Martín Caparrós

Fracasar

Por: | 02 de julio de 2013

Copa-america-argentina-20112Equis tiene 24 años, es argentina nativa y por opción, vive con su familia en un barrio del sur de la ciudad de Buenos Aires. Equis es una chica muy activa: le falta poco para terminar derecho, trabaja en una repartición pública, tiene un novio, amigas, intereses. Cada mañana, de lunes a viernes, Equis se levanta poco antes de las seis de la mañana para tomar el colectivo que la lleva al trabajo. Hace un año, dos tipos la asaltaron mientras lo esperaba y le robaron la cartera: la poca plata, documentos, anteojos, las tarjetas. Desde entonces, durante casi un año, su madre se levantó cada mañana, de lunes a viernes, poco antes de las seis para acompañar a Equis a la parada del colectivo. El mes pasado otros dos tipos que llegaron en moto la asaltaron cuando esperaba con su madre el colectivo y le robaron la cartera: la poca plata, documentos, anteojos, las tarjetas. Desde entonces Equis va a la parada del colectivo con su hermana y su cuñado, que se levantan un poco antes de su horario –total, unos minutos más tarde también tienen que irse a trabajar– y esperan que, siendo tres, no los asalten.

Es una tontería: historias ínfimas. De esas cosas que pasan todos los días en todas las ciudades, solo que en algunas pasan más de lo necesario. Supongo que me contaron muchas, ví bastantes, pero por alguna razón esta me pareció una de esas gotas que rebasan vasos: mi vaso, por lo menos. Me dio mucha vergüenza que Equis no pueda tomar el colectivo para ir a trabajar cada mañana sin miedo a que la asalten, sin una escolta familiar creciente. Me impresionó más que Equis y su familia no esperen nada de las instituciones que deberían defenderlos –que su trabajo paga– y entonces intenten defenderse solos: primero la compañía de la madre, después la hermana y el cuñado. Y que eso termine por parecerles –casi– normal.

                                                                    *       *        *

He escrito mucho contra el segurismo (“Doctrina política que postula que el problema central de una sociedad está en su criminalidad. Aparece en lugares y momentos muy diversos, pero se desarrolla con más facilidad en sociedades donde ha habido cierto deterioro de la situación económica y social de sus clases bajas y medias…”). No cito la historia de Equis para sumarme a ese clamor. Mi vaso es otro: me parece que ese hecho menor es un ejemplo demasiado claro de cómo no supimos construir una sociedad vivible, de cómo nos acostumbramos cada vez mejor a vivir mal: ahí está el fracaso.

El fracaso aparece en tantas cosas. Por supuesto, en la soberbia de los que mandan –desde el poder político o el poder económico. Pero también en cada persona que no come suficiente, en cada persona que se cansa de buscar trabajo digno, en cada persona que se pelea a los gritos por cuestiones menores, en cada persona que deja la escuela porque no ve la utilidad de seguir yendo, en cada persona que te tira el coche encima en una esquina, en cada persona que te pide o te ofrece una coima, en cada persona que apunta a otra con un arma, en cada persona que debe esperar meses enferma para que la atienda un médico, en cada persona que se asfixia en un transporte público controlado por los que nunca toman el transporte público, en cada persona que deja de ir a una cancha de fútbol porque tiene miedo, en cada persona que mete la mano en un tacho de basura para zafar con lo que otros desdeñan, en cada persona que se caga en todo esto porque a ella, de últimas, no le va tan mal. En Equis, que no puede salir a trabajar tranquila. En todos nosotros, que nos acostumbramos, que conseguimos creernos que es normal que una chica no pueda salir a trabajar tranquila. Que conseguimos creernos que son normales cada vez más cosas que deberían ser intolerables.

Fracasamos. Yo creo –y la idea me pesa más y más– que fracasamos. Que los argentinos fracasamos, que llevamos medio siglo fracasando, que somos los culpables del deterioro de un país que es mucho más pobre, mucho más injusto, mucho más inculto, mucho más corrupto, mucho más violento que entonces.

Todo lo demuestra: los índices de desigualdad, el retroceso de la educación y la salud públicas, los millones de villeros, la mitad de los argentinos sin cloacas, el cierre de transportes e industrias, la vuelta a la economía agroexportadora, la violencia, la pelea permanente, la incapacidad para pensarnos.

Y creo que mientras no lo aceptemos, mientras no empecemos a pensar seriamente por qué fue, mientras cada uno de nosotros no analice y se haga cargo de su parte del fracaso, no podemos siquiera soñar con revertirlo.

Algunos tendrán más culpas, otros menos. Yo sé que alguna tengo y me desasosiego y me paso horas pensando cómo es.

Y los que nos conducen tienen tanta más. Se vienen elecciones: hay que elegir más señoras y señores que simulan que nos representan. Propongo que la primera condición para votar o no votar a alguien, el primer criterio, sea si pide o no disculpas. Ningún argentino de más de veinte años está exento de culpa. Que cada cual busque, piense la suya. Y que aquellos que nos piden que les tengamos confianza, que deleguemos nuestro poder en ellos, empiecen por explicar en qué se equivocaron. Que nos cuenten qué responsabilidad tienen en este fracaso y, antes de prometer que van a hacer cosas distintas, se disculpen.

Si no, no hay por qué creerles nada.

Si sí quizá tampoco, pero, al menos, al borde del abismo, habrían dado un paso al frente.

Hay 407 Comentarios

... y en off, la engolada voz declamando las 'veint...iunas verdades', crono metrando el fracaso, y ofreciendo souvenirs; tabaqueras de escroto de ornapo, llaveros de oreja de ornapo...

Si despues del mérito de la furcia vercellino, su mad-ama cleotopatra no le deja pintar una zapie en su estrellado hotel, de u$s1.000 la noche... ¡imaginad! la cópula, bajo la bóveda de la cúpula, con querubines mirones... isabelitas, lopecitos, nestornautitas...

Dice "retorno a las tolderías" como calificación negativa el mismo que dice conmoverse -hipócritamente y de modo oportunista y sin hacer nada al respecto- por los originarios.
Vayan a hacer tortas para los nietos en vez de estar paveando, inútiles.

Obviamente por interè$.

AldoV
Ahora se dedica, como inteletual pelotudo en pleno siglo XXI,
a valorar la historia
y clasificar a los seres humanos que,
sin excepciòn,
seràn comidos por los gusanos,
a darnos su "valoraciòn y ranking" de
la HISTORIA que los pàrvulos de la Patria Grande (grande de hemorroides)
leen y aprenden, motivados por un modelo que implanta
tècnicas obsoletas (pero muy positivas)
para seguir convenciendo lùmpenes e ignorantes en su mayorìa prendidos a subsidios que,
por lògica terminaràn destruyendo la iniciativa privada.
Aldo V
Un fanàtico defensor teòrico del RETORNO A LAS TOLDERÌAS.

Camila.
Una excelente y perspicaz CIBERKTRUCHA.
Como alguien que, CASI SEGURO,
vive de "emolumentos" provistos por el ESTADO,
o sea por el GOBIERNO NACIONAL
que destina dineros de los impuestos de la gente
para hacernos creer en "la reboluciòn de lùmpenes, pobres y miserables" que se avecina a corto plazo,
vuelvo
estima Camila
que uno opina y escribe ya que debe tener algùn "interès creado".
O sea que es "imposible" que alguien pueda perder horas, dìas, meses o años
SIN COBRAR, sòlo por el
PLACER E INDIGNACIÒN QUE PROVOCAN
tantos corruptos, còmplices de asesinos, adoradores del choreo y del manejo Presupuestario,
cuando ni siquiera en 10 años,
pueden mencionar algùn Ministro o Secretario de Estado
que haya sido idòneo en el cargo al que fue "komprado"
En sìntesis,
camila "cree" que quienes criticamos "àcidamente"
este MODELO DE MIERDA
somos de su condiciòn,
o sea gente que vive del esfuerzo y sacrificio de su pròjimo
PD. Saludos de la comunidad QOM.

La viuda negra es presidenta de la nación, santiago, y usted? Ah, además por amplísima mayoría en dos períodos, y usted? qué hace además de mirar tele?

¡Ay, Carmela!... pues, chata... con no leer

Por nada, 'camilla'. Lo descubrí un dia que no pude entrar como siempre, 'y fuí guiado por ventanitas', encima en ingles, y de repente...¡tenía un blog! que cerré de inmediato. Y reconozco, a menos de dos años de encender este cachivache, que me he convertido en un efectivo ascaricida de este unico foro, y algun otro comentario por allí. No me afloje con el litio... Buen provecho!

primi tivo, gracias por tu aclaracion (no soy experta en temas informaticos, como vos),... otra muestra que estas todo el dia laburando como un cubernioqui para cobrar tu sueldito - y no solamente aca, sino en todo lugar donde acepten exabruptos como los tuyos.

primi tivo, gracias por tu aclaracion (no soy experta en temas informaticos, como vos),... otra muestra que estas todo el dia laburando como un cubernioqui para cobrar tu sueldito - y no solamente aca, sino en todo lugar donde acepten exabruptos como los tuyos.

primi tivo, gracias por tu aclaracion (no soy experta en temas informaticos, como vos),... otra muestra que estas todo el dia laburando como un cubernioqui para cobrar tu sueldito - y no solamente aca, sino en todo lugar donde acepten exabruptos como los tuyos.

Camila, con esa "Reflexion" que te mandaste debes haber quedado al borde del surmenage...

Hay que ser muy hijo de puta para justificar el genocidio indigena .

"Viejos... los de ahora pelotudean en internet tirando mierda...hablando de lo que no saben, evitando el ejercicio del pensamiento y revelándose a sí mismos como rotundos y vocacionales fracasados, mediocres tirapedos"
¡AL FIN! ¡ALDO DE LA V VIO LA LUZ!¡ LO FELICITO, ALDO, X SU EXTRAORDINARIO RETRATO DE LA VIUDA NEGRA!

Martin, tienes un portal con notas excelentes, lástima la cantidad de fracasados y frustrados que entran para presumir que "bajan línea" a alguien, o intentan descalificarte, no entienden ni por asomo que quienes te admiramos o reconocemos como un gran escriba, lo que digan estos miserables que están muy alpedo todo el día escribiendo NO LE DAMOS BOLA. Creo que son servicios, que reciben dinerillos espuereos del gobierno, que supone hace militancia informática. Deben estar contentos, ya que ascendieron a su jefe al cargo máximo

Hay que ser muy necio, muy imbécil, para festejar lo de Evo Morales. Hay que ser muy necio, muy imbécil, para festejar cada mala noticia económica cual si fuera un triunfo personal. Hay que ser muy necio y muy imbécil para querer compartir su fracaso y socializarlo: métanselo en el orto: el fracaso es de ustedes. Hay que ser muy necio, muy imbécil y muy hijo de puta para, con la edad que tienen estar acá largando pus en vez de hacer algo por su país. Viejos de mierda. No son más que lo que siempre fueron: viejos de mierda.

'Mi país', vercellino; ojalá pueda cagar las lombrices... para que reinen donde corresponde: las cloacas. Y no por mi, por sus hijos. Taenia... Buen provecho.

Hay que ser muy necio, muy imbécil, para festejar lo de Evo Morales. Hay que ser muy necio, muy imbécil, para festejar cada mala noticia económica cual si fuera un triunfo personal. Hay que ser muy necio y muy imbécil para querer compartir si fracaso y socializarlo: métanselo en el orto: es de ustedes. Hay que ser muy necio, muy imbécil y muy hijo de puta para, con la edad que tienen estar acá largando pus en vez de hacer algo por su país. Viejos de mierda.

Viejos eran los de antes... Eran ejemplo de sabiduría, coraje, honestidad y capacidad de trabajo; los de ahora pelotudean en internet tirando mierda desde el anonimato, hablando de lo que no saben, evitando el ejercicio del pensamiento y revelándose a sí mismos como rotundos y vocacionales fracasados, mediocres tirapedos. A esos, ni agua. Que vivan los viejos; que sufran los viejos de mierda.

"Se termina!", dice el viejo de mierda... Un minuto de risas para el señor, que hace 11 años viene diciendo lo mismo; se ve que para premoniciones nunca anduvo bien. Claro, diciendo lo mismo durante décadas, alguna vez la tiene que embocar, pero, malas noticias señor: otra vez está meando lejos de la chata.

La verdad que estos viejos de mierda son tan mediocres que se merecen estar donde están, sufriendo el fracaso y la derrota.
El vejete santiago, al que ahora le interesan los originarios y el respeto a los ancianos porque cree que con esa impostura hará oposición, se enterará, si lo piensa honestamente, de cuál es la diferencia entre un viejo y un Viejo de Mierda. A esos, ni agua.
Dan vergüenza ajena.

Sin retorno, cuando ni los delincuentes confian en vos...(verdad peronista Nº 21)

Ocho (8) cedines?!? Jamas lo hubiera creido posible. Es cierto que en este pais hay buena gente. Mira que comprar cedines...

Quise decir: Typepad. (se comprueba haciéndo clic en la firma)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal