Papeles Perdidos

Homenaje

Homenaje de despedida a Álvaro Mutis, Maqroll, una voz más allá del horizonte

Por: Winston Manrique Sabogal23/09/2013

Alvaro_Mutis-porMordzinski
Álvaro Mutis fotografiado por Daniel Mordzinski.

Ha muerto Álvaro Mutis a los 90 años. El poeta y narrador colombiano creador de ese personaje mítico y universal llamado Maqroll el Gaviero ha fallecido en México DF. y con él se ha ido uno de los grandes escritores contemporáneos en español. Recuerdo ahora el homenaje que le rindió en su 70 cumpleaños su gran amigo Gabriel García Márquez en un discurso donde repasaba su vida y su amistad. Y también recuerdo uno de sus poemas más relacionados con la literatura, de una belleza honda y tierna que varias veces leyó con su voz amaderada y veteada de tonalidades que dice así:

UNA PALABRA

Cuando de repente en mitad de la vida llega una palabra jamás antes pronunciada,
una densa marea nos recoge en sus brazos y comienza el largo viaje entre la magia recién iniciada,
que se levanta como un grito inmenso hangar abandonado donde el musgo cobija las paredes,
entre el óxido de olvidadas criaturas que habitan un mundo en ruinas, una palabra basta,
una palabra y se incicia la danza pausada que nos lleva por entre un espeso polvo de ciudades,
hasta los vitrales de una oscura casa de salud, a patios donde florece el hollín y anidan densas sombras,
húmedas sombras, que dan vida a cansadas mujeres.
Ninguna verdad reside en estos rincones y, sin embargo, allí sorprende el mudo pavor
que llena la vida con su aliento de vinagre-rancio vinagre que corre por la mojada despensa de una humilde casa de placer.
Y tampoco es esto todo.
Hay también las conquistas de calurosas regiones donde los insectos vigilan la copulación de los guardianes del sembrado que pierden la voz entre los cañaduzales sin límite surcados por rápidas acequias y opacos reptiles de blanca y rica piel.
¡Oh el desvelo de los vigilantes que golpean sin descanso sonoras latas de petróleo
para espantar los acuciosos insectos que envía la noche como una promesa de vigilia!
Camino del mar pronto se olvidan estas cosas.
Y si una mujer espera con sus blancos y espesos muslos abiertos como las ramas de un florido písamo centenario,
entonces el poema llega a su fin, no tiene ya sentido su monótono treno
de fuente turbia y siempre renovada por el cansado cuerpo de viciosos gimnastas.

Sólo una palabra.
Una palabra y se inicia la danza de una fértil miseria.

 

Alvaro-mutis1
Un 25 de agosto de 1923 nació Mutis. En el lugar de los sueños de toda su vida, entre aromas de café y brisas de cañaduzales mecidos por los ríos Coello y Cocora estaba su Paraíso. En un rincón de las estribaciones de los Andes, en mitad de Colombia, donde el calor tiene su morada. Mutis fue una persona que no se olvidó nunca de compartir sus añoranzas. Sobre todo las de ¡la tierra caliente! Las de la hacienda de sus abuelos maternos, en Coello. El 'paraíso terrenal' donde nació su vocación literaria y al que siempre volvía en sus paseos evocadores tras sus largas visitas de estudiante y asombrado lector. Y cuando hablaba de aquellos días lo hacía como si sintiera ese calor domesticado por el viento de las quebradas que bajan de las cordilleras. Como si aún tuviera en la punta de la nariz el olor a campo sembrado y a tierra mojada.

Por allí nació Maqroll el Gaviero, el que ve más allá del horizonte, y que hace ve a su lectores en lo más hondo de su interior. El marinero que nos muestra las mareas del alma, las profunidades de los sentimientos y como el ser humano puede naufragar en ellos. Lo hizo en siete novelas: La nieve del almirante, Ilona llega con la lluvia, Un bel morir, La última escala del tramp steamer, Abdul Bashur, soñador de navíos y Tríptico de mar y tierra. La Feria Internacional del Libro de Guadalajara le rindió homenaje en 2007 y para Babelia lo entrevistó la autora mexicana Cristina Rivera Garza.

Cierro este pequeño homenaje con otro poema suyo:

AMÉN

Que te acoja la muerte
con todos tus sueños intactos.
Al retorno de una furiosa adolescencia,
al comienzo de las vacaciones que nunca te dieron,
te distinguirá la muerte con su primer aviso.
Te abrirá los ojos a sus grandes aguas,
te iniciará en su constante brisa de otro mundo.
La muerte se confundirá con tus sueños
y en ellos reconocerá los signos
que antaño fuera dejando,
como un cazador que a su regreso
reconoce sus marcas en la brecha.

Ahora paso la palabra a ustedes, los lectores de Álvaro Mutis, muchos, seguro, identificados con Maqroll el Gaviero.

Mutis: estos son algunos de tus lectores que te despiden:

Henry Orrego: Alvaro Mutis ha salido de viaje al encuentro definitivo de Maqroll. Otros mares, otros puertos les esperan. Aquí queda nuestra mano elevada para despedirlos.

Katya Caso: Descanse en paz el inmenso "Intocable", el gran y querido Maqroll.

Paz: Se pierden con él espacios irrepetibles, lugares únicos.

comentarios 50

50 Comentarios

Publicado por: Pablo AGUILAR GONZALEZ 23/09/2013

Esta palabra muerte, deveria ser disecionada, no proivida sino vencida.

Al señor ALVARO MUTIS AL QUE TAN SOLO SU NOMBRE QUEDA PARA SIEMPRE.

Publicado por: ernesto payan de la sierra 23/09/2013

gracias Mutis,
poco a poco se nos van los grandes...
que lastima, pero ya nos perteneces y Maqroll nos acompanara siempre

Publicado por: Marcelino 23/09/2013

Ahora sí te enfrentarás al río sin orillas, padre errante Maqroll, y los largos abrazos de nuestra vida empezarán a perderse en el olvido, ahora sí de verdad. Los cantarás de nuevo solo con la misma voz. En la quilla queda grabada. Ella que recuerda aquello de que un bel morir tutta la vita onora

Publicado por: LUÌS tASCECHE 23/09/2013

Con Alvaro Mutis la palabra del trópico volvió a cuajar en sus esencias mórbidas del parecer de las realidades hasta lograr poder desbordar sus sentidos poéticos en los más preclaros contenidos de lo que es la existencia humana en los lugares apartados de las letras románticas con otras naturalezas que llamaban al desarraigo. Su fuerza literaria inventaba mundos y estados ánimo que fueron creando las transparencias de un ser mágico que en sus delirios hablaba de viajes eternos en una vida signada por la muerte del hombre. Sin embargo, su estatura poética logro descifrar aquello que sólo un ser despiadado con su personaje pudo hacer: mantener el delirio de la vida en la obra de Maqroll, el último navegante de sus novelas.

Publicado por: marcelo 23/09/2013

El primer libro que lei de ti, querido Alvaro, fue tu antologia personal; un libro que me marco en un momento muy importante de mi vida. Casual es el encuentro de las noticias de tu muerte, quizas porque pensaba en ella ahora mismo y buscaba en la red el Amen de la muerte que espero me recoja con todos mis sueños intactos. Al igual que los tuyos preservados de la herrumbe y el olvido...
Sobre mi mesa de luz:"La ultima escala del Tramp Steamer". Hasta pronto.

Publicado por: Sandra Ospina 23/09/2013

Si tuviese que escoger un libro que me haya marcado profundamente no diria uno, diria 7, las siete novelas de Mutis. Gracias por haber dejado en mi este inmenso deseo de mar, de trópico, de vivir.

Publicado por: Ricardo Cuéllar Valencia 23/09/2013

Mutis una de los mayores poetas de la lengua española es el que radicaliza a Cervantes. No dudo que es el mejor lector de Cervantes de todos los tiempos.

Publicado por: Hernan Clavijo Ocampo 23/09/2013

MUTIS, EL FARO QUE NOS LLEVÓ DE COCORA POR EL MAR A ESTAMBUL Y NOS DEJO EN BIZANCIO BUSCANDO EN LOS SECRETOS DE ORIENTE, UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA SOÑAR LA HISTORIA DESNUDA, LIBERADA DE LAS IMBORRABLES MISERIAS Y LOS PRISTINOS COGOLLOS DE LA RAZON OCCIDENTAL.
MUTIS, EL ESCEPTICO HEREDERO DE LAS SOMBRAS DE LA ILUSTRACIÓN PARA ENALTECER EL UNICO ACTO HEROICO DE LA CULTURA: LA FAMILIA Y LOS AMIGOS.

Publicado por: aSOR ROSA 23/09/2013

Alvaro Mutis, Adios.
Tengo los ojos aguados, cuando leo que Alvaro Mutis ya no es un cuerpo viviente, o para mi, para lo que a mí me importa/ba, un cuerpo “deseante-creador”. No me puedo poner a llorar, uno por pudor, dos porque no lo puedo en público. La muerte es un agujero negro, que se come lo que no dejas al olvido.
Podría decir que no tienes porque querer a alguien como fue Alvaro Mutis, con sus grandes defectos, por sus tendencias políticas, por su ser humano. Y luego indicar que lo que solo importa es su obra, como si la obra no fuera parte de la carne que conforma un ser humano y que al disfrutarla, desearla consumirla en cierto sentido nos hacemos caníbales.
Que complicados son los afectos, querer a alguien por todo lo que te ha acompañado, por darte una dimensión del mundo, de la búsqueda de los sueños, de la perdida de rumbo, del amor infinito, de los amores compartidos, de los destinos imposibles, del valor de la palabra, del valor del silencio. De la belleza de lo sombrío, de la soledad, del camino… de la capacidad de aprender, de escuchar, de estar alerta… de regalar un personaje principal, un amigo: Maqroll “El gaviero”. Y otros dos que sus pasiones: Abdul “Soñador de navios” & Iliona la amada libre y amante de los dos, la metáfora de la libertad.
Conocí a Alvaro Mutis hace unos quince años en una conferencia en la facultad de periodismo, ante sus declaraciones políticas le encare en las preguntas y después de guardar un minuto de silencio. Se retracto y modifico el contenido de sus palabras, disculpándose por haber hablado a la ligera. Aun así, estuve enfadada con el unos cuantos años y hasta hace unos 5 no volví a buscarlo, entonces me compre un libro de poesía y el poder de sus palabras, me volvió a envolver y transportar a una utopía segura.
Sé que escribo encriptado, quizás, porque las emociones y los sentimientos no están exentos de una bruma de pudor, que hace que creemos un espejo cóncavo donde nos puedan ver, hasta un punto, hasta cierto momento.
Ahora, en este momento pienso, que echare de menos a Maqroll, aquel que vivía dentro de Alvaro Mutis, como dentro de todos y cada uno, viven muchas formas de ser y estar en el mundo. Aquel escritor clasista de dedito parado que daba la conferencia en Madrid era Alvaro Mutis oficial, el otro que se disculpo con humildad fue Maqroll, todavía hoy recuerdo parte del contenido de sus palabras:
“Es cierto, en Colombia han existido muchas personas y familias que en una lucha justa por unas condiciones mejores de existencia para todos, han sufrido la violencia y en muchos casos el exilio. Es cierto que soñar no era un derecho.”

Asor Rosa

http://viveconsalsa.blogspot.com.es/2013/09/alvaro-mutis-adios.html

Publicado por: Marco aurelio prieto soto 23/09/2013

Adiós, maestro, compañero en las horas perdidas de mi adolescencia, cómplice en las horas tediosas de mi adultez.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal