Papeles Perdidos

la vuelta al mundo literaria / 6

Londres: la adolescencia nos hará libres, a los ojos de Kureishi

Por: EL PAÍS26/07/2013

Por PALOMA BRAVO*

Kureishi“Mi nombre es Karim Amir y soy inglés de los pies a la cabeza, casi. (…) Lo que buscaba a toda costa eran problemas, movimiento, acción y cualquier tipo de aventura sexual…”. Así empieza su relato, a los diecisiete años, el protagonista de El buda de los suburbios (1990), la primera novela de Hanif Kureishi (en la imagen)

Empieza en la adolescencia, a unos pocos kilómetros y varias clases sociales de distancia de Londres… Empieza donde empezamos todos, en esos años en que descubres lo difícil que parece ser quien eres, y lo fácil que resulta, cuando, por fin, pasas de lo que los demás quieren hacer de ti.

Karim se estaba haciendo él mientras se deshacían sus padres y eran, por si fuera poco, los años más crueles del ‘Thatcherismo’ (paralelismo para despistados: Thatcher y Merkel gobernando un mundo en paro en el que la creación es la única forma posible de resistencia. 1980-2010).

Los mayores vivían con miedo: “La rutina y la capacidad de aguante lo eran todo: la seguridad y el hecho de saberse a salvo eran la recompensa por una vida monótona”. Los jóvenes(y esos mayores que siempre resisten) sabían que no.

Lo gritaban, lo escribían, lo cantaban, lo demostraban. Londres era el lugar donde todo era posible, okupar una casa, convertirte en estrella de rock, descubrirte a ti mismo, hacerte punk, recibir una paliza por el color de tu piel, follar en unos columpios oxidados y, también, claro, una pinta calentorra en el pub de siempre.

Karim es un niño que mira a los adultos que hacen el mundo (que han hecho su mundo) y que sabe que un día él también se equivocará como ellos. Pero en Londres.

El buda de los suburbios habla de crecimiento, de sexo, de ambición. Y lo hace con humor, ternura y empatía. Lo hace y es desopilante. Pero, sobre todo, habla de llegar a donde quieres, porque Karim cruza todas esas clases sociales y esos mil mundos que le separan de Londres y acaba allí la novela.

“Y así me quedé allí sentado en el corazón de aquella vieja ciudad  a la que adoraba, que a su vez estaba asentada al pie de una isla diminuta. Me encontraba rodeado de gente a la que quería, y me sentía feliz y desdichado al mismo tiempo. Pensé en lo complicado que había sido todo, pero tampoco tenía por qué ser siempre así”.

En esta novela, en la vida real, Londres es el lugar de esa adolescencia en la que nos hemos quedado todos, ya siempre cambiantes, ya siempre inseguros. Y lo sigue siendo: a dos horas de avión y tan cerca como para darnos cuenta de que salir del suburbio, como hacía Karim Amir, es abandonar a los que no nos quieren dejar crecer libres.

“Los psicólogos londinenses aconsejaban que uno viviera la vida a su manera, a pesar de la familia, si no quería volverse loco”, dice Karim. Y yo lo firmo: vivid a vuestra manera, elegid vuestra familia, volved siempre a Londres.

Para más información sobre la ciudad, cualquier otro libro de Kureishi. Y de Martin Amis, IanMcEwan, Jonathan Coe, Nick Hornby; cualquier canción de Sex Pistols, The Clash, The Who, The Doors, Pink Floyd, The Beatles, The Rolling Stones…; cualquier muestra del imprescindible sentido del humor británico (aquí, Johnny Rotten anunciando mantequilla); cualquier acción poética, de resistencia, de creación.

 Y, como banda sonorade este post,London’sBurning, porque en Londres siempre se está quemando algo, siempre está pasando todo.

P.D.: Para más información de Londres, también, todas vuestras visitas a la ciudad. Contádnoslas.

El buda de los suburbios, de Hanif Kureishi. Traducción de Mónica Martín Berdagué (Anagrama) 

* Paloma Bravo acaba de publicar La piel de Mica (Plaza y Janés).

 

Consulta AQUÍ la serie completa LA VUELTA AL MUNDO LITERARIA.

1- Viaje a la Babilonia de Gilgamesh

2- Vacaciones en la Nueva Zelanda, de Mansfield

3- La implacable Sudáfrica, de Coetzee

4- Canadá: la maqueta del mundo, de Robertson Davies

5- Japón: ¿Te buscas o te pierdes?, con Amélie Nothomb

 

 

 

 

 

 

 

comentarios 2

2 Comentarios

Publicado por: Daniel Genís 26/07/2013

Kureishi hizo un gran trabajo representado a la generación de hijos de inmigrantes que provenían de las colonias inglesas. Estos nacieron en Reino Unido y se encontraron en medio de dos culturas muy diferentes, aumentando la ambigüedad que ya de por sí es característica en la adolescencia.

Hace poco escuché comparar a El buda de los suburbios con El guardián entre el centeno. Al principio no me pareció que tuvieran mucho en común pero pensándolo mejor si que tienen muchas similitudes, especialmente porque en ambos libros destaca el tema universal de la búsqueda de identidad, creando el rechazo ante todo y las ganas de escapar de donde uno procede. En el caso de la novela de Kureishi, este paso hacia la madurez se relata de una manera divertida y entretenida, retratando con gran acierto algo por lo que la mayoría de nosotros, dejando a un lado el lugar o la época, pasamos alguna vez: la construcción de uno mismo en un mundo que se encuentra continuamente en obras.

Publicado por: Surprise 26/07/2013

La inocente adolescencia http://xurl.es/h2jx8

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal