Papeles Perdidos

Literatura

Pizarnik de la medianoche

Por: Winston Manrique Sabogal13/07/2011

"Esperando que un mundo sea desenterrado por
el lenguaje, alguien canta el lugar en que se forma el
silencio. Luego comprobará que no porque se
muestre furioso existe el mar, ni tampoco el mundo.
Por eso cada palabra dice lo que dice y además
más y otra cosa".

AlejandraPizarnik Este es el universo Pizarnik hecho palabras. Un poema revelación sobre lo que la poeta argentina pensaba, sentía y creía que era la vida y el lenguaje. Luces reflectantes; sombras mutuas. Su concepción del mundo en seis líneas en las que vibran el big-bang de su creación, el sentido de las palabras y de la vida misma hasta donde no llega la luz.

Escribo hoy, hablo hoy, de Alejandra Pizarnik porque no quiero que se acabe la temporada literaria sin recordar que el 29 de abril se conmemoraron los 75 años de su nacimiento. Pero da igual la fecha. Para mí es simplemente un pretexto para recordar y compartir con ustedes a una de mis poetas favoritas. Una poesía oscura, sombría, apesadumbrada, lúgubre y todas las demás palabras primas que puedan hacer una comparsa con éstas, pero en cuyas combinaciones anida la belleza del misterio y una invitación a otras miradas sobre el vivir: memoria-recuerdo-sueño-anhelo. Escuchemos este TIEMPO, de Pizarnik:

"Yo no sé de la infancia
más que un miedo luminoso
y una mano que me arrastra
a mi orilla.


Mi infancia y su perfume
a pájaro acariciado"

Y me gusta porque Alejandra Pizarnik también señala senderos poco frecuentados, pero que a medida que se leen sus versos van haciendo reconocibles el camino:

"Ella se desnuda en el paraíso
de su memoria
ella desconoce el feroz destino
de sus visiones
ella tiene miedo de no saber nombrar
lo que no existe"

Y, claro, su voz también mira al amor para nombrarlo, porque es Vida, así sea con versos como estos:

"Esta lúgubre manía de vivir
esta recóndita humorada de vivir
te arrastra alejandra no lo niegues.

hoy te miraste en el espejo
y fue triste estabas sola
la luz rugía el aire cantaba
pero tu amado no volvió"

Con 36 años, Alejandra Pizarnik se suicidó el 25 de septiembre de 1972. Noche, muerte, desaparición, abandono, amor, exilio fueron sus temas en obras esenciales como Árbol de Diana (1962), Los trabajos y las noches (1965), Extracción de la piedra de locura (1968), El infierno musical (1971) y su libro en prosa La condesa sangrienta (1971), sobre Elisabeth Báthory, la aristócrata húngara que asesinó a 650 jóvenes para bañarse en su sangre porque según la leyenda le daría belleza y eterna juventud. Pizarnik rondó a la muerte y la muerte la rodeó con sus sombras porque, tal vez, como ella misma escribió:

"La vida juega en la plaza
con el ser que nunca fui"

Fue morir y su leyenda empezar a crecer. Y a oírse el susurro de su voz diciendo:

"Yo voces.
Yo el gran salto.

Cuando la noche sea mi memoria
mi memoria será la noche"

Poemas y versos en los que conviven lo luminoso y lo oscuro:

"La noche se astilló en estrellas
mirándome alucinada
el aire arroja odio
embellecido su rostro
con música"

Palabras encadenas que bautizan y encadenan emociones diferentes como el antepenúltimo poema que he recordado  y que retomo ahora para cerrar este recordatorio, y que Pizarnik tituló 'La de los ojos abiertos':

"La vida juega en la plaza
con el ser que nunca fui

y aquí estoy

baila pensamiento
en la cuerda de mi sonrisa

y todos dicen esto pasó y es

va pasando
va pasando
mi corazón
abre la ventana

vida
aquí estoy

mi vida
mi sola y aterida sangre
percute en el mundo

pero quiero saberme viva
pero no quiero hablar
de la muerte
ni de sus extrañas manos".

La_condesa_sangrienta_alejandra_pizarnik_zorro_rojo
Ilustraciones de Santiago Caruso para el libro La condesa sangrienta, editado por Libros del Zorro Rojo.

 

 

comentarios 12

12 Comentarios

Publicado por: david garcia 13/07/2011

Os invito a todos a pasar por mi web donde hay un programa de radio dedicado a esta terrible y magnifica poeta.

lamotarecording.es

seccion pavesas

Publicado por: Danilo rodriguez 13/07/2011

Enorme poeta.


Poema 13 del "Arbol de Diana":


«explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome»


Tremenda, hermosa, envidiable.

Publicado por: Estoy leyendo 13/07/2011

Esplendida Pizarnik...

Publicado por: Walter salazar pérez 13/07/2011

Espléndida poesía la de Alejandra Pizarnik; una luminosa y misteriosa presencia de palabras, una aventura de la emoción y la pasión hacia los remotos confines de lo inefable. Imprescindible.

Publicado por: Skippy 13/07/2011

"cada palabra dice lo que dice y además
más y otra cosa". Lindo, pero ya no es válido en 2011.


La paradoja que algunos vivimos en nuestras carnes y que muchos sufrimos en el alma es que muchas palabras ya no dicen nada. Esperaremos que la vida, el mundo, la franqueza del lenguaje, queden nuevamente desenterrados, mientras en el odioso día a día de nuestra existencia, el silencio que emana de vuestras palabras a algunos nos aterra, mientras que a otros os entretiene e incluso divierte, pero jamás, repito, JAMÁS, os instruirá en nada.

Publicado por: rodrigo Ertti 13/07/2011


Una poeta del siglo XX que muere casi a la misma edad que Rimbaud, que vive al igual que él, aterrada por sus fantasmas y que a su vez los deja divagar por su obra. Poeta maldita o poeta bendita, oscuras palabras bajo la sombra de la locura.
Seguirá la vida jugando en la plaza con el ser que nunca llegó a ser?
O será que la vida se divierte en la esquina, con la niña que siempre fue.
Alejandra Pizarnik, una poeta, una leyenda, un alma aterrada en los confines del mundo. Pero sobre todo, una escritora sudamericana.

Publicado por: Yvs jacob 13/07/2011

La poesía como género reclama urgentemente una reflexión. Con demasiada frecuencia se confunde una colección o relación de versos con un poema...

Publicado por: alBERTO 13/07/2011



Es una de las grandes voces del siglo pasado.Donde transita el dolor,el

sufrimiento y hay destellos de pureza ,la inocencia de quien vive

en el abismo...

Publicado por: paz 13/07/2011

"Sólo la sed
el silencio
ningún encuentro
cuídate de mí amor mío
cuídate de la silenciosa en el desierto
de la viajera con el vaso vacío
y de la sombra de su sombra."

Tomado de "Árbol de Diana"

Publicado por: rafacastellano 13/07/2011

Estoy leyendo en estos días su Poesía Completa, editada por Lumen.

Intensidad, dolor de vivir...

Lo último que he leído esta tarde es esto:


¿Y qué?
¿y qué me da a mí
a mí que he perdido mi nombre,
el nombre que me era dulce sustancia
en épocas remotas, cuando yo no era yo
sino una niña engañada por su sangre?
....

Os recomiendo leer a Pizarnik.
Inolvidable

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal