Papeles Perdidos

Libros

¿Qué hubiese dicho Wallander?

Por: Guillermo Altares23/07/2011

Henning_Mankell

Si hay un fenómeno que ha marcado el mundo editorial mundial en los últimos años es el boom de las novelas negras nórdicas. Son países muy diferentes y también son autores muy diferentes; pero tienen características en común, los países y los escritores. Los estados nórdicos han sido siempre un ejemplo de sociedades extremadamente avanzadas: en los derechos de las mujeres o en su capacidad para acoger  refugiados, en su apuesta por la justicia social, sus sistemas de salud... Como ha escrito el periodista Misha Glenny, "Noruega es el único país del mundo que utiliza sus inmensas reservas de petróleo para ayudar a los desposeídos del mundo, el país más admirable". Sin embargo, las novelas negras que producen estos países reflejan una profunda inquietud, un sentimiento extremo de que algo va mal. Los autores más famosos, Henning Mankell y su detective Kurt Wallander y el fallecido Stieg Larsson y su extraño mundo de hackers, periodistas, asesinos, violadores y sádicos de todo pelaje, reflejan en sus libros ese malestar, ese mal que ha aparecido el viernes en el centro de Oslo y en la isla Utoya.

"La pérdida de la inocencia", titulaba esta mañana una de sus piezas la BBC sobre la tragedia noruega. En realidad, los países nórdicos perdieron su inocencia el 28 de febrero de 1986 cuando, a la salida de un cine de Estocolmo, el primer ministro sueco Olof Palme fue asesinado. Ni siquiera llevaba escolta, ni coche oficial. El asesinato, sobre el que siguen quedando demasiados cabos sueltos, conmocionó al mundo. Suecia nunca se recuperó. Utoya, Oslo representan un paso más en la pérdida de la inocencia, en el alejamiento del sentimiento de utopía. Pero muchos de nosotros ya lo habíamos leído, en Larsson o en Mankell, en la historia de aquel muchacho que se disfrazaba de indio y cometía asesinatos (La falsa pista), en los horrores que relataron una y otra vez.

"Escribo en la tradición literaria más antigua, la que utiliza el espejo del delito y del crimen para reflejar la sociedad. ¿De qué hablaban las tragedias griegas sino de crímenes? Cuando me preguntan cuál es la mejor historia criminal, siempre contesto que Macbeth, de Shakespeare", señaló Mankell en una entrevista con este diario. "Son los otros quienes han inventado que Suecia es una utopía. Luchamos contra los mismos problemas que en España o Portugal, con la única excepción de que nosotros nunca hemos tenido una dictadura. En mis libros intento dar una imagen más real de Suecia. Es una de las sociedades más decentes en que se puede vivir", proseguía el autor.

El cansado inspector sueco, que se alimenta de comida basura y de tragarse los malos rollos del mundo, simboliza como nadie la lucha contra las pulsiones oscuras de una sociedad sólo aparentemente perfecta. Una de las cosas que más chocan al lector español cuando se entra por primera vez en la serie Wallander, publicada en España por la editorial Tusquets, es que todo el mundo se habla de tú, de hecho, el traductor tiene que explicarlo en una nota a pie de página. No puede haber un símbolo más potente de hasta qué punto pretender ser una sociedad igualitaria. Pero luego están los malos tratos contra las mujeres o el tráfico de inmigrantes. De hecho, uno de los fenómenos políticos más preocupantes que se han producido en los últimos tiempos en ese rincón nórdico de Europa es el auge de los partidos de ultraderecha. Un personaje como Anders Behring Breivik, de 32 años, el presunto asesino, podría haber aperecido en cualquiera de sus libros.

El islandés Arnaldur Indridason, la noruega Anne Holt (que también fue ministra de Justicia), la pareja Maj Sjöwall y Per Wahlöö que revolucionó la novela negra nórdica en los setenta, el veterano escritor noruego Kjell Askildsen, Asa Larsson y su Aurora boreal, Jens Lapidus con Dinero fácil, son otros autores de la fiebre nórdica. El noruego Jo Nesbo escenificó en su novela Petirrojo (RBA) un atentado en un relato que hablaba también de la ultraderecha. “Bueno, lo interesante es que se mueve por Oslo, una auténtica Gotham City", dijo en una entrevista con este diario sobre su personaje, el detective Harry Hole. "Ya no es la idílica ciudad de los cincuenta, ahora hay muchísimos problemas con las drogas duras, muertes por sobredosis, violencia… Todo el país ha cambiado a peor, incluso tenemos robos tipo Heat, con armas automáticas, en un pueblecito como Stavanger”.

Aunque el mayor éxito lo logró un periodista de investigación, Stieg Larsson, que murió antes de conocer el impacto mundial que iban a tener sus libros. Milenium, tres volúmenes de casi mil páginas cada uno, refleja incluso con más oscuridad que Mankell ese malestar en el paraíso del frío: torturas, magnates siniestros, asesinatos, venganzas nunca olvidadas. Pero Larsson, que como reportero conoció muy de cerca los círculos de la ultraderecha nórdica, describió sobre todo una sociedad que se alejaba lentamente de la utopía para sumergirse en la realidad de un mundo herido y violento. En el fondo, nos cuentan que no existen sociedades perfectas, sólo seres humanos.

comentarios 119

119 Comentarios

Publicado por: ELENA 23/07/2011

Estoy perpleja ante el aluvión de críticas que recibe un post que ni frivoliza ni ofende. Me parece un artículo certero que plantea una reflexión oportuna: no hay sociedad perfecta, aunque lo parezca. Autores como Mankell nos acercan a las debilidades de unas sociedades que nosotros percibimos como rayanas en lo utópico, porque representan los mejores resultados del estado de bienestar, algo que para nosotros quisiéramos, y que son raras por ser escasas. Nadie (ni el autor del post ni el novelista) está diciendo que esas socialdemocracias avanzadas sean terreno especialmente abonado para engendrar nada sórdido. Esta reflexión es pertinente hoy porque, a diferencia de lo que ocurre en otros países, esto en Noruega no pasaba, y ayer pasó. Los atentados de ayer han roto un poco más esa imagen idealizada y, sí, lamentablemente encajan en las grietas y debilidades que autores como Mankell señalan. Y no tiene nada de malo que alguien nos invite a pensar en ello desde una pieza situada bajo la noticia principal, todo lo contrario.

Publicado por: Rod 23/07/2011

Me parece simplista su observación acerca del uso de los honoríficos en el sueco, y sobre todo para alguien que hace análisis literario. Usted dice: "Una de las cosas que más chocan al lector español cuando se entra por primera vez en la serie Wallander (...) es que todo el mundo se habla de tú (...) No puede haber un símbolo más potente de hasta qué punto pretender ser una sociedad igualitaria." Cualquiera que conozca un poco del inglés le diría que se usa de la misma manera. Sin embargo ¿diría usted que las sociedades anglosajonas tienden a ser mas igualitarias? En inglés (al igual que en la mayoría de las variantes de sueco y noruego) los honoríficos se utilizan solamente para dirigirse a la realeza (por cierto, característica de ambas sociedades "igualitarias").

Publicado por: lola 23/07/2011

Creo que nos hemos enredado en si conocemos o no la realidad de Noruega y si somos o no actos para opinar . No es necesario haber nacido o siquiera ir a Noruega para con los datos generales de los que disponemos.

Entre los países nórdicos existen similitudes por su cercanía geográfica es de todos sabido que la cultura transciende los límites geográficos, por tanto no es erróneo, pertenecen a la peninsula escandinava, comparten recursos naturales e incluso formas políticas parecidas
España no es Italia ni Portugal pero su cultura tiene muchas cosas en común, no conidero un disparate la relación
En cuanto si hay una falsa ilusión sobre sus niveles de bienestar social solo hay que ver los datos que relacionan PIB con bienestar general. Es el mejor país del mundo para vivir.

En cuanto al paralelismo literatura negra y la cruel noticia de ayer, no hay que rasgarse las vestiduras es perfectamente válida. Lo malo es que la literatura haya sido un anticipo de los peligros del extremismo nacionalista de la derecha latente que en momentos de crisis ecónomica muestre su rostro de odio

Publicado por: dAN 23/07/2011

RAFAELA TUS COMENTARIOS DAN ASCO, ESE TIPO DE PENSAMIENTOS HAN ALIMENTADO LA MASACRE. Eres una basura fascista y lo peor es que tu ignorancia te impide ver y comprender el sentido de tus comentarios

Publicado por: dimitri 23/07/2011

Paco, soy un imigrante en suecia y como la gran mayoria de suecos e inmigrantes que vivimos aqui, trabajo y pago mis impuestos. Parte de esos impuestos van para ayudas sociales locales como tambien a fondos de la union europea, de los que paises como españa se bebefician para mantener un nivel economico en la ue. Lo que pude ver estando en españa por un año es como estando en crisis siguen teniendo puentes para regalar a toda europa, pirotecnia y demas...

Publicado por: Familiar 23/07/2011

Mi padre era escandinavo y tengo numerosa familia en la región, con la que mantengo un contacto asiduo desde hace 40 años. Creo que puedo hablar con un mínimo de propiedad. De alguna manera, pensábamos que el estado del bienestar sería perfecto, pero lo que ocurre es que la abundancia, la brillantez industrial, tecnológica, productiva y social, el aislamiento de los problemas y las facilidades no bastan para dar la felicidad y, en suma, no lo resuelven todo ni hacen que los problemas desaparezcan.

Entiéndase: no es un ataque al estado del bienestar, ni a los escandinavos, ni a su forma de ser, ni una defensa de que lo nuestro es mejor. Simplemente, no es lo que ellos se esperaban. De ahí que pueda decir que mucha gente vive en una profunda infelicidad y una gran angustia porque llevan años siendo secretamente conscientes de que el mundo no es ideal, de que no tiene arreglo y de que, encima, en lo que a ellos respecta van a perder nivel adquisitivo. Quizá algunos factores coyunturales y ambientales exacerben esto, junto con los tópicos habituales.

Pero, resumiendo, pienso que a diferencia de los escandinavos, aquí no nos hacemos especiales ilusiones con la vida, y quizá por eso nos decepcionamos menos, nos conformamos con menos y somos más felices.

Publicado por: Angie 23/07/2011

Algunas personas parece que simpatizan con los motivos del asesino, me impresiona leer algo como.... los inmigrantes van a noruega a beneficiarse de los impuestos de los noruegos... como si los inmigrantes se van alli a disfrutar de la playa y el sol, ellos van a trabajar y aportan su grano de arena, muchas veces trabajan en malas condciones, muchos pagaran ya sus impuestos ahi.... entonces cuando un musulman radical viene y pone una bomba en España por que a su vista le estan invadiendo su religion y su pais esta mal, pero cuando viene de un ultraderecha que esta defendiendo sus valores cristianos esta bien? realmente triste tener que leer esos comentarios tan descerebrados en un periodico...pero esa es la democracia!

Publicado por: Mario 23/07/2011

La verdad no voy a opinar si el articulo esta mal o bien escrito, si es oportuno u oportunista, mi opinion va dirigida hacia la mayoria de los comentarios aqui vertidos acerca de lo acontecido en Noruega. Primero, comparar y meter en el mismo saco a noruegos, suecos, daneses e islandeses es como si dijeran de nosotros que somos lo mismo que Portugal e Italia. Segundo, obviar que algo huele a podrido por aquellos lares es negar la mayor, es negar el recelo y resentimiento de una region que se niega a todas luces formar parte de este planeta globalizado. Es un pueblo orgulloso y conocedor como nadie de su historia, que ve como peligra su legado en pro de la gran falacia de la multiculturalidad y de las fronteras abiertas. Recordemos pues la primera conquista de la region con la excusa de la evangelizacion, la manera en la cual el cristianismo llego a sangre y fuego borrando todo vestigio de la cultura primitiva de estos pueblos. Ese mismo cristianismo que hoy sirve, paradogicamente, para combatir la siguiente agresion religiosa, la del Islam.
Para terminar decir que si os parece frivolo este articulo, mas frivolo me parece a mi el decir que se tiene un novio sueco o que llevo viviendo 5 años en noruega como si eso fuera garantia de saber lo que se dice. Escandinavia como Latinoamerica son sociedades que se nos escapan totalmente al entendimiento y solo cuando alejemos de nosotros todos esos topicos, algunos ciertos y otros mas ciertos aun, empezaremos a ver la luz en la noche polar

Publicado por: Gabriel 23/07/2011

Jonsson: ¿Por qué piensas que este artículo frivoliza con el sentimiento de los noruegos? Simplemente lo pregunto por el deseo sano de saberlo, porque por tu nick pienso que tal vez seas noruego y es posible que se haya dicho algo que no te haya gustado pero que a mí, como español y desconocedor de tu país, me ha pasado inadvertido. Lo que sí me llama la atención es que el artículo de lo que habla es de novela negra sueca para con ello tratar de explicar lo que ha pasado en Noruega, o sea, algo así como si intentaran hablarnos de la realidad española actual a través de la novela portuguesa de hoy...

Publicado por: Paco 23/07/2011

No me sorprende que haya ese sentimiento en los paises nordicos. Reciben a muchisimos inmigrantes que no comparten sus mismos valores pero se benefician de ayudas sociales que se pagan con sus impuestos. Eso si que es una realidad que puedes ver alli con tus propios ojos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal