Papeles Perdidos

Los griegos siempre cobran por adelantado

Por: Amelia Castilla24/10/2011

Griega¿Le gustan las novelas policiacas o pertenece a los que fruncen el ceño cuando se nombra el género? Si sus gustos literarios se enmarcan en esta última categoría mejor salte a otro post, en cambio si pertenece al club de amigos del trhiller está de enhorabuena. Acaba de llegar a las librerías, la nueva novela de Petros Márkaris, Con el agua al cuello (TusQuets), con el comisario Jaritos investigando los asesinatos del director de un banco ("No hay hombre que maneje dinero que no tenga enemigos", dice uno de los personajes) al tiempo que se produce una campaña anónima contra las entidades bancarias. Independientemente de su valor literario, la novela se sigue como un día a día de lo que supone para los ciudadanos de ese país mediterráneo, la crisis y los efectos de las medidas de ajuste sobre su vidas.

A través de sus crímenes y la manera de investigarlos, la novela policiaca siempe han narrado divinamente la vida cotidiana. Gracias a Kurt Wallander (personaje creado por Mankell) conocemos los defectos de la democracia sueca, con el comisario Montalbano (de Andrea Camilleri) seguimos la dura vida de los sicilianos y con la última obra del nortemericano Michaell Conelly, La oscuridad de los sueños, la corta vida profesional de los periodistas veteranos afectados por los recortes en los Angeles Time.  En esa línea argumental se sitúa la nueva obra de Márkaris. Ya el título es suficientemente ilustrativo. En las primeras páginas de Con el agua al cuello se decreta la bajada de salario de los policías; luego, entre suvlakis y la final del mundial de fútbol que ganó España, se irán conociendo otras realidades sociales. Su comisario se mueve, ahora más que nunca, por una Atenas donde mandan los atascos, provocados por los cortes de tráfico y las manifestaciones de protesta de los jubilados o de los funcionarios. La capital griega nunca ha tenido un tráfico fluido pero ahora ni con la sirena policial uluando se llega puntural a una cita. Claro que no es solo el cabreo de los atascos lo que preocupa a los griegos que todavía tienen trabajo, sino la desolación y la tristeza que se palpa a través de las más de trescientas páginas.

-"¿No puede llevarme un coche patrulla?", pregunta el comisario desesperado.

-Si nos lo destrozan, no podemos remplazarlo por culpa de los recortes", le responden.

Fotografía de la agencia Efe, en la que se ve una manifestación callejera en Atenas

comentarios 1

1 Comentarios

Publicado por: Cheap NFL jerseys 24/10/2011

His comments were also interpreted as an endorsement of the offer the NBA made last weekend, but Martin says that was never the case: "I did not say we should take the deal on the table. My feeling is that one or two percent should not decide the season. It's just not worth losing a season over. "Billy Hunter and Derek Fisher hit the nail on the head: BRI is big, but the system is huge.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal