Papeles Perdidos

Babelia en Guadalajara 2011 / Bitácora del forastero - 2

¿En qué estás pensando, México?

Por: Escritores en Papeles Perdidos28/11/2011

por Juan Gabriel Vásquez

HomenajeaVAllejoA Jorge Volpi le parece apropiado que la FIL se haya abierto premiando a Fernando Vallejo: La virgen de los sicarios, sugiere Volpi, ha cobrado en el México de hoy una pertinencia (y una locuacidad) que nadie hubiera podido prever. Hoy, durante el segundo día de la feria (por ayer), he pensado que sí, que así es, y que nunca dejará de sorprenderme la vigencia misteriosa de las mejores novelas, la única fabricación humana capaz de iluminar lo que todavía no ha sucedido. En los corredores, la gente reacciona todavía al discurso de Vallejo, que indignó a muchos y sacudió a todos. Nadie se ha fijado, al parecer, en una emoción que no recorre con frecuencia las palabras de Vallejo, una emoción que se pasea por el discurso azarosamente, apareciendo aquí y allá sin llamar mucho la atención, como un perro perdido: la gratitud. En medio de las diatribas políticas, del escándalo fácil de las opiniones escandalosas, el discurso de Vallejo fue una declaración de amor a este país que lo recibió hace cuarenta años. "México vivo, el del pasado más profundo, el eterno, el mío, el que se ha detenido en mi recuerdo, el de siempre, el que no cambia, el que no pasa, el de ayer”. Así habló Vallejo en su discurso. Y también se preguntó: “¿En qué estás pensando, México? ¿A quién quieres para quererlo? ¿A quién odias para odiarlo?” Vallejo se queja de que México no le responde. En la FIL, sin embargo, los mexicanos le han respondido a manos llenas.

En los ratos libres leo El puño invisible, el ensayo de Carlos Granés que ha recibido este año el premio Isabel Polanco. Tan ambicioso como ágil, tan riguroso como vívido, El puño invisible comienza con una imagen memorable: en la misma calle de Zürich, a pocos metros de distancia el uno del otro, dos grupos de conjurados se disponen a poner el siglo XX patas arriba. En el número 14 de la Spiegelgasse, Lenin prepara la revolución bolchevique; en el vecino Cabaret Voltaire, un grupo de artistas preparan otra revolución: el dadaísmo. “Por un azar de la historia, en una misma manzana de una ciudad sosegada, en medio de un país neutral y tranquilo, se urdieron las conspiraciones más turbulentas y exaltadas del siglo XX”, escribe Granés. “Dos revoluciones estaban en marcha, una política, la otra cultural; una dispuesta a desmantelar las estructuras de los estados y alterar el funcionamiento de la economía y la administración de la propiedad y el poder; la otra dispuesta a transformar las mentes, las costumbres, los valores y la forma de vivir de las personas”. La primera, dice Granés, pareció triunfar y fracasó; la segunda pareció fracasar y acabó triunfando. Y su (fascinante) ensayo quiere preguntar cómo sucedió aquello.

No creo que sea por chauvinismos de ningún tipo (soy más bien alérgico a ellos) que me he fijado en esta confluencia extraña de dos premios a dos colombianos, separados ellos por la generación y por el género, pero no por la voluntad inquisidora y las ganas de contradecir. Los premios otorgados en la FIL a Vallejo y Granés son dos caras de la vitalidad que la lengua y el pensamiento siguen teniendo en Colombia; y yo camino por estos corredores, oyendo el murmullo de las multitudes que han venido para hablar de libros y escuchar a quienes los escriben, y me agrada que sea éste el escenario de esa vitalidad, esta feria que es distinta de todas las ferias, esta feria en la que me pregunto esa misma pregunta: ¿En qué estás pensando, México? México, ¿a quién quieres para quererlo?

Puedes leer aquí el discuros completo de Fernando Vallejo.

Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) es escritor. Su último libro es El ruido de las cosas al caer (Premio Alfaguara, 2011).

Imagen- Homenaje y entrega del premio FIL a Fernando Vallejo en el auditorio Juan Rulfo de la feria. (Cortesía FIL- Universidad de Guadalajara)

comentarios 7

7 Comentarios

Publicado por: Barcosmico 28/11/2011

Vallejo le devuelve el valor de la crítica a las letras. Sobre todo propone el necesario divorcio entre el poeta y el político, tan común en nuestras sociedades adictas a la ceremonia pública:

http://espadadedamocles86.blogspot.com/2011/11/fernando-vallejo-el-lugar-de-las-letras.html

Publicado por: Aprende a seducir 28/11/2011

Pues enhorabuena...
Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

Publicado por: Renandario arango 28/11/2011

La gran mayoría de escritores y artistas notables de Colombia tienen una clara tendencia a largos y cortos exilios; es bueno sacudir-se de los entornos anquilosantes que exigen renovación cada tanto, y renacer dentro de otras fronteras sin dejar de ser de donde se es, lo cual confronta el reto de autoexilios, desarraigos y reacomodos para al menos poder sobrevivir el marasmo de los espejismos del boom o el realismo mágico. Después de todo, "el mundo es ancho y ajeno..."

Publicado por: alex camacho 28/11/2011

literariamente vallejo es un genio; qué diga o deje de decir, no es problema de nadie, El ya forjó la fuerza de su voz. Us palabras son un topetazo en la frente pero así es como debe ser. GRACIAS Vallejo.

Publicado por: john galt 28/11/2011

Siempre que aparezcan elementos destructores entre los hombres, empezarán por destruir el
dinero, porque éste es la protección del hombre y la base de una existencia moral. Tales
elementos se apoderarán del oro, entregando a los dueños en cambio un montón de papel
falsificado. Esto destruye las normas objetivas y deja a los hombres a merced caprichosa de un
arbitrario promulgador de valores. El oro es un valor objetivo, un equivalente a riqueza
producida. El papel es una hipoteca sobre riqueza que no existe, reforzada por un arma
apuntada al pecho de quienes se espera han de producirla. El papel es un cheque cursado por
saqueadores legales sobre una cuenta ajena: «La virtud de las víctimas». Vigilad el día en que
dicho cheque rebote llevando la anotación: «Cuenta sobregirada».

Publicado por: juan 28/11/2011

no me gusta que fernando vallejo haya ganado ese premio, nada bueno para la literarura, su discurso es francamente negativo, quejumbroso, gris, sin humor, es como un viejito quejandose de todo, con rencor, que lo trabaje y se libere, al mundo no le hacen falta su espíritu mal-humorado, hace falta imaginación, libertad, lo que dice tan insistentemente llega por momento a ser pobre, pese a todo lo que digo entiendo su indignación por loque pasa en el mundo, por la frivolidad, hipocrecía, etcétera,

Publicado por: Eduardo 28/11/2011

Fox tenía una capacidad inaudita para decir estupideces, pero las cifras (evolución de la pobreza, de la desigualdad, cobertura de servicios, indicadores de salud, de alfabetismo y escolaridad, del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, del IDH del PNUDH), eventualmente lo reivindicarán, nada malo para un presidente que nunca supo lo que era contar con una mayoría en un congreso, es más, un presidente al que dos terceras partes del congreso y los gobernadores locales eran abiertamente hostiles. Que buena parte de los más reconocidos escritores colombianos (Vallejo, Mutis, García Márquez) estén en México y no en Colombia, algo dice de México y algo de Colombia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal