Papeles Perdidos

Literatura / Actualidad

Los mejores libros de la primavera 2011: Narradores extranjeros a descubrir (1)

Por: Winston Manrique Sabogal01/04/2011

Capillasixtinadios 
 
Consagrados y nuevos en España. La partida estará igualada en la narrativa escrita en idiomas diferentes al español. Grandes nombres conocidos y otros por descubrir coincidirán de aquí a la Feria del Libro de Madrid (del 27 de mayo al 12 de junio). Una temporada en la cual las editoriales hacen sus segundas mejores apuestas del año, junto con las del otoño, con énfasis en la novela teniendo en cuenta que siendo el género favorito de los lectores. Y esta vez los invito a descubrir nuevos narradores de todo el mundo y a explorar sus territorios literarios con temas como la Segunda Guerra Mundial abordada por un psicoanalista alemán o un autor japonés, la tiranía estalinista en Estonia por una escritora finlandesa, el soplo de creación y las vacilaciones de un artista como Miguel Ángel en manos de un francés y las sombras del mosaico de la sociedad contemporánea según un australiano. (En otra entrega seré el turno de la narrativa en castellano)

Todo ello con permiso de algunos de los nombres que brillarán por sí solos, como Philip Roth con Némesis (Mondadori), Ian McEwan con Solar (Anagrama), Thomas Pynchon con Vicio propio (Tusquets), John Updike con Las viudas de Eastwick (Tusquets), Martin Amis con La viuda embarazada (Anagrama), o Alexandr Solzhenitsyn con La casa de matriona / Incidente en la estación de Kochetovka (Tusquets).

Ahora sí es el turno de descubrir, redescubrir o dar a conocer un poco más a ciertos escritores. Quizás mañana sean ellos los que no necesiten mayores presentaciones. Así ampliamos nuestros predios literarios porque la exploración siempre es estimulante para los lectores. Hoy publicaré una primera parte de estos hallazgos que quiero compartir, y si ustedes tienen otros bienvenidas sus recomendaciones. Aquí van:

Imagen: Capilla Sixtina, de Miguel Ángel.

La bofetada (RBA), de Christos Tsiolkas (Traducción de Ana Herrera) El escritor australiano de origen griego despliega un ecosistema social-cultural contemporáneo para confrontarlo con el lector. En una ciudad australiana reside una sociedad multicultural y multirracial cuyos miembros se verán enfrentados entre sí a raíz de una bofetada que da un adulto al niño de un amigo. A partir de ahí, Tsiolkas estructura la novela en ocho capítulos, uno por cada personaje representante de un mundo y una filosofía de ver la vida, donde cada una de estas historias particulares son un eslabón de la historia general que siempre avanza. Un lenguaje claro y a aveces seco, sin mayores aspavientos, pero eficaz para describir y reflexionar sobre el sistema educativo, las relaciones personales y sentimentales, la lealtad, las apariencias, lo políticamente correcto, las traiciones, el orgullo y el sexo como una pulsión y motor natural en el devenir cotidiano. Un pasaje de la novela...
 "La mezquindad de la vida de la gente, la triste trivialidad de lo que hacía la gente, sobre todo por dinero, a veces por amor, o por puro aburrimiento, pero sobre todo por la desesperada necesidad de dinero, es lo que se llevó Rosie de aquel día. (...) -Esto no es bueno, se dijo a sí mismo, no es bueno en absoluto. Algo falla en el mundo cuando los viejos se compadecen de los jóvenes". (La bofetada Saldrá en mayo)

 

Una comedia en tono menor (Minúscula), de Hans Keilson (Traducción de Carles Andreu). El centenario escritor alemán fue uno de mis mejores hallazgos el año pasado con la novela La muerte del adversario (Minúscula). Si en ella Keilson, un psicoanalista, hablaba del odio como aliciente de vida o resorte de sobrevivencia, y nos recordaba zonas oscuras del ser humano común y corriente durante la Segunda Guerra Mundial, en esta nouvelle el escenario es el mismo pero para ofrecer un retrato impresionista de los sentimientos en situaciones periféricas. De la vida que adquieren y tienen estos. Ocurre en Holanda cuando una pareja esconde en su casa a un hombre judío. Una prosa delicada y precisa y punzante...
"Cuando regresó a la cocina y dejó la leche y las botellas de yogur encima del frío mármol, tomó conciencia, finalmente, de que Nico había dejado de vivir en su casa. En el dolor por su muerte, que experimentaba por primera vez de forma plena, desprovisto por fin del miedo, se mezclaban también la alegría y la satisfacción por que lo hubieran encontrado y por que ya no pudiera sucederle nada más. Marie volvería como antes, a solas entre sus cuatro paredes, y a lo mejor llegaría otro huésped; pero nunca más encontraría a Nico en lo alto de las escaleras, esperando a que ella le llevara el periódico. Ya no esperaría nada. Había esquivado la muerte por causa externa: la otra muerte, la que le venía de dentro, le había ahorrado esa posibilidad". (Saldrá la próxima semana)

 

El mar y veneno (Ático de los Libros), de Shusaku Endo (Traducción de David Favard). La condición humana vista por un escritor japonés. Escrita hace más de medio siglo, esta novela está basada en hechos reales ocurridos durante la II Guerra Mundial en Japón: los experimentos de un cirujano a prisioneros de guerra de Estados Unidos. En medio, un estudiante que debe enfrentarse a dilemas y preguntas suscitadas por el cristianismo y el budismo, y a su alrededor una cultura desconcertada ante los embates de un nuevo mundo que arrincona la felicidad. En un tono pausado, el autor va trazando bellas y profundas imágenes que esconden algo y hace sentir el silencio que anida en el estallido...
"Cuando llegó el atardecer, los aviones enemigos por fin se fueron. Una estremecedora calma descendió sobre el paisaje. El cielo estaba manchado de un color turbio. Si aguzaba el oído, se podía distinguir, entre el crujir de las llamas, otro sonido, más monótono y hueco. al principio no me di cuenta pero poco a poco lo identifiqué: era un gemido distante". (ya está en librerías)

 

Habladles de batallas, de reyes y elefantes (Mondadori), de Mathias Enard. Este es un libro que gustará a adultos y jóvenes. El escritor francés vuelve a la reconstrucción de la historia tras su exitosa Zona. Si en aquella trazaba la historia del Mediterráneo, en esta nueva novela se detiene en la época de Miguel Ángel Buonarroti, comienzos del siglo XVI, cuando Constantinopla ya había caído y los ojos del mundo presente y futuro se posaban en el arte de Italia. A través de los pasos del gran artista italiano, una voz cautivadora que lo sabe todo nos lleva por el encuentro de la belleza otomana y la del Renacimiento. Un retrato y una clase de historia, de arte, de estética y, sobre todo, de humanidades que es de donde surge todo lo anterior. Del artista enfrentado a su propio soplo de creación. Amor y belleza en su intento de ser aprehendidas...
"La envergadura del trabajo que tiene por delante le asusta. El diseño de Da Vinci lo tiene obsesionado. Es vertiginoso y sin emabrgo erróneo. Vacío. Sin vida. Sin ideal. Decididamente, Da Vinci se tiene por un Arquimedes y olvida la belleza. La belleza viene del abandono del refugio de las formas antiguas por la incertidumbre del presente. Miguel Ángel no es ingeniero. Es un escultor y futuro gran pintor. Le ha hecho venir para que una forma nazca de la materia, para que sea dibujada, para que sea revelada". (Saldrá en mayo) 

 

Purga (Salamandra), de Sofi Oksanen (Traducción de Tuula Marjatta Ahola Rissanen y Tomás González Ahola) Es una de las autoras europeas revelación de los últimos años. El título no miente: la novela de esta escritora fino-estonia es una purga sobre la situación política que vivió Estonia bajo el nazismo primero y el estalinismo después, durante casi medio siglo; y una purga con las personas que padecen el régimen y ante los estragos que causa en sus emociones, sentimientos y sueños. Una novela a ritmo de thriller político y psicológico que implica el tráfico de personas, con una historia entre dos hermanas y un amor como eje. Oksanen crea un péndulo narrativo, pasado, presente, pasado, presente, dosificando datos y ampliando poco a poco el mosaico de la felicidad mancillada por propios y extraños. Una novela que embauca, en el mejor sentido de la palabra, aunque a veces se le vean las costuras. Los trucos. Desde hace dos años se ha llevado los premios más importantes de los países nórdicos y de Europa por que uno de sus valores es activar en el lector los cinco sentidos...
"Cuando se llevaron a Ingel y Aliide por primera vez al ayuntamiento para interrogarlas, el hombre que las recibió les pidió perdón por si sus subalternos se habían portado de una manera irrespetuosa. (...) Se oía el tic tac de un reloj y por el pasillo caminaban unos hombres. Aliide percibía sus pasos decididos en la planta de los pies. El suelo vibraba. Se concentró en mirar fijamente los marcos de las puertas. Le parecía que se movían. Las grietas de las baldosas del suelo oscilaban como patas de araña. Las manecillas del reloj engulleron una nueva hora y el hombre seguía hojeando los papeles, sin inmutarse". (ya está en librerías)

PD. Esta tarde y en los próximos días más narradores en otros idiomas diferentes al español que vale la descubrir esta temporada.
Como esta es una serie, más adelante será el turno de los narradores en castellano y los poetas; de la misma manera que ya se han tratado otros géneros como las biografías, memorias, diarios, ensayos y cómic y novela gráfica.

 Lee aquí la serie Los mejores libros de la primavera 2011

comentarios 18

18 Comentarios

Publicado por: Winston Manrique 01/04/2011

Disculpas aceptadas Skippy. Sólo quiero añadir que hacemos muy bien todos en dudar, cuestionar, preguntar, no tragar entero, por supuesto. No estamos obligados a compartir siempre las ideas o propuestas ajenas, menos mal. Pero te aseguro dos cosas: la primera es que no busco promocionar, como dices, los libros que quiero, ni publicitarlos en el sentido de marketing, solo de compartir algunos de mis gustos literarios en esta cascada de títulos. Te aseguro que no hay nada detrás, más allá de mi motivación de hablar de libros que me parecen que están bien como lo haría con un amigo. Y la segunda cosa, complementaria de la anterior: no hay "una política de promoción especifica", como la llamas, salvo mi entusiasmo como lector, mi parecer, que se puede o no compartir, pero es tan sencillo como eso, sin más. Tan válidas son mis recomendaciones como las de ustedes que participan en este blog y que siempre convoco.

En fin, paso página y menos cháchara, para continuar revisando y leyendo algunos de los libros que voy a comentar en estos días.

Publicado por: Skippy 01/04/2011

Vayan por delante mis disculpas a Winston, que hago públicas. Mi intención en mi comentario anterior no era la injuria, y evidentemente usted piensa que yo cuestiono su profesionalidad y honorabilidad. Créame que no es así. Lamento profundamente haber usado el término 'untar' por las connotaciones crematísticas que usted ha leído en mis palabras. Lo que querría haber dicho es que defiendo su derecho a promocionar los libros que usted quiera, sea porque usted los considere muy buenos, sea porque usted tenga los motivos que tenga, y que no tiene por qué desvelar aquí.

Insisto no obstante en que no todos los que acudimos a su blog nos creemos el 100% de sus 'recomendaciones'. Cada uno es libre de creerse o no lo que le dicen los demás. Como usted mismo dice, no hay aquí ningún oráculo.

Comparto con usted el principio de que siempre es mejor sumar que restar. Creo que hacen una excelente labor abriendo este foro, con independencia de que haya una política de promoción específica.

Le reitero mis disculpas, Sr Manrique. No piense que le tengo inquina. En ocasiones anteriores yo a usted le he defendido, puede comprobarlo releyendo mis comentarios a lo largo de los últimos doce meses. A veces nuestros comentarios se salen por tangentes extrañas e imprevisibles, y leemos en las palabras sentidos que otros habríamos preferido no darles. Espero que me acepte las disculpas que le ofrezco.

Publicado por: Alerta permanente 01/04/2011

Gracias a ti, Winston, por escuchar y leer a la gente que te sigue, incluido a los que escriben manifestando cierto resquemor tan poco elegante por su parte.Le animo a que siga usted como hasta hoy, con ese entusiasmo tan característico por la literatura y animando a la gente a que participe ( en parte esto es una de las originalidades de este blog, diría yo que única, una de las cosas que más me gusta), tal como se hizo en el post de poesía que tanto éxito tuvo y en otras entradas que uno recuerda con especial cariño.Saludos.

Publicado por: Winston manrique sabogal 01/04/2011

¡Hola, amigos! Gracias por seguir este blog y la serie Los mejores libros de la primavera 2011, que ustedes completan y mejoran con sus recomendaciones como he pedido, en esta y otras ocasiones. Mi intención es crear piezas corales en las que yo doy el pie al exponer una idea, plantear un debate, dar opiniones sobre libros, reflexionar sobre diferentes aspectos y/o compartir mis lecturas o mis gustos.


Este blog no es un oráculo de la verdad, es un espacio para compartir, orientar e intercambiar opiniones. Aprender entre todos un poco. Siempre será incompleto y habrá gente que comparta más o menos algunas propuestas, obviamente. Se trata de sumar y no de restar... Por eso agradezco las recomendaciones que han enriquecido el listado de libros sugeridos por Eva, Rosa Mayo, Adrián, Mava, Amor, Sab, Juan, Mario, Jesús, Literato, Perplejo, Cesc, Bra, Fran, Belén, Concha García, Alfonso, Alerta Permanente, Julionoi, Luis y Carlos Tupiño, entre otros. ¡Chévere!


En cuanto a los comentarios sobre los narradores en otros idiomas que vale la pena leer, debo decir que es la primera de dos partes de unas sugerencias con el ánimo de desmarcarme de los escritores y libros más previsibles. Ya lo he dicho varias veces, a los lectores nos gusta que nos descubran nuevos territorios literarios. Pero también habrá un artículo para la narrativa en español y la poesía, son los dos apartados que quedan. La calidad o el gusto por un autor o un libro no tiene que ver con nacionalidades, en todas ellas hay creadores buenos o regulares, o que simplemente nos gustan más o menos. Creo que hay que dejar a un lado los prejuicios, romper etiquetas y traspasar barreras.


Quiero dar las gracias especiales a Nane por recordarme de manera justa y crítica, y sentido del humor, mi olvido de los traductores, que corregí inmediatamente. Y a Alerta Permanente que me hizo caer en la cuenta de anunciar las próximas entregas de la serie y me descubrió una crítica repetida en Babelia (que vaina). Esa es la idea, que entre todos hagamos y mejoremos este blog. A Miguel, de Ediciones Irreverentes, le quiero decir que en Babelia sí hemos recibido sus libros, he leído algunos al igual que lo han hecho varios de los críticos del suplemento. Lamentablemente no tenemos tanto espacio como quisiera. Seguro que en cualquier momento habrá una crítica.


Hay una cuestión que quiero recordar y que he pedido en otras ocasiones, y es respeto y educación. Todas las opiniones son válidas, pero en este espacio, especialmente desde el respeto y la educación. Y, sobre todo, sin atentar contra el honor de nadie. Lo digo por el comentario de Skippy que cuestiona mi honestidad y profesionalidad, al escribir: "Que está en su derecho de promocionar los libros de quien le unte la mano, nadie lo duda. (...) Como usted, hay unos cuantos. No todos nos creemos lo que Winston aconseja tan sibilinamente". Sólo digo tres cosas: primero, nadie me unta a mi la mano para hablar de nada (otra cosa es que alguien, lógicamente, comparta o no mi opinión hecha desde mi honestidad como lector, subjetiva al fin y al cabo, como la de cualquiera en lo referente al arte); segundo, es fácil lanzar injurias o insinuar algún aspecto negativo sin pruebas, en este caso porque no existen, y escondido tras un alias; y, tercero, cualquier opinión puede ser rebatida con argumentos serios y no recurriendo a la mentira y echando agua sucia a mi honor. Por otra parte, si tanto le disgustan mis artículos y duda de mi honestidad (lo lamento y le aseguro que está equivocado), la solución está en sus manos, no entrar en ellos. Sé que mis opiniones, como la de cualquier persona, no tiene que ser compartida por todos, pero sí me gustaría que fueran respetadas (aunque veo que también comparte mi opinión sobre el australiano Tsiolkas); y yo estoy encantado de escuchar o leer esas opiniones diferentes a la mía, me obliga a ver las cosas desde otra perspectiva y algo aprendo, pero siempre y cuando estén basadas en argumentos literarios, en este caso.


Gracias de nuevo a todos.

PD. No había contestado antes porque al igual en las otras dos series de libros Primavera y Otoño de 2010 lo hice una semana después de iniciada la serie, para no marearlos tanto. Entre lunes y martes comentaré otros seis o siete libros de autores que no son tan conocidos y que vale la pena conocer. Luego vendrá la narrativa en español y por último la poesía. ¡Chao, chao!

Publicado por: Joseluis 01/04/2011

Boro, lo que pasa es que en inglés o alemán hay muchos millones de lectores más. Por eso en Alemania y Francia los editores pueden hacer tiradas más largas sin arriesgarse a perder la camisa, cosa que facilita un precio bajo pues el coste unitario desciende cuantos más libros se imprimen. Así echan las cuentas las editoriales españolas.

Aclarado esto, no entiendo porqué se ha desatado esta furia otomana contra el artículo por hablar de narradores extranjeros. ¿Es que la recomendación de estos libros nos impide leer autores españoles? A ver si por leer a un nuevo valor literario oriundo de España, hay que dejar de leer a Keilson, por decir uno de los citados. Por otra parte, en alguna entrada anterior ya nos habían advertido que se hablaría más adelante de los narradores españoles.

Por cierto, Círculo Rojo no es una editorial en tanto que no tiene criterio editorial propio. Publica todo lo que se le envía, y es un trasunto de la modalidad de autoedición, solo que proporciona un ISBN editorial al autor a cambio de cobrarle. En este sentido son más útiles para el autor que una autoedición al uso, pero poco más. Lo lamento pero si acusan al articulista de manipular, hay que decir las verdades de todo.

Publicado por: Skippy 01/04/2011

@BB - Me parece muy arriesgado juzgar toda una novela por un brevísimo fragmento que aparece citado, y además en traducción. Corre usted muchos riesgos. En el caso de Tsiolkas, el narrador solamente reproduce, y muy fielmente, el habla de las calles de Melbourne. ¿Nivel medio-bajo? ¿A qué tipo de nivel se refiere usted? ¿Cultural? ¿Económico? ¿Educativo?
Solamente por el excelente oído que tiene, Tsiolkas tiene su mérito; si usted no ha leído la novela, no debiera prejuzgarla. Mejor espérese a leerla, o busque alguna reseña que le dé más pistas.
Por lo demás, como ya se dijo en posts anteriores, el hecho de que Winston no responda a ciertas preguntas (véase Miguel en el primero o segundo de esta serie), ya da que pensar. Que está en su derecho a promocionar los libros de quien le unte la mano, nadie lo duda. Que los lectores perspicaces también saben ver en las entretelas de sus recomendaciones o 'descubrimientos' (Oh my, oh my) y descartarlas, también es factible. Como usted, hay unos cuantos. No todos nos creemos lo que Winston aconseja tan sibilinamente.

Publicado por: Skippy 01/04/2011

¡Cómo disfruto de leer estos comentarios! ¡Todo un espectáculo!

Publicado por: Alerta permanente 01/04/2011

Este blog diría yo ( según es mi opinión) no tiene obligación ninguna para dedicarse a lo que uno prefiera o le guste particularmente, o estar dedicado a defender a los escritorzuelos sean estos buenos o malos, noveles o independientes, como tampoco a escritores de pro tal como es el autor de la "destacada" obra publicada por la Editorial Pelicano , Antonio Lagares .Este tiende a quejarse como si no le asistiera el debido asistente español que toda obra se merece... ¡Y lo busca aquí quejándose!! Pues no, señor. Pero eso no es lo peor: ¿no está diciendo el autor de este blog que "más adelante será el turno de los narradores en castellano"? Ah, sí que es verdad que lo dice, pero mire usted, es que si en la lista no sale mi libro o escritor favorito no vale una mierda esa lista, parecen decir los ellos. Y para colmo la guinda: A Thomas Pynchon ni siquiera se lo está incluyendo en la lista de los "mediocres" de hoy...pero como es un genio hacía falta decirlo y destacarlo.Cuidado.

Publicado por: BB 01/04/2011

Antonio Lagares, hace ya tiempo que me negué a leer un solo libro escrito por un español, esté en castellano o en arameo. Es una literatura escrita por reprimidos y para reprimidos. Os falta talento y contáis siempre las cosas a medias. Será porque vuestra imaginación no va más allá o porque tenéis miedo. No sé. Lo único que sé es que es una pérdida de tiempo leeros y la vida es muy corta. Y esto no lo digo a la ligera, ya que he chupado literatura española por un tubo... ¡NO A LA MEDIOCRIDAD!

Publicado por: BB 01/04/2011

Coincido con G en que ahora ya sé lo que no tengo que leer. Por favor, no mezcles a Pynchon con el resto. ¡Aún hay clases! ¡Y amenazas con una segunda parte... en castellano!, ¡ay, madre! ¿Autores españoles noveles, Eva? Toditos para ti, no hay por donde cogerlos. Mejor leer a Günter Grass que a Hans Keilson, para apreciar la decadencia, en ambos casos, es mejor que ésta sea con cierta dignidad. Lo de siempre: falta de ideas y rebozo de uno mismo. Gracias por poner fragmentillos de las novelas, así uno se hace a la idea del tipo de lenguaje que emplea el autor (por lo que veo, todos ellos escriben en un nivel medio-medio y medio-bajo, sobre todo el australiano). Ahora entiendo por qué existen los genios: porque destacan en medio de tanta mediocridad. Es simple y sencillamente así. Pynchon, insisto, aparte. El que tenga nueva novela no te atribuye la gratuidad de meterlo en el montón.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal