigos tuyos, de AldoV, de Camila, para que, de esa forma conseguir
que el 100% de las causas de los funconarios pùblicos
DUERMAN EL SUEÑO ETERNO.
Hoy, el càlculo a grosso modo, marca que son un 70% los miembros de Poder Judicial que responden al EJECUTIVO.
Seguì participando, MISERABLE CORRUPTO.

Marcelo. ekonimistaK.
Te mandan saludos de las "cuevas". Con la autorizaciòn de Echegaray (ex Aduana) hacès pingûes negocios,
comprando verdes en el oficial y ganando + 70% vendiendo en la cueva de enfrente.
No sos GARCA.
SOS UN CORRUPTO que defiende la
CORRUPCIÒN QUE MATA.

soy ex ferroviario, un amigo ingeniero me dice que se puede hacer un kilometro de via por 250 a 300 mil dolares, pero las contratistas le facturan al ferrocarril casi un palo verde, asi no hay presupuesto que alcance. La corrupcion de los funcionarios es una mimetizacion con el medio, donde estan naturalizadas las hiper ganancias de contratistas, mineras, juego, pooles, monopolios y bancos.

Santiago, te doy la razon. El gobierno de Menem, en mi opinion, fue el peor que tuvo el pais hasta ese momento. Mi punto es: que importancia tiene que haya sido el primero en ser el peor, si los que vinieron despues fueron mucho peor todavia? Que Menem fuera un transfuga (y lo fue) es ahora puramente anecdotico, si los que estan ahora son muchisimo peor. Si, Menem se hizo una Corte a medida, entre otras cosas. Pero ahora estamos hablando de limitar las garantias constitucionales, como el recurso de amparo... Hasta donde va a llegar esto? Y hasta cuando la culpa va a seguir siendo de Menem?

Parece que los administradores de los comentarios, esperan que escriba algo 'largo', para 'perderme' el comentario. Y como ya explique lo dificil que se me hace escribir; intentaré esto último: Señores administradores de comentarios: vayanse a la reputisima madre que los parió por el orto! Muchas gracias.

Que la educacion privada y la salud privada existen en la Argentina debido a la dictadura es una tonteria grande como una casa. La educacion privada en la Argentina existio siempre, y puedo decirlo con completa certeza porque yo lo vivi y lo vivio mi viejo que nacio antes del segundo gobierno de Yrigoyen. Y conste que nunca fuimos oligarcas: los unicos caballos que he visto de cerca en mi vida fueron los del botellero...

Pero tal vez estamos hablando de cosas muy diferentes. Lo que me lleva a mi a criticar a este gobierno es que sigue a toda marcha con el proceso de destruccion de la educacion publica. Lo que te molesta a vos es que exista la educacion privada... Lo que me preocupa es que cada vez haya mas pobreza. Lo que te indigan a vos es que haya ricos. Y tal vez tengas razon. Al fin y al cabo, por que deberian importarle a alguien esos pobres negros de mierda? Lo importante no es ayudar a los cabecitas. Lo importante es joder a los ricos, que ademas, mira si seran hijos de puta los muy turros, son lindos.

“Quizá mejoraran marginalmente. Pero lo que define la salud o la educación argentinas no es que quienes tienen que organizar sus prestaciones públicas se roben un 10, un dudoso 20, incluso un improbable 30 por ciento del dinero destinado a ellas;"

Martin, Martin, revisa los numeros y ponelos al dia. Despues de la masacre de Once todavia crees que estamos hablando del 30% ? No te diste cuenta que la indignacion viene de que las inundaciones de La Plata y el vaciamiento de YPF muestran a las claras que estamos hablando del 95% por lo menos?

El tuerto y la loca le colgaron al pais entero el muerto de 10 mil millones de dolares al an~o, todos los an~os, para suplir el combustible que se dejo de producir en el pais. Explicame una sola cosa que haya hecho peor que eso la dictadura militar. La estatizacion de la deuda externa dudo que llegue ni remotamente a las cifras que se terminaran pagando de aca a diez an~os...

La Democracia es una mentira de esas que nos gusta escuchar. Se necesita un sistema mejor como la Optocracia (buscar como ww.optocracia). Se necesita una República consolidada

¡Eureka!.. 'Don' Aldoush y Santiago, parece que la 'gestión' de harina, me blanqueó el acceso. Es un poco más complicado pero me ahorrará las acusaciones de los mamachorros. Espero no 'perder' más comentarios... Mis respetos

qué pasa chicos, que no puedo d'entrar? (a ver si funca...)

El Pepe, con su ataque a Lanata, confirma q sigue siendo ese Viceministro de Chicotazo Nardone, torturador, clerical y agente de los gringos.
Luego, abracadabra, agente del kagebé vía tupas.
Después, asalto al hospital Militar, mercenario de eta.
Y ahora socio de Paco Casal.

Aldoush, me acuerdo de 1 decl de chacho álvarez, "a mí nadie me corre x izq". En realidad cualquiera podía correrlo x izq porq es 1 tipo re de derecha. Pero como dice, como dice, q es de izq, y como los trotskistas -tipos respetables pero q en cualquier país los consideran de extrema izq-, el argumento de estos tipos es :"o mis ideas o la marginalidad del PO".
Es como los argumentos tipo "las ideologías murieron con el Muro de Berlín" o
"la Izquierda q nos critica no tiene noción de Lo Nacional"???

Trulo: méndez fue el 1º en prostituir el Poder Judicial: recuerde q de 3 instancias en el fuero penal pasamos a 5 (Tribs Orales y cámara de Casación) al sólo efecto de restar poder a los Jueces de 1ª Inst y Cámaras a los q no pudo hacer renunciar.
Además inventó a través de los Cortesanos (o Prostitutos) Supremos, el per saltum

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal