Martín Caparrós

Olvídense

Por: | 14 de octubre de 2013

 

No llega a farsa; mera caricatura. Llevamos muchos años diciendo que el kirchnerismo usa eso que llama LaMemoria –el recuerdo indignado de las atrocidades cometidas por los militares y civiles de la dictadura– para tapar sus intenciones, para intentar legitimar un gobierno populista-conservador mediocre. Una de esas veces, hace más de seis años, cuando tantos lo negaban, cuando todavía podía sorprendernos, me cabrée más que otras ante unas palabras del difunto presidente Kirchner y escribí en el difunto diario Crítica:

“¿Será posible que nos sigan tomando por tarados? ¿Por nabos a los que se les puede decir cualquier verdura? ¿Por desmemoriados descerebrados desechitos?

“Digo: en honor a la famosa Memoria, ¿sería posible que se callaran la boca? En honor a la memoria que nos ayuda a recordar que ustedes, señores K., durante la dictadura vivían en Río Gallegos, pueblo chico, donde todos saben quién es quien, y se dedicaban a ganar mucha plata ejerciendo lo más indigno del capitalismo –el préstamo hipotecario– mientras los militantes que ustedes ahora ensalzan morían peleando contra el capitalismo.

“En honor a la Memoria que nos ayuda a recordar que ustedes participaron en la entrega del petróleo –y recibieron muy buen pago por ella–, mientras algunos otros, pocos, hacían lo que podían por impedirla: eran las épocas en que usted, señor, decía que Menem era ‘el mejor presidente de la Argentina desde Juan Perón’, cuando manejaba su provincia cual campito y todavía no había empezado a despotricar contra los noventas como esa época negra que, en efecto, con su ayuda, fue.

“En honor a la Memoria –a la nuestra, a la que los recuerda–, por su honor –si les importa–, ¿no podrían dejar de hablar de todo eso, de los años setentas, de los años noventas? Ustedes hicieron lo que hicieron, y ni siquiera es tan grave. Al fin y al cabo, la Argentina está llena de personas que hicieron lo mismo: supongo que por eso los votaron a ustedes. Lo que hicieron –hacerse los osos cuando los militares, apoyar al gobierno de Menem–, ni siquiera da para condenarlos, pero sí para pedirles que por favor, por honor, por pudor, no hablen más de esas cosas, no nos ofendan con memorias falsas. Seguro que si buscan otros temas los encuentran: la Argentina es un país tan generoso, tan sediento. Por favor, tómense el trabajo. O sigan creyendo que somos todos pelotudos, y paguen el precio que suele cobrar esa creencia.”

Pasaron unos años: los mecanismos se fueron oxidando, se les ven más las ruedas, los ruiditos. En estos días el primer candidato oficialista a diputado de la ciudad de Buenos Aires intentó usar LaMemoria para no pagar una multa de tránsito: yo me banqué la dictadura, gritaba, yo soy hijo de desaparecidos. No se me ocurre que pudiera haber hecho nada peor para su causa. Era patético –patético es amable– y era sobre todo una caricatura del uso que siempre hicieron sus mayores. Y ni siquiera le sirvió para conseguir el trato de favor que pretendía.

Entonces el señor Cabandié llamó a su amigo el primer candidato oficialista a diputado por la provincia de Buenos Aires Martín Insaurralde para que echara a Belén Mosquera, la inspectora de tránsito de 22 años que le había hecho la multa. Primero había intentado usar LaMemoria; como no funcionó, pasó a la represión hecha despido. Esperemos que no sea una caricatura de lo que nos preparan. Visto el personaje –capanga de cuarta, patroncito de chacra, segundón de barra–, no hay forma de asegurar que no.

El curro de LaMemoria se deshace.

El olvido, generoso, los espera.

Hay 115 Comentarios

Afortunadamente hay lugares donde no triunfa la miserabilidad; quedarán para otros sitios, los engendros como 'Caban' die. Otras cloacas donde las Taenias vercellinis parasitan, glotonas, en las tripas del pobrerio. Buen provecho!

inspectora de tránsito de...22 años....pudo haber sido el inicio de una hermosa amistad

estimado Martín, coincido plenamente contigo en la repugnancia q despierta este sr q "labura de nieto". En su calidad de víctima, debería observar con + cuidado las normas de convivencia. Pero lamentablemente, andá a encontrar un Director Municipal de zócalos q no se la crea.

AldoV
vuelve a la carga.
Defendiendo lo indefendible.
Siendo còmplice del "modelo" de rapiña y saqueo infame.
"Con la izquierda adentro siempre se puede robar (y agrego chapear) mejor".
Modelo lleno de "màscaras y antifaces" cual si
todo el año fuera CARNAVAL.
Hasta que llegue el momento de "pagar cuentas de la gran festichola Kaka.
AldoV.
Se da cuenta.
No sòlo Caparròs,
ahora tambien Jorge Asìs me lee y
como escritor profesional que domina la lengua
no hace màs que repetir comentarios emitidos allà lejos y hace tiempo.
Pase y delèitese.
http://www.jorgeasisdigital.com/2013/10/14/entre-irresponsables-e-insustanciales/

"Yo me banqué la dictadura". Y el pibe nació en 1978. Cuando recién dejó de usar pañales los milicos se estaban yendo.

Quise decir: ¡oh, menage!...

Que vergüenza lo que sigue pasando en Argentina.
Suerte que tenemos periodistas como vos, que expresan clarito, lo que muchos pensamos y sentimos.
Gracias

Alguien dijo, "¿cómo pueden votar por alguien que tiene la marca del cucurucho en la frente?"; como homenage, les convido este postre: http://www.youtube.com/watch?v=Uzcl2gNL3zg Buen provecho, Taenias!

Lamentable lo de Caparriós: cada vez escribe más parecido a su anónimo bloguero que firma como Aldoush. Particularmente en ese anunciado hasta el hartazgo -y nunca concretado, claro- "El curro se termina, se les termina"
Hundido.

Parece que no se le prestó atención que, a fanático y tanático los diferencia una 'rayita'. Hace tiempo dije que estos bichos se autodestruirian. Y solo hace falta prestar atención a las señales. Es un placer, un inmenso placer; vivir para verlo. Buen provecho, Taenias!

Coincido Martín haciendo la misma aclaración que Franco. Ademas de ello habría que preguntarse si ser hijo de desaparecidos genera algún derecho especial o estatus moral superior. Lo que sí que este gaznapido tenia 5 u 8 años durante la dictadura, se la banco él?....Mirá vos!

Gracias Caparrós por tener el talento de expresar en estas lineas el pensamiento de muchos, que al menos en mi caso, la rabia y la impotencia me paralizan para decirlo con tanta claridad. ¡¡FELICITACIONES!!

En muchos países latinoamericanos bebemos la misma bebida y nos alimentamos de los mismos mensajes, corruptos todos, alucinógenos que embotan la conciencia ciudadana y descubren los propósitos de los sinvergüenzas sin que nadie les pare los pies. Martín, para esta tu historia esta otra, una vez, hace años, estando junto a una vieja cárcel en Uruguay, alguien me dijo, señalando con los dedos una ventana: "Allí estuvo encerrado un honesto campesino durante 11 años y murió sin tener la posibilidad de salir fuera un sólo día". Fue el día que más lloré por la desgracia política.

http://interesproductivo.blogspot.com.es/

En cualquier país que no sea un gran aguantadero, bichos así terminarían enterrados por su propia lengua. 'Caban' die... (roto-muerto-descompuesto-desaparece...) Y deberían hacer diputada a la inspectora de tránsito, que esta lacra hizo echar. Buen provecho, Taenias!

Coincido Martin. Lo que si hay que correjir que la chica no es gendarme sino (ahora ex) inspectora de transito. Saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal