Papeles Perdidos

Cine

Tavernier en Luisiana

Por: Guillermo Altares14/03/2011

1299098756762

Hay pocos lugares tan evocadores e inquietantes como el Bayou, los viejos pantanos de Luisiana. Es la tierra de los Cajun, de los vampiros que han salido del armario en True Blood y del detective Dave Robicheaux, el personaje de James Lee Burke, un policía ex alcohólico, veterano de Vietnam, que nunca está dispuesto a rendirse y que protagoniza la última película de Bertrand Tavernier, En el centro de la tormenta. Es increíble que una película estupenda, de uno de los directores europeos más interesantes, tarde casi dos años en estrenarse cuando la cartelera no suele estar como para tirar cohetes. Pero bueno, más vale tarde que nunca. En castellano, RBA publicó hace poco una gran novela Burke, El huracán, y la editorial se dispone a rescatar otros títulos de un autor que en su día estuvo en el catálogo de Bruguera.

Tavernier ha tocado todos los géneros y desde todo los ángulos. Es autor de extraordinarios y devastadores dramas que retratan los aspectos más duros de Francia (Hoy empieza todo, Ley 627 o La Carnaza), de divertidos filmes de aventuras (La hija de D'artagnan), de dos de los mejores títulos sobre la I Guerra Mundial (La vida y nada más y Capitán Conan) o sobre la ocupación nazi (Salvoconducto). Y también es un interesante documentalista: La guerre sans nom es gran trabajo sobre la guerra de Argelia. En Mississippi Blues demuestra un profundo conocimiento del Viejo Sur de Estados Unidos, que aplicó en En el centro de la tormenta.

El rodaje del filme no resultó nada fácil y Tavernier salió bastante tocado de su aventura americana. Pero el resultado es estupendo: un buen reparto (Tommy Lee Jones, que trabajó también en el guión, como Dave Rubichaux, John Goodman, Peter Sarsgaard) y el retrato del mundo de los pantanos funciona muy bien. Desde Un tranvía llamado deseo hasta JFK, El rey del pócker o la serie Tremé, Nueva Orleans es, después de Nueva York, la urbe más cinematográfica de Estados Unidos. Más al sur de la ciudad en la que hay que "dejar que los buenos tiempos corran", se encuentran los pantanos, el mítico Bayou, en el que se instalaron los Cajun, descendientes de los franceses que fueron expulsados de Canadá en el siglo XVIII. Ya casi han perdido el francés, aunque conservan sus apellidos, una extraña música llamada Fais do do, una buena cocina y un enorme orgullo cultural.

Robicheaux es un Cajun (su apellido le delata), además de un buen policía y un tipo duro, especialmente cuando es interpretado por Tommy Lee Jones (cuando lo encarnó Alec Baldwin en Prisioneros del cielo, resultaba menos contundente). Es un detective de la oficina del sherif de Nueva Iberia (Luisiana fue española antes de francesa y estadounidense), capital del Bayou y del Tabasco --se fabrica allí--. Como no podía ser de otra forma, el huracán Katrina es un elemento importante de la trama. Y los pantanos, ese territorio espeso, lleno de historia y caimanes, de árboles de raíces infinitas, de brumas, fantasmas y leyendas, son un elemento esencial del relato.

Un detalle: uno de los actores secundarios es el director John Sayles, un creador que tiene una capacidad para meterse en diferentes escenarios, historias y temas muy parecida a la Tavernier. Una de las mejores películas de Sayles, habitual del Festival de Cine de San Sebastián, es Passion Fish, que transcurre también en las orillas del Bayou.

(Fotografía: Tommy Lee Jones en una imagen de En el centro de la tormenta).

 

comentarios 15

15 Comentarios

Publicado por: boudreaux 14/03/2011

Marisa: Pues sí, una vez cruzando Pierre Part me di cuenta que quien no es del pueblo es extranjero, así de cerrada es la cosa down the bayou. Lo de la escopeta no era mentira. No se es Cajun si no se lleva escopeta en la ventana posterior del pick-up. En caso de una emergencia "comestible". Si se mueve, gumbo.
.
Ciudadano C: Nunca he probado el jambalaya de Madrid, pero me imagino que lo prepararán de modo de venderlo al gusto local. Más o menos igual como la comida china. El jambalaya es Cajun, y no CREOLE que es el estilo de la Nouvelle Orleans, pero hay lugares donde lo preparan muy bien. En NOLA mejor ir a Antoine's, Galatois (clásicos), y Comander's Palace (nuevo estilo.) Para comer mejor son los pequeñitos que están escondidos. Yo prefiero comer en pueblos, así me dan la comida verdadera y sin pretensiones. Si te gustó el "alligator" puedes atacar el souce piquante o en ettouffée. En fin, bien hechas hasta las piedras son buenas. Visitar Lafayette, New Iberia, Mamou. En realidad toda el área al sur de la I-10, con las protuberancias de los ríos Mississippi y Atchafalaya. La verdad es que hasta en Cameron se como como dioses. No olvidar las plantaciones a lo largo del River Road, ni a Baton Rouge. Imperativo alquilar auto. Laissez les bon temps roule y Goaux Tigers...
.
Hola, Rosita Mayo. Saludos cariñosos

Publicado por: pepe 14/03/2011

mala, mala y mala. Un bodrio de película.

Publicado por: Joe 14/03/2011

todos la hemos visto y ni se ha estrenado. Así no hay manera. Los que se tienen que poner la pila son los distribuidores.

Publicado por: Carmela 14/03/2011

Mal narrada y aburrida. Me decepcionó.

Publicado por: ciudadano C. 14/03/2011

Boudreaux, en Madrid hay dos restaurantes de comida cajun, y están siempre llenos, o sea que creo que la gente si aprecia esta cocina. El jambalaya no me parece que sea ninguna maravilla (ni el de Madrid ni el de Nueva Orleáns). Y eso que a mí me gusta el picante. Me parece más interesante el "alligator on a stick".

Publicado por: Protista 14/03/2011

La película es, sencillamente, mala. Malísima.
Un desbarajuste de guión, y una narrativa más que floja.
Una cosa confusa que logra que la butaca te empuje hacía la calle antes de que termine la proyección.

Publicado por: Marisa 14/03/2011

Jajajaja, muy bueno Boudreaux, hemos sabido apreciar tus extensos conocimientos de la zona.
Solo un reclamo : a todos hay que echarlos con escopeta, sea quien sea el invasor.
Lo siento.

Publicado por: Boudreaux 14/03/2011

"una extraña música llamada Fais do do," No es musica, es una fiesta. El Tabasco se fabrica en Avery Island, no en New Iberia, pero la empresa (McIlheeny) tiene otros productos que se fabrican en la ciudad de Lafayette. En Louisiana no hay caimanes, lo que si hay es COCODRILOS. En el Bayou hay barro, pero no se ve, está debajo del agua que sí se ve por todos lados. No es oscuro de día, pero hay muchos árboles. No hay que confundir la fotografía con la realidad. En cuanto a la "pérdida" del francés es cierto, se perdió el francés y apareció el Cajun hace siglos. Se parecen, pero no son lo mismo. Lo único que es cierto es que la comida Cajun es una delicia, pero los españoles poco la apreciarán pues es fuertemente picante y poco se parece a las comidas peninsulares. Cuando aprieta el frío, nada se le acerca a un buen gumbo. Pobres son aquellos que nunca han probado un jambalaya, un crawfish ettouffé, o los hushpuppies. Poco sabemos de Louisiana, ¿no? Bendito sea Dios, que de otra manera os tendríamos que sacar con escopeta. Os dejo, me voy a Carencro a comer como Dios manda.

Publicado por: clara 14/03/2011

"Hay pocos lugares tan evocadores e inquietantes como el Bayou,"
¿El bayou? ¿acaso hay sólo uno? ( Bayou Bartholomew, Bayou Lafourche, Bayou Teche, Cypress Bayou, Bayou St. John, Big Bayou Canot, Buffalo Bayou, Bayou La Batre, Bayou Sorel). Luisiana está llena de bayous.

Publicado por: Elena 14/03/2011

He leído varias novelas de Dave Robicheaux, el personaje creado por James Lee Burke, y siempre pensé en Tommy Lee Jones al ponerle cara a Robicheaux, o sea que me parece una elección acertada.
Sin embargo, y pese a que me gusta Tavernier, reconozco que dudo de los resultados conseguidos por un director francés con un material tan sumamente americano. Prejuicios (infundados en este caso, espero...) que tiene una, supongo.
Iré a verla, sin duda.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal