Papeles Perdidos

Chanson

Un filósofo llamado Georges Brassens

Por: Guillermo Altares11/02/2011

BRASSENSARC119123 
La comedia siempre ha tenido mucha peor prensa que la tragedia. Basta con observar las películas que triunfan en los festivales: el drama más desatado es preferido por críticos y jurados a la comedia más hilarante. Y, sin embargo, la risa suele ser mucho más profunda y evocadora que el llanto y es capaz de llegar más lejos. Algo similar ocurre con la música. Cuando este diario preguntó a 100 músicos sobre la mejor canción de la historia ganó claramente un dramón: Ne me quitte pas, de Jacques Brel. Es un reconocimiento bastante justo a una canción inolvidable, a una letra descarnada ("Dejame ser la sombra de tu sombra, la sombra de tu perro") y a la vez un canto al amor más enloquecido ("Te inventaré palabras sin sentido que comprenderás"). Y es también un homenaje a la Chanson française (aunque Brel era belga fue uno de sus máximos exponentes), que tantas obras maestras y tardes de nostalgia nos ha dado ("Me gustaría tanto que te acordases de aquellos tiempos en los que éramos felices..."). Pero entre esas 100 canciones había un olvido preocupante: no estaba un tipo sencillo, amante del mar, de su pipa y de los gatos, un cantante que defendía su mala reputación, un anarquista indomable sin cuya obra no se puede entender, entre muchos otros, a Serrat o Sabina. Estamos hablando de Georges Brassens, que no sólo fue un músico y letrista genial sino un gran filosófo. Una exposición, que se inaugura en París el 15 de marzo en la Cité de la Musique con el dibujante Sfar como comisario, permite recordar una figura fundamental. El título de la muestra lo dice todo: "Brassens o la libertad".

Como en el inolvidable poema de José Agustín Goytisolo, al que Paco Ibáñez puso música, en el mundo de Brassens hay piratas honrados y lobitos buenos, maltratados por los corderos, brujas hermosas y príncipes malos. Anarquista convencido, pacifista radical, sus canciones, escritas en un francés perfecto lleno de ecos populares que le valió el premio de la Academia, trazan un mundo en el que se acaban las barreras y los prejuicios. Siempre defiende a los débiles, en un universo en el que los esquemas desaparecen. Y, sobre todo, su música está llena de provocación y sentido del humor. En El gorila relata la historia de un simio necesitado sexualmente que se fuga de su celda. Todo el mundo se queda en casa, menos una anciana y un juez. El animal decide ultrajar al magistrado "que gritaba como el condenado a muerte al que acababa de mandar al patíbulo". Stances a un cambrioleur es una canción dedicada al tipo que le robó la casa, al que perdona por haber sido un buen profesional (cerró la puerta) y por haber respetado su instrumento de trabajo, la guitarra ("Solidaridad santa en los artesanos"). El ladrón no quiso llevarse un retrato que le regalaron por su cumpleaños. "Qué buen crítico de arte hubieses sido, capullo", le canta.

El testamento arranca con los siguientes versos: "Me pondré triste como un sauce el día en que el Dios que me sigue a todas partes me ponga la mano en el hombro y me diga: vente pa arriba a ver si estoy". En La plegaria para ser enterrado en la playa de Sète, tal vez su canción más bella y completa, consigue que su despedida se convierta en un canto a la vida al pedir ser enterrado junto al mar, para que la sombra de la cruz de su tumba pueda acariciar a las bañistas. Es una canción llena de matices, de metáforas, de juegos de palabras y, sobre todo, de risas ("Mi panteón familiar está lleno como un huevo y de aquí a que alguien se vaya puede hacerse tarde...").

En sus canciones se ríe del nacionalismo ("Los imbéciles dichosos que han nacido en algún sitio"), del matrimonio ("Tengo el honor de no pedirte la mano, no grabemos nuestros nombres en un pergamino"), recuerda los breves momentos de amor frente a una desconocida a la que no volveremos a ver (Les passantes, un poema de Antoine Pol, que arranca diciendo: "Quiero dedicar estos versos a todas las mujeres que amamos durante unos instantes secretos"). Sus héroes son prostitutas, enamorados ("He olvidado las batallas de Austerlitz y de Waterloo, pero nunca olvidaré a la primera mujer que tuve en mis brazos"), ladrones, gentes del campo, humildes; sus villanos son los fanáticos ("Morir por ideas, de acuerdo pero de muerte lenta"), los belicistas (En La guerre 14-18 explica con tanta rabia como sentido del humor que de todas las matanzas de la historia no hay ninguna como la I Guerra Mundial). Pero no hay ni buenos ni malos, no hay juicios absolutos, sólo matices, versos y risas. Y, ante todo, libertad.

(Foto: Georges Brassens en una imagen sin fecha / APIS)

comentarios 35

35 Comentarios

Publicado por: Jesus 11/02/2011

Si quieren disfrutar de las canciones de Georges Brassens traducidas al español visite mi página web www.brassensenespanol.net
Gracias.

Publicado por: wholesale jerseys 11/02/2011

He had 1,040 yards passing, with nine touchdowns and four interceptions in his first four starts. In Fitzpatrick's past four, he has 890 yards, six TDs with six interceptions and a lost fumble."At times, me in particular, I've been a little bit more careless than I probably need to be," Fitzpatrick said. "And that's something that I'll address and look at, move forward and try to eliminate."One thing, Fitzpatrick's sure of is the faith he has in himself and the offense's ability to bounce back."We don't like the losses that have come.

Publicado por: puma ferrari 11/02/2011

Pues eso. So much for the stupid ethnical homogeneity they are seeking around Brussels...

Publicado por: Ignacio 11/02/2011

Para ensalzar a Brassens no es necesario insultar a nadie (salvo que utilicemos a Brassens precisamente como excusa para dedicarnos a insultar y sacar a pasear nuestra mala baba). Seguramente Krahe no lo iguala, pero eso no quita la calidad de Javier y ciertos paralelismos que guarda con el cantante y poeta francés (cantar contra corriente, textos de calidad literaria, vida más o menos singular, etc.)

Sobre él, sólo conozco el libro que escribió Ramón Chao para la editorial Júcar. ¿Hay algo más en español? Sería estupendo que se publicase una colección de entrevistas o una biografía completa.

Publicado por: Olivia 11/02/2011

Excelente página, Jesús. Muchas gracias.

Publicado por: Jesús álvarez 11/02/2011

Si les gusta Georges Brassens, en mi página web pueden encontrar todas sus canciones traducidas al español: www.brassensenespanol.net
Gracias.

Publicado por: Olivia 11/02/2011

Susana, moléstate en conocer la obra de Brassens. No pareces tonta, simplemente ignoras aquello de lo que hablas, y ya se sabe, la ignorancia es muy atrevida. De ninguna manera Brassens era un tipo corriente. Moléstate en leer sus poemas, en escuchar sus canciones (si es que conoces el francés) y tendrás que tragarte todo lo que has escrito. Te equivocas radicalmente cuando afirmas que "es fruto de su tiempo y de su nacionalidad". Su obra está totalmente vigente y despierta un interés universal. Enfín, no sé por qué me esfuerzo. Tú te lo pierdes... Pero la verdad, molesta esa prepotencia. Y siempre pasa, la prepotencia viene de los ignorantes. Los sabios suelen ser más humildes y prudentes en sus juicios.

Publicado por: Pierre 11/02/2011

Excellent article du Pais, mon journal quand je passe les Pyrénées.
Après Paco Ibañez qui a fait connaître Brassens au public espagnol sur les impeccables adaptations en castillan de Pierre Pascal, nombreux sont les interprètes de Brassens chez vous.
Mais connaissez-vous le Eva Dénia trio, de Valencia, qui chante et joue Brassens de façon superbe ?
C'est tout simplement sublime, estupendissimo !!!
Ecoutez les ici: www.myspace.com/evadenia

Publicado por: Didier 11/02/2011

Escribí una biografía de Brassens, y ahora busco una casa editorial para publicar una traducción. Alguien tendrá una idea ?
¿Brassens filósofo? Ciertamente. El filosófo muy popular André Comte-Sponville escribió, acordándose de sus años de formación: “El, esos años, que me aprendio mas en cuanto a moral, bien más que ningún sacerdote, bien más, durante mucho tiempo, que ningún filósofo, es Georges Brassens. Todo el mundo sabe que no creía en Dios. ¿Quién no ve con todo que su moral (¡sin confundirse, ciertamente, con la del Vaticano!) lleva el rastro de los Evangelios, que les sigue siendo fundamentalmente fiel? Vuelva a escuchar El Auvergnat, la Jeanne o El descreído… 67”

Publicado por: Emilio 11/02/2011

He estado en su ciudad/pueblo natal dos veces: Séte y es un lugar encantador, una pequeña Venecia mediterránea. En julio hay unas luchas entre barcas con gente que lleva lanzas e intentan tirar uno a otro al mar... Un lugar a visitar. Considero que la "súplica por estar enterrado en la playa de Sète" es una de las canciones más bellas jamás escritas y además: más sabias (los versos finales son un resumen de la vida que merece ser vivida: la de la paz y el disfrute frente a los reyes y faraones que sólo tienen su panteón y él, que se pasará su muerte de vacaciones :) ).

Larga vida a Brassens!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal