Papeles Perdidos

Veranos literarios / 10

Recordar África con Isak Dinesen

Por: Winston Manrique Sabogal16/08/2010

Memoriasjuntosmerendando
"Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong. El Ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos mil pies. Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas, y las noches frías".

Con estas palabras empieza a evocar Isak Dinesen su vida en el libro Memorias de África (también editado como Lejos de África, más ajustado al título original). Una larga estancia en Kenia que le sirvió para descubrir aquel continente y descubrírselo a gran parte de Europa a través de sus escritos. En sus páginas reposan los sentimientos y emociones que le despertaron el Memoriasconnativos continente físico y humano, dando como resultado una obra cuyas palabras parecen haber sido guardadas como se guarda una hoja o una flor dentro de un cuaderno o un libro. Unas tierras y una cultura con las que vivió un romance de verano exaltado por el amor que vivió junto a Denys Finch-Hatton. Pero por encima de todo eso el aire, el viento y el paisaje del trópico africano. Allí, como en el trópico de Cáncer y Capricornio que rodean la cintura del planeta, son los dominios del verano perpetuo, aunque dependiendo de la altitud en que se esté el clima varía. La baronesa Karen Blixen, nombre verdadero de Dinesen (Dinamarca, 1885-1962), lo descubrió, tras abandonar su vida acomodada en Dinamarca, y así lo plasma en Memorias de África. En su granja el tiempo predominante era el de una primavera que se adentra en el verano, donde el viento suave se refugia entre cafetales y bosques. Pero basta descender de la montaña unos pocos kilómetros para toparse con las tierras cálidas donde se descubre por qué a lo que hay encima de la tierra se le llama Cúpula celeste. La naturaleza en todo el esplendor africano de colores, vivacidad y movimiento. Con este recorrido por África, Papeles perdidos abre una nueva semana de Veranos literarios, en su particular homenaje a diversos elementos del periodo estival según han quedado registrados en la l.iteratura. Mejor dejemos que sea ella, la baronesa, la que nos guíe y nos siga transmitiendo sus emociones y asombro:

Memoriasatardecer "La situación geográfica y la altitud se combinaban para formar un paisaje único en el mundo. No era ni excesivo ni opulento; era el África destilada a seis mil pies de altura, como la intensa y refinada esencia de un continente. Los colores eran secos y quemados, como los colores en cerámica. Los árboles tenían un follaje luminoso y delicado, de estructura diferente a los árboles de Europa; no crecían en arco ni en cúpula, sino en capas horizontales, y sus forma daba a los altos ábroles solitarios un parecido con las palmeras, un aire romántico y heroico, como barcos aparejados con las velas cargadas, y los linderos del bosque tenían una extraña apariencia, como si el bosque entero brivase ligeramente. (...) Todas las flores que encontrabas en las praderas o entre las trepadoras y lianas de los bosques nativos eran diminutas, como flores de dunas; tan solo en el mismísimo principio de las lluvias crecía un cierto número de grandes y pesados lirios muy olorosos. Las panorámicas eran inmensamente vacías. Todo lo que se veía estaba hecho para la grandeza y la libertad, y poseía una inigualable belleza.

La principal característica del paisaje y de tu vida en él era el aire. Al recordar una estancia en las tierras altas africanas te impresiona el sentimiento de haber vivido durante un tiempo en el aire. Lo habitual era que el cielo tuviera un color azul pálido o violeta, con una profusión de nubes poderosas, ingrávidas, siempre cambiantes, encumbradas y flotantes, pero también tenía un vigor azulado, y a corta distancia coloreaba con un azul intenso y fresco las cadenas de colinas y los bosques. (...)

Memoriaselefantes En los safaris había visto una manada de búfalos, ciento veintinueve, que emergían de la niebla matinal bajo un cielo cobrizo, de uno en uno, (...) vi a una manada de elefantes que viajaba por el espeso bosque nativo, donde la luz solar se derrama entre las espesas trepadoras formando manchitas y franjas, y que caminaban pausadamente como si tuvieran una cita al fin del mundo. (...)

Memoriasenaviooneta Debo a Denys Finch-Hatton el mayor, el más delicioso placer de mi vida en la granja: volar con él sobre África.  (...) Cuando vuelas sobre las tierras africanas tienes unas vistas tremendas, sorprendentes combinaciones y cambios de luz y de color, el arco iris sobre la tierra verde iluminada por el sol, las gigantescas nubes verticales y las grandes y salvajes tormentas negras, que te rodeaban a toda velocidad corriendo y danzando. El lenguaje se queda corto para expresar la experiencia de volar y tienes que terminar inventando nuevas palabras".

Memorias de África, de Isak Dinesen, de la traducción de Barbara McShane y Javier Alfaya.

Imágenes. Fotográmas de la película Memorias de África, de Sydney Pollack, protagonizada por Meryl Steep y Robert Redford.

Veranos literarios.

comentarios 8

8 Comentarios

Publicado por: Miguel garcia 16/08/2010

El año pasado hice un gran viaje por Africa, el mejor de mi vida... leer estas líneas me ha devuelto allí. África tiene algo especial, y me parece que Karen supo describir muy bien lo que sientes en aquella inmensidad.

Publicado por: MaRía Teresa Gallego UrRutia 16/08/2010

Y al fin, un día, tras otros muchos días y días, apareció al pie de las citas el nombre de quien volvió a escribir en castellano la obra citada y la puso al alcance de tantos lectores.
No sé si exclamar aleluya o nomelopuedodecreé.

Publicado por: Paz 16/08/2010

Recomiendo también la lectura de Cartas de África. (Se publicó en Alfaguara en el 92). Si os gusta la experiencia africana de Dinesen os gustarán las cartas que escribió sobre ella. A mí me fascinaron.

Por cierto, estoy con vosotros en lo de la película. Es estupenda.

Publicado por: marietta 16/08/2010

El arte de la palabra que sale de un espíritu sensible, nadie como ella para trasladarte a ese magnífico mudo.
Como dice Isabel, estás allí de sólo abrir el libro.
La película me emociona enormemente, la puedo ver inumerable veces.

Publicado por: Tane 16/08/2010

Pienso que Isabel, J y yo tenemos toda, o casi, la bibliografía de Karen Dinesen ¿alguno podría indicar la editorial de la publicación de su hermano Thomas: "Tane" es la biografía de Karen desde el punto de vista de su hermano pequeño Intento encontrarla desde hace años y no lo consigo. Gracias a los que me ayudeis

Publicado por: Isabel 16/08/2010

"LEJOS DE ÁFRICA", QUE ASÍ SE LLAMA EL LIBRO, LO OTRO ES EL TÍTULO DE LA PELÍCULA, ES UNO DE MIS LIBROS DE CABECERA.
KAMANTE, LULÚ, SU IMPROVISADO HOSPITAL, EL JEFE KIKUYU, LA GRANJA, EL CIELO... UN MUNDOO LEJANO Y APARTE PARA EL EUROPEO EN EL QUE ISAK ME SUMERGE SÓLO CON ABRIR EL LIBRO.
ES BONITO Y ES BUENÍSIMO.

Publicado por: J. 16/08/2010

Curioso. Ayer a estas horas estaba delante de la tumba de Karen Blixen, bajo un gran árbol en el bosque de su casa en Rungsted.

Publicado por: Rosa Mayo Marcuzzi 16/08/2010

Muy buenas descripciones del cielo y del aire. La escritora envía una postal escrita acerca de lo que su mirada captó. Para juzgar, debiera leer todo el libro, pero me queda la sensación de que Africa es algo más, más misterioso, más cautivante, hechicero, que la dinamarquesa no alcanza a percibir.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal