Papeles Perdidos

Libros

¿Qué hubiese dicho Wallander?

Por: Guillermo Altares23/07/2011

Henning_Mankell

Si hay un fenómeno que ha marcado el mundo editorial mundial en los últimos años es el boom de las novelas negras nórdicas. Son países muy diferentes y también son autores muy diferentes; pero tienen características en común, los países y los escritores. Los estados nórdicos han sido siempre un ejemplo de sociedades extremadamente avanzadas: en los derechos de las mujeres o en su capacidad para acoger  refugiados, en su apuesta por la justicia social, sus sistemas de salud... Como ha escrito el periodista Misha Glenny, "Noruega es el único país del mundo que utiliza sus inmensas reservas de petróleo para ayudar a los desposeídos del mundo, el país más admirable". Sin embargo, las novelas negras que producen estos países reflejan una profunda inquietud, un sentimiento extremo de que algo va mal. Los autores más famosos, Henning Mankell y su detective Kurt Wallander y el fallecido Stieg Larsson y su extraño mundo de hackers, periodistas, asesinos, violadores y sádicos de todo pelaje, reflejan en sus libros ese malestar, ese mal que ha aparecido el viernes en el centro de Oslo y en la isla Utoya.

"La pérdida de la inocencia", titulaba esta mañana una de sus piezas la BBC sobre la tragedia noruega. En realidad, los países nórdicos perdieron su inocencia el 28 de febrero de 1986 cuando, a la salida de un cine de Estocolmo, el primer ministro sueco Olof Palme fue asesinado. Ni siquiera llevaba escolta, ni coche oficial. El asesinato, sobre el que siguen quedando demasiados cabos sueltos, conmocionó al mundo. Suecia nunca se recuperó. Utoya, Oslo representan un paso más en la pérdida de la inocencia, en el alejamiento del sentimiento de utopía. Pero muchos de nosotros ya lo habíamos leído, en Larsson o en Mankell, en la historia de aquel muchacho que se disfrazaba de indio y cometía asesinatos (La falsa pista), en los horrores que relataron una y otra vez.

"Escribo en la tradición literaria más antigua, la que utiliza el espejo del delito y del crimen para reflejar la sociedad. ¿De qué hablaban las tragedias griegas sino de crímenes? Cuando me preguntan cuál es la mejor historia criminal, siempre contesto que Macbeth, de Shakespeare", señaló Mankell en una entrevista con este diario. "Son los otros quienes han inventado que Suecia es una utopía. Luchamos contra los mismos problemas que en España o Portugal, con la única excepción de que nosotros nunca hemos tenido una dictadura. En mis libros intento dar una imagen más real de Suecia. Es una de las sociedades más decentes en que se puede vivir", proseguía el autor.

El cansado inspector sueco, que se alimenta de comida basura y de tragarse los malos rollos del mundo, simboliza como nadie la lucha contra las pulsiones oscuras de una sociedad sólo aparentemente perfecta. Una de las cosas que más chocan al lector español cuando se entra por primera vez en la serie Wallander, publicada en España por la editorial Tusquets, es que todo el mundo se habla de tú, de hecho, el traductor tiene que explicarlo en una nota a pie de página. No puede haber un símbolo más potente de hasta qué punto pretender ser una sociedad igualitaria. Pero luego están los malos tratos contra las mujeres o el tráfico de inmigrantes. De hecho, uno de los fenómenos políticos más preocupantes que se han producido en los últimos tiempos en ese rincón nórdico de Europa es el auge de los partidos de ultraderecha. Un personaje como Anders Behring Breivik, de 32 años, el presunto asesino, podría haber aperecido en cualquiera de sus libros.

El islandés Arnaldur Indridason, la noruega Anne Holt (que también fue ministra de Justicia), la pareja Maj Sjöwall y Per Wahlöö que revolucionó la novela negra nórdica en los setenta, el veterano escritor noruego Kjell Askildsen, Asa Larsson y su Aurora boreal, Jens Lapidus con Dinero fácil, son otros autores de la fiebre nórdica. El noruego Jo Nesbo escenificó en su novela Petirrojo (RBA) un atentado en un relato que hablaba también de la ultraderecha. “Bueno, lo interesante es que se mueve por Oslo, una auténtica Gotham City", dijo en una entrevista con este diario sobre su personaje, el detective Harry Hole. "Ya no es la idílica ciudad de los cincuenta, ahora hay muchísimos problemas con las drogas duras, muertes por sobredosis, violencia… Todo el país ha cambiado a peor, incluso tenemos robos tipo Heat, con armas automáticas, en un pueblecito como Stavanger”.

Aunque el mayor éxito lo logró un periodista de investigación, Stieg Larsson, que murió antes de conocer el impacto mundial que iban a tener sus libros. Milenium, tres volúmenes de casi mil páginas cada uno, refleja incluso con más oscuridad que Mankell ese malestar en el paraíso del frío: torturas, magnates siniestros, asesinatos, venganzas nunca olvidadas. Pero Larsson, que como reportero conoció muy de cerca los círculos de la ultraderecha nórdica, describió sobre todo una sociedad que se alejaba lentamente de la utopía para sumergirse en la realidad de un mundo herido y violento. En el fondo, nos cuentan que no existen sociedades perfectas, sólo seres humanos.

comentarios 119

119 Comentarios

Publicado por: Javier 23/07/2011

@EL DE ABAJO ABAJO

OK. Me queda muy claro qué tipo de persona es. Lo intuía por su primer comentario.

Publicado por: Joaquín 23/07/2011

Qué estupidez citar a un escritor sueco de tercera para analizar un fenómeno noruego. Es como pretender interpretar ciertos problemas de la sociedad española leyendo a Fred Vargas, Baricco y Paulo Coelho, total, los tres escriben en lenguas romances. Le recomiendo al autor de esta nota y al administrador del blog leer a Askildsen, Petterson y Solstad.

Publicado por: Anavarven 23/07/2011

piu belo! muy bello, realmente belllo ! necesittare analizar durante el golpeschok! y eb breve e duro e bravo!!!! no necesitamos ver fotos y fotos y fotos de como mata!!! es muy belo tu escrito y perfecto en el asomo de como la realidad nace de la ficción de la creencia y se hacere real ok! brutal de bello!
necesitamos escritos que recordin que el bienestar no significa que no exista la crueldad, no fotos de los muertos!!!!!

Ni el morbo de miren ahora< al criminal como va a matar a otro, el que está en el círculo, que horror eso sí es para decirle al defensore del lector no los escritods que reflexionan sobre los sucesos de la brutalidad en el bienestar.
ok! belísimo
muy belo!

Publicado por: Estoy leyendo 23/07/2011

¿Es realmente importante lo qué hubiese o no dicho Wallander habiendo transcurrido tan pocas horas desde esta tragedia?

Publicado por: lucia 23/07/2011

Quería decir Giancarlo de Cataldo. sorry.

Publicado por: lucia 23/07/2011

No entiendo las polémicas. Yo creo que este post acierta y coge su argumentación de una verdad rotunda y sencilla: desde que nació la literatura negra hurga en las zonas oscuras, poco conocidas, incómodas de la realidad. Ocurría en la Grecia de hace dos mil años, en la Los Ángeles de mediados del siglo XX, en la Francia de los años setenta, en la Italia de hoy y también en el Nord, que - visto desde aquí con nuestros problemas cotidianos de corrupción política y estancamiento social - parece un paraíso de justicia y felicidad. Y lo es, si viajas allí es evidente: una sociedad más egalitaria, donde el Estado te ayuda a vivir bien y la gente es encantadora y deja abierta la puerta de su casa la noche. Pero también hay ese otro lado oscuro. Es inevitáble y de allí traen su inspiración los autores.
Andrea de Carlo, magistrado y escritor de novelas negras (fantástico su Una novela criminal sobre la historiaverdadera de la Banda de la Magliana), dijo exactamente lo mismo: las obras negras que llegan desde el norte son una alarma, el síntoma de una primera grieta en aquella superficie brillante y lisa. La realidad nunca es perfecta, porque no lo son los hombres. Del todo de acuerdo con Altares.

Publicado por: El de abajo abajo 23/07/2011

@Javier:

Tú debes ser un tanto cortito de entendederas. Si hubieses leído mi comentario, si es que sabes leer, he dicho "Estoy de acuerdo en gran parte de lo que escribe [G. Altares] en [su] comentario a las críticas recibidas." Este es un blog literario de un periódico, m'hijo, por si no te habías dado cuenta.

¿Por escribir 'Javier' crees que te revelas más que yo que uso un seudónimo que dice de dónde escribo? Si es que sabes leer, deducirás qué parte del mundo es esa. ¿Quieres un nombre? ¿Qué tal Godofredo? ¿Ya te sientes mejor? ¿No? Fernandito, pues. Qué tonto.

Mi comentario tiene una crítica fundamental: no asociemos ficción con realidad. No es bueno hacerlo en el presente. Cuando la realidad se transforma en pasado, cabe ficcionarla todo lo que se quiera para ilustrar a las generaciones futuras. Esa es la grandeza de la literatura. El periodismo no es literatura. La realidad no es ficción, y mucho menos cuando se está produciendo. Un respeto a las víctimas, es lo que se requiere. Los muertos no pueden exigirlo, por lo tanto tendremos que pedirlo los que estamos vivos.

Publicado por: rafaela 23/07/2011

respuesta a ALFREDO, cierto que estoy nerviosa, pero esa no es la palabra, yo no tengo ordenador en casa soy un poco antiglobalizacion.) voy a un cibercafe, con poco luz y airea acondicionado el cual odio), y estaba y sigo estando, muy afectada, las novelas de stig larsson, o asa larsson son ficcion, igual que las de corin tellado, repito, estamos a años luz de los paises escandinavos en todos los sentidos, nadie esta diciebdo, que todos los teroristan tienen que tene, turbantes, ni ser eta, tu seguramente, no hablas ningun idioma, del norte yo hablo sueco, por lo tanto, puedo entender perfectamene el noruego, o danes (mas parecido hablado el noruego) por lo tanto, puedo entender lo que hablan en directo sin traducion,tanto la BBC como, la NRK SE HA COMENTADO QUE ESTE SR. HA DICHO, HOY EN DIA LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, SE PODRIA PARECER UN PICNIC, en principio creo que tiene razon quizas con dos personas puedan acabar coordinandose, con una ciudad.. en fin el daño esta hecho los seres,humanos somos como los burros, (ellos son mas inteligentes) NUNCA APREDEMOS Y NUNCA APREDEREMOS, si te sigo pareciendo nerviosa ya sabes la razon
un abrazo a todos mis amigos noruegos y toda escandinavia la cual adoro

Publicado por: Giledu 23/07/2011

Es rentable ser agorero. Evidentemente el facilón "ya te lo dije" esta mucho mas arraigado en la naturaleza humana. El encanto para el triste europeo es ver que todos los héroes de las novelas contemporáneas nórdicas son personajes terrenales, con los mismos miedos que el lector. No se habla de la realidad escondida norteamericana, en la que nunca tendrán éxito estas novelas de ficción, como nunca lo tuvo la gran novela - y película - El Nombre de la Rosa.

Publicado por: Javier 23/07/2011

No entiendo las críticas a este artículo, en general, y en particular la de "El de Abajo Abajo" (¿por qué se esconde?). Altares dice que los autores nórdicos llevan tiempo avisando de que no son sociedades perfectas, que tienen sus miserias, y sitúa el contexto actual ¿Qué tiene de malo? Por otro lado, es un blog, no un periódico en sí ¿Entiende la diferencia? No dé por seguro que su opinión o sus principios son únicos y válidos. Ese es el germen, precisamente, de finales trágicos como el de Noruega.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal