Papeles Perdidos

HISTORIA

16 Julio 36: extraño "accidente" del general Balmes

Por: EL PAÍS16/02/2012

Por Ángel Viñas

La publicación, el año pasado, de mi libro La conspiración del general Franco,  generó una cierta agitación en la Red. En las páginas y blogs de la derecha y de la extrema derecha se me puso como chupa de dómine. No es de extrañar. En el primer capítulo establecí la tesis de que el comandante militar de Las Palmas, el general Amado Balmes, había sido asesinado por orden del general Franco, su inmediato superior.

Teniendo en cuenta la posterior carrera de Franco centrarse en un asesinato parece, a primera vista, una extravagancia. Sin embargo, en él se dieron cita circunstancias muy particulares. Se produjo en tiempo de paz. Con independencia de que la declaración del estado de guerra, hecha por Franco en Canarias el 18 de julio, fuese totalmente ilegal, la acción no podía cubrirla. El Código Penal entonces vigente (y que Franco mantuvo hasta los años cuarenta) establecía los supuestos que definen un asesinato. Casi todos ellos eran de aplicación al caso.

Francoybalmes2nuevaAunque los rumores sobre el extraño accidente se desencadenaron desde el primer momento, ningún autor se había metido de lleno a examinar las circunstancias en que se produjo. Al hacerlo, hube de ligar el asesinato con la línea conspirativa que había llevado al vuelo del famoso Dragon Rapide. Su ida a Gando y solo a Gando en vez de a Los Rodeos en Tenerife donde vivía Franco se veló siempre con argumentos falaces.

El Franco que apareció en mi investigación es diferente a la imagen que de él se tiene hoy en la literatura, en la cual habría estado dudando hasta que el asesinato de Calvo Sotelo el 13 de julio le hizo pasar a la acción. Franco, por el contrario, se decidió a ello hacia mitad de junio. Entre los problemas operativos con que tropezó figuraba la eventual reacción de la poderosa guarnición de Las Palmas, que comandaba Balmes, viejo conocido suyo. Es verosímil que ya la hubiese tanteado a finales de mayo en su primera visita oficial a Gran Canaria. Ciertamente, conectó con varios oficiales y jefes que posteriormente se sublevaron.  A principios de julio, en una fecha indeterminada, Franco se entrevistó secretamente con Balmes y no logró convencerle. Esto “obligaba” a eliminarle. Lo que Franco entonces necesitaba era un avión para escapar desde Gando, adonde se trasladaría para presidir el entierro.  ¿Por qué tenía prisa? Porque debía ponerse al frente del Ejército de Marruecos, cuya sublevación era inminente. 

Para el franquismo, reconocer que su Caudillo se había estrenado en la paz con un asesinato hubiera sido inconcebible. Desde 1936 hasta fecha reciente no han dejado de sembrarse falsas pistas para ocultar lo sucedido. Numerosos papeles relacionados con el vuelo del Dragon Rapide han desaparecido. La fecha de su llegada a Gando se manipuló. A Balmes se le presentó como decidido partidario de la sublevación. Se le imputó la extraña costumbre de desencasquillar la pistola apoyándola en el bajo vientre. Todo ello fantasías indocumentadas.

General BalmesEn una versión revisada de mi libro he agregado nuevos datos que refuerzan mi tesis. En primer lugar, gracias al decidido apoyo de la familia Balmes, he aclarado la molesta cuestión de la negativa de Franco a conceder a la viuda la pensión completa que hubiera correspondido a su marido por fallecer en acto de servicio. En 1937 se le denegó. He esclarecido el nerviosismo que debió apoderarse de Franco en los días anteriores al golpe y que llevó al general Orgaz, medio desterrado en Las Palmas, a tratar de obtener un avión alemán de Lufthansa. La llegada a Gando, el 14 de julio del Dragon Rapide y no como siempre se ha sostenido al día siguiente, obvió tal necesidad. He profundizado –y corregido-  la personalidad del capitán (no comandante) Pollard, pasajero del avión, ex oficial de la Inteligencia Militar británica. He contado con nuevos informes de patólogos e incluso de la Policía Científica.

Han quedado identificadas las peculiares condiciones del militar que, en mi opinión, asesinó a Balmes. La matriz de su hoja de servicios es ya, de por sí, extremadamente significativa en julio de 1936. Su interés se acentúa en la guerra civil. Se trata de alguien sobre el cual se extendió, contra viento y marea, la larga mano protectora de Franco. Contra los informes negativos que respecto a él había recogido el SIPM. Contra la petición del juez instructor que intervino en la preparación de un consejo de guerra que se le abrió (posteriormente me he enterado de que no se trataba de uno cualquiera: fue el general Jesualdo de la Iglesia, un purasangre de la peor especie y antecesor del tristemente famoso coronel Eymar al frente de un juzgado, secreto, para la persecución del comunismo y el espionaje). Contra la propia sentencia del consejo que se vio obligado, a petición –obviamente impuesta- del mismo fiscal, a repetir la vista. Contra la segunda sentencia, menor que la primera, pero que fue incluso disminuida por el Cuartel General. En definitiva, un caso cuando menos sorprendente, aunque también es verdad que después, y durante muchos años, el inmarcesible Caudillo dejó de sonreirle. No de forma definitiva. Lo recuperó en los años sesenta.

He ampliado el número de documentos que debieron existir pero que han desaparecido. Tanto en España como, ¡quién lo iba a pensar!, en la propia Inglaterra. Para ciertos servicios, lo que hubo detrás del vuelo del Dragon Rapide es algo que todavía puede quemar.

Dejemos a los franquistas en sus certidumbres. Ni sus historiadores de postín, ni sus alevines, han sido capaces de aportar pruebas documentales en contra. Cuando lo intentan, fracasan. En la página web franquista por excelencia afirman que el teniente coronel Galtier, que sucedió brevemente a Balmes y comunicó a Franco lo sucedido, era un defensor de la República. No podía formar parte de la conspiración que me he inventado. Poco después lo fusilaron. Mentira. Galtier siguió en el Ejército. Ascendió y pasó al retiro en 1943.  Ni siquiera saben investigar.

Ángel Viñas es el autor de La conspiración del general Franco (Crítica).

comentarios 61

61 Comentarios

Publicado por: juan antonio 16/02/2012

A mi los historiadores que se encasillan o clasifican de un bando o de otro, no me sirven, si hablamos de ricardo de la Cierva lo asociamos a la derecha y si se trata de este que nos ocupa, lo asociamos a la izquierda, total que el lector se queda confuso. Hay que contAR LA VERDAD, AL MARGEN DE LAS ideologias o simpatías que uno sienta hacia uno o hacia otro. Sr. Viñas yo no le compró un libro aunque me regalen un móvil de última generacion-

Publicado por: Rafael rotger anglada 16/02/2012

Un pequeño comentario que no tiene que ver con el contenido del libro, sin con la presentación: la foto de portada no corresponde a un DH89 Dragon rapid, sino a un DH84 Dragon, un modelo más antiguo, al que se la ha pintado la matricula G-ACYR. Un detalle sin mayor importancia, pero que por el hecho de que sea una imagen manipulada afea en mi opinión la portada.

Publicado por: moti nelken 16/02/2012

Profesor Viñas

Gracias por su respuestas. Vuelvo a insistir en una pregunta, fuera de lo ya publicado en la primera edición del libro, ¿hay más fuente que confirmen que el general Balmes se oponía al ya muy próximo golpe militar de 1936?

Me gustaría poder comprar la segunda edición del libro, pero no me puedo permitir comprar dos ediciones consecutivas del mismo libro, auque sí que me gustaría poder leer los cambios introducidos en la segunda edición.

Publicado por: angel vinas 16/02/2012

Con mucho gusto contesto a la pregunta de Moti. Todo lo que la familia Balmes me dijo esta recogido en la segunda edicion. Mi impresion es que la esposa y el cunado, hermano de ella, debieron sospechar lo ocurrido. La madre se abstuvo cuidadosamente de transmitirlo. Uno no jugaba con acusaciones de esta indole durante el franquismo. La entrevista Balmes/Franco me la conto el sobrino nieto del ayudante accidental que acompano a Balmes. El que acompano a Franco fue su primo que adopto una actitud ambigua en sus memorias. Cuando el (?presunto?) asesino se dirigio anos mas tarde a Franco para pedirle un favor (he localizado hace poco la carta) lo hizo a traves del primo, que naturalmente sabia lo que habia pasado.
El caso es, de por si, extraordinario porque no es facil ligar a Franco con un asesinato mondo y lirondo, EN TIEMPOS DE PAZ. Lamentablemente hay una veintena de documentos que deberian haber arrojado luz pero que han desaparecido. Quiza una casualidad pero no me lo creo.

Publicado por: moti nelken 16/02/2012

Profesor Viñas,

Enhorabuena por su investigación. Yo tengo la primera edición y eché en falta testimonios orales directos de la familia Balmes, algo que entiendo que en esta nueva edición no es así, sobre todo en lo relativo a la denegación por Franco de la pensión a la viuda en 1937. De todas formas, tengo una pregunta, ¿nadie de la familia sabe si el general Balmes se oponía con claridad al golpe militar del 17-18 de julio? ¿Ningún familiar ha transmitido nada sobre la posible entrevista entre Balmes y Franco días antes del inicio de la Guerra Civil? ¿No tenemos más fuentes orales o documentales para dejar fuera de toda duda que el general Balmes se negó a participar en el golpe militar de 1936? ¿Cuál fue el motivo principal por el cual el Dragon Rapide aterrizó en Gando y no en Los Rodeos?

Moti Nelken

Publicado por: Angel ViNas 16/02/2012

Muchas gracias a quienes me alientan a seguir mis investigaciones. Lo hare. A lo largo de 40 anos he acumulado mucho material de archivo. Una parte de los comentarios (dejo de lado las habituales puyas personales) demuestra que los opinantes no han leido mi libro. Sugiero que lo hagan. Sus dudas encontraran alguna respuesta. Lo que me hubiese gustado es quienes creen que soy un tanto imbecil hubiesen aducido alguna prueba de que me habria dejado llevar por preconcepciones y no por el analisis de la evidencia documental. Toda minuciosamente indicada en la obra. Fuera del caso Balmes, se han suscitado viejos mitos sobre la URSS, los comunistas, etc. A todos ellos les he dedicado una tetralogia. Casi 3000 paginas.

Publicado por: PEDRO MEDINA SANABRIA 16/02/2012

Que el Teniente Coronel FRANCISCO DE SALES GALTIER PLEY NO FUE FUSILADO, sino que muy al contrario, vivito y coleando, participó decisivamente, y de modo destacado, en el golpe militar del 18 de julio de 1936, dictando sentencias de muerte en consejos de guerra hasta 1942, está acreditado documentalmente en estos enlaces de Internet:

http://pedromedinasanabria.wordpress.com/2011/02/11/991936-fuset-en-consejo-de-guerra-de-las-palmas/
http://pedromedinasanabria.wordpress.com/2010/12/30/2-de-septiembre-de-1936-cinco-penas-de-muerte/
http://pedromedinasanabria.wordpress.com/2010/01/15/reo-solicita-permiso-para-pasarse-a-la-zona-republicana/
http://pedromedinasanabria.wordpress.com/2010/04/05/las-chicas-de-tenerife/

http://pedromedinasanabria.wordpress.com/2012/02/01/los-ultimos-fusilados-en-tenerife/

Publicado por: Renau 16/02/2012

azor, Franco estaba confinado en Canarias por golpista y no tenía permiso para salir de su isla. No era superior de Balmes y en ningún caso podría haber ordenado detenerle.

Publicado por: República de Cuartillo 16/02/2012

Me parece un artículo muy, muy interesante. Gracias

Publicado por: jose antonio vidal castaño 16/02/2012

El libro de Angel Viñas sobre el extraño "accidente" que sufrió el general Balmes es, como el conjunto de su producción, un texto de gran valor histórico por su pretensión, absolutamente fundamentada, (magnifico capitulo 3) de proseguir la batalla por la verdad, como por su aportación a desmontar el mito de un Franco dubitativo y temeroso. Toda la biografía del dictador, desde sus campañas africanas a la criminal e injustificada represión de posguerra -que dirigió personalmente-, desmienten esa imágen. Angel Viñas añade un elemento nuevo y diferente que le situa en el papel que ya desempeñara, por ejemplo, en la represión de la revolución asturiuana del 34.
La historia es, como afirma el propio Viñas, una construccioón intelectual y dentro de ella su versión sobre lo ocurrido a Balmes, una opinión de peso avalada por su compromiso total con la búsqueda de la verdad. Ya advirtió Hanna Arent que "no hay conocimiento histórico neutro", y que "la historia es un relato (...) que no termina jamás".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal