Martín Caparrós

Un proyecto de vida

Por: | 23 de enero de 2014

B_chicosHay quienes creen que la Argentina vive del pelotazo. Si la metáfora siguiese futbolera, dirían que la Argentina es un país que no necesita armar juego: donde lo que define son esos puntinazos al tuntún que, de tanto en tanto, cambian algo en el desarrollo del partido.

Hablarían, como ejemplo, del último año: nada pareció igual después de que los gobernadores católicos eligieran a Begoglio como jefe, nada después de que el gobierno perdiera dos elecciones seguidas, nada después de que a su jefa la internaran por el hematoma, nada después de que el verano se calentara de cortes y paros y saqueos. Pero es una impresión; nos gusta creer en el bochazo salvador, en el azar que cambia todo, y lo cierto es que, más allá de incidencias, el partido mantiene un curso firme: sigue siendo un desconcierto de pases sin destino, de sacarse la pelota de encima, de tirarse al piso para la tribuna, de protestarle al referí.

Por eso a veces se hace tedioso hablar de la Argentina: no parece que haya nada nuevo que decir –o, por lo menos, no me parece que haya nada nuevo que decir– sobre un partido que ya lleva 85 minutos y un resultado irremontable. Es ese momento en que todos los intentos parecen falsos, pura caricatura: en que el equipo que se hizo cuatro en contra hace como que ataca para que no lo puteen, porque es lo único que puede hacer pero sabe que no puede hacer nada, que aún si se encuentra de chiripa un gol, incluso un par de goles, nada va a ser realmente diferente.

Ayer la presidenta Fernández volvió y volvió a protagonizar uno de sus espectáculos habituales: se jactó de un país imaginario, se quejó del real, atacó, silenció, asoció libremente y presentó un programa que reparte cincuenta (50) dólares por mes a los jóvenes que sus once (11) años de gobierno mantuvieron en el margen del margen, sin futuro. Como no puede ofrecerles el trabajo que no hay –esos empleos que, desde 2009, escasean cada año un poco más– les propone un bono si estudian o hacen como que estudian: si se prestan al sistema de simulación que estaciona jóvenes durante años en instituciones educativas degradadas para no inundar el mercado de empleo y desempleo. Nosotros hacemos como que trabajamos y ustedes hacen como que nos pagan, decían en la vieja Unión Soviética. En la joven Argentina la educación se parece mucho a aquella farsa: no hay en todo el continente universidades donde los alumnos pasen tantos años, colegios que consigan tan malos resultados en las evaluaciones especializadas.

La educación es una muestra perfecta de la paradoja kirchnerista: sus gobiernos realmente aumentaron el porcentaje del presupuesto que gastan en ella pero no aumentaron ni su calidad ni su eficacia. La inepsia en el poder. Aún así, por supuesto, sería mejor que un chico estuviera en una escuela o instituto antes de perder el tiempo –y a veces la vida– en la calle; creer que eso va a suceder por los 600 es ignorancia o vanidad o más circo para la tribuna.

Para empezar: 600 pesos mensuales no permiten que un chico se concentre de verdad en sus estudios. Pero, sobre todo: estudiar suele ser aburrido y laborioso; para un chico de 20 hay tantas cosas más interesantes. Para bancarse ese camino árido hay que creer que sirve para algo: suponer que el esfuerzo será recompensado por un trabajo mejor, una vida más llena. Va a ser difícil convencer a los jóvenes más pobres, que saben que este modelo no tiene espacio para ellos, de que realmente van a vivir mejor si hacen el esfuerzo. Unos pocos lo harán en serio; la mayoría –como ya sucede con la Asignación Universal y demás planes– encontrarán los trucos necesarios –inscripciones en escuelas que no controlan demasiado, florecimiento de academias diversas– para cobrar sin hacer mucho a cambio. Una expansión del terreno del curro y el currito.

Porque, insisto, lo que de verdad les cambiaría las intenciones sería demostrarles que, si aprenden en serio, si –digamos– terminan el secundario, pueden aspirar a ser algo más que repositores de supermercado. Pero para eso habría que pensar otro país.

En éste, mientras tanto, siguen volando pelotazos. Ayer lo puntineó la presidenta, que quizás imaginó que podía cambiar el curso de un partido que sigue siendo el mismo: los pases sin destino, el choque, la protesta, la espera del error providencial.

Mismo partido, país mismo: uno donde ya hace mucho que la respuesta del Estado a su propia ineficacia consiste en repartir nuevas limosnas; entregar pequeñas cantidades a cada vez más gente para volverlos cada vez más dependientes de su aparato de control. La fábrica de pobres que llamamos peronismo sigue a full: tiene que producirlos porque es el insumo que precisa para seguir siendo el motor del país calesita.

Aunque Fernández, que cada día está más desbocada, que cada día dice más lo que querría callar, lo dijo mejor: sus jóvenes recibiendo una limosna del Estado no son, dijo, "un programa más, sino un proyecto de vida para todos los argentinos”.

Hay palabras que dicen demasiado.

Hay 144 Comentarios

Si viviera del PELOTUDAZO estabas destinado al marmol... pero no, y entonces quedaste destinado al estiercol, GARCATROZ

Es lamentable y triste, pero el comentario de Caparrós refleja exactamente lo que sucede.....terrible cuando dice que estudiar es terminar de repositor de supermercado....es así, no hay otra esperanza excepto que alguien con contactos, les permita otro empleo.....muy triste.

Domingo Cavallo –referente económico-ético de Caparrós y sus sobones aquí instalados– dijo que las decisiones del Gobierno son suicidas, lo cual configura una tranquilizadora confirmación de que las medidas tomadas son las acertadas.

Morirá como vivió: como un cobarde, y bajo un gobierno kirchnerista.

Cállese viejo cagón; ni siguiera en internet es capaz de hacerse cargo de su identidad y pretende decir cómo debe cada cual escribir el suyo: carece de autoridad para hablar, en cuanto cobarde. Vivir tantos años al pedo para terminar siendo un mero cagón caricaturesco. En eso se parecen los 3 viejos chiflados.

Y ya se que es un clasico, pero insisto, supere el asquito y escriba: al do ver ce lli no...

Y ya que 'curra' con su orto, digo: arte... a los antropoides enséñeles a leer y escribir, antes que lleguen a ser Leonardo's (fariñas). Brutita!

aldo 'la porota' vercellino dice:("ay, que me rovan el nombre por dioz!") que digo. Y en su patológico sincericidio dice "roban"; y escribir como una panadera 'sarasa' (evitando escribir vercellino),o rebautizarse juanbecc, es lo que caracteriza a las vacuolas sin nombre. Yo hablé de falsear... pero comprendo que, en la truchalidad de su existencia, sea lo mismo. Siga, nomas, engordando de la pobreza ajena... su miseria; aldo vercellino. Y buen provecho.

Hace unos meses querían reformar la Constitución, en la tradición Peronista de KKagarse en ella y en los derechos de los otros argentinos que no nos interesan en lo mas mínimo, se comportan como Reyes maquiavelicos rodeados de ladrones y personajes alcahuetes de baja estofa y escasos recursos intelectuales

y el otro boludazo hace estadísticas de twitter, se envanece de ser pionero en un blog ajeno y pelea identidades digitales ("ay, que me rovan el nombre por dioz!")... no hacemos uno con estos tres alienados improductivos. Avísenles que la vida digital no es real, a lo mejor salen afuera y trabajan.

Ah, sí, el vejete santiago es un capo: es el mismo que dijo que en España no hay villas miseria (un invento argentino, poco le faltó para agregar) el que pinta un maravilloso y, según él, envidiable primer mundo en el que los trenes no descarrilan y a los pobres los acarician por la calle -aunque la realidad indica que la pobreza es seriamente multada- y en el cual los subsidios de desempleo son millonarios. Para ello, no sólo parte de un dato falso sino que traduce euros linealmente, como si valieran lo mismo. Un campeón, no se entiende cómo con esas luces no está en su paraíso. Tal vez será porque se lo pasa holgazaneando con los otros dos chiflados en un blog, luchando por una causa tan evidentemente inútil como estúpida. Hay que premiarlos.

...aunque no creo que lo entiendan, vacuos entes coprófagos. ¡Buen provecho!

Una de las diferencias entre 'ustedes' y yo... (creo que tambien 'Don' Aldoush y Santiago) es que no soportaría el asco de intentar 'trucharlos'...

Buen pro.....beeeeerrrpppp..vecho!

Nuestra presidenta intenta parecerse a Evita, con hoy anacrónico populismo paternalista de fines de los 40 y se ha transformado en Isabelita de los 70 ...

En el comentario 'filtrado', decía que yo diría: "Mientras la abogada trucha, (la mad-ama cleptopatra) está ingresada en el Cimeq..." ... ustedes, cusquitos, me chupan un huevo. ¡Buen provecho!

¿ de nuevo los patovicas en la puerta, Bambi?

¡Gracias por confirmar lo que dije!... Y pa' 'autenticarme', les mando un oh menage al alumno de la maestra delia, digo: d'elia... "Perla Aguirre ?@PepiAguirre 21 de dic.

bajo la dirección de @AldoVercellino uno siente que puede pintar hasta la mona lissa pic.twitter.com/PxT9YuN7gQ
@PepiAguirre

Militante de Kolina Chajarí

Entre Ríos" ...pepi(to), aprendió a pintar (y escribir)... como la mona. (liSSa). UNO siente, dice pepi(to)... mentras espera el subsidio para ir a la escuela. ¡Buen provecho!

insisto: el de la autocritica es un re-trucho. Je, mi estilo es mucho mas elegante

repito
"Mientras, la dra. Kirchner esta en Cuba, nosotros esperamos
que Mauri nos muestre su foto en el estrado, encantando a los patrocinadores de su candidatura 2015"

Mientras, la dra. Kirchner esta en Cuba, nosotros esperamos
que Mauri nos muestre su foto en el estrado, encantando a los patrocinadores de su candidatura 2015

Parece que la inflación alcanzó a la esquizofrenia del cotolengo! : 'dos men tirás' se dirige a juanbecc (juan manuel sarasa) y camila, aconsejando pa' no 'repetear' tanto... Pero roberto (¿?) le responde a juan becc -que no es 'dos men tirás' y es juan manuel sarasa) que ¡lo hace a propósito!... mientras apelan al recurso de comentar falseando nombres ajenos (como en las viejas épocas). Y camila le pasa las chabombas a daniel, pero se las pone aldo 'la porota' vercellino, mientras 'dos men tirás' insiste en lo que le com pete... falsificar a santiago... y todo esto, cuando el dólar ya no está a tres pesos... ni hablar del 54%. Y así, con la cámpera al reves, los locos de la Kolina se ganan el dogui... ¡Buen provecho! cuscos!

Defensa de la autocritica:
El que, obsesivamente, se vanagloria de su valía e ignora el valor de la autocrítica, jamás será imparcial y libre para evaluar objetivamente sus errores y méritos,
y nunca, nunca, nunca curará su patológico envanecimiento.

el santiago autocrítico es trucho, como los votos fpv en la matanza y Sgo del eStreo

Juan Becc
la duplicacion o triplicacion del mensaje es intencional - hablo solo por mi, claro
saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal