Papeles Perdidos

Nuevo testamento de literatura: Judas

La deuda con Judas

Por: Winston Manrique Sabogal05/04/2012

JudasxCaravaggio
El beso de Judas, de Caravaggio.

Nunca un beso significó tanto para la humanidad. El de una especie de ángel caído cuya traición fragua la gloria de otro. Eso es Judas Iscariote, personaje bíblico, para mal y para bien del cristianismo. Porque su traición a Jesús por 30 monedas de plata, un jueves como hoy, lo convirtió desde ese mismo instante en uno de los seres más vilipendiados y maldecidos. Y en uno de los personajes más interesantes, enigmáticos y novelescos de la Biblia, ese libro de lecturas fascinantes esparcidas con grandes voces narradoras al servicio de hechizantes historias literarias. Por eso Judas Iscariote es el apóstol que he elegido para la segunda parte de la serie Nuevo testamento de literatura, dedicado ayer a la Virgen María. Porque Judas es un personaje y una pieza esencial sin la cual no existiría la religión Católica, y cuya misteriosa vida ha sido explorada y recreada por algunos escritores a lo largo de dos milenios, cuyos libros invito a ustedes a compartir y comentar en este blog, tras el relato sobre el cual hablaré a continuación.

Como muestra metaliteraria elijo el cuento de Jorge Luis Borges, Tres versiones de Judas, que en mi edición de bolsillo de Alianza tiene justamente las páginas de un número cabalístico: 9. Gracias y detalles al margen, la lectura del relato de Borges es una lección de literatura a través de una lección que busca descifrar "un misterio central de la teología". Un ejemplo de las historias borgeanas cuyos universos nacen allí y se expanden para luego cerrarse sobre sí mismos. Su primera lectura la tuve a los veintipocos años y fue como un atardecer de tormenta con relámpagos y centellas que auguran la cercanía de la caída del gran rayo.

Judas1 Hacia el principio, Borges cita a De Quincey que especuló sobre que Judas entregó a Jesucristo "para forzarlo a declarar su divinidad y a encender una vasta rebelión contra el yugo de Roma". Luego el autor argentino deja caer otra centella: "La traición de Judas no fue casual; fue un hecho prefijado que tiene su lugar misterioso en la economía de la redención". Palabras seguidas aparece un relámpago: "El verbo, cuando fue hecho carne, pasó de la ubicuidad al espacio, de la eternidad a la historia, de la dicha sin límites a la mutacón y a la muerte; para corresponder a tal sacrificio, era necesario que un hombre, en representación de todos los hombres, hiciera un sacrificio condigno. Judas Iscariote fue ese hombre. Judas, único entre los apóstoles, intuyó la secreta divinidad y el terrible propósito. El Verbo se había rebajado a mortal; Judas, discípulo del Verbo, podía rebajarse a delator y a ser huésped del fuego que no se apaga".

Las teorías y explicaciones que buscan descifrar el misterio continúan hasta toparse uno con: "Imputar su crimen a la codicia es resignarse al móvil más torpe. Nils Runenberg propone el móvil contrario: un hiperbólico y hasta ilimitado ascetismo. El asceta, para mayor gloria de Dios, envilece y mortifica la carne; Judas hizo lo propio con el espíritu. Renunció al honor, al bien, a la paz, al reino de los cielos, como otros, menos heroicamente, al placer. Premeditó con lucidez terrible sus culpas".

JUDAS ISCARIOTE.-LEONARDO DA VINCI.-RENACIMIENTOY el gran rayo de la lectura borgeana llega cuando escribe: "El argumento general es complejo, si bien la conclusión es monstruosa. Dios, arguye Nils Runeberg, se rebajó a ser hombre para la redención del género humano". Las disquisiciones siguen hasta que dice: "Dios totalmente se hizo hombre pero hombre hasta la infamia, hombre hasta la reprobación y el abismo. Para salvarnos, pudo elegir cualquiera de los destinos que traman la perpleja red de la historia; pudo ser Alejandro o Pitágoras o Rurik o Jesús; eligió un ínfimo destino: fue Judas". (En la imagen: Judas, según Leonardo da Vinci)

Pero se acerca la página nueve del cuento, cuando los teólogos desdeñaron esa versión de Judas-Dios, y Borges escribe:" Runeberg intuyó en esa indiferencia ecuménica casi una milagrosa confirmación. Dios ordenaba esa indiferencia; Dios no quería que se propalara en la tierra Su terrible secreto", y el desenlace empieza en la página cabalística, la de un nueve que representa desde el tiempo hasta la hora en que muere Jesús.  

¿Codicioso? ¿Ambicioso? ¿Rebelde? o ¿Víctima? ¿Instrumento? ¿Incomprendido? En cualquier caso, Judas Iscariote, es un hombre imbuido en el misterio sin el cual no se habría podido cumplir el destino de Jesús. La gloria gracias a un traidor. ¿Qué opinas del texto de Jorge Luis Borges? ¿Qué otros relatos conoces donde la presencia de Judas sea esencial y haya sido llevada a la literatura? Así leemos de otra manera la Semana Santa.

Serie. Nuevo testamento de literatura: Virgen María.

Judas
Judas en la última cena.

 

 

 

comentarios 40

40 Comentarios

Publicado por: Rubén 05/04/2012

«Por supuesto, ni la historia ni el teólogo son reales. Runeberg sólo fue el personaje que Borges inventó para su cuento Tres versiones de Judas. El escritor necesitó dar vida a Runeberg para anunciar algo que no podía decir un escéptico que creía que la Teología no era más que la perfección de la Literatura Fantástica, y Dios, su mejor invención.
Sin embargo, antes de morir Jorge Luis Borges rezó con fervor el Padrenuestro».
Sonia Lira

Publicado por: Andrés 05/04/2012

Mónica, después de algún tiempo me he vuelto a conectar a este blog y he podido leer tu interesante comentario a mi comentario. Creo que estamos en la misma orilla y sólo quería añadir una información que te puede ser de utilidad a tí y a otros lectores de Bulgákov. Sé que hace unos pocos años hicieron una película (o miniserie, no estoy seguro) rusa (o tal vez franco-rusa) de "El maestro y Margarita". Creo que nunca fue estrenada en España pero recuerdo haber leído algo bueno sobre ella en una revista francesa, mientras estaba en fase de producción. Yo no la he visto aún pero pienso que podría ser interesante. Según entiendo de mis allegados ruso-parlantes más íntimos, "El maestro" parece tener en esa esfera cultural una cierta leyenda maldita en el sentido de que algunos asocian su lectura con acontecimientos accidentados, exactamente igual que en la novela, que a fin de cuentas tiene entre sus personajes al diablo, ¡qué demonios! (si se me permite la expresión). Tonterías, sin duda, aunque como durante mucho tiempo fue un libro prohibido en la antigua URSS puede que no fuera en este caso del todo irracional pensar que podría ocurrir alguna desgracia en caso de leerlo. Por otro lado es posible que la película decepcione al lector del libro, ya que éste parece muy complejo de llevar a la pantalla. De un modo u otro, yo no he reunido todavía el valor para verla.

Publicado por: LIBITINARIO 05/04/2012

Hace años, peregrinando a compostela, me mostraron la formidable fachada del Santo Sepulcro de Estella. En ella, aparecen doce hornacinas con otros tantos apóstoles, dado que ese número 12 tiene su simbología que no se puede alterar. Sin embargo, por no representar al Iscariote, se repetía otra figura apostólica, la de san Andrés (con distintos atributos).
Un curioso peregrino, me comentó lo denostada que era la figura del Judas, y me planteó si no sería él el mejor de los discípulos que, consciente de la misión y los designios divinos, llegó a comprender que entregar a Cristo era algo absolutamente necesario y, en efecto se sacrificara a sí mismo, haciendose traidor.
Poco tiempo después, tuve ocasión de ver una película italiana (¿Il bacio di Giuda, puede que se llamara?) que seguía el Evangelio (creo que el de Marcos) con fidelidad, pero acercándose a Judas, con intención de mostrar esta misma posibilidad, al parecer tomando la perspectiva de una secta herética que reivindicaba ciertas figuras negativas en la Biblia, como Caín; recuerdo un bonito pasaje en el que alguien le preguntaba a Judas porqué seguia a Cristo. Y el respondia: "Ha cancelado todas mis certezas"

Publicado por: LIBITINARIO 05/04/2012

Para ser un periódico kultureta, el artículo está plagado de errores de tipeo y de ortografía. Borges se moriría de vergüenza de ser citado de ese modo.


¿Periódico cultureta? ¿El País? Y yo, que pensaba que era un panfleto socialista....... ¡Qué cosas!

Publicado por: felizísima fortuna 05/04/2012

A don Judas le ha tocado hacer de malo para que contraste su maldad con la bondad del bueno. ¿Cómo hubiera podido Jesús ser el bueno de la historia si Judas no fuera un traidor de primera? Y Jesús lo perdona porque comprende su imprescindible papel de malo.

Publicado por: con la punta e pie. 05/04/2012

yo creo que Dios "no se rebajó a ser hombre" sino a sentir qué se siente en carne viva, el amór, el sexo, las vilezas propias del hombre comun y corriente, de ahi su comprensión y ese abrir los brazos y recogernos en ellos para siempre.

Publicado por: Luis 05/04/2012

"Judas Iscariote, el calumniado" ensayo por el Profesor Juan Boch.

Publicado por: Mónica 05/04/2012

Hola Andrés, es muy interesante tu lectura de Bulgákov. Sin embargo, me parece que el matiz del término 'desacralizar' nos lleva a distintas orillas. He leído también algunas veces la novela, y si bien estoy de acuerdo contigo en que la historia de Pilatos (y de Judas) contiene un relato refractario a la historia principal (en la mejor tradición cervantina, por cierto), también me parece que Bulgákov, como unos años más tarde hará en otro ámbito estético Pasolini en "El evangelio de Mateo", representa a Jesús como un hombre trascendente, pero humano, cuya influencia es percibida en lo terrenal, en lo emotivo, en la búsqueda ideológica, y en la resonancia interna que para Pilatos tiene la presencia de un líder anómalo. Leo la ficción paródica de Bulgákov como un relato que, precisamente en esta historia intercalada, muestra una gran reflexión sobre la humanidad de Jesús, y 'materializa', por decirlo de alguna manera, lo que en otros textos de la tradición es sagrado. Pero ésa es tan sólo mi lectura, insisto.
Por cierto, Judas sufre la mayor pena del infierno dantesco: el más grande de los pecadores es triturado eternamente; su cabeza vive en la boca de Lucifer, y "patalea airado" (como traduce Ángel Crespo el 'Infierno', IX, XXXVI, 63), frente a Casio y Bruto, los otros traidores más célebres de la tradición occidental.

Publicado por: Aleon 05/04/2012

Para ser un periódico kultureta, el artículo está plagado de errores de tipeo y de ortografía. Borges se moriría de vergüenza de ser citado de ese modo.

Publicado por: david jesus noguera loarca 05/04/2012

podria ser tan simple como lo entende todo individuo, Dios preparó el entorno, y en éste elijió deliveradamente a judas para ser el que entregara a Jesús, todo para que se cumpliera el objetivo, la muerte de Jesús libera nuestros pecados, una vez que lo aceptemos como hijo de dios y sigamos su palabra, y el climax se dio en el momento en que Jesús resucito. Algo que nos da la esperanza de trasformar la emoción de la muerte.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal