Papeles Perdidos

Literatura

Los diarios de Ricardo Piglia, en Babelia

Por: Winston Manrique Sabogal13/01/2011

Piglia El número 999 de Babelia desvelará un secreto, un acontecimiento literario: Los míticos diarios de Ricardo Piglia: "Empecé a escribir un diario a fines de 1957 y todavía lo sigo escribiendo. Muchas cosas cambiaron desde entonces, pero me mantengo fiel a esa manía", confiesa el escritor argentino, uno de los autores más prestigiosos del panorama actual, gracias a títulos como Respiración artificial, Plata quemada y Blanco nocturno (elegido el año pasado el tercer mejor libro de 2010 por Babelia).

El diario de Piglia (Androgué, Buenos Aires, 1940) lo empezaremos a publicar en exclusiva a partir de este sábado 15 de enero, en la revista literaria y cultural de EL PAÍS. Son unos diarios ya legendarios de los que se viene hablando y preguntando hace ya varias décadas en el mundillo literario hispanohablante. Todo eso terminará, ¡por fin!, a partir de pasado mañana cuando los lectores del argentino empezaremos a disfrutar de sus anotaciones: breves y luminosas piezas literarias y de conocimiento sobre sus vivencias, sus inquietudes, sus reflexiones, sus sueños, sus especulaciones, sus teorías, sus emociones. Fragmentos inéditos de su vida y de los latidos de la Vida. Será una vez al mes en Babelia en la sección que llevará un nombre inequívoco: Notas en un diario. Por Ricardo Piglia.

A continuación el adelanto de una de sus entradas:

"Miércoles
Me dijo que había estado preso por estafa  y me contó que su padre era vareador en el Hipódromo y que había tenido mala suerte en las carreras. A los dos días apareció de  nuevo y volvió a presentarse como si nunca me hubiera visto. Sufre  una imperfección indefinida que le afecta el sentido de realidad. Está perdido en un movimiento continuo que lo obliga  a pensar para detener la confusión. Pensar no es recordar,  se puede pensar aunque se haya perdido la memoria. (Lo vengo sabiendo por mí desde hace años: sólo recuerdo lo que está escrito en el Diario.) Sin embargo, no olvida el lenguaje. Lo que necesita saber lo encuentra en la web. El conocimiento ya no pertenece a su vida. Un nuevo tipo de novela sería entonces posible, “Necesitamos un lenguaje para nuestra ignorancia”,  decía Gombrowicz.  Ese podría ser el epígrafe".

Una buena introdución que nos prepara para la lectura de los diarios que quiere compartir Ricardo Piglia con todos nosotros una vez al mes. ¡Gracias!

PD: Mañana Ricardo Piglia contará en este blog y la sección de Cultura de ELPAÍS el origen de sus diarios.

Fotografía de Daniel Mordzinski.  

 

comentarios 6

6 Comentarios

Publicado por: puma ferrari 13/01/2011

Pues eso. So much for the stupid ethnical homogeneity they are seeking around Brussels...

Publicado por: Soledad 13/01/2011

Escribir sin memoria es escribir el diario en el diario (El país) como si fuese Piglia el escritor premiado, pero no deja de ser un personaje más nacido de su imaginación, presionada por las expectativas del público...

Publicado por: Soledad 13/01/2011

Admiro a Piglia, me parece un Narrador impresionante, siempre con historias que contar y contarlas bien. Su creatividad es sabia, las frases contundentes tienen la profundidad de la experiencia.
Con respecto a su diario, si está editado por él mismo, sólo me pregunto si no es otra obra de ficción que quiere hacer creer que es un diario, el diario tan ansiado....... Igual gracias, Piglia!

Publicado por: Jesús Garrido 13/01/2011

No es el mismo Piglia de siempre aunque sigue siendo él, no sé mucho ha tardado aunque aquí lo tenemos.

Publicado por: Rolando Gabrielli 13/01/2011

Hace muchos años leí un libro maravilloso del poeta chileno Jorge Teillier: El árbol de la memoria, título por demàs afortunado. El tema de la memoria es más antiguo que el Alzheimer.Ha huido este día que es siempre el mismo/como la historia contada por el anciano que eprdiò la memoria...Suerte a Piglia con sus Diarios...

Publicado por: Ramiro Noriega 13/01/2011

Escribir persiguiendo un diario, o perseguido por el suyo propio, es equivalente a camirar con muletas. Por eso, escribir es una forma, probablemente la forma menos sencilla, de hacer algo muy simple: hacer creer.
Bolano dice en alguna parte: no hay escritor sin memoria. Cercas lo cita también. Pero el primero de los tres que lo dijo con contundencia fue Piglia, en Respiración Artificial. Esto de que se puede escribir sin memoria, pero con un diario, resulta entonces en una provocación necesaria dirigida no tanto al escritor cuanto a los lectores que hemos caído en la trampa de pensar en la literatura como un hecho glorioso.
Hacer creer, hacer reír. Gracias Piglia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal