Papeles Perdidos

HISTORIA

Machu Picchu, tantas veces descubierta

Por: Fietta Jarque07/07/2011

MACHU PICCHU.MAPA BERNS
El 24 de julio de 1911 un joven explorador estadounidense llamado Hiram Bingham se paseaba presa del asombro y el desconcierto, entre las ruinas de una antigua ciudadela inca situada entre los empinados montes llamados Machu Picchu (montaña vieja en quechua) y Huayna Picchu (montaña joven), a unas pocas jornadas a pie desde Cusco. En uno de los macizos y finamente construidos muros encontró escrito con un trozo de carbón lo siguiente: Agustín Lizárraga 14 de julio de 1902. No, definitivamente él no era el primero en visitar esta ciudad escondida y así lo consignó en su diario, recogido en el libro que publicó hace unos años su hijo Alfred. Pero luego se fue convenciendo a si mismo de que sí, que se trataba de unas ruinas de gran importancia y de qué había que emprender una investigación científica que lo diera a conocer al mundo. Hoy han empezado las celebraciones del centenario del descubrimiento de Machu Picchu por Hiram Bingham, pero ¿debe atribuirsele ese mérito?

Agustín Lizárraga estuvo allí. Las historiadoras Yasmina López Lenci y Mariana Mould de Pease se han encargado de reconstruir la historia de este hombre que no solo estuvo en varias ocasiones sino que llevó a otras personas a reconocer esas extrañas construcciones. No llegó a comunicarlos a autoridades académicas u oficiales. Murió en una de esas excursiones, ahogado en el río Urubamba. ¿Fue él el descubridor de Machu Picchu? Hubo otros más.

La Biblioteca Nacional del Perú (BNP), en Lima, tiene estos días una exposición titulada Descubriendo Machu Picchu. En ella se incluyen los mapas recientemente hallados entre sus archivos (ilustración superior), de un alemán llamado Augusto R. Berns que llegó al Perú en 1863. Ingeniero militar contratado para construir el ferrocarril del Sur andino, se propuso explorar la zona en busca de yacimientos de oro, plata u otros minerales para su propio provecho. Los dos planos encontrados en la BNP, de Berns y de su socio Harry Singer, muestran la ubicación de lo que ellos llamaron la Huaca del Inca, exactamente donde se encuentra Machu Picchu. En 1887 Berns consigue una autorización gubernamental para “extraer” los “tesoros incásicos” en este lugar a través de la Compañía Anónima explotadora de las Huacas del Inca Limited. Murió antes de hacerlo, en uno de sus viajes a Lima.

Hay otras noticias de las ruinas incas de Machu Picchu en documentos de Herman Göhring, Chrales Wienner y Antonio Raimondi, todos de las últimas décadas del siglo XIX. Pero fue Hiram Bingham quien consiguió fondos de la Universidad de Yale, la National Geographic Society y de su suegro, dueño de las famosas joyerías Tiffany's, para la exploración del sitio. Además, ya que él no era arqueólogo, integró en su equipo a expertos en esta y otras ciencias como la geología, etnología u osteología. La primera aproximación multidisciplinaria aplicada a una cultura precolombina. Es preciso señalar también que Bingham llevó a Yale cerca de 5.000 piezas arqueológicas para su estudio, que  la universidad se negó a devolver hasta el pasado 30 de marzo, cien años después. Pero esa es otra historia. De hecho, Machu Picchu guarda tantas historias como las piedras que la conforman. Quizá más. Descubrir Machu Picchu es todavía una tarea pendiente. Machi Picchu.Bernardo Perez

comentarios 34

34 Comentarios

Publicado por: Estoy leyendo 07/07/2011

Y ahora todo esto lo quieren privatizar... pero esto no es noticia...

Publicado por: cultourama 07/07/2011

Desde hace más de una década quiero conocer, descubrir, explorar Machu Picchu , sin embargo, los últimos años he perdido el entusiasmo, quizás por que esta demasiado masificado....

Esta historia que relatas vuelve a crearme interés y vuelve a despertarme la curiosidad en la ciudad perdida de los incas.

Saludos.

Publicado por: Jacinto 07/07/2011

En mis 7 años de trabajo en Perú tuve la oportunidad de visitar 2 veces este monumento emblemático del pais. Para mí, más allá de lo turístico, tiene el atractivo personal de mi estancia y compromiso con esa tierra y gente, de mi matrimonio con una mujer peruana, de mi primer hijo nacido allí... Por eso vivo estas femérides, así como las fiestas Patrias del 28 de julio, con una emotividad y sentimiento indescriptibles... Con mis deseos de que Perú progrese integralmente, FELICIDADES.

Publicado por: Rul 07/07/2011

Desde Cuzco hasta la estación de tren son apenas unos 20 minutos como mucho en un autobus. Y luego el viaje en un tren, que va bastante despacio, son aproximadamente unos 4 horas. Así que me parece que es acertado decir a unas pocas jornadas de Cuzco. De hecho los porteadores, descendientes de los antiguos Incas recorren el camino en apenas un par de días o menos.

Publicado por: jose luis martinez leyva 07/07/2011

Solo apuntar un par de cuestiones o tres ...

Sí que existe un museo del lugar, aunque un poco más abajo, en Aguas Calientes. El que quiera información completa ahí la obtendrá seguro.

Creo que debe ser un error lo del texto del artículo ... " unas pocas jornadas a pie desde Cusco" ... Desde Cuzco hay un laaargo camino ... Aun hoy desde Cuzco es necesario un Autobús hasta Ollantaytambo (un par de horas o tres, no recuerdo bien) y luego un tren hasta Auguas Calientes (otras tantas horas), finalmente desde Aguas Calientes, siguiendo al ruta a pie (por el camino nuevo), un par de horas a buen ritmo.

Es verdad que existen otras ciudadelas pero ninguna tan fastuosa e impresionante. Si a caso los restos de la fortaleza de Saqsawman (en Cuzco) y Ollantaytampo, increíble emplazamiento que sin duda hay que visitar.

Publicado por: Javichu 07/07/2011

El centenario de la expedición de Hiram Bingham a Machu Picchu, debería servir al menos para recordarle al mundo un par de cosas: la primera es la falta de un Museo de Sitio. El monumento se presenta a los visitantes con una información mínima. Se necesita un Museo de Sitio que explique cómo se construyó la ciudad en el contexto de la expansión Inca. Algunos visitantes dejan la ciudadela pensando que tampoco es para tanto, si en Europa y Asia ya se había construido grandes edificaciones en el sg XV. No hay un museo que explique, entre otras cosas, que en Sudamérica no había animales de tiro disponibles y que la ciudadela es una proeza arquitectónica construida por el esfuerzo de los antiguos peruanos con la limitada ayuda de los pequeños camélidos sudamericanos. El segundo punto a recordar es que el monumento está en peligro por la fragilidad de su entorno natural y por la saturación de visitantes. El gobierno peruano deberá limitar el número de turistas y por otra parte, facilitar el acceso a otras maravillas arqueológicas del país que hoy son casi inaccesibles, como Choquequirao o Kuelap. Dos ciudadelas pétreas que apenas reciben turistas por lo difícil que es acceder a ellas. Resumiendo: hacen falta menos turistas pero mejor informados.

Publicado por: cuy magico 07/07/2011

Totalmente de acuerdo con el pais, bingham fue un huaquero mas que se llevo todo cuanto pudo a USA no si antes sobornar al estado peruano de ese entonces que ya tenia la cultura de la corrupcion bien marcada.

Publicado por: ronceros 07/07/2011

QUE VIVA MACHU PICCHU Y POR FAVOR QUE NO SE CONVIERTA NUEVAMENTE EN OTRO INSTRUMENTO DEL CAPITALISMO. HAY QUE CONSERVARLO COMO UNA CUSPIDE DE LA CULTURA PERUANA, SIMPLEMENTE.

Publicado por: Pedro weller 07/07/2011

Ya EU devolvio las piezas al pueblo peruano no mas criticas infundadas sin razon ni conocimiento de causa
Gracias

Publicado por: sergio 07/07/2011

Solo decir que e tenido la suerte de visitar este mágico lugar y creo que Bingham más que un descubridor fué un saqueador, las piezas devueltas a Perú son la zuralla de las más de 4000 piezas robadas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal