Papeles Perdidos

Babelia en Guadalajara 2011 / Diálogo

Las huellas de Wikileaks

Por: EL PAÍS04/12/2011

Wikileaks
por Winston Manrique y Miguel Cedeño

18.30 Preámbulo. Hace un año por esas fechas el periodismo y la información dieron un gran golpe: se destaparon los papeles de Wikileaks, se revelaron muchas cosas de todo calibre. Y ahí estaba este periódico en primera línea para dar cuenta de unos hechos que cambiarían parte de la diplomacia y de hacer política internacional y nacional. Un hecho que, más que descubrir o revelar formas de hacer periodismo, recordó el mejor quehacer periodístico y las rutas a seguir, o mejor, no olvidar, así como la importancia de la credibilidd y el prestigio del medio que emite una información.

Acaban de llegar al stand de ELPAÍS en la FIL los participantes en la mesa redonda titulada El periodismo después de Wikileaks: Suzana Singer, Defensora del Lector del diario Folha, de Brasil; Alejandro Santos Rubino, de la revista Semana, de Colombia, Philip Bennett, director del programa Frontline; y Javier Moreno, director de EL PAÍS. Charlan, les toma fotos, contestan ante las cámaras de vídeo sobre su experiencia en esta feria y avanzan algo de lo que van a dialogar en breve. Al rato llega la periodista y escritora Alma Guillermoprieto, que moderará el diálogo.

 19:36 Llegan los invitados a la mesa redonda. La conferencia está a punto de iniciar.

Raúl Padilla, presidente de la FIL da unas palabras de bienvendia "Wikileaks fue una revolución para la información. Cambió la forma de ver la política y las relaciones internacionales". Presenta a los invitados.

ALMA GUILLERMPOPRIETO, Soy la moderadora ideal porque  no sabe nada de Wikileaks -como muchos de nosotros-, pero acá tenemos a cuatro expertos en el tema. Voy a pedir Philip Bennett que cuenta la historia del origen de Wikileaks y de un personaje poco conocido como es el soldado Bradley Manning con Juian Assange.

BENNETT. La relevancia de la página es la forma y el tamaño de la filtación. La información con la que se inició equivalente a dos mil libros. Juliann Assange se piensa como un editor de información. El próximo 15 o 16 de diciembre es el primer paso para conocer más acerca de Wikileaks, porque iniciará un juicio contra Manning por espionaje.

 Lo interesante ahora es que el gobierno estadounidense ha sido muy duro con la información secreta.

GUILLERMOPRIETO.  El País fue uno de los 5 medios internacionales que publicaron las filtraciones de Wikileaks. Javier Moreno por qué no nos cuentas cómo fue tu encuentro con Juliann Assange vía teléfonica en noviembre del año pasado, y si tiene algo Johnlecarriano.

JAVIER MORENO: Eramos conscientes de que estábamos frente a algo nuevo. Un día cuando yo estaba en el aeropuerto de Roma y me llamó, no pudimos hablar bien , así es que lo volvió a hacer el fin de semana. Entonces me dijo que iba a estar en Zurich en unos días y que allí hablaríamos, y colgó. Yo avisé a uno de los directores adjuntos y a un subdirector para que se fueran a Zurich a la espera de que Assange me llamara. Así lo hizo y llegó donde estaban los dos periodistas de EL PAÍS. Entre tanto el director de The Guardian me llamó y me contó que también estaban en conversaciones con Assange. Entonces acordamos reunirnos en Londres-

Después de todo lo que discutimos aquel día en Londres, Assange nos dio los 250.000 cables, papeles, en un cajón gigantesco. El equivalente fue un container, y a partir de ahí tuvimos que hacer un esfuerzo gigantesco.

GUILLERMOPRIETO. ¿Cómo es atender las observaciones de los lectores -tú, como defesora del lector- para investigar sobre esos documentos?

SUZANA SINGER. Nosotros recogimos lo que otros medios publicaron. Luego logramos tener acceso exclusivo a lo referente a Brasil. Tuvimos un canal parecido porque permite recibir denuncias anónimas pero seguras. Este canal ya existía antes de Wikileaks. Los lectores enviaban sus denuncias sin identificarse. Después de Wikileaks, animó a la gente a denunciar.

Para los periódicos fue una buena lección . Quedó claro que no basta revelar documentos, se necesita acompañar los casos.

ALEJANDRO SANTOS RUBINO. Nosotros tenemos varios buzones, pero no encriptados, como lo de Assangfe porque es muy complicado.

JAVIER  MORENO. Nosotros no tenemos un canal así. Pero es una buena idea.

GUILLERMOPRIETO. Semana es una revista con independencia notable frente al poder, y él debe mantenerla también frente a sus propios familaires. Colombia es un país lleno de buzones ciegos. Alejandro, ¿Cuál fue el impacto de Wkileaks en Colombia?

SANTOS RUBINO. Nosotros después del acuerdo que tuvo Asange con estos grandes medios en el mundo, contacto con otros medios para contextualizar la información de cada país. Nosotros tuvimos acceso a lo referido a mi país. Nos dimos cuenta de la influencia tan fuerte de Estados Unidos sobre Colombia. De la cantidad de altos funcionarios del estado colombiano que desfilaban por la embajada de USA, siempre con el ánimo de tener el visto bueno del Tío Sam. Algo lamentable y patético. Esa fue la mayor conclusión que sacamos.

También ha permitido que cualquier funcionario resentido puede colgarla directamente en la web, y ya no solo con temas de Estado sino también de la vida privada. Ahora estamos pasando a una especie de panóptico, de gran hermano, lo cual es preocupante.

GUILLERMOPRIETO.  Sin los medios, Wikileaks no es lo que es, Necesita de ellos para darle realce a sus documentos. Necesita de ellos para poder decir lo que querían decir.

SANTOS. Me preocupa la cultura de la filtración. Lo que estoy viendo es que el papel fundamental de la prensa y el periodismo en el futuro, más que informar es el de fiscalizar. Hacer un trabajo de investigación riguroso o de grandes reportajes, es el primero que se ha sacrificado en esta nueva era del mundo digital. pero el periodismo de fiscalización e investigación cuesta, y paradógicamente es lo primero que ese está recortando. Es una ironía.

MORENO. Creo que sí hay algo grave. Nos hacíamos preguntas sobre si Wikileaks iba a cambiar el mundo y el periodismo. Todos los elementos que están cambiando ya estaba  en el paisaje, pero lo que pasó fue que hizo evidente la relación entre prensa y poder. Aquí hemos tenido miedo de que una orden judicial nos revisara los documentos. El juicio a Assange vuelve a poner sobre la mesa el derecho de la prensa a publicar temas de Estado. Assange corre el riesgo de ser juzgado por cosas que hacemos a diario los periodistas que es convencer una fuente para que nos dé información.

Creemos que la existencia de una prensa libre es esencial de una sociedad, pero ahora resulta que se cuestiona todo eso. Ha habido mucha presión sobre si los medios eran irresponsables.

GUILLERMOPRIETO. Suzana ¿cuánto cambió Wikilieaks? ¿El tema tuvo mucha audiencia?

SUZANA. Alto pero es un interés descendente, pero en Brasil lo que pasa es que se pelean los blogs y los medios tradicionales. Tuvimos telegramas de Wikileaks con periodistas y lectores. Hay pelea interna de si hubo periodistas que sirvieron al gobierno americano.

SANTOS. Al igua que dice Javier, no hubo una revolución en el periodismo. Era lo que se hacía con una fuente nueva. Quedó claro cómo el poder no admite con esta nueva configuración digital; la represión fue muy pesada.

BENNETT. El año pasado salieron a la luz 77 millones de secretos en Estados Unidos. Lo curioso es que el Estado responde a esta nueva amenaza en hacer más secretos; es un fenómeno. La lección es que los secretos no matan, aunque Hilary Clinton dijera que el cielo se caía. Cayeron funcionarios. Pero también es verdad que revelar secretos no ilumina todo, es más complicado.

MORENO. Un aspecto preocupante en un mundo democrático es que los políticos le niegan al ciudadano información básica a la cual deberían tener derecho, por ejemplo, cómo el Estado español garantiza la sanidad de los ciudadanos. Las tecnologías emergentes deben ayudarnos a acabar o poner coto a esta ocultación.

SANTOS. Lo que ha quedado claro es que los conglomerados de medios tienen relación con el poder político. El contrapeso de ese tipo de medios terminan siendo los periódicos más independientes; pilares fundamentales de la democracia, pero con condiciones económicas difíciles.

MORENO. Yo voy a poner un poco de optimismo. Ahora estamos generando mayor y mejor trabajo periódistico.

PREGUNTAS DEL PÚBLICO. ¿Le pagaron a Assange por la información?

MORENO. EL PAÍS nunca ha pagado en sus 35 años de historia por una información, y no lo hará mientras que yo sea director. No hubo ninguna contraprestación.

Lo que preocupante es que se le hayan bloqueado el apoyo financiero. Utilizar eso para cerrar el grifo es un ataque contra Wikileaks.

PREGIUNTAS DEL PÚBLICO. ¿Van a continuar los periodistas investigando esos documentos aún cuando se lleve a juicio a Assange?

MORENO. Nosotros tenemos los documentos, El acuerdo con Assange era que teníamos unas semanas los documentos en exclusiva. En todo este tiempo los 5 medios originales y los otros 40 regionales, hemos extraído lo más valioso, hemos trabajado de forma exhaustiva. Seguimos mirándolos.

En general los cables muestran a un Estados Unidos tratando se hacer su trabajo bien respecto a regiones como Oriente Medio, China y otros lugares en el mundo. Respecto al caso Couso, ni España ni Estados Unidos quedaron bien. Presentaron un doble lenguaje. El resultado fue, en defensa del sistema judicial español, que dichas maniobras y presiones no funcionaron. El doble lenguaje del gobierno español no fue solo con sus ciudadanos sino también con Estados Unidos. Los que quedaron mal fueron los políticos.

Otra cosa es el juicio a Assange, que si fuera condenado en Estados Unidos estarían violando la Primera Enmienda porque él hizo algo que nosotros como periodistas hacemos todos los días: convencer a una fuente para que nos de la información porque es en beneficio a los ciudadanos y el sistema democrático.

PREGUNTA. ¿Tenían los 5 medios elegidos por Assange más información por dar cuando él decidió colgar los cables con los nombres de las fuentes, y poniendo en riesgo sus vidas?

MORENO. Nosotros teníamos acceso a todo el material y decidimos lo que queríamos publicar en su momento. No sabemos por qué o qué motivó a que Assange publicara sin redactar aquellos cables que ponían en peligro la integridad de algunas fuentes. Nosotros acordamos con él eliminar cualquier referencia a las fuentes y así lo hicimos.

Después cuando Assange publicó en la red los cables sin eliminar los nombres de sus fuentes lo condenamos y nos distanciamos de esa actitud en concreto.

 

de la filtación

comentarios 1

1 Comentarios

Publicado por: EL Remington de DURANGO. 04/12/2011

JULIAN ASSAGNE,..el austrialano,que ROMPIO la CAJA de PANDORA, de la DIPLOMACIA Internacional,...REVELO,SECRETOS de ESTADO,...**top SECRET,...Dandose con ello INDICIO,de que QUIEN TIENE LA INFORMACION TIENE EL PODER,....^^ESO debe HACER EL BUEN PERIODISTA,...**INVESTIGADOR,....Que lleguen a ver MAS LEJOS QUE LOS DEMAS,...que GESTIONEN N, INFORMACION HACIA l a Ciudadania,...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal