Papeles Perdidos

Literatura

Secretos de la literatura: Cómo conseguir el estilo

Por: Winston Manrique Sabogal21/04/2010

ManosSzymborska
"La perfección del estilo consiste en no tenerlo. El estilo, como el agua, es mejor cuanto menos sabe", fue el consejo de Gustave Flaubert sobre un asunto tan anhelado y buscado por los escritores.

Tras el desconcierto que pudieron causar estas palabras, Jules Renard trató de aclarar el tema, años más tarde, al afirmar que "el estilo es el olvido de todos los estilos".

Poco después, Anton Chejov daría más luz sobre dicha cuestión al invocar originalidad y estilo en la misma oración: "La originalidad de un autor depende menos de su estilo que de su manera de pensar".

Entonces saltaron, desde más de un siglo atrás, las palabras de Goethe, cuando aseguró que "la originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si nunca hubieran sido dichas por otros".

En esa línea de pistas concretas, una de las más apreciadas es la de Paul Valéry: "El temor al adjetivo es el comienzo del estilo".

Aunque siempre resuene la voz de Voltaire, que vuelve al principio y al final de este asunto: "Todos los estilos son buenos, excepto el aburrido".

Foto: Manos de la gran poeta polaca Wislawa Szymborska del fotógrafo Kim Manresa que ilustran el libro "Rebeldía de Nobel" (El Aleph), de Xavi Ayén.

 

Secretos de la literatura:  ¿Inspiración o talento? (20 de abril)

GaboManos
"La inspiración es la ocasión del genio", aseguró Honoré de Balzac sobre uno de los misterios de la creación artística y literaria.

Unas décadas más adelante Joseph Conrad "desdivinizó" la inspiración al afirmar que "proviene de la tierra y la tierra tiene un pasado, una historia, así como un futuro; la inspiración no proviene del cielo frío e inmutable".

Medio siglo después William Faulkner aclararía la cuestión diciendo que el escritor sólo necesita tres cosas: "Experiencia, observación e imaginación".

Hasta que a finales del siglo XX Gabriel García Márquez resumió estas y otras ideas: "La inspiración no la concibo como un estado de gracia ni como un soplo divino sino como una reconciliación con el tema a fuerza de tenacidad y dominio".

Babelia publicó el sábado pasado un artículo con recomendaciones de 21 escritores sobre cómo escribir bien y bibliografía de libros recientes.

Foto: Manos de Gabriel García Márquez del fotógrafo Kim Manresa que ilustran el libro "Rebeldía de Nobel" (El Aleph), de Xavi Ayén.

Secretos de la literatura: ¿Qué es escribir? (19 de abril)

ManosMorrison01

"¿Sabéis lo que es escribir? Una antigua y muy vaga, pero celosa práctica, cuyo sentido yace en el misterio del corazón", fueron las palabras de Stéphane Mallarmé para referirse a la seducción de la escritura sobre algunas personas.

¿Y qué es la literatura? preguntaron a Toni Morrison (cuya mano ilustra este post): "Un refugio, un lugar donde todo puede ocurrir, donde se puede reaccionar con violencia o sublimidad, donde es bueno sentir melancolía o temor, o incluso fracasar, o equivocarse, o amar a alguien, o desear algo profundamente, y no llamarlo por otro nombre, no sentir vergüenza por ello. Es un lugar para sentir profundamente".

Durante estas fechas previas al Día del Libro, 23 de abril, sólo voy a a escribir algunos de los secretos de grandes escritores sobre su relación con la literatura y que han quedado a lo largo de la historia. Las fotografías de manos que acompañarán al post serán de Kim Manresa y pertenecen al libro Rebeldía de Nobel (El Aleph) que ilustran las entrevistas que realizó el periodista Xavi Ayén a 16 premios Nobel.

comentarios 47

47 Comentarios

Publicado por: elzorro 21/04/2010

Yo diría que Javier R.T. tiene razón. Ahí está el caso de Antonio Priante, alabado por la crítica, pero maltratado y ninguneado por los editores y, por lo tanto, prácticamente desconocido por el público. De una obra suya (Mundo, Demonio y Fausto) no publicada en editorial sino colgada en internet (scribd) son las siguienes reflexiones de uno de sus curiosos personajes:

"...Brava gente los editores, sí señor. La gente piensa que su función consiste en posibilitar que las obras de los autores lleguen al público, ¡craso error! La función de los editores comerciales, que son todos, consiste en impedir que la obra de un escritor auténtico sea conocida por el público. Amparados en el nivel intelectual medio, o sea, bajísimo del público lector, se niegan a publicar cualquier cosa que se adentre en la realidad profunda, actuando como eficaz filtro que rechaza lo sólido y sólo deja pasar las briznas y el viento. ¿Qué posibilidades tendría hoy Kafka de que le publicasen sus libros? Menos aún de las que tuvo en su tiempo, y fíjate bien que he puesto un buen ejemplo, porque a Kafka no lo descubrió ningún editor, sino un amigo que casualmente era editor. ¿Cuántos Kafkas (menos afortunados en la amistad) han escrito obras que nunca conoceremos gracias a la labor concienzuda de los editores, murallas impenetrables levantadas entre el auténtico poeta y el público? Y no hay excepciones, y si alguna hay, que se atreva a publicar esto..."

Ah, y lo de LU es de una ingenuidad conmovedora.

Publicado por: Don 21/04/2010

Con la literatura para igual que con el resto de artes: lo primero es la comercialidad, y luego la calidad. Para mí, eso no significa para nada que no haya buena literatura en este país, sino que, más bien, hay muchos malos lectores... je, je.
Se oye muchas veces eso de "yo leo para entretenerme", "no quiero que me vengan con quebraderos de cabeza", etc.
Estoy seguro de que siempre hemos sido esclavos de la moda (me resisto a pensar que seamos peores que nuestros antepasados en eso), pero sí es cierto que esta sociedad del hipertexto en la que estamos sumergidos favorece más la lectura transversal que el estudio en profundidad, potenciando lo fácil de digerir frente a lo bien construido.
Así es como lo siento yo al menos...

---
http://abrocheymoche.blogspot.com

Publicado por: Sergio 21/04/2010

JAVIER r.t., ¿quiere usted decir que como no le publican a usted, no hay buena literatura? Creo que no, aunque sí parece que dice que lo suyo es buena literatura, y que lo que se publica es sólo comercial. En fin, y si es así, ¿para qué demonios quiere usted publicar?
Aparte, eso de que no hay buena literatura es una bobada. Otra cosa es que haya muchísimos libros malos.

Publicado por: Lu 21/04/2010

Yo sigo pensando que cuando a un editor le llega un trabajo decente (salvo casos muy puntuales de censura, etc.) se queda con él.

Muchas veces recurren a frases hechas como eso de "no es comercial" por pura consideración y porque no quieren herir innecesariamente la vanidad de nadie.

Publicado por: madrileña 21/04/2010

Mallarmé era francés, y su nombre era Stéphane.
¿Tanto trabajo cuesta escribir bien los nombres que no son anglosajones?

Publicado por: escalpelo 7.35 21/04/2010


Con motivo del próximo día 23 de Abril, la palabra tiene que salir a la calle y los versos encontrar cobijo en los oídos de sus paseantes....con este motivo en Toledo tendrá lugar un acto público de lectura de poesía, pese a que la distancia con el recientemente celebrado Cosmopoética 2010 de Córdoba, es una buena idea promocionar la poesía de encuentro, con la que uno se topa en la calle sin necesidad de ir a buscarla a las bibliotecas o librerias...

Un cordial saludo

http://diogenesmorapoesia.blogspot.com/

Publicado por: jAVIER r.t. 21/04/2010

Habría que preguntarse también. "¿Sabéis lo que es publicar? Un chirriar de dientes", casi peor que "escribir en España", que "es llorar" -como dijo Mariano José de Larra.
Algunos que hemos tenido la cachaza de escribir un libro y acudir a editoriales estamos más que hartos de la típica frase: "Es bueno... pero no es comercial".
Luego nos quejamos de que no haya buena literatura. El autor no se revela, sino que le revelan quienes fijan las pautas del negocio.
Saludos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal