Papeles Perdidos

Literatura

Brindis por Anna Karénina

Por: Winston Manrique Sabogal06/02/2010

"No necesito nada, nada más que esta felicidad", pensaba el joven oficial Vronski sobre el amor adúltero que lo unía a Anna Karénina. Y eso es esta obra maestra de Lev Tolstoi, un gran fresco impresionista de la felicidad, de los deseos y el ansia de encontrarla sin importar los resquicios, incluso sin saber que se está buscando, pero que una vez hallada se hará todo, y un poco más, por retenerla.

Anna_Karenina-017

Este es el año Tolstoi (1828-1910), el centenario de su muerte. Y la conmemoración ha empezado con una nueva traducción de Anna Karénina editada por Alba.

La traducción, la introducción y las notas corren por cuenta de Víctor Gallego Ballester, quien además de destacar el genio de Tolstoi en esta obra posterior a Guerra y paz, recuerda en su análisis que en la séptima parte de la novela "el discurso deshilvanado de Anna, caótico a la vez que certero, anticipaba ya el estilo de James Joyce". Una obra publicada en 1878 considera maestra o perfecta por autores como Dostoievski, Mann y Nabokov.

Aunque Tolstoi abjurara después de su capacidad para crear arte, supo ver que la felicidad es triste. Pero que en esa tristeza también anida la belleza. ¡Ahí está Anna! Rodeada de oprobio e ilusión. Y lo insinúa el autor ruso desde la primera frase gloriosa: "Todas las familias felices se parecen; las desdichadas lo son cada una a su modo". Palabras que una vez leídas se quedan para siempre con uno. ¿O acaso quién no guarda entre sus recuerdos, o no subrayó en su Anna Karénina, aquellas frases que más le gustaron de la novela?

comentarios 15

15 Comentarios

Publicado por: jose 06/02/2010

¿Ana Karenina una reivindicación de los Derechos de la Mujer? No es la interpretación que yo haría de la historia de una mujer que, desesperada por la falta de cariño en su matrimonio, abandona a su marido y a su hijo y se fuga con un militar mujeriego. Una mujer que reclama muestras de amor constantes, que va enloqueciendo lentamente a causa de sus inseguridades, que se desentiende de la hija que tiene con su amante, al que atosiga tanto con sus reclamos que acaba sintiendo repulsión por ella. Una mujer que, loca de desamor, acaba tirándose bajo las ruedas de un tren.

Ana Karenina es más bien la condena del adulterio, la reivindicación de un papel de la mujer dedicada fundamentalmente a la gestión doméstica y a la educación de los hijos en el seno de una familia, personalizada en la pareja que forman Kitty y Levin.

Ana Karenina es la brillante historia de dos actitudes vitales: Narra el descenso a los infiernos de Anna y Vronski, víctimas de la pasión y el adulterio, y el ascenso a los cielos de Kitty y Levin, humildes y realistas en sus aspiraciones. Tolstoi aprovecha, de paso, para predicar el regreso del hombre a la tierra, al campesinado, algo que hizo personalmente en el atardecer de su vida.

Estoy en total desacuerdo con que la novela del XIX tenga poco que ver con la del XXI. El mensaje de esta novela es perfectamente aplicable a la sociedad en que vivimos, y yo mismo he extraído valiosos aprendizajes de ella y es, de hecho, uno de mis libros favoritos. Los jóvenes - yo lo soy - sí leemos esta literatura. Y debemos leerla, debemos tener espacio para lo nuevo y para lo clásico, porque lo clásico es atemporal, nunca pasa de moda, nunca parece viejo.

Publicado por: Fran 06/02/2010

Aunque no sólo va por Tolstoi lo que voy a decir, sino por toda la literatura rusa del XIX, tenéis que comprender que este tipo de novela, de muchísima paja, tiene poco que ver con la novelística del siglo XXI. Los jóvenes no la leemos.

Publicado por: Tímido celador 06/02/2010

Winston, te ruego disculpes que me dirija a ti aprovechando el espacio para comentarios de este artículo. Pero no he encontrado una dirección de correo a la que escribirte. Espero que puedas moderar los comentarios y eliminar éste, que no viene al caso de la literatura rusa.

He leído el artículo que publicaste sobre el libro de Lucía Extebarría y varios artículos tuyos en Azularte sobre literatura cibernética o literatura e internet. No he leído el libro de la Extebarría, no puedo valorar su calidad literaria, pero lo que ha hecho ella no es ninguna novedad: El Ejército del Futuro creó a la Comandante Inar de Solange hace cuatro años en páginas de contactos y lo contó todo en el libro "Seduciendo a dios", que está siendo objeto de estudio por parte de algún profesor universitario y que está teniendo una gran acogida de público que se ve sacudido, emocionado por el libro. Si quieres más información: www.proscritoseditorial.com o www.proscritosblog.com

Te he escrito porque me parece que eres un apasionado de tu trabajo y que quizá a la Etxebarría te la imponga la maquinaria.

Publicado por: Ana Trvevar ... 06/02/2010

Laliteratura rusa es une spacio donde no aparecenlos zares, en la gran estepa humana
spaciva.

Quisiera recordar que Anna Karenina es el gran golpe de un hombre que reivindica los Derechos de la Mujer ... haymás mucho más ,pero eso es el golpe de Tolstoi a esa sociedad que anulaba a la muejr y a su educación no maternal. ok!

y El Archipiélago Gulag no es una hstoria de prisioneros en unlugar que no existe en Siberia... no es eso

es mucho más es Solchet... ... es eso... por encima de todo debe estar la Dignidad Human

Gracias, spaciva.

dsvidania

Publicado por: Ana Trvevar.. 06/02/2010

Dice Tolstoi en sus Memoria... tenía cinco años cuando Tatiana Alexandrovna me rozó tiernamente la mano y como dicen los biógrafos de Tolstoi que Freud interprete como quiera loq ue dijo Tolstoi... y alos treinta años Tolstoi escribe a su tí que le había escrito desesperada de la vida y ansiando la muerte y le dice: "Pides a Dios la muerte, es decir la desdicha má grande que puede sucederme... dios es testigo de que las mayres desgracias que me pueden ocurrir es tu muerte y la de Nikolai, las dos personas que más quiero en el mundo... ¿ Que sería de mí si Dios te escuchara?.." impresionante Tolstoi

ok!

Tatiana nunca quiso aceptar la proposición de boda del padre de Tolstoi, pero si accedió a ser el ser que les faltaba, su madre...

Ahora que diganlo que quiera Freud!

ok!
Anna Karenina, impreisonante como hace de un carcelero , de un hombre sin escrúpulos que sienta que su muejr es la mante de cualquier hombre... impresionante Tolstoi en Anna Karenina e impresionante Nicolás por noquerer leer a su mujer la zarina Ana Karenina"!
belísimo!

"sufría accesos de celos pero nunca sentí tantos celos cuando elmédico le dijo a mi mujer que no podía criar a nuestro hijo... porque ella sentía la inquietud de una madre que debe y es obligada a manatar a su hijo, y sobre todo porque sentí que ella había abandonado con la frase del médico esa actitud moral de amantar..."

La Sonata a Kreustzer ( leon Nikolaievich Tolstoi)

No hay que olvidar cuando dice Tolstoi " Alexey Vronski y Ana llegaron a San Petersburgo y se alojaron en el mejor hotel, Vronski en una habitación y Ana en otra, y el hijo la nodriza y la donzella en el piso de abajo con el hijo de ellos, en un departamento de cuatro habitaciones...

ok! impresionante, así es como avanza la sociedad contando como hace Tolstoi.. y diciendo .. cuando la familia de Alexey Vronski le preguntaron , y no por Ana... y cuando al fin su hermano le preguntópor Ana... contestó Alexey Vronski: considero a Ana mi mujer, sila sociedad no lo aprueba me da igual, si mi familia quiere seguir teniendo parentesco familiar conmigo debe saber que es con Ana y conmigo


brutal!

brutal brutal
eso es avanzar!
ok! Tolstoi!
uf!

y hablamos de hace tiempo y en tiempos de jerarquía entre animales ya sean zares, o los imperios británicos o españoles... brutal... genial!
muy bello!, pues
Impresionante Tolstoi!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal