Papeles Perdidos

LITERATURA

El feliz cumpleaños de los lectores a García Márquez

Por: Winston Manrique Sabogal06/03/2012

Vídeo de la agente literaria Carmen Balcells felicitando a Gabriel García Márquez en su 85º cumpleaños. Por W. Manrique/J.Sánchez/L.Almodóvar

 

Audios de escritores que felicitan al Nobel colombiano con la lectura de algunos libros de él, por Tommaso Koch

Eduardo Mendoza: 'El amor en los tiempos del cólera'

Dasso Saldívar: 'Cien años de soledad'

Álvaro Pombo: 'La hojarasca'

Enrique Vila-Matas: 'Isabel viendo llover en Macondo'


El perfume de las begonias al amanecer fue ahogado por el aguacero que empezó a caer sobre Aracataca el 7 de marzo de 1927; que luego se mezcló con las nueve campanadas de la iglesia y minutos más tarde con los gritos angustiados de unas mujeres que veían cómo el primogénito de Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez acababa de nacer envuelto en el cordón umbilical que amenazaba su vida. Ellas hicieron lo que pudieron hasta que el llanto del niño eclipsó todos los sonidos y ruidos que lo habían recibido.

Ochenta y cinco años después, ese niño que aquella mañana dominical fue bautizado a las carreras como Gabriel García Márquez celebra hoy un cumpleaños rodeado del agradecimiento de millones de lectores en todo el mundo. Porque con él nacieron muchas cosas: habría de crear no solo un universo literario realmente único, sino que habría de ensanchar el territorio del lenguaje español en su forma de recorrerlo, su influencia literaria cambiar la manera de ver el mundo y contarlo y que ese mismo mundo volviera a mirar a la creación literaria en español.

Autor de títulos de piezas periodísticas, cuentos y novelas seductoras (desde su primer cuento La tercera resignación hasta sus memorias Vivir para contarla, pasando por El coronel no tiene quien le escriba o  Cien años de soledad (cuya edición en libro electrónico ha salido hoy) o  Crónica de una muerte anunciada o  El ahogado más hermoso del mundo o  La triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada o  El otoño del patriarca o  Del amor y otros demonios o  El amor en los tiempos del cólera o  La mala hora); de comienzos de libros memorables e inolvidables y de pasajes narrativos al servicio de historias fabulosas que condensan el mundo y su humanidad, Gabriel García Márquez recibirá hoy rosas amarillas, sus preferidas, pero yo propongo que sus lectores lo felicitemos eligiendo el comienzo de su libro que más nos guste.

La primera en unirse a este homenaje al premio Nobel colombiano ha sido Carmen Balcells, su gran amiga y agente literaria, desde Barcelona en el vídeo que acompaña este post. Ella ha elegido el cuento Muerte constante más allá del amor, escrito en 1970, y que empieza así:

"Al senador Onésimo Sánchez le faltaban seis meses y once días para morir cuando encontró a la mujer de su vida. La conoció en el Rosal del Virrey, un pueblecito ilusorio que de noche era una dársena furtiva para los buques de altura de los contrabandistas, y en cambio a pleno sol parecía el recodo más inútil del desierto, frente a un mar árido y sin rumbos, y tan apartado de todo que nadie hubiera sospechado que allí viviera alguien capaz de torcer el destino de nadie".

Me parece maravilloso ese comienzo, y el cuento en sí mismo, pero yo me inclino por el titulado Alguien desordena esta rosas, escrito en 1952, y que empieza así:

"Como es domingo y ha dejado de llover, pienso llevar un ramo de rosas a mi tumba. Rosas rojas y blancas, de las que ella cultiva para hacer altares y coronas. La mañana estuvo entristecida por este invierno taciturno y sobrecogedor que me ha puesto a recordar la colina donde la gente del pueblo abandona a sus muertos. Es un sitio pelado, sin árboles, barrido apenas por las migajas providenciales que regresan después que el viento ha pasado".

Como les decía, los invito a felicitar a Gabriel García Márquez en su 85 cumpleaños compartiendo con todos cuál es el comienzo del cuento o novela que más te gusta. Para empezar, el ilustrador colombiano Turcios le rinde homenaje con la siguiente ilustración:

 

 

 

 

GARCÍA MÁRQUEZ  visto por TURCIOS
MACONDO SE MUDA AL CIBERESPACIO. // LO QUE NACIÓ CON GARCÍA MÁRQUEZ // ASÍ ESCRIBÍ CIEN AÑOS DE SOLEDAD

comentarios 214

214 Comentarios

Publicado por: mara morandi 06/03/2012

mis alumnos italianos adoran a Gabo..... han leído párrafos de "100 años de soledad", han visto la obra de teatro en la escuela "crónica de una muerte anunciada", han visto la película "la cándida Erendira"..... en nombre mío y de todos ellos (Instituto Astolfo Lunardi, Brescia, Italia) les enviamos un caluroso abrazo, ojalá pudiéramos tenerlo aquí como invitado de honor.... FELIZ CUMPLEAÑOS GABRIEL.... MUCHOS AÑOS MAS PARA TI......

"Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados"
EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL COLERA ES UN TESTIMONIO DEL TRIUNFO DE UNA REMEMORANZA CON ALEGRIA(UNA SAUDADE) DE LA VIDA Y DEL AMOR PESE A LA EROSION DEL TIEMPO DE LA VEJEZ Y DE LA MUERTE...Y ES A LA VEZ UNA RUPTURA CON UNA NOSTALGIA PARA LA CUAL YA TODO ESTA PREVIAMENTE PERDIDO COMO EN CIEN AÑOS DE SOLEDAD, EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA, CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA, EL OTOÑO DEL PATRIARCA, EL GENERAL EN SU LABERINTO Y QUIZAS TODO EL RESTO DE LA OBRA DE GABRIEL GARCIA MARQUEZ…
Felicitaciones por el "incumpleaños" a la manera de Lewis Carroll en que se puede celebrar todo el tiempo y quizás mas allá el Instante entre el tiempo y la eternidad... Ramon Armando Garzon Mendoza escritor y filosofo miembro de la UNEQ l'Union des écrivaines et écrivains Québécois, Grand Montréal Rive-Sud du fleuve Saint-Laurent, Greenfield Park, Longueuil, Montérégie, Québec, Canada, Courriel:

Publicado por: Manolo Daza 06/03/2012

"Hasta entonces, el doctor Juvenal Urbino y su familia habían concebido la
muerte como un percance que les ocurría a los otros, a los padres de los otros, a los hermanos y los cónyuges ajenos, pero no a los suyos. Eran gentes de vidas lentas, a las cuales no se les veía volverse viejas, ni enfermarse ni morir, sino que iban desvaneciéndose poco a poco en su tiempo, volviéndose recuerdos, brumas de otra época, hasta que los asimilaba el olvido. La carta póstuma de su padre, más que el telegrama con la mala noticia, lo mandó de bruces contra la certidumbre de la muerte. Y sin embargo, uno de sus recuerdos más antiguos, quizás a los nueve años, a los once años quizás, era en cierto modo una señal prematura de la muerte a través de su padre.
Ambos se habían quedado en la oficina de la casa una tarde de lluvias, él dibujando alondras y girasoles con tizas de colores en las baldosas del piso, y su padre leyendo contra el resplandor de la ventana, con el chaleco desabotonado y ligas de caucho en las mangas de la camisa. De pronto interrumpió la lectura para rascarse la espalda con un rascador de mango largo que tenía una manita de plata en el extremo. Como no pudo, le
pidió al hijo que lo rascara con sus uñas, y él lo hizo con la rara sensación de no sentir su propio cuerpo al ser rascado. Al final su padre lo miró por encima del hombro con una sonrisa triste.
-Si yo me muero ahora -le dijo- apenas si te acordarás de mí cuando tengas mi
edad.
Lo dijo sin ningún motivo visible, y el ángel de la muerte flotó un instante en la
penumbra fresca de la oficina, y volvió a salir por la ventana dejando a su paso un
reguero de plumas, pero el niño no las vio."

Felicidades Don Gabriel, seguiré releyendo el libro más bonito de mi vida, El Amor en Los tiempos del cólera, hasta que me desvanezca en la nada. En sus páginas encuentro intensidad, belleza, refugio, ánimo, inspiración, valor, fuerza... VIDA. No puedo describir cómo sólo con empezar a resumergirme en cualquiera de sus páginas al azar se me estruja el corazón, sensación que tengo mientras escribo este pequeño homenaje.
Gabo... en tus líneas he encontrado refugio a mi desasosiego y me has hecho querer con más fuerza, si cabe, al amor de mi vida: Nushe.

Publicado por: RAUL TORRES JIMÉNEZ 06/03/2012

leí el Relato de un Náufrago a los 18 años y decidí que quería ser reportero. Aun hoy, de vez en cuando, acudo a este reportaje y sí, continúa siendo la mejor lección de periodismo que he recibido. Revivir una historia, hacerla atractiva, sacudir la conciencia de miles de personas cuando aparentemente todo estaba dicho sobre el accidente del Caldas, es la mejor lección que puede recibir cualquier reportero, nunca decir "de esto ya no se puede extraer nada más, está agotado el tema" porque allí oculta, está la chispa que hará renacer el fuego donde aparentemente sólo hay cenizas. Tuve el privilegio de saludar a don Gabriel el 4 de diciembre de 1988 en Tuxpan, Veracruz, México, cuando el comandante Fidel Castro regresó a Santiago de la Peña, comunidad frente a ese puerto del Golfo de México, donde inició el viaje en el Granma para desembarcar en Cuba e iniciar la revolución. Afable, García Márquez estrechó mi diestra con sus dos manos, sonrió, y siguió adelante: la sencillez de un genio.

Publicado por: iSMAEL eLIZONDO 06/03/2012

"Eréndira estaba bañando a la abuela cuando empezó el viento de su desgracia. La enorme mansión de argamasa lunar, extraviada en la soledad del desierto, se estremeció hasta los estribos con la primera embestida. Pero Eréndira y la abuela estaban nechas... (por el gran Gabo) a los riesgos de aquella naturaleza desatinada, y apenas se notaron..."
El mejor homenaje de los lectores mexicanos es darle algo que le debemos: ¡La nacionalidad mexicana"

Publicado por: John 06/03/2012

Feliz cumpleaños a Gabo. Inspiración para muchos, en su vida y en sus obras.

En algún altillo de París, o en un escritorio en Barcelona, en una casa en Ciudad de Méjico o en la mismísima Aracataca, estén tal vez hoy forjándose las plumas de quienes han abrazado a la escritura gracias al camino que él nos ha alumbrado.

Publicado por: Mariana Castro 06/03/2012

Hoy cumple 85 años y èl fue uno de los responsables de que terminara creyendo que sì, el periodismo es la profesión màs bella del mundo. Recuerdo còmo cuidaba un ejemplar prestado de la primera edición de ¨Crònicas y Reportajes¨ firmarmado por en el 98. Veìa y veía su firma, la tocaba y pensaba què le hubiera dicho yo si hubiera estado frente a èl. El pobre libro estaba ya todo deshojado y con la pasta desgastada, y era parte de la colección de un amigo que tuvo el privilegio de acudir a Cartagena a uno de sus cursos.
Ese pequeño y gastado libro lo llevè varias a la Uni, en donde en màs de una ocasión me lo pidieron para fotocopiar la firma de El Gabo que tenìa en la primera pàgina con dedicatoria para Pablo.
Ademàs de La hojarasca, Cien Años de Soledad, El Coronel no tiene quièn le escriba, Noticia de un Secuestro, El Amor en tiempos del Còlera, esa firma era lo màs cerca que había estado de èl.
En mi cumpleaños 22 me llegò un hermoso regalo: Ojos de Perro Azul, también firmado por èl, pero en el 78. Uff! Ese ejemplar me hizo sentir que ya nos conocíamos desde antes, incluso desde antes de que naciera. Ahì està, en un lugar especialmente reservado para sus hermosas hojas amarillas, pasta suave y olor a humedad, deseando que dure muchos años para los que vienen.
Rodrigo, quien me hizo ese lindo regalò, me contò que lo encontrò en un puesto de libros usados. ¨Quièn dejaría ahí un libro de Garcìa Màrquez ? Sabrìa el dueño del libro o siquiera se habría imaginado que quien firmaba iba a ser premio Novel cuatro años despuès?. Y de nuevo la misma pregunta a mi cabeza: De què hablaban mientras Garcìa Màrquez dejaba su rùbrica: GABRIEL, subrayado y con un punto.
Hoy sè, que no se dice nada. Que tal vez tampoco se piensa nada cuando se està frente a èl. O que tal vez todos decimos lo mismo. Yo lo encontré inesperadamente en Guadalajara durante una Feria del Libro. Digo inesperadamente porque a pesar de que sabìa que èl estaría ahí y sinceramente no creí que lo vería, mucho menos, que casi me tropezaría con èl.
Era un mundo de gente buscàndolo. Recièn acababa de salir ¨Vivir para Contarla¨, y todo mundo quería hablar con èl, para saber si era su ùltimo libro. Y yo que de un giro lo tengo de frente: Tan bonito. Tan sonriente. Tan de mi tamaño. Y entre que estoy tambaleando y sonriendo, sòlo sè que no quiero caerle encima aunque la multitud venga como toros en callejones. Pero èl, que me detiene con su manos, que igual que sus letras, son suaves. Y todo lo demàs se detiene. Se calla. Nos vemos por unos instantes. Y ayyy! Ahora pienso còmo me hubiera gusta aparecer un ramo de rosas amarillas, sus favoritas, y dàrselas màgicamente, para que no me olvidara.
No sè cuàntos segundos pasaron así, sòlo sè que fue el tiempo suficiente para no pensar siquiera en sacar una pluma y pedir una firma, sino para a limitarse a decir lo que tal vez tantos ya le han dicho: Gracias Maestro.

Publicado por: luis gonzalez 06/03/2012

Desde Costa Rica, todos los parabienes pars el Gran maestro cuya mano prodigiosa no pierdo la esperanza de estrechar. Mi hijo,Luis Gabriel,lleva en su. nombre, mi admiracion por quien me enseno a amar mi lengua y esta America Latina a la que tanto ha enaltecido.

Publicado por: Jordan 06/03/2012

Mi modo de apreciar los libos cambió radicalmente el día que me puse a leer Crónica de Una Muerte Anunciada siendo aún adolescente. Ya nada sería igual, había descubierto la Literatura con mayúsculas. Hoy García Márquez sigue siendo uno de mis escritores favoritos, y aprecio tanto sus historias que hasta fui a conocer el lugar donde nació: Aracataca!!, en el atlántico colombiano, seguro que soy de los pocos que conoce ese lugar. Pero mi mayor sorpresa al llegar allí fue que en la oficina de correos que hacía de museo había una chica que había llegado allí sóla con el mismo propósito y que venía de... Israel!!, una prueba de que Gabo es universal.

Publicado por: Carlos Duron 06/03/2012

es tu dia mas espercia Que Dios lo Bendiga y es grande desde Honduras

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal