Papeles Perdidos

Música

Diego 'Guru' Manrique

Por: Fietta Jarque02/08/2010

Diago a manrique recortado Ahora más que nunca, cuando toda la música de la  historia parece estar al alcance de un clic, es cuando más necesaria se hace la figura de un guía del gusto, una especie de gurú que señale caminos secundarios donde el transeúnte curioso encuentre paisajes sonoros diversos y sorprendentes. Aquellos que quedan escondidos entre la selva  frondosa del mainstream. Uno de los más fiables que hay y ha habido en la radio española es Diego A. Manrique, colaborador habitual de Babelia y del diario EL PAÍS desde hace más de 25 años. Hace unos días fue despedido de RNE3, donde dirigía desde 1992 el programa El Ambigú. Una sensación de desconcierto, incomprensión e indignación viene creciendo entre sus seguidores, amigos y colegas en la prensa musical.  Muchos se han movilizado para manifestar sus opiniones.

No vamos a recitar su currículum, quien quiera puede leerlo en los links correspondientes. Tampoco vamos a detallar aquí el oscuro proceso de su cese. Simplemente queremos señalar que quienes lo hayan concebido y conseguido no han hecho ningún favor a la emisora con ese "ajuste del organigrama". No, Radio 3 no va a ser mejor sin El Ambigú. Ahí cabían desde rescates del pasado más remoto de la historia fonográfica, hasta lo último y más raro (en el mejor sentido) de lo que se hace hoy. Diego nos ha estado enseñando a escuchar, buscar, apreciar y disfrutar de la música popular de todos los tiempos y estilos, unida sólo por la condición de su calidad. Sin prejuicios. Lo que él ponía en su programa contaba con un sello de garantía. No era raro que acertara y alguno de sus temas nos proporcionara ese placer instantáneo que entra por el oído y recorre todo el cuerpo y la mente. Lo peor es preguntarse, ¿en qué otra radio encajaría? El lamentable panorama para este tipo de ejercicio es prácticamente nulo. Por suerte, podremos seguir contando con sus artículos, que en la prensa musical española son otra fuente permanente de magisterio -para quienes lo siguen como referencia- y de siempre iluminadora información. Pero la música hay que escucharla, y esa relación inmediata a través de las ondas ha quedado -¿de momento?- cortada. Hay otros programas y otros (pocos) gurús. Pero no tardarán en aparecer en muchos de sus seguidores de El Ambigú los síntomas del síndrome de abstinencia. ¿Y entonces qué? 

comentarios 62

62 Comentarios

Publicado por: Luismi 02/08/2010

bienvenidos seaN LOS TROLLS de la dirección de RNE, que solo hablan de sueldos y cargos y ceses. A ver ¿cómo sabes tú esas cantidades? ¿Por qué hemos de creerte? ¿Tienes documentos fehacientes? Aunque fuera verdad, que lo dudo, cual es tu motivación: apesta a ENVIDIA

Publicado por: Pro-r3 02/08/2010

En primer lugar decir que soy admirador de Manrique como profesional radiofonico pero no como gestor. Ya que no es ahora cuando se han cargado radio3 sino cuando el señor manrique empezo a echar a gente como Trecet o el intento de cargarse a Fabert, Juan Pablo Silvestre o Juan de Pablos para meter a sus amigos. Tambien que diga el dinero que se estaba levantado que lo de los 7.000 es cierto. Mientras sus compañeros los mas veteranos no llegaban a 2.000 y los nuevos rondan los 1.100 y con una clausula de esclusividad osea que por favor deje de decir mentiras ya que vas de profesional de la radio y estabas engañando a tu oyentes ya que el 90% de los programas los hacias grabados porque no te salia las narices de hacerlos en directo y solo le digo una cosa “a quien a hierro mata a hierro muere”.

Publicado por: quique 02/08/2010

De un Enrique a otro: ¡qué razón tienes! ¡qué pena! Se van yendo, o van echando, a los mejores de Radio 3. ¡Y qué petardo engreidillo el tal Julio Ruiz!

Publicado por: mefisto 02/08/2010

Qué manía, José, la de dar patadas a lo "progre", cuando, en este caso, el mismo Manrique podría ser calificado de tal. Lo que ocurre es muy sencillo. Tanto en la empresa privada como en la pública hay unos señores ejecutivos que cobran por tomar decisiones. Y cuantas más sonadas las decisiones, más destacan (si no la cagan). No les pagan para que todo siga igual. Así que hay que mover el personal: ése aquí, ése allá, ése fuera, ese otro ¿cuánto tiempo lleva aquí? ¿Treinta años? ¡Por favor, quítamelo de mi vista!...

Publicado por: Johnny 02/08/2010

Vergonzoso e indignante, se están cargando la única radio interesante y educadora de este país. Como siempre, deciden los que no tienen ni puta idea del tema, así nos va!

Publicado por: Fernando 02/08/2010

Perdón "ha sido" es con h

Publicado por: Fernando 02/08/2010

Basta ya de manipulaciones. A este señor lo único que han hecho a sido cesarle como jefe. Podría haber seguido con el programa si hubiera querido, pero claro, le ha molestado perder el supersueldo del cargo.
¿Sequirá su esposa haciendo programas en Radio 3?

Publicado por: le bon 02/08/2010

Se lo cargan y llenan los estudios de mileuristas patéticos como el becario que hay ahora en Siglo XXI

Publicado por: José Luis LUNA 02/08/2010

¿Y con él cuantos van?, casi todos los gurús de RNE3 han sido cesados o prejubilados "a la fuerza". En estos 3 últimos años han descabezado la unica emisora de radio que escucho y que sin cabeza sigue corriendo por inercia, pero que llegará a pararse.

Publicado por: FER 02/08/2010

yo sí le escuchaba todos los días, y cada vez más me daba la impresión de falta de ilusión y de que hacía su programa con el piloto automático.

R3 sigue siendo una gran emisora, hay un relevo generacional que está haciendo las cosas muy bien (hoy empieza todo, satelitres, carne cruda..)

no es tan dramático... la vida sigue y si tan bueno es no tendrá problemas en encontrar su hueco en otro sitio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal