Papeles Perdidos

No es sólo un juego

Por: Babelia Mundial de Fútbol04/07/2010

Kaka_derrota_Brasil

JOAO PAULO CUENCA sigue a la selección de Brasil

Cada vez que el Brasil es eliminado de una Copa del Mundo parece ser la primera. Se trata de un trauma colectivo: los niños y las mujeres son los que lloran antes. Luego lloriqueamos nosotros, los hombres no tan crecidos. Las calles se quedan en silencio de duelo, interrumpido a veces por los gritos de algún borracho dándole trompadas al aire.
Vagamos sin rumbo en la tarde de sol pisando los papeles picados de la derrota, zombies vestidos de amarillo con latas de cerveza vacías en las manos. Hay un profundo sentido de irrealidad en todo esto – porque, por supuesto, no puede ser. Existe la ilusión, alimentada por la prensa y la propaganda, de que el camino natural es que Brasil salga siempre campeón. Es difícil entender que no sea así.
Alguno más sensato siempre dice, tratando de consolar: “Es sólo un juego”. Pero por supuesto que para nosotros no es sólo un juego. El brasileño concentra todo su patriotismo cada cuatro años. Tal vez sea mucha energía reprimida.

Al día siguiente nos despertamos con resaca y ganas de reescribir los diarios. Pero hace meses estaban impresas allí las razones de nuestro fracaso. La mayor frustración probablemente no es la derrota, sino la de haber perdido sabiendo que esta selección no nos representaba. El casamiento entre hinchada y la selección, que ya nos proporcionó títulos y derrotas más dignas que esta (como sucedió en el 82, 86 y hasta en el 98), no ocurrió en 2010. El grupo de Dunga estaba “cerrado y comprometido” – no con la calidad que se espera del fútbol brasileño, sino consigo mismo.

Esta lealtad ha hecho que el Director Técnico llevara al Mundial jugadores que ni siquiera son titulares – de los 23 convocados apenas
12 eran titulares absolutos en sus clubs y no tenían problemas físicos. Entre varias convocatorias grotescas como la de Kleberson, Josué y muchos otros, la más trágica resultó ser la de Felipe Melo – con una temporada desastrosa en la Juve, él fue el protagonista de la expulsión anunciada hace meses por aquellos que conocen su temple.

Lo irónico es que, antes de perder, este Brasil militarizado con un discurso de productividad y autoayuda jugó su mejor primer tiempo del Mundial, con la buena movilidad de Kaká y Robinho. Dominó a la selección holandesa y podría (debería) haber hecho más goles después de abrir el marcador con Robinho, tras un pase preciso de Felipe Melo que, aparte de la expulsión, aún hizo el primer gol de Holanda.

Después de que nos hicieran el gol de empate, paramos de jugar. Espejo de su entrenador, el Brasil perdió velozmente el control del partido y de sus propias emociones. Tardó mucho para hacer cambios y los hizo mal.
En el segundo tiempo fuimos una nación apática, sin fuerzas.

Parece fácil hablar desde afuera. Parece fácil después de todo. Y lo es.

Lo difícil es saber que Brasil, a pesar de tener hoy jugadores para ganar esta Copa dos veces – está eliminado.

***

Desde ahora, yo – y el Brasil – estamos con el Uruguay de Forlán y El Loco Abreu, delantero del Botafogo de Rio de Janeiro.

*JP Cuenca (04.08.1978) nació en Rio de Janeiro y es autor de las novelas "Corpo presente", "O dia Mastroianni" y "O único final feliz para uma historia de amor é um acidente".

comentarios 5

5 Comentarios

Publicado por: Funcionario 04/07/2010

Alegría, alegría y alegría de ser español

Publicado por: visit brasil 04/07/2010

Muy buena pagina y excelente articulo, ¡Felicidades!

Os presentamos Rio de Janeiro y su pasión por el fútbol. Y una de sus mayores estrellas, Adriano!

Rio recibe a todos los turistas con el corazón abierto, ven a conocerlo!


Echa un vistazo a las fotos y al video:

http://migre.me/NPKN

http://migre.me/NOiv

Hazte fan de nuestra página y enteraté de todas las noticias y novedades sobre Brasil!

Publicado por: Sharon Shinner 04/07/2010

O sentimento era de irrealidade... e eu estava aqui sem conseguir descreve-lo. Perder fora do país é, pra mim, mais doloroso e não dá pra explicar o porquê. Todos aqueles ingleses espiando, de canto de olho, minhas reações. Todos brincando e fazendo graça o tempo todo; e aos poucos o silêncio foi ocupando espaço. Todos calaram-se de frente aos meus olhos marejados; e, com alguns gestos de carinho expressaram respeito e compreensão.
S.

Publicado por: Cesar 04/07/2010

Me gustaría preguntarte donde estabas mientras Brasil era eliminada? ya que yo estuve por las típicas calles cariocas del barrio de flamengo, mas exactamente en la praça Sao Salvador, y te puedo asegurar una cosa, no vi a nadie ni llorar ni sentirse afligido, borrachos tampoco había (en esa hora) pero gente bebiendo alrededor de una improvisada roda de samba y jóvenes jugando al fútbol si. Sucede lo siguiente, poesía, lírica literaria y esas cosas no interesan, es fútbol y el lenguaje es diferente y es diferente principalmente en el país del fútbol.
Rj abz.

Publicado por: marcelino 04/07/2010

Mi querido Joao, tu comentario huele a arogancia y precisamente es lo que elimino a esta seleccion de Brasil que le falta mentalidad. Es doloroso perder de un pais que cabe como 80 veces en el territorio de un coloso gigante. me parece curioso que ahora estan con Uruguay . . . .
En Europa nos gusta el buen futbol y tambien estamos con Brasil.
Saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal