Martín Caparrós

Honestismo

Por: | 23 de abril de 2013

1615653-567397-laurence-mouton-altopress-maxppp-miniature-cleaning-ladies-washing-play-money

Jorge Lanata lo hizo otra vez. Con 30 puntos de rating, con millones de personas mirándolo, con más millones comentándolo, su programa dejó de ser un programa para transformarse en un fenómeno cultural y político. Hace diez días que toda la Argentina –eso que llamamos toda la Argentina– habla de sus revelaciones; hace diez días que instaló metáforas nuevas: la idea de la plata pesada, por ejemplo –de tanta plata que no se puede contar sino pesar–, va a terminar siendo uno de los símbolos de estos años tristes. Y la Ferrari de Fariña se reunió con la Ferrari de Menem en el panteón de los gobiernos muertos.

Lo que ningún partido opositor había conseguido lo consiguieron periodistas. Este gobierno no para de tirarse tiros en las patas –y gracias a esa práctica su apoyo baja y baja, pero sus opositores no contribuyen casi nada a esa caída. Las revelaciones de Lanata y Wiñazki sí.

Es curioso el efecto que produce la prueba del afano. Para un gobierno que mintió tanto, que acabó con tantas esperanzas, que produjo desastres tan mortíferos, pocas cosas parecen haber sido más dañinas que estas evidencias. No hay nada más tranquilizador para un argentino que comprobar que sus enemigos políticos roban. Es, una vez más, el poder de lo que no admite debate.

Lo mismo sucedió con el menemismo: un gobierno estaba dando vuelta la estructura social y económica del país y nos preocupaban sus robos, su corrupción, sus errores y excesos. Fue lo que entonces llamé el honestismo.

La palabra cundió, y en estos días más de uno me preguntó, solícito: ¿Ahora vas a seguir hablando de honestismo, pelotudo? ¿A ver qué vas a decir ahora, bigotón? –me interpelan, con la elegancia que suele caracterizarlos, y no cejan: ¡Ahora sí que te podés meter el honestismo bien en el culo!

Estudié la posibilidad, no me pareció suficientemente placentera; decidí que era mejor discutir el asunto. Para lo cual, primero, quisiera definirlo, tal como aparece en mi libro Argentinismos: “Honestismo, sust. mas. sing., argentinismo: la convicción de que –casi– todos los males de la Argentina actual son producto de la corrupción en general y de la corrupción de los políticos en particular”. Y después, más en extenso:

“El honestismo es un producto de los noventas: otra de sus lacras. Entonces, ante la prepotencia de aquel peronismo, cierto periodismo –el más valiente– se dedicó a buscar sus puntos débiles en la corrupción que había acompañado la destrucción y venta del Estado, en lugar de observar y narrar los cambios estructurales, decisivos, que ese proceso estaba produciendo en la Argentina.

“La corrupción fueron los errores y excesos de la construcción del país convertible: lo más fácil de ver, lo que cualquiera podía condenar sin pensar demasiado. Es como los juicios a los militares: aquellos militares empezaron a cambiar las estructuras sociales del país, destruyeron las organizaciones sociales, produjeron la deuda externa que todavía nos siguen cobrando pero los juzgamos por haber robado una cantidad de chicos. Es terrible robar chicos. Pero frente a lo que construyeron como país es un hecho menor. Sus torturas, sus asesinatos incluso son, frente a eso, un hecho menor: un hecho espantoso acotado frente a un efecto global que se extiende en el tiempo, que dura todavía. Pero es mucho más fácil acordar en lo horrible de sus torturas y robos que en lo definitorio de su reestructuración del país –entre otras cosas, porque los que se beneficiaron con esa reestructuración son, ahora, los dueños de casi todo. Lo mismo pasó, con menos brutalidad, con la misma eficacia, con las reformas del peronismo de los años noventas.

Y después: “La furia honestista tuvo su cumbre en las elecciones de 1999, cuando elevó al gobierno a aquel monstruo contranatura, pero nunca dejó de ser un elemento central de nuestra política. Muchas campañas políticas se basan en el honestismo, muchos políticos aprovechan su arraigo popular para centrar sus discursos en la denuncia de la corrupción y dejar de lado definiciones políticas, sociales, económicas. El honestismo es la tristeza más insistente de la democracia argentina: la idea de que cualquier análisis debe basarse en la pregunta criminal: quiénes roban, quiénes no roban. Como si no pudiéramos pensar más allá.”

O sea: es terrible que los políticos elegidos para manejar el estado le roben, nos roben. Estamos todos de acuerdo en eso. Ése es, precisamente, el poder del discurso contra la corrupción: es muy difícil no estar de acuerdo. Es, sin ningún ánimo de desmerecer, un lugar común: un lugar donde todos podemos encontrarnos. Nadie defiende la corrupción, a los corruptos. Nadie dice está bien que se afanen la guita; a lo sumo dicen no, no afanan tanto, no se crean. O dicen más bien este hijo de puta que los está denunciando es un perverso que unta a su perra con crema chantilly. O –a lo sumo, los más atrevidos– defienden el famoso robo para la corona. Ahora en su versión kirchnerista: necesitamos plata para construir poder, dicen, para hacer política, sin pararse a pensar –a pensar– que al decirlo dicen demasiado sobre su idea de lo que es “hacer política”.

“La corrupción existe y hace daño. Pero también existe y hace daño esta tendencia general a atribuirle todos los males. La corrupción se ha transformado en algo utilísimo: el fin de cualquier debate. Si las empresas estatales se malvendieron a otras empresas estatales extranjeras no fue porque una deuda de miles de millones obligó a la Argentina a hacer lo que querían sus acreedores externos, sino porque a un par de ministros y cuatro secretarios les gustaban ciertos polvos más que otros. Si hay tantos pobres –y se los cuida tan poco y tan mal– la causa se ve menos en el reparto de las riquezas y el abandono de las obligaciones del Estado que en el desvío de ciertos fondos menores. Y así sucesivamente. La discusión política es el tema que el show de la corrupción supo evitar”, decía Argentinismos.

“La honestidad es el grado cero de la actuación política; es obvio que hay que exigirle a cualquier político –como a cualquier empresario, ingeniero, maestra, periodista, domador de pulgas– que sea honesto. Es obvio que la mayoría de los políticos argentinos no lo parecen; es obvio que es necesario conseguir que lo sean. Pero eso, en política, no alcanza para nada: que un político sea honesto no define en absoluto su línea política. La honestidad es –o debería ser– un dato menor: el mínimo común denominador a partir del cual hay que empezar a preguntarse qué política propone y aplica cada cual.”

Nadie arguye que la corrupción no sea un problema grave. Pero también es grave cuando se la usa para clausurar el debate político, el debate sobre el poder, sobre la riqueza, sobre las clases sociales, sobre sus representaciones: acá lo que necesitamos son gobernantes honestos, dicen, y la honestidad no es de izquierda ni de derecha.

“La honestidad puede no ser de izquierda o de derecha, pero los honestos seguro que sí. Se puede ser muy honestamente de izquierda y muy honestamente de derecha, y ahí va a estar la diferencia. Quien administre muy honestamente en favor de los que tienen menos –dedicando honestamente el dinero público a mejorar hospitales y escuelas– será más de izquierda; quien administre muy honestamente en favor de los que tienen más –dedicando honestamente el dinero público a mejorar autopistas y teatros de ópera– será más de derecha. Quien disponga muy honestamente cobrar más impuestos a las ganancias y menos iva sobre el pan y la leche será más de izquierda; quien disponga muy honestamente seguir eximiendo de impuestos a las actividades financieras o las explotaciones mineras será más de derecha. Quien decida muy honestamente facilitar los anticonceptivos será más de izquierda; quien decida muy honestamente acatar las prohibiciones eclesiásticas será más de derecha. Quien decida muy honestamente educar a los chicos pobres para sacarlos de la calle será más de izquierda; quien decida muy honestamente llenar esas calles de policías y de armas será más de derecha. Y sus gobiernos, tan honesto el uno como el otro, serán radicalmente diferentes. Digo, en síntesis: la honestidad –y la voluntad y la capacidad y la eficacia–, cuando existen, actúan, forzosamente, con un programa de izquierda o de derecha.”

Y eso es lo que el honestismo evita discutir. “La ideología de cierta derecha siempre consistió en postular que no hay ideologías, y que lo que importa es la eficiencia, la honestidad. Es la misma línea de pensamiento que resumió, en sus días de pelea agropecuaria, la doctora Fernández, entonces presidenta: ‘En política se puede ser peronista, antiperonista, comunista, en política se puede ser cualquier cosa, pero en economía hay que tratar de ser lo más sensato y racional que sea posible’. La política no define la economía –que debe ser ‘sensata y racional’– ni las decisiones de gobierno –que deben ser ‘honestas’–: la política da igual, es un capricho”.

Ahora, desde los crímenes de Once y las inundaciones, se agregó una frase más: la corrupción mata. Sin duda mata y es terrible. Más mata, sin embargo –si es que vamos a embarrarnos en estas comparaciones vergonzosas–, la falta de hospitales, la malnutrición, la violencia, la vida de mierda –y eso no es producto de la corrupción sino de las elecciones políticas.

Hay quienes oponen a esto un argumento: que si “los políticos” no robaran, muchas cosas serían mejores: la salud, la educación, por ejemplo.

“Quizá mejoraran marginalmente. Pero lo que define la salud o la educación argentinas no es que quienes tienen que organizar sus prestaciones públicas se roben un 10, un dudoso 20, incluso un improbable 30 por ciento del dinero destinado a ellas; lo que las define es que –gracias a la dictadura militar y sus continuadores democráticos– los argentinos que pueden hacerlo compran salud y educación privadas, y dejan a los pobres esa educación y esa salud públicas que los políticos corroen –lo cual resulta, ya que estamos, absolutamente de derecha.

“O sea: si este mismo sistema estuviera administrado sin la menor fisura, habría –supongamos– un tercio más de recursos para hospitales y escuelas y los pobres tendrían un poco más de gasa y un poco más de vacunas y un poco más de tiza –y los ricos seguirían teniendo tomógrafos y by-passes al toque y computadoras de verdad en el aula. Quiero decir: si todos los políticos fueran honestos, todavía tendríamos que tomar las decisiones básicas: en este caso, por ejemplo, si queremos que haya educación y salud de primera y de segunda, o no. Si queremos que un rico tenga muchísimas más posibilidades de sobrevivir a un infarto que un pobre, o no. Si pensamos que saber matemáticas es un derecho de los hijos de los que ganan menos de cinco lucas, o no.

“Pero muchos políticos –y muchos ciudadanos– evitan discutirlo y hablan de la corrupción, que es más fácil y es decir casi nada: ¿quién va a proclamar que está a favor del cáncer? El honestismo es la forma de no pensar en ciertas cosas, un modo parlanchín de callarse la boca. Cuando no hay ideología, la idea de la decencia y de la ética parecen un refugio posible. Es curioso: no hubo, en la Argentina contemporánea, un gobernante más decente, más reacio a acumular riqueza personal, que un señor que vivió hasta hace poco en un apartamento de cuatro ambientes en un barrio modesto que tuvo que dejar para ir, grasiadió, preso, y se sigue llamando, pese a todo, Jorge Rafael Videla, ex general de esta Nación.”

Esto, entre otras cosas, decía cuando hablaba de honestismo. Y otra vez, para que quede –casi– claro: no digo que no haya que ocuparse de descubrir todos los robos y corruptelas que se pueda. Al contrario –y aplaudo y agradezco a quienes lo hacen. Pero digo, también, que si no pensamos la política más allá de eso, si la pensamos en puros términos de honestos y deshonestos, si la pensamos como un asunto de juzgado de guardia, corremos el riesgo de volver a elegir a la Alianza de De la Rúa y Chacho Álvarez.

Los argentinos, ya se sabe, somos tan buenos para volver a tropezar con mismas piedras.

Hay 150 Comentarios

(...continuacion de nota anterior)...El primer punto,como salio la plata. Segun dicen los "denunciantes" Fariña y Elaskar, POR TRANSFERENCIAS. Una idiotez ya q si vas a hacer eso va a quedar asentada en el Banco Central. Solo un tarado va a enjuagar guita para q AFIP lo agarre por ahi. Solo un tarado...o alguien q habla sin saber q dice... O QUE MIENTE. Ademas, si la idea es ocultar fondos de dudosa procedencia a quien se le ocurre usar el nombre del hijo, con su propio apellido? Volviendo a estos tipos de sociedades, estan las NOMINADAS (q muchas empresas incluido Clarin, La Nacion, etc) usan para proteger de cargas fiscales en su pais y estan con acciones a nombre de sus propietarios (q seria el caso de muestra) y la INNOMINADAS, (QUE SON LAS FANTASMA, DONDE EL DUEÑO NO FIGURA EN EL DIRECTORIO Y Q SON LA DE LOS TRAFICANTES DE FALOPA, ARMAS Y CUALQUIER ACTIVIDAD ILICITA). Esto solo dos botones de como ni siquiera se toman la molestia de basar estas denuncias pedorras con visos de seriedad. Total, el boludo come cualquier cosa en especial lo que quiere creer. Y pensar q este tirifilo banal de fariña dice ser un as q invento una red q es genial y es una muestra q no sirve ni para pinche contaduria. Y hay mas, aun. Pero este analisis tan basico (mas la pantomima donde enmierdo a Rial y Rial lo paro en seco y se fue a baraja (paso de largo ocultado a la vista la forma q le dijo Rial "mira q canto la posta del todo y vos y el grupo se van a la concha de la lora, no me quieras ensuciar cuando me pediste un favor" sintetizada en "SI ASI INVESTIGAS, TE ESTAN VENDIENDO PESCADO PODRIDO..." QUIEN LE VENDE? ESTOS GILES O CLARIN??? a quien se referia RIAL???).
La frasesita a lo Sarlo (vacias de contenido pero ensalzadas por el pelotudismo) "no la cuentan, la pesan" que ya desde el vamos le da "un deficit" del 90% por el tipo q se hace el canchero y no sabe cuanto pesa un palo verde ni googlea para saberlo (q mal la produccion, Lanata....! y vos, no lo sabes, periodista hiperCHIQUERO...digo hiperchequeador?) Y vos GARCA-ATROZ, ya refutada la boludez tampoco te das cuenta, o te haces el boludo? El farsante de bigote milochocentoso no, no se da cuenta... clarooo.... esta taaaan ocupado en su analisis supracertero q se le caen las cartas de la mano pero el esta en otra... que le conviene no ver...
No hay lavado en Argentina? claro q hay..como en todas partes. SIN MAS, CLARIN, VIA DELAWARE EVADE Y SACA DEL PAIS. EL PROPIO LANATA EN CRITICA LO DECIA ANTES DE TENER UN CAMBIO "TAN PAR...$$$...TICULAR". LOS SOJEROS EVADEN VIA URUGUAY, EN PARTICULAR EN LOS DOBLES FONDOS DE LAS CHATAS POR GUALEGUAYCHU (razon por la cual de heroes de la resistencia contra el gobierno pasaron a ser unos delirantes, que ya estaba, la pastera estaba puesta, q no habia mas q hacer... sobre todo porque los tipos eran irreductibles y no habia nadie ni gobieno ni sojero evasor q pase por ahi...). Entonces pasaron a mol

No tardo mucho Retardadoush en dejar su culo roto sin depilar al aire... Retardadoush (a) Primo Stronzo (a) Trulo, (a) otros imbeciles en cadena de sexo y nomvbres diversos, ha sumado un nuevo alias... QUE PASA CHICOS Q NO PUEDO ENTRAR donde confunde su latiguillo berreta entre personajes del mismo enfermito... usando el de Prmo Stronzo (o el de Lulu la incandescente...? son tantos, y tan desequilibrados todos!!!) Falta q se empiece a pelear contra si mismo y acusarse de esto y aquello, y a decirse "ex-amigo" y otras lindezas propias de los admiradores a la medida del bloggista, q debe estar orgulloso de su rejunta.... por lo pronto, por que no dejan de dar verguenza ajena y juntan se todas las personalidades a jugar un truco de 4, o de 6... o de 20.... en el Borda hay lindos lugares al aire libre, con pastito....

Pero cuando se le cae el revoque a cleptopatra, se nos pasa la curda, del susto. Y ya no puede volver 'el señor cura a sus misas'; ni la 'pobre' furcia a succionar con fruición. Se rompió el hechizo. Y somos sapos. Feos. Sucios. y Malos. (nosotros, no los pobres sapos) Buen provecho

Y aquí tenemos a 'agachateyconocelo', hablando de la gesta histórica de vengarNOS de los piratas ingleses al 'dejarlos afuera' gracias a 'la mano de dios', bla, bla, bla... tantas vueltas para decir: ¡Arriba las manos!

Y, si tuviera que ser malo, Bambi; te diria que estamos discutiéndo 'el gol con la mano'. Apenas nos da para eso. Vuestros titulos, carreras y bibliotecas; tiradas a la basura. Por, aunque más no sea, gritar un gol. Y adorar un diosecillo de mierda: la trampa. Buen provecho

CRAPULA. FARSANTE. CARADURA.
Tus calificativos merecidamente logrados.
Por empezar, el programa de Lanata es un corso a contramano, con testimonios armados por perejiles q se creen q una denuncia apocrifa como la q hacen es lo mismo q una declaracion de cuenos en Intrusos. aca tienen q fundamentar y les vendieron a los taraditos q eso era cierto y un analisis de 1er año de Economicas te das cuenta q es una terrible burrada. Ahora van a pagar con unos juicios fantasticos... que se los merecen por forros. Pero LO NOTABLE ES QUE ESTOIS PERIODISTAS PEDORROS COMO LANATA (QUE NO ES MAS Q UN EMBAUCADOR BARATO PARA CONSUMO DE LA GILADA) Y LA TROIKA EX-LANATISTA COMO GARCA-ATROZ, TENEMBAUN, ZLOTOGARCA, WIÑAZKI, y etc varios obvian lo incontrastable: que los certificados "que se le deben haber traspapelado" (una forrez dicha sin empacho) se bajan de internet como si fuera un titulo de QUIROMANCIA o ARTES OCULTAS, alcanza que el "hiperchequeador" hubiese googleado CERTIFICATE OF INCORPORATION BELIZE y ahi esta el rimbombante diploma que los caraduras nos quieren encajar por bueno, HASTA CON LA MISMA FIRMA DEL DE LA DENUNCIA. Sin dudas, el programa tiene bien puesto el titulo; "PERIODISMO PEDORRO para TARADOS". GARCA-ATROZ no es tarado, solo una cagador al sevicio de los mismos que hicieron caer a ALFONSIN y acabaron con el radicalismo digno para q sobrevivan los despojos carriosistas, saenzistas, y toda esa porqueria en descomposicion que acabo con ese gran partido autor de revoluciones y reformas magnificas.
Tu hipocrita discurso obvia fallas groseras q con solo consultar a un estudiante no muy avanzado te puede decir la cantidad de huevadas q se basa la nota. Ya ni voy a detenerme en el peso de los billetes, que solo le pifio en un MIL POR CIENTO... (y...un kilo, diez kilos... si no viste en tu puta vida eso, no tenes idea lo q decis.. Y SI APRENDES MAL TUS LINEAS... y despues sale Lanata a decir "lo q quiso decir"...obvio, EL LO GUIONO! o sos muy pelotudo o muy satrapa para hacerte el q no te das cuenta de una mentira de quinceañero q miente para impresionar a la compañerita). Y se dicen periodistas!
Siguiendo con el desarme de esa idiotez a la medida del imbecil q se la quiera morfar (un Retardadoush o sus acolitos autorreplicantes), Mira como usa la logica q la gente no piensa, q se morfa la galletita sin analizar si lo q dice tiene sentido: pudiera ser que aun en su falsia fuese cierto algo. Cosa q un analisis muy por arriba hace q las imputaciones se vean muy berretas y pelotudas. En "XXIII" de esta semana ("Denuncias de Novela") en pocos puntos ya te das cuenta q es una coleccion de forradas. El primer punto,como salio la plata. Segun dicen los "denunciantes" Fariña y Elaskar, POR TRANSFERENCIAS. Una idiotez ya q si vas a hacer eso va a quedar asentada en el Banco Central. Solo un tarado va a enjuagar guita para q AFIP lo agarre por ahi. Solo un tara

De la lectura del artìculo de Asìs, surge
el pàrrafo "inquietante".
En el fondo NADIE està contra la corrupciòn. La mayorìa quiere formar parte de ella. SOCIALIZARLA."
Y despues, algunos intelectuales pretenden hablar de izquierda y derecha.

Alguien podrà tener "honestidad intelectual" para poder responder con argumentaciòn y coherencia este artìculo?
O vamos a seguir hablando del pasado que nos condena.
http://www.bastiondigital.com/notas/los-desaparecidos-no-nos-han-vencido

Bambi: Qué lástima, cuando se te sale la cadena. Como si escribiéras con la zurda, y el brazo borroneara lo que escribis con la mano. A medida que avanzas en tu análisis, tu rollo te lleva a la premisa que 'dicta' en vos: Los culpables de la pobreza, son los ricos. Y una vez en esa ciénaga, tras abolir la física, la quimica´, la biología, la matemática; y todo lo que apeste a Ley, o Norma: caés. Te duele el juego, y mucho más: sus leyes. Y ofuscado con la frustración, te hermanas con vercellino. Ante el hedor común de nuestras tripas: robo yo, antes que robes tú, o él. Lástima que también olvidan el extremo de la ecuación: te mato, antes que me mates. Buen provecho

Sin dudas, el forista Trulo mete el "dedo en la llaga" de tanta "ideologìa barata y alpargatas (hoy ADIDAS de goma".
En mi opiniòn, cada argentino "hace la suya" a como sea.
Estos 30 años de "democracia" muestran y demuestran
lamentablemente el resabio de
UN MOVIMIENTO (jamàs partido polìtico con plataforma definida).
Hablar de "liberalismo" o de "izquierda" cuando quienes "mueven las palancas" son peronistas es una FALACIA.
Que, romànticamente, Martìn pretenda dividir la cuestiòn
entre
IZQUIERDA que intenta? mejorar la condiciòn y calidad de vida de los humildes y lùmpenes
y
DERECHA que darà màs Presupuesto a FF de Seguridad,
es UNA ASBSOLUTA Y REVERENDA ESTUPIDEZ.
La izquierda argentina,
no tiene la màs remota idea de como generar RIQUEZA.
Pero muchos argentinos no comprenden? o si? que PAPÀ ESTADO en algùn momento QUEBRARÀ y
todos los argentinos, blancos y morochos (Asis dixit) seremos màs pobres y estaremos en la LONA.
Opiniòn a futuro.
Nadie alcanza a comprender la dimensiòn real de las mafias y asociaciones ilìcitas enquistadas en las Instituciones, convertidas hoy en càscaras vacìas, llena de ÑOQUIS del 29 que cobran a fin de mes sin contrapartida alguna. Muchos creen (vaya ilusiòn), que
dentro de 2 años y medio bajarà MOISÈS con las "tablas de la Ley" y les darà a ovejas, corderos y avestruces argentinos una tierra "prometida" para que todos vivan de subsidios y sin trabajar, lamento bajarlos (con la honda de David) a la realidad.
Una o dos generaciones seràn esclavos para pagar la FIESTA de estos 10 años de RECAUDACIÒN Y LATROCINIO RECORD.
Para Martìn es mejor hablar de izquierda (buena) derecha (mala).

Martín, ningún sistema, ideología o programa es viable si lo roban. Podemos discutir - y hay que hacerlo - qué quiere hacer con el poder cada candidato, pero si no resolvemos que el ABC de no-afanar es primario, todo lo demás se convierte en una paja!

El drama es que este gobierno, además de corrupto es ineficiente. Es cierto que la corrupción mata, si le sumamos que mienten y sólo buscan perpetuarse en el poder para seguir acumulando riqueza, ya es traumático. Hay que creer que se puede ser político y ser digno, capaz y decente. La izquierda nunca tuvo la oportunidad de gobernar el país, al menos tiene el beneficio de la duda.

¿Pero si hubiera algún sistema de administración más proclive a la corrupción que otro? (Me resisto a llamarlo ideología) Entonces este honestismo se transformaría subrepticiamente en una discusión ideológica. Si dejamos que haya grandes asignadores de riqueza, permisos, regulaciones etc... ¿No habrá más gente tentada a sacar provecho de sus funciones? Más allá de todo esto creo que el grado de corrupción que se ha alcanzado nos urge a resolver ESTE TEMA antes de seguir elaborando bonitas disgresiones...

Primera vez que comento en un blog a pesar de ser asiduo lector de muchos de ellos. Lo hago porque es el punto justo que tan pocas vecs veo tocar. No dedemos pedir que no se robe, muchachos, es el abc. Lo que el pueblo debe saber es que van a hacer (pero ojo, eso nos expone en nuestras - vuestras convicciones y sin duda es incomodo, lo otro mucho mas facil)

Continuaciòn.
Dejando de lado al PO, jamàs ningùn "representante" me explicò cual es su PLAN ECONÒMICO, menos aùn como frenarìan la inflaciòn o generarìan puestos de trabajo "privados" genuinos.
Cree la izquierda acaso, que todo se arregla con cargos pùblicos? De dònde "recaudaràn" para alimentar el monstruo?
Màs o menos lo mismo que pedirle al JUSTICIALISMO "ideologìa" cuando sus "representantes" son conservadores. Pìcaros y vivillos "representantes"? de la gente que en lugar de servirla, se sirven de los dineros del Presupuesto, en su mayorìa "arribistas" inùtiles y sin antecedentes para ocupar el cargo para el que fueron designados.
Còmo de costumbre, el ròtulo "neoliberal" prendiò en el inconsciente colectivo de los argentinos. Los mismos peronistas que gozaron del conservadurismo de los 90, hoy nos siguen gobernando?, mientras vende pescado podrido y "desvia" hàbilmente las culpas hacia un "LIBERALISMO" que jamàs se aplicò en lox ùltimox 70 años.

Una cosa mas. Me podrias explicar que tuvo de malo el gobierno de la Alianza?

Si es que siguio una politica economica equivocada que llevo al pais a la ruina, pues definitivamente no faltan precedentes y postcedentes en la historia reciente y no tan reciente. O existira alguien tan sinvergu:enza como para sugerir que la politica economica del gobierno actual es mejor en algun sentido que la de De la Rua? Evidentemente, con la soja arriba de 500 dolares la tonelada es facil esconder muchas catastrofes latentes.

Que Chacho Alvarez fue y es un pelotudo no tiene nada de sorprendente, o Amado Boudou es capaz e inteligente? Sobre la famosa Banelco, tal vez cabria preguntar la opinion de Ottavis. Y sobre el golpe de estado peronista que forzo la renuncia de De la Rua, no creo que haya nada nuevo bajo el sol (vease Alfonsin, Ricardo Raul, e Illia, Arturo Umberto).

Realmente me interesaria conocer cuales son, exactamente, tus reclamos al gobierno de la Alianza que no se le puedan hacer a este gobierno multiplicados por cien mil.

opino cada tanto desde mi blog, después de malas experiencias de opinar en blogs de terceros (gente que conocés) Hasta los más "progresistas" se ofenden, y las represalias son en los lugares por donde uno anda, las heridas narcisistas se ve que sangran durante años. Espero que no sea tu caso, es con la mejor de las intenciones

Me parece que a la corrupción no debemos medirla en términos financieros. Sin embargo, si pretendemos evaluar el daño al presupuesto público, resulta más aproximado colocar el punto de vista en la gestión de la cosa pública: el funcionario que se ocupa -de forma ilícita, claro- de los "negocios" personales (ejecutarlos y cubrirlos), no puede ocuparse de los asuntos del país; al menos no con la necesaria dedicación que demana tamaña Organización. Es decir, ese -improbable- tercio condiciona, en términos de gestión, la buena práctica en la aplicación del resto. Me cuesta admitir que se pueda dar -¿recuperar?- la discusión más eficiente, la crítica más saludable, cuando los grados en que corrompemos -públicos y privados- acaparan gran parte, quizá los mayores, esfuerzos humanos.
(Libros como Argentinismos, se embarran, nos superan y luego nos reclaman desde el horizonte. Gracias, querido autor)

Martin, no se te hace un poquito ingenuo, tirando a pelotudin, hablar de la corrupcion y la prepotencia del gobierno de Menem hoy en dia?

Para poner las cosas en perspectiva, Menem recibio de regalo una Ferrari, que se supone que finalmente devolvio (o no...). Pero era el Presidente de la Nacion. Hoy estamos hablando de que al che pibe que carga las maletas ya le regalaron DOS Ferraris. Y desde hace mas de seis an~os Kleptopatra se niega tozudamente a cumplir con su obligacion de revelar los regalos que recibe. Ferraris? Lo dudo. El 25% de las acciones de YPF seguramente se acerca mas a la verdad. La estancia de los Benetton, tibio, tibio...

Prepotencia de Menem? Ni la dictadura militar se atrevio nunca a tratar de limitar los amparos por ley. Menem era un tierno corderito. Por simple comparacion, sin duda uno de los gobernantes mas honestos que existieron en la historia.

Comparar al gobierno de Menem con el actual es tan desubicado como comparar al licor de huevo de la abuela con el paco...

Es gracioso que se haya llegado a pensar que el rating tiene más peso que el voto popular
Es gracioso porque a la idea se la van a tener que introducir en el agujero más ejercitado.
Cómo se habrá mediocrizado el periodismo que se extraña hasta a derechosos como el peruano parlanchín, que, en comparación con el Tinelli gordo, era progresista y, sin dudas, más inteligente, y bastante menos burdo.
Como bien dijo Caparriós, correctamente utilizando la primera persona del plural, son truchos.

Es tan duro, para alguien ubicado en la izquierda,
tener que aceptar que estos 10 años K fueron definidos
por Jorge Asìs, con una frase brillante.
CON LA IZQUIERDA ADENTRO, SIEMPRE SE PUEDE ROBAR MEJOR,
hoy ampliada, magistralmente
"El Furia, en cambio, fue, al respecto, mucho más inteligente que Menem.
Puso a la izquierda adentro, los adornó con sueldos y los conmovió con presos. Para medrar, recaudatoriamente, en paz.".
http://www.jorgeasisdigital.com/2013/04/22/los-hermanos-corsos-de-santa-cruz/
como para alguien que, consideràndose liberal, comprender como los 90 hoy se definan como "neoliberales"?
Cuando "los que movieron las palancas en los 90 fueron peronistas? y los que las movieron en n/siglo tambien.
Pretender que el PERONISMO, nos continuarà sodomizando?, si es que antes no tocamos fondo de verdad y nos conduzcan a un "callejòn sin salida",
HAYAN SIDO DE IZQUIERDA O DERECHA es un MITO.
Los frutos del "movimiento justicialista", luego de 38 años de la muerte de su lìder estàn "a la vista" de quien quiera ver.
Basta buscar, como aguja en un pajar, algùn PERONISTA honesto que no se haya enriquecido desde un cargo pùblico.
La frase "el que gana Gobierna, el que pierde acompaña"
define con exactitud de què se trata.
Tomar por asalto las "instituciones", ocupar cargos pùblicos rentados, practicar un nepotismo descarado y
dedicarse no a servir a la gente, sino a "mover" las Partidas Presupuestarias en funciòn de negociados y prebendas, que sus cargos? les permiten "robo con guante blanco",
al amparo de un Poder Judicial, sensible al Ejetuvivo de turno, dedicado a obedecer òrdenes directas, sumisiòn que deriva en "activar" causas de adversarios y enemigos (muchas operaciones de la SI) y
cajonear o barrer bajo la alfombra ilìcitos repletos de prueba.
Que aùn pretendan "creer" que Videla se levantò el 24M76 y dio el golpe, sin que previamente hayan intervenido la "casi totalidad" de las Fuerzas Polìticas del paìs es INGENUO.
El artìculo de Martìn es MANIQUEO.
Decir que la izquierda .....
y la derecha ......
es FALSO.
Dejando de lado al PO, jamàs ningùn "representante" me explicò cual es su PLAN ECONÒMICO, menos aùn como frenarìan la inflaciòn o generarìan puestos de trabajo "privados" genuinos.
Cree la izquierda acaso, que todo se arregla con cargos pùblicos? De dònde "recaudaràn" para alimentar el monstruo?
Màs o menos lo mismo que pedirle al JUSTICIALISMO "ideologìa" cuando sus "representantes" son conservadores. Pìcaros y vivillos "representantes"? de la gente que en lugar de servirla, se s

Veo que vos, como yo y otros tantos, pretendés la chancha y los veinte.
Gente honesta debe haber, pero políticos con un proyecto diferente a lo que venimos viendo desde hace rato, no encuentro.
Si en la capital hay miseria, no se imaginan lo que es el resto del país, los pueblos casi fantasmas!!
Mucho medicamento para Chagas, lo que está bien, pero lo primero que aprendemos en las escuelas rurales es que se soluciona con viviendas (no ranchos) revocadas, servicios esenciales y limpieza.
Hace 100 años que se descubrió que es una enfermedad de la pobreza. ¿Y?

Ser justo en lo poco y en lo mucho decía aquel. Si roban entonces no importa nada más. Primero lo primero.

Coincido contigo, Martín; recuerdo cuánto me irritaba en los ´90 escuchar a chacho álvarez proponer honestidad para fortalecer un modelo quintaesencialmente deshonesto.
O idioteces monumentales como "corrupción macroeconómica"¿¿¿???.
Pensaron q vendiendo el Tango 01 eludían la devaluación, x tomar 1 símbolo.
Y, encima, dudo mucho de la honradez de muchos de ellos.

Sin duda tenes razón, Martín, pero igual no deja de envenenarme el alma la hipocresía y la falta de solidaridad, de los que nos gobiernan con un discurso y se afanan todo sin ningún escrúpulo, y mas me envenena en que llegado el momento, si (ojalá) no esta el País prendido fuego economicamente hablando, los vamos a seguir votando porque como nuestros gobernantes no llegan ni con escalera al nivel cero de honestidad, nosotros no llegamos al nivel cero de dignidad

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal