Papeles Perdidos

Literatura

La inquietante señora Highsmith

Por: Guillermo Altares11/02/2010

Highsmith Lo que realmente inquieta, incluso da miedo, de los relatos de Patricia Highsmith es su capacidad para introducir lo irracional en lo cotidiano, para hacer que personajes normales se enfrenten a situaciones límite sin comerlo ni beberlo. Y todo por pequeños detalles. Por ejemplo, en uno de sus mejores cuentos, relata como mientras unos amigos charlan tranquilamente en su porche aparece un gato... con un dedo humano en la boca. Así es el mundo de la inquietante Patricia Highsmith, rescatado ahora tanto por Anagrama, que ha publicado en un solo tomo las cinco novelas de la saga Ripley, como por el nuevo sello de bolsillo de Norma, Mosaico, que va a sacar sus principales obras, casi todas a menos de diez euros.

Nacida en Fort Worth (Tejas) en 1921 y fallecida en Suiza en 1995, Highsmith fue una escritora ermitaña, que se escondía entre sus gatos y sus obsesiones que aparecían una y otra vez en sus libros. Conocida sobre todo por su primera obra, Extraños en un tren (que llevó al cine Alfred Hitchcock con un guión de Raymond Chandler) y por la serie de cinco libros que protagoniza el inmoral y maravilloso Tom Ripley, Highsmith es autora de decenas de cuentos (como los que contiene Sirenas en el campo de golf, el segundo título que rescata Mosaico junto a La máscara de Ripley) y estupendas novelas, menos conocidas pero apasionantes.

A través de libros como Un juego para los vivos, La casa negra, A merced del viento o Catástrofes -todos ellos previstos por Mosaico para los próximos meses- o de novelas como El temblor de la falsificación (para muchos críticos, su obra maestra, ambientada en Túnez), El grito de la lechuza o El juego del escondite, el lector puede adentrarse en ese inquietante mundo de Highsmith, en el que cualquiera puede ser un asesino o una víctima, un universo donde se esconden todo tipo de sorpresas en los sutiles pliegues de la realidad.

(Foto de Ricardo Martín)

comentarios 9

9 Comentarios

Publicado por: replica handbags 11/02/2010

Thanks you for share your what one sees and hears ,thank you post so interesting news ,it give us funny,give us happy.

Publicado por: JAzmín 11/02/2010

Ah, una de mis escritoras favoritas. ¿Se podrán conseguir los títulos de Mosaico fuea de España? Y gracias por el tip de la biografia.

Publicado por: MARIANO JUAN-R. 11/02/2010

Me encanta Patricia Highsmith, por lo que todas las noticias sobre ella me son bienvenidas. Comprendo que en un breve "post" no se puede mencionar muchas obras de esta genial escritora, pero (aquí va mi granito de arena literaria), para mí, su obra maestra es "El diario de Edith", publicado por Alfaguara, cuya 2ª edición de 1983 tuve el enorme placer de leer.
Saludos cordiales.

Publicado por: Guillermo 11/02/2010

"Sin comerlo ni beberlo" es una frase hecha y es verdad que los periodistas deberíamos evitar las frases hechas, pero a veces son muy útiles. La única obligación que tiene esta nota es con la obra de Highsmith. Y, Jordi, en EEUU salió a finales de 2009 una biografía que todavía no he leído pero con muy buena pinta: The Talented Miss Highsmith, The secret life and serious art of Patricia Highstmith, de Joan Schenkar. La crítica de The New York Times (http://www.nytimes.com/2009/12/20/books/review/Winterson-t.html?_r=1) ponía el libro por las nubes.
Y gracias por leer Papeles perdidos
Guillermo

Publicado por: Francisco Ortiz 11/02/2010

Autora de novelas verdaderamente inmortales.

Publicado por: HjORGEV 11/02/2010

La expresión "sin comerlo ni beberlo" me rechinó en los oídos.

Tuve problemas iniciales para entenderla.

Me animo a creer que su origen lógico es el siguiente:
“Me hicieron pagar la cuenta (de algo) sin comerlo ni beberlo”.
O sea: “Me hicieron pagar por ese plato (y esa copa) sin haberlo comido (ni bebido)”.

Es decir, que algo ocurre sin que uno haya sido responsable o estado involucrado en la acción o en el origen de ella.

Sin embargo, no es ese el sentido que tiene aquí en el texto. Una cosa es experimentar algo inesperadamente y, otra, aparecer como responsable de algo en lo que no hemos participado.

Con todo, algo se come o se bebe. Pero no las dos cosas a la vez.
Aparte de que debería haber concordancia: "sin comerlas ni beberlas".

Por lo demás, demasiado sabor a obligación tiene esta nota.

Publicado por: jordi 11/02/2010

Y para cuándo una biografía de la escritora?

Publicado por: Dave 11/02/2010

Lo del sello de bolsillo Mosaico es un estupendo descubrimiento para poder leer a esta Señora a 10 euros.Seguiré la serie.
El recopilatorio de Mr Ripley se quedo en la estantería de la librería por su precio que no por las ganas de llevarmelo (mira que se manosean los libros cuando el único motivo para no llevartelos contigo es su precio ¿verdad?).
Un saludo

Publicado por: Natalia 11/02/2010

No sé qué me pasa a mí con Highsmith que no me ha conseguido enganchar. Siempre me parece que el punto de partida de sus historias y los argumentos prometen mucho, y luego me termina decepcionando. Empecé a leer Extraños en un tren y puede que sea porque ya sabía qué iba a pasar por la película, pero no lo terminé. Este verano retomé otro libro que también había visto antes en película, El talento de Mr Ripley, y creo que me pasó lo mismo: como sabía qué iba a ocurrir, perdí el interés en él y lo terminé meses después, cuando ya había leído otros cuantos libros en medio.

Pero seguro que le daré más oportunidades, porque siempre me ha atraído bastante su mundo ;)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal