Papeles Perdidos

Medio siglo de la obra cumbre de Cortázar

¿Por qué te gusta 'Rayuela'?

Por: Winston Manrique Sabogal28/06/2013

Rayuela.portada-portuguez

Especial 50 años de Rayuela, una obra querida por todos

Hoy el turno para hablar de Rayuela, de Julio Cortázar, es de ustedes. El homenaje con el que estamos celebrando en EL PAÍS el medio siglo de la primera edición de la novela corre por cuenta de los lectores en sus comentarios con tres preguntas sencillas y directas:

- ¿Por qué te gusta Rayuela?

- ¿Cuál es tu personaje favorito de la novela?

- ¿Crees que Rayuela gusta más en la juventud que en la madurez? ¿si es así, por qué?

Antes permítanme una breve introducción: Más que mítica, legendaria, innovadora o revolucionaria, Rayuela es una obra querida por sus lectores. Y lograr eso no es fácil. Hay libros que son, o nos parecen, muy buenos, excelentes, libros que literariamente pueden ser impecables, pero no logran nuestro cariño, o nuestro amor. Les reconocemos su valor y nuestra admiración, pero no nos entregamos del todo a ellos. 

Rayuela(miro)Para Luis Harss, el editor que vislumbró en el libro Los nuestros de 1966 a los autores del boom, el primer autor que descubrió de ese grupo fue Cortázar: "Rayuela me deslumbró. Lo vi en una vidriera de una librería española en París, en la calle Monsieur-le-Prince. Yo vivía en un hotelucho a media cuadra, el Médicis. Lujosa pobreza. Expatriado de alma. En Oliveira y sus vaivenes entre dos mundos descubrí mi retrato".

José Donoso describe su aproximación de la novela en el libro Historia personal del Boom, así: "Rayuela, derribó una parte considerable de los dogmas literarios que en mi tiempo yo veía como insalvables, y que, si bien teóricamente yo sabía arruinados, puesto que leía lo suficiente como para darme cuenta de loq ue estaba pasando afuera de nuestro mundo, lo sabía solo teóricamente, me tocaba solo el conocimiento, proponiendo a mi inteligencia otro juego de reglas que solamente contradecía a los anteriores,James, Prosut, Faulkner, Joyce, Woolf, Mann, Celine, sí, muy bien, eran ellos, allá lejos".

Para el autor colombiano Santiago Gamboa, que participa en un artículo en nuestro especial sobre Rayuela (Rayuela y la iglesia cortazariana), "la gran revolución de Cortázar fue proclamar que la vida cotidiana debía considerarse bajo presupuestos estéticos. (...) Es el modo de narrar lo que la hace moderna, lo que aún hoy sigue siendo deslumbrante e hipnótico".

Según el crítico Jordi Gracia, en su artículo, también del especial (El imán de una novela mítica),"Rayuela sería un neutralizador de las virtudes festivas de un libro sin oscuridad, que no sabe de zonas sombrías ni desesperanza. Ese registro lo añadirá el lector escarmentado, y quizá por eso sospechamos hoy que es un libro para lectores juveniles de edad o corazón y es también un libro involuntariamente melancólico leído desde la madurez de edad o corazón. Casi como el mejor jazz".

Lo dicho, el homenaje de hoy corre por cuenta de ustedes:

- ¿Por qué te gusta Rayuela?

- ¿Cuál es tu personaje favorito de la novela?

- ¿Crees que Rayuela gusta más en la juventud que en la madurez, como han dicho varios críticos? ¿si es así, por qué?

Puedes ver AQUÍ el especial 50 años de Rayuela, una obra querida por todos

comentarios 44

44 Comentarios

Publicado por: Javier 28/06/2013

Rayuela es amor a las letras.

Publicado por: carmen 28/06/2013

Si pero quién nos curará del fuego sordo, del fuego sin color que corre al anochecer por la rue de la Huchuette ......

Y el otro párrafo favorito l .... Pero el amor, esa palabra...Moralista Horacio, temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles , de todas las casas , de todos los pisos , de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o todos los recuerdos. Amor mio , no te quiero ni por vos ni por mí ni por los dos juntos....... Ese empezar del capitulo93 para mi es genial y me encanta.

Publicado por: Albert roca enrich 28/06/2013

Hace unos ocho años, cuando tenía 37, escribí esto:

"Hace unos siete años, cuando tenía 30, leí “Rayuela” por primera vez y quedé profundamente impresionado, y eso que no había entendido tantas cosas... pero ¡cómo me hechizaba el lenguaje, cómo me maravillaba el estilo, cómo me revolvía el estómago parte de la trama!

De esta forma, ya entonces tuve claro que tenía que releer la novela de Julio Cortázar, y que cuando llegara la ocasión lo haría digamos que a la manera convencional, que es una de las opciones que nos propone el escritor al principio del texto -la otra consiste en pasar del primer capítulo al que nos indique el autor al final del mismo, a uno de los capítulos que el propio Cortázar califica de 'prescindibles'; de éste a otro, y así sucesivamente-. Y eso acabo de hacer.

¿Lo he entendido todo esta vez? No, ni falta que hace -por lo menos, eso mismo entienden no pocos poetas, entre ellos Cortázar, que en un pasaje de “Rayuela” critica esa manía que tiene tanta gente de entenderlo todo-. ¿Quiere esto decir que es una novela difícil? Pues diría que sí, que por mucho que el escritor aluda a otros escritores -entre ellos, Víctor Hugo-, cite diferentes obras literarias -entre ellas, “Nuestra Señora de París”- y mencione mi aria favorita -“Mon coeur s’ouvre a ta voix”, de Sansón y Dalila-, hay momentos en que lo mandarías al Sena, pero yo os invitaría a dejaros arrastrar por él hasta el fondo del río, en la noche de París, y confiar en que el propio autor os saque a flote al rato... a primera hora de la mañana en Buenos Aires. Yo lo hice y... Allá, el día fue clareando, clareando, y curiosamente, por fin lo vi todo claro cuando llegó la última noche -o al menos eso creo-. ¡Y ojo, que a partir de aquí lo cuento (casi) todo!

En París, Horacio Oliveira es un individuo desamparado que se busca a sí mismo, o al hombre que espera llegar a ser algún día, o quién sabe qué, y que procura esquivar la soledad en reuniones con personas, la mayoría también extranjeras, con quienes comparte la pasión por el jazz y otras expresiones artísticas, el alcohol, las discusiones patafísicas, la pedantería, la megalomanía y el desprecio por los seres inferiores, como La Maga.

Sin embargo, todos toleran a La Maga como mascota exótica y graciosa; Gregorovius va loco por tirársela, como hace Oliveira; y el propio Horacio se ve obligado a admitir que pese a la incultura de la 'gata' y sus otros muchos defectos, esa mujer felina no sólo acaba poniéndole celoso, sino que desde el primer día le da algunas lecciones, le muestra el mundo con otros ojos, le sorprende, le divierte, le enternece... Y ¡ay!, eso es lo último que le tendría que haber pasado.

La Maga le propone compartir piso por una pura cuestión práctica, porque a ninguno les sobran los francos, Oliveira acepta... y se ahoga en el miedo a lo convencional, a lo cotidiano, al compromiso, a la convivencia, a la rutina... Y eso que ella da y no parece pedir nada a cambio, pero Horacio -egoísta, orgulloso, fatuo- se empeña en no darse por vencido, y provoca la ruptura, una ruptura a la que él mismo se resiste... hasta que un tristísimo episodio -que no cuento para no chafaros la guitarra- lo precipita al vacío.

Perdida La Maga; a punto de convertirse en un 'clochard', en un mendigo más; harto del desamparo, de la soledad, de las reuniones con el club de pedantes, de París y de la fría lluvia, y de buscar quién sabe qué, Oliveira renuncia al 'sueño' europeo y vuelve a la patria, esto es a Argentina, a Buenos Aires, al barrio, al sol abrasador, al único amigo verdadero, a la mujer que lo espera sin un reproche...

Allá, Oliveira parece relajarse, pero el silencio sobre su experiencia en París y la fatal atracción que lo va acercando a Talita y lo va alejando de su marido y único amigo verdadero de Horacio, Traveler, hace prever lo peor. Y lo peor llega como un fogonazo que, como ya he dicho, echa luz sobre toda la novela, como ocurre por ejemplo en “La señora Dalloway” de Virgina Woolf.

Oliveira, Talita y Traveler han entrado a trabajar en un manicomio. Horacio hace guardia una noche, y cree ver a La Maga en el patio, jugando a la rayuela, pero es Talita, que se parece a La Maga. Talita sube a ver a Oliveira -Traveler duerme- y él, tras mostrarle a La Maga sus miedos, trata de ahuyentarlos. Talita comprende que Oliveira encontró en La Maga a la mujer de su vida y no supo verlo en su momento, que la echa de menos ahora que la ha perdido, que se siente culpable por todo lo que ocurrió y no ocurrió entre ellos -Horacio parece creer, o querer creer, que La Maga se tiró al Sena, y siente lástima por él. Oliveira siente ese sentimiento piadoso, descubre por fin qué era lo que buscaba en París -esto es, a la mujer de su vida- y comprende además que era La Maga y no supo verlo en su momento. Oliveira besa a Talita, pero Talita sabe que en realidad Oliveira está besando a La Maga.

Preocupada, Talita le cuenta a Traveler. Mientras, Oliveira prepara su defensa, por si el amigo acude a pedirle cuentas. Traveler acude y entonces Cortázar nos revela que no sólo los dos hombres son casi como dos gotas de agua, sino que puede ser que todo sea fruto de la imaginación de Oliveira, que Oliveira tanto puede estar envidiando a Traveler y Talita por ser cómo son y por su relación -aunque no quiera su rutina, su resignación, su conformismo con la mierda de mundo que nos ha tocado vivir-, como mirándose en un espejo deformante, que le muestra lo que pudo haber sido de él y La Maga y ya nunca será.

Traveler y compañía, por su parte, descubren que Oliveira parece haberse vuelto loco, o como mínimo tener una crisis de ansiedad, y temen que vaya a hacer alguna tontería, pero por fin Oliveira descubre a su vez cuánta poesía puede haber en la amistad verdadera y en el amor verdadero, por convencional, rutinario y resignado que éste pueda ser, y ya sólo imagina qué bonito sería suicidarse precisamente en ese momento, para terminar la vida con un bello recuerdo.

En fin, ésta es mi interpretación de “Rayuela”. Y si a algun@ le parece mal, le ofrezco, como Cortázar, dos opciones: puede escribir ahora la suya, o imprimir esta pavada, hacer una pelota de papel, tirarla a la papelera y plof, se acabó."

Y ahora añado que estoy convencido que "Rayuela" será la novela que releeré más veces en mi vida -con lo que ya respondo a la tercera pregunta; a mí me gustó más en la segunda lectura y estoy convencido también que cada vez me gustará más-, que mi personaje preferido es Talita por comprender y sin embargo -o precisamente por ello- amar más si cabe a su amigo Horacio y que yo también, como otros lectores, me pregunté si encontraría a "Rayuela" en mi gran viaje a París y sí, la encontré, como encontré a "Los miserables", y a Quasimodo, y a los mosqueteros, y a Colin y Chloe...

Publicado por: Teresa Gottlieb, Santiago, CHILE 28/06/2013

Mi frase favorita: "... un hombre es siempre más que un hombre y siempre menos que un hombre, más que un hombre porque encierra eso que el jazz alude y soslaya y hasta anticipa, y menos que un hombre porque de esa libertad ha hecho un juego estético o moral, un tablero de ajedrez donde se reserva ser el alfil o el caballo, una definición de libertad que se enseña en las escuelas, precisamente en las escuelas donde jamás se ha enseñado y jamás se enseñará a los niños el primer compás de un ragtime y la primera frase de un blues, etcétera, etcétera".

Publicado por: Javier de culleredo, A coruña 28/06/2013

Me gusta Rayuela, novela que no terminé de leer ni comprender nunca ( como cien años de soledad ) porque me gustaba mucho mi profesora de literatura, una mujer dulce y atractiva, muy atractiva para mi. Entonces ella me recomendó Rayuela y yo me enamoré de ella, de su forma de defender la novela, la historia, las historias a través de ese laberinto hecho a base de palabras.
No estaba preparado para leerla ni para amarla y sin embargo, cuanto la amé y desee. Creo que si hubiera comprendido el libro y hubiera amado a esa mujer, siendo correspondido, mi vida habría sido más plena, otra vida.
Pienso reencontrarme con Rayuela, creo que ahora, por la fuerza del paso del tiempo, por esta soledad entre el ruido, la entenderé. Al mismo tiempo recordaré a mi profesora de literatura, sus ojos, su cabellos castaños, su dulzura. El mejor homenaje a Cortázar es leerlo, siempre es el mejor homenaje para un escritor la lectura. Y el blog de Juan Cruz, una amalgama de conocimientos y recuerdos atravesados por los mejores sentimientos.

Publicado por: Mónica colazzo 28/06/2013

...Comienzo a escribir este comentario, con sensaciones netamente sensitivas; piel de gallina, cuando pienso en" Rayuela"me emociona...desde Córtazar hasta la palabra infinita que me traslada a mis juegos de la infancia... la Rayuela era una forma lineal y hasta casi simétrica de llegar al cielo...así de poético y con este sentimiento lo defino: Amo a Cortazar desde que nací... no encuentro manera de definir que sus formas literarias y sus Obras se me hacen agua en la boca... coincido en cosas que encontré escritas aquí por otra persona:
Rayuela; es un tratado de filosofía, una manera de ver el mundo, una forma de entender lo no entendible, de ver en lo invisible .... de derrumbar la lógica a través del juego....


Publicado por: Érsemi 28/06/2013

Recuerdo haber visitado, en el Hudson, donde fondeaba en homenaje a los 200 años, de haber recorrido el Juan Sebastián Elcano, buque-escuela.


Rayuela es la novela-escuela. Trata de todo. No le salió el experimento hipertrofiado, no es culta, (ni poética, ni barroca, ni costumbrista, ni filosófica, etc.), ES PARA la cultura, para la poesía , etc. ¡Curioso destino de una creación urdida para la secta selecta, a golpe de analectas, que te sale el más universal callejón del gato, con espejos ordinarios que te secretean su particular desconfianza en la óptica, "habría que reformar los isomorfismos, las homologías, joven, no es de recibo tanta fidelidad, tanta precisión, joven, eso se queda en pura álgebra, y no me parece que ud sea álgebra, y nada más, y si...!

Publicado por: MIKE 28/06/2013

He leido Rayuela varias veces cuando tenia entre 25 y 35 años ( naci en 1965). Tengo que decir que soy un admirador de Cortazar y toda su obra. Para mi Rayuela es mucho mas que una novela: es un tratado de filosofia, una manera de ver el mundo, una forma de entender lo no entendible, de ver en lo invisible .... de derrumbar la logica cartesiana a traves del juego.

Pero en mi opinion se ha de ser un poco cronopio para poder entender y disfrutar del libro. Tambien pienso que la edad no es importante para apreciarlo sino mas bien el estado de espiritu. Mi personaje favorito es una mezcla entre Horacio y la maga.

Publicado por: Isabel 28/06/2013

A mi personalmente el personaje que más me gustó de "Rayuela" fue el de la MAGA; y digo me gustó porque la leí hace más de treinta años.

Me envolvió en su mágica historia de amor y además Cortazar rompió moldes en su época con este nuevo tipo de escritura tan atrevida para la época en la que fue escrita.

Respecto a lo que comentan de que gusta más a los jóvenes, no estoy de acuerdo del todo, ya que a mi edad la he vuelto a leer y me ha vuelto a encantar y ya soy mayor eh.

Un abrazo a todos y arriba "RAYUELA"

Publicado por: Francisca 28/06/2013

Que su mayor error fue no ser lo suficientemente calido para que a ella se le calentaran las manos y los pies.....por favor! Alguien ha escrito algo mas hermoso?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal