Papeles Perdidos

MUNDIAL SUDÁFRICA 2010 / PORTUGAL

El ejército de un solo hombre

Por: Babelia Mundial de Fútbol14/06/2010

MANUEL JORGE MARMELO sigue a la selección de Portugal

A las puertas de iniciarse la participación de Portugal en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, pienso en el título de una novela del brasileño Moacyr Scliar, El ejército de un solo hombre, y lo veo hecho de la misma carne que Cristiano Ronaldo, aquel que tiene a sus espaldas todas las esperanzas de un país. Estarán, es cierto, diez más en el campo, pero todo parece pendiente de las dos piernas de un chaval que, por más valiente que sea y por más rápido que corra, sigue siendo un chaval y no un hacedor de milagros, ni tampoco un profeta o un dios. Puede manipular el balón con los pies como si lo hiciera un funámbulo con las manos, y para protagonizar una película de publicidad y hasta para hablar con Homer Simpson, pero nada garantiza que sea suficiente para ganar un Mundial. Ronaldo

Todos recordamos a otros jugadores geniales que fueron capaces de crear la ilusión de que lo han hecho ellos solos; pero Pelé, Maradona, Ronaldinho y Zidane no estuvieron sin ayuda. Los asistían otros enormes jugadores, un Kempes, un Valdano, un Garrincha, un Romário, un Vieira,  y sustituir al genio cuando se quedaba fatigado. Pero Portugal, sin Nani y con Deco transformado en una incógnita, es un equipo formado por jugadores sin brillo y todavía incapaz de enseñar una idea de lo que puede ser su juego — y luego condenada a esperar a que Ronaldo lo solucione todo, como si el madridista fuera una especie de eucalipto que no autoriza que nadie florezca alrededor. Puesto así, parece la receta para el fracaso, pero es posible que, si no se ocupa de otras vanidades extrafutbolísticas, desde luego por la contemplación de su propia imagen en las pantallas de los estadios, Ronaldo sea capaz de disfrazar la banalidad del equipo y, tal vez, de hacer que los otros parezcan mejores de lo que, de hecho, son. Eso, sí, sería un Ronaldo influyente y a la altura del título de mejor del mundo.

No creo en esto. Más deprisa creería que, si Ronaldo no existiera, Carvalho, Alves, Coentrão, Miguel, Meireles, Deco, Mendes, Pepe, Almeida, Dani e Simão fueran capaces de crear un tipo de fútbol solidario, de pura filigrana, esfuerzo y clase, como el de Oporto cuando ganó la Champions en 2004. Pero Ronaldo está ahí y a los otros les toca organizarse alrededor del niño-prodigio, verle correr como un galgo y esperar lo que les quede.

El fútbol siempre tiene algo de paradójico. Mañana, Portugal jugará con Costa de Marfil, uno de los mejores equipos de África y, para prepararse, enfrentó tres equipos africanos, Cabo Verde, Camerún (con Eto’o expulsado desde temprano) y Mozambique. En ningún caso ha enfrentado un verdadero examen y nadie puede saber lo que pueden jugar once de aquellos jugadores en un partido de verdad. La selección ganó los tres partidos, pero, con o sin Ronaldo, su fútbol ha sido pobre, sin color, desolado como un día gris o un ejército empujado a una guerra que no entiende ni quiere combatir. Lo pienso y, ahora mismo, me parece que no estaría mal si Cristiano Ronaldo fuera eso capitán Birobidján, el solitario y quijotesco personaje de la novela de Scliar; que Ronaldo tuviera un sueño y una utopía. Y que eso fuese suficiente para transformar a los diez Sancho Panza en una máquina de jugar la pelota. Pero el niño-prodigio tiene menos de Quijote y de Birobidján, y más de Narciso, el que está enamorado de el mismo y espera que el mundo se mueva a su alrededor.

comentarios 22

22 Comentarios

Publicado por: Manuela 14/06/2010

Em Português porque todavia o meu castellano é fraco .
Quanto a Portugal ? pode ser que a gente mostre o nosso futebol a Espanha nos oitavos de final.

Publicado por: aNALISTA 14/06/2010

La verdad es mas importante que la otorgrafia. Muchos criminales bien vestidos ( burocratas y CEOs de la BP que explotan el Golfo de Mexico incluso...)todos escriben muy bien, no entanto, lo que han hecho es algo que merece un ZERO en todos los sentidos. Asi que mas inteligencia ( mismo que uno cometa errores ortograficos). El humillar a alguien o humillarse a uno mismo por haberlos cometidos, esa es la tactica del ego estupidamente alardeante. El mundo esta harto de escritores de todos los tipos. Desde los griegos, pasando por Cervantes etc...todo ya ha sido dicho. El resto es puro morbo del mastubarse con palabras y hacer fortunas con tontos que se creen muy papagayos a repetirlas...

Publicado por: Luís Neves 14/06/2010

aparte de rever la ortografia (me creo influenciada por la escritura del portugués), tampoco su contenido deportivo es muy fiable: es que Portugal ha empatado con Cabo Verde, es decir, no ha ganado los tres partidos... Al igual el señor Marmelo no está atento a lo que se pasa en su país (vamos suponer que este señor es portugués: su apellido suena como tal): ¡vamos! que se han caído las vírgenes de los altares de todas las iglesias del país: la prensa presionando e preguntando si empatan con Cabo Verde a ver lo que pasará en cuanto sean partidos de verdad... y otros comentarios del mismo timbre. Pero para escribir sea lo que sea hay que informarse y si escribes para un periódico tan importante como el País, y el el castellano no es tu idioma nativo, mejor que haya un buen revisor a tu lado (el portugués y el castellano tienen convenciones de escritura muy distintas - véase las diferencias entre el gallego RAG - el oficial (con las convenciones del castellano: ñ, ll, z=ç no se pone tilde en los ditongos) y las escrituras reintegracionistas del mismo idioma (las cuales usan las convenciones provenzales (nh, lh, ç, hay que poner tilde en la sílaba antes del ditongo para que se sepa que es ditongo) es decir, las que usaban los trobadores medievales (el mismo Alfonso X también) y, hasta hoy, el idioma portugués.

Publicado por: ALEJANDRO 14/06/2010

Comparto mucho el título y la nota. Sin embargo considero que asociar a la selección de Portugal con Sancho Panza es una analogía exagerada, demasiado romántica, que desligitimiza a un grupo de jugadores que (aunque no son del calibre de Kempes, Garrincha o Valdano) no son para nada tan malos con la pelota como para llevarse a visualizar como un grupo de gorditos en burro que siguen a un viejo loco.

Saludos.

Publicado por: JJS 14/06/2010

Alucino con que, en un blog cultural, se encuentren faltas ortográficas tan evidentes. En el segundo párrafo, 'solos' se escribe sin tilde, pues no es sustituto de 'solamente', que es cuando debe ir con tilde (¡y al ser en plural, simplemente no debería haber dudas!). De nada. Fdo: un catalán de la LOGSE.

Publicado por: aRAUJO 14/06/2010

Em Portugues lhe digo que trate da sua vida e que deixe os Lusitanos resolverem a vida deles.
Boa sorte para Espanha

Publicado por: quine 14/06/2010

Efectivamente, hay que revisar la ortografía del texto, pero, aún así, no creo que ningún hispanohablante tenga problemas para entender su contenido, que creo mucho más acertado con el continente. Y ahí está el problema: muchos no quieren ver la burbuja especulativa alrededor de cristiano, la inflación de expectativas y el marketing alrededor de una imagen que, además, es un atleta hábil y un gran rematador. Punto. Desgraciadamente para él, el fútbol es un juego de equipo. El sólo puede lograr su propia fama, no liderar un proyecto colectivo, marcar el tempo del partido, trasmitir orden y concierto... lo que han hecho los grandes jugadores.

Publicado por: jack 14/06/2010

Pero qué es esto, por Dios, ¿aquí escribe cualquiera o qué? Por lo menos pasadle el corrector del Word al texto, que no es tan complicado. Joder...

Publicado por: Naren 14/06/2010

Me parece muy acertada la crítica al narcisismo de C. Ronaldo.
A su manera el fútbol es literatura...


Publicado por: TEY 14/06/2010

Madrilista????

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal