Martín Caparrós

El terremoto egipcio

Por: | 17 de agosto de 2013

6a00d8341bfb1653ef016767c57958970b-800wiPensé que era como aquel terremoto de Lisboa. El primero de noviembre de 1755, día de Todos los Santos, un terremoto bruto devastó Lisboa. La ciudad quedó destruida y más de 60.000 cristianos murieron en sus ruinas. Pero aquel cataclismo también sacudió a Europa: voces y más voces se levantaron contra la crueldad de un dios que podía mandar tanta muerte a sus amantes seguidores. Para filósofos y demás ilustrados fue la ocasión de profundizar la duda sobre ese orden que tantos aceptaban: de vacilar de Dios, de cuestionar certezas férreas. Si un dios hace estas cosas, ¿puede ser dios? A veces me parece que El Cairo debería ser nuestro Lisboa.

Dios ya no rige muchas cosas: asuntos de la cama, esas cuestiones. Ahora el ídolo se llama democracia: es el orden supremo, el que no se puede cuestionar, el que se arguye y enarbola ante cualquier asunto. Y todo el set con ella: la libertad, el respeto por la vida, los derechos humanos. Que, de pronto, parecen menos importantes.

En Egipto un gobierno militar lleva tres meses matando opositores por docenas. O, mejor: matando a los defensores del presidente libremente electo que su golpe derrocó. La semana pasada pueden haber sido –las cifras no terminan de estar claras– más de mil. Y siguen, y sin embargo no nos conmueve demasiado.

No hablo solo de los silencios más esperables: esos países, esos gobernantes que se llenan la boca con valores absolutos –libertad, respeto por la vida, los derechos– pero los usan según las situaciones. Y que, en el caso de Estados Unidos, son los que arman al ejército que tira.

Tampoco hablo de la distancia: Egipto está lejos pero no tan lejos. Con mucha más, el genocidio de Ruanda –aunque atrasado– terminó por parecernos estremecedor. Y, estos días, cualquiera que prenda un televisor, que patine internet puede ver esas imágenes horribles, muertos y más muertos: la distancia se acorta.

No hablo de distancias geográficas ni de hipócritas profesionales. Hablo de la dizque opinión pública, de los supuestos ciudadanos, a los que miles de muertes en Egipto nos resultan tan fáciles, baratas de mirar. Víctimas de una masacre –no hay nada que produzca más piedad, en general, que las víctimas de masacres– que no despiertan emociones, que no nos interpelan.

Y pensaba en el fundamentalismo. A muchos nos incomoda el fundamentalismo –y el Islam suele ser su ejemplo más preciso. Yo detesto muchos de sus rasgos: desde verlos tan seguros de que su dios es el más grande hasta verlos tan sometidos a su dios, desde el miedo con que sus hombres tapan a sus mujeres hasta la resignación con que ellas van tres pasos por detrás de ellos, desde su voluntad de imponer a todos lo que creen hasta su voluntad de imponer a todos lo que creen.

(El año pasado estuve allí –la plaza Tahrir– mirando, haciendo fotos. Los manifestantes pedían que se reconociera la victoria electoral de Morsi, líder musulmán. Y yo escribí aquí mismo que lo que ví me hizo dudar de “mi natural tendencia –¿mi natural tendencia?– a pensar que mucha gente en la calle ardiendo decidida siempre es bueno, cuando los veo arrodillarse y golpear las cabezas contra el suelo: hombres orando, miles de hombres orando, humillándose al dios y al fondo, afuera, sus mujeres –de negro hasta las bolas.”)

No me gustó, como no me gusta la certeza violenta de ninguna religión. Pero con ellos menos porque son la religión más activa, más política de estos tiempos, la que consiguió aprovechar en muchos sitios el odio contra los imperios y volverse un factor decisivo de poder. Y menos porque saben convencer a sus chicos de que está bien atarse una bomba alrededor del cuerpo y explotarse, y matarse y matar, si total allá arriba te esperan las huríes. Y menos porque, cada vez que se imponen, producen sociedades donde imponen a todos sus reglas medievales, a los golpes, a los tiros, a piedrazo limpio.

Son, está claro, lo más reaccionario, lo menos libertario, lo menos “democrático” que uno pueda imaginar. ¿Entonces justificamos, en nombre de esa democracia y esas libertades, que los acabe a tiros un gobierno militar? ¿O, por lo menos, no nos interpela?

Me lo pregunto -y no me queda clara la respuesta. Hay confusiones que me gustan muy poco.

Pero: si no nos parece tan terrible que los militares egipcios hagan todo lo que crean necesario para que los religiosos egipcios elegidos no gobiernen –para que la religión no imponga su represión en su país–, no podemos seguir hablando de democracia y derechos humanos tal como los definimos.

Lo cual no es bueno o malo en sí pero obliga a pensar, entonces, lisboetas, de qué estamos hablando: qué pensamos para pensar por ejemplo que nos molesta menos esa violencia que la perspectiva de un gran país hundido en la obediencia islámica. ¿Pensamos que hay violencias justas, necesarias? ¿Que hay fines que justifican esos medios? ¿Que los principios que decíamos sostener son más maleables que lo que sosteníamos? ¿Que los principios son otros y que hay que definirlos?

Son posibilidades, son preguntas. Lo que vale la pena.

Hay 225 Comentarios

Carlos 'Ale lí' Daneri: Succióne... y buen provecho.

Upa! Los gerontes vomitadores de palabritas se ofenden porque se les pide síntesis. Será que no advierten que su somnolienta verba supera varias veces la extensión del artículo que se supone comentan.

Porota!... ni que te conocieran: "Coronel Gonorrea ‏@CoronelGonorrea 5h

De la de cianuro por si te chupan a la de menta por si toca chuparla." ¡Buen provecho!!

'Muchachos'; Gregorio Samsa, digo: Erdosain, digo: Pepin Cascarón, digo: Daneri... debe ser un egresado del cotolengo interior de aldo vercellino. Y, a juzgar por las "ausencias"; pareciera que habia un limite nomás, para el ridí culo y la verguenza. Mis respetos!

Realidad y verdad del
oscuro "objeto de deseo" del modelo K.
A todo esto
AldoV y su katerva de cyberkakas
parecen haber tirado la toalla.
Hasta
MARCELO, el gran ekonomista de la GRAN MAKRO,
hizo, ante tanto papelòn
MUTIS POR EL FORRO.

Era hora q tanto payaso paramilitontoK dejara de joder con sus comentarios "pagos" como cyberkakas.
La realidad a diario nos muestra còmo,
luego de tantos años de crecimiento a tasas chinas,
superavits econòmicos "gemelos" y
trucho crecimiento del PBI, facilitados por INDEK desmantelado,
la REALIDAD nos golpèe brutalmente.
http://www.infobae.com/2013/08/25/1504121-nextel-tomo-la-decision-dejar-la-argentina
Imaginemos por un momento a CFK gobernando SUDÀFRICA.
En menos de un año serìa CONGO.

el juez zaffaroni de videla derrama lágrimas x pol pot. De seguro le mangueó una medallita, como hiciera con geisel y pinochet.

Sandra Russo proclama "progres" a los hermanos Cantoni; x tratarse de ella, todo un desnudo artístico.

El Ministro Tomada, viuda de Massera, homenajea a los fusilados en Trelew. Él tan sólo les habría lavado la cabeza. Lástima q siempre se escapa una bala x ahí.

Dinero, perdòn, Daneri
aùn no se avivò que
LA FAMA ES PURO CUENTO.
Que varios de los que nos "desfogamos"
en el sitio del bueno de Martìn,
lo hacemos POR AMOR AL ARTE,
sin ningùn tipo de interès CREADO ni PERSONAL.
Si le molesta la repeticiòn y reiteraciòn
de nuestros comentarios, no tiene màs que
HACER MUTIS POR EL FORRO
y buscar otro sitio donde volcar
sus "preclaras y excelsas" opiniones?

Dinero, perdòn Daneri
pretende
desde su "enorme" y "preclara" participaciòn?
guiarnos hacia las NUBES DE ÙBEDA,
enseñando y explicàndonos
de què debemos opinar y de què NO.
Viene a representar un SEÑOR TIJERAS.
Ni siquiera se aviva
que si ESTE SITIO AÙN CONTINÙA CON VIDA,
se debe a quienes POSTEAMOS.
No lo observè
DINERO, perdòn, DANERI,
efectuar algùn comentario en el que exponga su POSICIÒN.
O està interesado en "voltear" blog PAMPLINAS?

Primo.
Tenga "consideraciòn" con Dinero, perdòn, Daneri un personaje muy preocupado por la situaciòn de Medio Oriente, o Medio Occidente, o Medio, medio, medio......
Lo que se dice un comentario sagaz, que nos aporta luz y claridad respecto de sus
preclaras y excelsas participaciones en el sitio.
Bah. Un "convidado de piedra".
Respetuosamente

Ah, me olvidaba... "Para el peronismo, la revolución es colarse en la fila para pesar la guita..." ¡Buen provecho!

La finitud de los post's depende de la voluntad de quienes posteamos... Usted conformese con curiosear, rezongar y aburrirse; ya que solo tiene voluntad para eso.

Muchachos, sus posteos infinitos aburren. Abran sus propios blogs y desquítense ahí. Aquí procuren volcar sus ideas en pocas palabras (suponiendo que les interese que alguien más las lea).

Apareciò MALBEKK.
Si, tan siquiera hubiera observado la foto que acompaña al artìculo, al menos se hubiera evitado tanta "parrafada"
con "ideas" copiadas de un asesino durante 73 76 o sea, durante època democràtica.
Caparròs muestra su grado de anticipaciòn, respecto de còmo la mayorìa de los "habitantes" de este territorio,
pomposamente llamado ARGENTINA
podràn en un futuro no muy lejano, COMER.
A la foto, le falta sòlo bajarle los lompas para mostrar partes "pudendas".
En n/expaìs los paramilitontosK hacen
exactamente lo mismo
pero no por la "religiòn" o "la otra vida",
apenas por "interès creado".
Encontraron la forma IDEAL
de vivir sin TRABAJAR.
Apenas participar mientras cantan jingles barrabravas.
O sea cobrar del Estado p/comer todos los dìas.
Justificando MISERABLEMENTE el hecho de
ROBAR DEL PRESUPUESTO
Jamàs reconociendo que LA CORRUPCIÒN MATA.
"Con la izquierda adentro, siempre se puede ROBAR MEJOR".

¡¡Que larga la tiene juanbeKK!! ... Habrá que insistir: "Para el peronismo, la revolución es adelantarse en la fila para que te pesen la guita..." ¡Buen provecho!

SOBRE EGIPTO (PARTE 2):
¿¿Por qué a la derecha religiosa egipcia se le niega un legítimo gobierno que jamás se le negaría a la derecha occidental?? En este breve tiempo que gobernaron los HH MM tomaron medidas culturalmente conservadoras, pero ninguna radical, independientemente de sus burradas en el ejercicio cotidiano del gobierno. Entonces, ¿¿Por qué a nadie se le mueve un pelo con esta masacre?? Muy simple: porque EL PAÍS, sus símiles en lengua extranjera y sus repetidoras multimediáticas instalaron, por mera islamofobia, en nuestras cabezas el razonamiento del "mal menor" por medio de la repitición ad nuaseam de esta falsa disyuntiva; -incluyendo la cabeza de Caparrós, claro está-. Pero la verdad es que todo esto muy pronto estará olvidado, así como ya lo está la complicidad de los grandes medios "independientes" con las carnicerías latinoamericanas. Mañana Caparrós podrá decir, como lo hacen hoy muchos de sus colegas, "yo no tuve nada que ver con ellos". Aunque la verdad sea que, repitiendo como papagayo las mentiras de sus jefes editorialistas, hace rato que está contribuyendo en la siembra de odio.
Hace unos años la disyuntiva era "dictadura militar o comunismo estalinista", si funcionó tan bien entonces, ¿por qué la prensa habría de cambiar sus métodos de desinformación hoy día? Lo único que precisan cambiar es de papagayos. Las generaciones se renuevan y hace falta sangre joven, o, en el caso de Caparrós, no tanto.

SOBRE EGIPTO (PARTE 2):
¿¿Por qué a la derecha religiosa egipcia se le niega un legítimo gobierno que jamás se le negaría a la derecha occidental?? En este breve tiempo que gobernaron los HH MM tomaron medidas culturalmente conservadoras, pero ninguna radical, independientemente de sus burradas en el ejercicio cotidiano del gobierno. Entonces, ¿¿Por qué a nadie se le mueve un pelo con esta masacre?? Muy simple: porque EL PAÍS, sus símiles en lengua extranjera y sus repetidoras multimediáticas instalaron, por mera islamofobia, en nuestras cabezas el razonamiento del "mal menor" por medio de la repitición ad nuaseam de esta falsa disyuntiva; -incluyendo la cabeza de Caparrós, claro está-. Pero la verdad es que todo esto muy pronto estará olvidado, así como ya lo está la complicidad de los grandes medios "independientes" con las carnicerías latinoamericanas. Mañana Caparrós podrá decir, como lo hacen hoy muchos de sus colegas, "yo no tuve nada que ver con ellos". Aunque la verdad sea que, repitiendo como papagayo las mentiras de sus jefes editorialistas, hace rato que está contribuyendo en la siembra de odio.
Hace unos años la disyuntiva era "dictadura militar o comunismo estalinista", si funcionó tan bien entonces, ¿por qué la prensa habría de cambiar sus métodos de desinformación hoy día? Lo único que precisan cambiar es de papagayos. Las generaciones se renuevan y hace falta sangre joven, o, en el caso de Caparrós, no tanto.

SOBRE EGIPTO (PARTE 2):
¿¿Por qué a la derecha religiosa egipcia se le niega un legítimo gobierno que jamás se le negaría a la derecha occidental?? En este breve tiempo que gobernaron los HH MM tomaron medidas culturalmente conservadoras, pero ninguna radical, independientemente de sus burradas en el ejercicio cotidiano del gobierno. Entonces, ¿¿Por qué a nadie se le mueve un pelo con esta masacre?? Muy simple: porque EL PAÍS, sus símiles en lengua extranjera y sus repetidoras multimediáticas instalaron, por mera islamofobia, en nuestras cabezas el razonamiento del "mal menor" por medio de la repitición ad nuaseam de esta falsa disyuntiva; -incluyendo la cabeza de Caparrós, claro está-. Pero la verdad es que todo esto muy pronto estará olvidado, así como ya lo está la complicidad de los grandes medios "independientes" con las carnicerías latinoamericanas. Mañana Caparrós podrá decir, como lo hacen hoy muchos de sus colegas, "yo no tuve nada que ver con ellos". Aunque la verdad sea que, repitiendo como papagayo las mentiras de sus jefes editorialistas, hace rato que está contribuyendo en la siembra de odio.
Hace unos años la disyuntiva era "dictadura militar o comunismo estalinista", si funcionó tan bien entonces, ¿por qué la prensa habría de cambiar sus métodos de desinformación hoy día? Lo único que precisan cambiar es de papagayos. Las generaciones se renuevan y hace falta sangre joven, o, en el caso de Caparrós, no tanto.

SOBRE EGIPTO (PARTE 2):
¿¿Por qué a la derecha religiosa egipcia se le niega un legítimo gobierno que jamás se le negaría a la derecha occidental?? En este breve tiempo que gobernaron los HH MM tomaron medidas culturalmente conservadoras, pero ninguna radical, independientemente de sus burradas en el ejercicio cotidiano del gobierno. Entonces, ¿¿Por qué a nadie se le mueve un pelo con esta masacre?? Muy simple: porque EL PAÍS, sus símiles en lengua extranjera y sus repetidoras multimediáticas instalaron, por mera islamofobia, en nuestras cabezas el razonamiento del "mal menor" por medio de la repitición ad nuaseam de esta falsa disyuntiva; -incluyendo la cabeza de Caparrós, claro está-. Pero la verdad es que todo esto muy pronto estará olvidado, así como ya lo está la complicidad de los grandes medios "independientes" con las carnicerías latinoamericanas. Mañana Caparrós podrá decir, como lo hacen hoy muchos de sus colegas, "yo no tuve nada que ver con ellos". Aunque la verdad sea que, repitiendo como papagayo las mentiras de sus jefes editorialistas, hace rato que está contribuyendo en la siembra de odio.
Hace unos años la disyuntiva era "dictadura militar o comunismo estalinista", si funcionó tan bien entonces, ¿por qué la prensa habría de cambiar sus métodos de desinformación hoy día? Lo único que precisan cambiar es de papagayos. Las generaciones se renuevan y hace falta sangre joven, o, en el caso de Caparrós, no tanto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal