Papeles Perdidos

Idioma

Las palabras feas más bonitas

Por: Winston Manrique Sabogal23/06/2012

Palabras1
Ilustración de Fernando Vicente.

El post de hoy es una invitación a hacer una triquiñuela. Buscar la belleza en un jardín prohibido, que queremos alejado de nosotros.

Desde ayer nuestra lengua está alborotada, una vez más. La Real Academia actualizó el Diccionario en 1.697 palabras y nuevas acepciones y algunas supresiones. Un idioma con 80.000 voces oficiales, aunque muchísimas más en el uso corriente, que suele ir por delante de la bendición oficial. Y hoy el Instituto Cervantes celebra por tercer año el Día del Español en todo el mundo en el que nos invita a elegir nuestra palabra favorita. Hace seis años empezó la moda de estas elecciones: las más bonitas, más sonoras o favoritas. Aquel año ganó la palabra Amor, tras una convocatoria de la Escuela de Escritores de Madrid. En el origen se trataba de exaltar las voces eufónicas, descubrir la musicalidad, la sensualidad, la resonancia sonora, en resumen la estética de los vocablos. Lo cual me gusta más y me resulta más original y estimulante ya que cada lengua o idioma tiene sus propias características, y una elección semántica por significado, interpretación o concepto dará un resultado más previsible en cualquier idioma, y sin duda ahí estarían palabras que exaltan la vida o el bienestar: amor, felicidad, madre, amistad, hijo y estos días honestidad. Voces que fonéticamente me parecen insípidas, salvo algunas como Alegría.

Para mí el juego está más en la eufonía, en la belleza de la fonética. Es más divertido y resulta un mejor homenaje a nuestro idioma. Por eso hoy Día del Español he pensado en una vuelta de tuerca al juego de la fonética y sonoridad de las palabras. En reivindicar vocablos cuyo significado, concepto o connotación no nos gusta por ser negativo, molesto, desagradable, antipático, triste o feo pero cuya palabra en sí misma es bonita y tiene gracia, e incluso encanto. Por eso les propongo un juego: recordar-elegir las palabras feas y que no nos gustan por su concepto pero que son bellas. Señalar las feas más bonitas. Por ejemplo:

Sibilino...

Zurullo...

Malandrín...

Zurriburri...

Ardid...

Filibustero...

Sombrío...

Pocilga...

Añagaza...

Truculento...

Suripanta...

Zozobra...

Almizcle...

Gañán...

Perfidia...

Engatusar...

Truhan...

Lúgubre

Mohíno

Ruin...

¿y qué me dicen de Triquiñuela?

Todo este interés por las palabras y su sonoridad y su significado me viene desde cuando estaba en la universidad. Leí un libro en el que se decía que en una encuesta sobre las palabras más bonitas del español había resultado ganadora Cristal. Me quedé pensando si compartía o no esa elección. Hasta ese momento nunca había hecho una reflexión-elección de ese tipo con mi idioma. Al ser mi lengua materna y de uso cotidiano y normal nunca había reparado, en realidad, en su belleza estética. En el juego de la combinación de sus letras al ser pronunciadas más en unas que en otras. En separar concepto de estética. Entonces empecé a repetir: cristal... cristal... cristal... cris...tal... Y vi una nueva palabra. Y redescubrí mi lengua, mi idioma y su belleza. Adquirí verdadera conciencia de la vida propia de cada vocablo y de la vida que cobra en nuesta boca y nuestros labios cada vez que los pronunciamos. Unas con más gracia que otras, claro.

Por eso hoy, insisto, me pregunto por la belleza y la luz que puede haber en palabras cuyos conceptos y connotaciones nos gustaría que estuvieran alejados de nuestras vidas, pero que ellas en sí mismas no tienen la culpa. Los invito a rescatar las palabras feas más bonitas, en un homenaje al castellano o español nuestro idioma. Hagamos esta triquiñuela y entremos en un jardín prohibido para reconocer algunas de sus bellezas.

Gracias por la respuesta a este homenaje a nuestro idioma. Hay propuestas una cantidad de palabras maravillosas en su eufonía. Algunas de ellas las destacaré en un nuevo post el Miércoles de Libros, la sección semanal de Cultura online de EL PAÍS.

 La RAE actualiza 1.697 palabras del Diccionario.

Lo que hay que saber del español.

Amor es la palabra más bella.

 

 

 

 

comentarios 228

228 Comentarios

Publicado por: BASELGA 23/06/2012

Imbricar, zahúrda, mequetrefe, clepsidra, ectoplasma, buhonero, marfileño, baluarte

Publicado por: Josè Buenos Aires 23/06/2012

chè.. yo, perdon, elijo dos:

Engatusar

Filibustero

Saludos a todos

Publicado por: Juanjo 23/06/2012

Sinónimo de la ya citada "Perfidia", a mi me encanta "ALEVOSÍA": parece el título de una Bossa Nova.

Publicado por: potorro 23/06/2012

potorro

Publicado por: Irene 23/06/2012

imbécil, lúgubre, engañabobos

Publicado por: Arturo Ruiz Alvarez 23/06/2012

Argucia

Publicado por: Kdakwal 23/06/2012

Chisgarabís, calandraca, ñoño, mohíno, camándula, alcornoque, tiralevitas, cantamañanas...

Publicado por: fernando 23/06/2012

Mi favoritas es "zascandil"

Publicado por: snopes 23/06/2012

"Ventosidad", es sublime, como si fuese un peo romántico que concitara cósmicas fuerzas de la naturaleza. Ventosidad es el peo de los grandes hombres y mujeres, el cuesco de los héroes.

Publicado por: MaryCarmen 23/06/2012

Perfidia

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal