Papeles Perdidos

Literatura

¿Qué es un fantasma?

Por: Guillermo Altares17/01/2011

695734_f520 "¿Qué es un fantasma?", se pregunta el narrador en el arranque de la película de Guillermo del Toro El espinazo del diablo. "Un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez, un instante de dolor, quizás algo muerto que por momentos parece vivo, un sentimiento suspendido en el tiempo, como una fotografía borrosa, como un insecto atrapado en el ámbar". Es una definición muy bella aunque resulta un poco melodramática. El cine y la literatura han producido fantasmas mucho más simpáticos, como el capitán Gregg en El fantasma y la señora Muir (se enamora de Gene Tierney, ¿quién no?) o El fantasma de Canterville de Oscar Wilde, con su mancha que nunca se borra. En realidad, los fantasmas son muy humanos, porque simbolizan la vida: siguen aquí porque han dejado algo sin terminar, como todos nosotros. Y luego están los fantasmas reales (porque para los que creen en ellos lo son), aquellos con los que compartimos mansiones y cruces de caminos, historias que el narrador e historiador británico Peter Ackroyd ha recopilado en un ensayo que salió a finales del año pasado en el Reino Unido: The English ghost. Spectres through time (El Fantasma inglés. Espectros a través del tiempo).

Biógrafo de Dickens, Poe, Thomas Moro y Shakespeare, autor de un gran libro sobre Londres, erudito, novelista, ampliamente editado en España por Edhasa, Ackroyd ha decidido meterse en el complejo mundo de los fantasmas. Sin declararse ni creyente ni escéptico, primero hace un relato cultural de la presencia de fantasmas a lo largo de la historia británica (si hay un país en el mundo con tradición de espectros y apariciones es el Reino Unido) y luego se dedica a recopilar relatos, historias que para aquellos que las protagonizaron fueron totalmente reales. Divide su recopilación en fantasmas que habitan casas, espectros errantes, espíritus de miembros del clero (esos dan mucho miedo), fantasmas de animales, cosas que se mueven, las despedidas y las relaciones entre los vivos y los muertos.  Con una miscelanea entre cartas, relatos y extractos de diarios, siempre bastante breves, Ackroyd construye un panorama muy completo de los contactos entre lo terrenal y lo sobrenatural.

Algunos relatos se remontan al siglo VI, incluso algunos hablan de seres que llevan dando vueltas por aquí desde hace miles de años, otros ocurren ahora, como la mujer que se encuentra con un fantasma en su compartimento del tren o la clásica leyenda del aparecido que surge en una carretera. Estos relatos contemporáneos son los más inquietantes: a las mansiones victorianas llenas de ruidos, furia y figuras transparentes estamos más o menos acostumbrados. Pero, acomodarnos en un vagón y encontrarnos con el que el pasajero de enfrente no es de este mundo es una experiencia bastante más terrorífica. Aunque son dos películas magníficas, creo que El sexto sentido es más eficaz que Los otros porque el filme de Alejandro Amenabar respeta los códigos de una narración gótica mientras que la película de M. Night Shyamalan rompe con ellos al llevarlos al presente.

Los fantasmas son seres de la frontera, que se mueven entre dos mundos. En algunos casos vienen para aterrorizarnos, aunque casi siempre tienen sus motivos (¿A quién se le ocurre construir una urbanizacion sobre un cementerio indio como ocurre en Poltergeist?), en otros vienen para ayudarnos a enmendar nuestros errores (como los tres fantasmas del Cuento de Navidad de Charles Dickens, los mas famosos de la la literatura con perdón del padre Hamlet), en otros son seres en el fondo bondadosos (el que Oscar Wilde) y casi todos, como el resto de los seres que andan por aquí abajo, lo que quieren es descansar, tomarse una largas vacaciones en su propia muerte. Y son muchos los creadores que han caído en la tentación de preguntarse por lo que ocurre entre los dos mundos, hasta el mismo Clint Eastwood en su ultimo filme, Más allá de la vida (si alguna vez William Munny, el protagonista de Sin Perdón, lo ve en un minicine del Viejo Oeste, le dará un ataque).

Pero los fantasmas más cautivadores son sin duda los románticos y no me estoy refiriendo a ese insoportable engendro almibarado llamado Ghost. Pocas historias tienen tanto encanto como El fantasma y la señora Muir sobre la que Javier Marías (el mayor defensor de este clásico de Joseph L. Mankiewicz) ha escrito que es insolita porque deseamos que la protagonista muera precisamente porque nos cae muy bien. Es una película sobre "la abolición del tiempo, la visión del futuro como pasado y del pasado como futuro, la reconciliación con los muertos y el deseo sereno de ser por fin uno de ellos", escribe Marías. Son seres que luchan por la vida desde la muerte, que se saltan las barreras entre lo posible y lo imposible. Como el tipo que en la canción de George Brassens se enamora de una fantasma de muy buen ver. "Pero tengo 2000 años más que usted", le dice ella. Y el replica: "Señora, el tiempo no nos importa". ¿Qué es un fantasma? Alguien a quien no le importa el tiempo, ni la muerte, solo la lucha por permanecer.

(Fotografía: la imagen más famosa de un fantasma, The Brown Lady, tomada en una mansión inglesa en 1936)

comentarios 45

45 Comentarios

Publicado por: olga 17/01/2011

El de la energía vibracional demuestra con su comentario que no tiene ni la menor idea de lo que está diciendo. Y cuando pone a Einstein y a Newton como contemporáneos demuestra además una ignorancia histórica descomunal. Usar conceptos cuánticos para justificar delirios nunca ha sido una buena receta.

Publicado por: Juls 17/01/2011

por no hablar de los fantasmas de carne y hueso... esos si que dan miedo....

Publicado por: Roberte 17/01/2011

No me importaría que el fantasma de Guillermo Altares siguiese escribiendo de vez en cuando en las paginas castigadas de El País

Publicado por: de acuerdo con johnny 17/01/2011

Einstein ya lo sabía y deberíamos saberlo todo el mundo: La energía vibracional de un alimento pasa al organismo y a la mente humana cuando se consumen y marcan una indeleble, personal y fantasmagórica "huella digital vibratoria". Todos los elementos del Universo poseen energía de ese tipo, ya que están formados por partículas atómicas que vibran. Lo que no sabía Einstein (y eso que Isaac Newton le retó a demostrar lo contrario) es que la energía que se desvanece -los muertos animales, vegetales o moreras- se transforme en energía VIBRATORIA.

Publicado por: Alberto 17/01/2011

No me gusta nada este director. He visto El Laberinto del Fauno y lo único que se salva es Maribel Verdú, porque a mí esos monstruitos entremezclados en una ambiéntación de postguerra civil como que no. La temática de cómic resulta de coña. De la peli Hellboy mejor no voy comentar nada. Este señor tiene un problema adolescente con cuestiones relacionadas con el infierno y los monstruitos, a ver si madura y utiliza su talento para hacer cosas más realistas y serias, aunque sean de la misma monotemática. De hecho no tiene ninguna película que se la pueda considerar "Obra Maestra", aunque este término este sobreutilizado. Imagino que algún adolescente que otro y crítico de cine con la edad mental estancada en los 15 años podra deleitarse con sus filmes en todo caso. ¿Mi gusto personal? Espartaco por ejemplo? De películas más actuales, Braveheart fue un buen intento, aunque mucho más vulgar que la anterior tanto en lo que respecta al guión como al vestuario y la fiabilidad histórica.

Publicado por: Trasdent 17/01/2011

"Señora, el tiempo no nos importa" . Esto es lo que dirian los monos si pudieran hablar...

Publicado por: johnny 17/01/2011

Un fantasma es una forma vibracional (energia vibracional) con conciencia (su velocidad de vibración es muy próxima a la velocidad de la luz, por lo que pueden llegar a ser percibidos por el ojo humano). Puede existir la posibilidad de que exista una dimensión (espiritual) donde las formas vibracionales conscientes tengan velocidad de vibración superior a la de la luz (esperanza para los que mueren)

Publicado por: Alerta permanente 17/01/2011

Para los creyentes y los más "científicos" y escépticos del lugar, recomiendo el libro de relatos Los mares grises sueñan con mi muerte, de W. H. Hodgson, recientemente publicado en Valdemar.Cuidadín no les atrape alguna fuerza que no "conozcan".

Publicado por: José Jiménez 17/01/2011

Evocador. Me recuerda aquel libro famoso que circuló por los colegios españoles en los tiempos de la recordada y añorada EGB: Historias inglesas de fantasmas con las que aprendimos verbos, pronombres y genitivos sajones y no sajones. En Canarias hay bastantes historias; una de ellas fue el primer expediente X de la historia de España, ya que movilizó a investigadores del Obispado de las islas allá por el siglo XVI. El alma de Tacande...

Publicado por: JUAN 17/01/2011

Estimado YO, "hay que ser gilipollas para creer lo que no se puede ver". Gran comentario, si senor. Lamentablemente te he de comunicar que de ser cierto eso que dices, el mundo entero (salvo tú, claro que eres el único listo del planeta) es gilipollas. Hay muchísimas cosas que sabemos que existen y no las podemos ver, véase la gravedad, el oxígeno e incluso algún pedete que te hayas podido tirar de estrangis sin que suene y mira tú por donde, los de alrededor se dan cuenta de que has sido tú. Magia potagia o creación divina?...llámalo pepe, pero hay cosas que sabemos que estar, están (y no te hablo precisamente de los fantasmas)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal