Papeles Perdidos

vi congreso de la lengua española

Atlas sonoro / 4: Elige las palabras de España, Bolivia y Honduras

Por: Winston Manrique Sabogal21/10/2013

Fernandovicente-españa
Ilustración de Fernando Vicente.

ESPECIAL EN EL PAIS: VI CONGRESO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, EN PANAMÁ

¿Cuál es el españolismo más español? Cuál es el bolivianismo más boliviano? ¿Cuál es el hondureñismo más hondureño?

A estos tres países está dedicado el cuarto capítulo del Atlas sonoro de las palabras más autóctonas del español, que hemos propuesto en EL PAÍS y Papeles perdidos en el contexto del VI Congreso Internacional de la Lengua que se celebra en Panamá, del 20 al 23 de octubre. España, Bolivia y Honduras entran en ese Atlas sonoro tras las propuestas, ayer, de Chile, Cuba y Costa Rica.

Los escritores Álvaro Pombo, Edmundo Paz Soldán y María Eugenia Ramos han elegido la palabra más autóctona de sus respetivos países. Con ellas dan el pie para que ustedes propongan el vocablo que consideren más auténtico o que refleje o represente mejor a dichos países.  Este Atlas sonoro incluye los 20 países hispanohablantes más Estados Unidos. Cada día propondremos tres países en los que sus respectivos escritores sugieren una palabra por cada país y ustedes continúan con sus aportaciones.

Esta iniciativa de pluralidad y diversidad del castellano coincide con la presentación en Panamá de la edición digital del Diccionario de Americanismos, publicado por la RAE y la Asociación de las 22 Academias de la Lengua, a cargo del académico Humberto López. Un volumen de consulta gratuita en la Red que contiene más de 70.000 entradas y unas 120.000 acepciones sinónimos y variantes de muchas de las voces, etimología o procedencia de las palabras en la mayoría de casos.

Ahora sí, las palabras propuestas hoy por escritores de España, Bolivia y Honduras:

España: CONTRADIÓS
Álvaro Pombo. Es un coloquialismo español que se usa para designar un disparate (una cosa absurda o contraria a la razón). Francisco Umbral, en El Mundo (23-4-90): “Una democracia capitalista es un imposible metafísico, un contradiós”. Otro ejemplo, de mi cosecha: “¡Entrar en casa con los tenis embarrados es un contradiós!” (dicho por una madre cabreada). Me parece una expresión esencialmente española, una mezcla de teología y falta de lógica: se pone a Dios (que es la contradicción absoluta) como análogo de la razón o el sentido común. Dios y las cosas divinas y católicas están grabadas a fuego en nuestro léxico y en nuestros usos lingüísticos.


Bolivia: JAILÓN
Edmundo Paz Soldán. Es alguien de la high society, y la connotación suele ser negativa. Los jailones viajan a Miami o Punta Cana de vacaciones y solo van a los bares de moda. Los jailones no entienden Bolivia porque son... jailones. Se llevarían bien con los fresas mexicanos o los chetos argentinos.

Honduras: PIJA
María Eugenia Ramos. La palabra pija (denominación del pene) y sus derivados tienen tantas y tan diversas acepciones en el habla hondureña que se ha convertido en parte de nuestra identidad. Es una palabra pijuda, es decir, muy buena, porque con ella expresamos desde entusiasmo a la indiferencia, pasando por el enojo y estados alterados de conciencia. Se usa como sustantivo, verbo y adjetivo. “Me voy a la pija” significa me voy lejos. “Me vale pija”, no me importa; “estar a pija”, estar furioso, pero también estar borracho; pijinear, irse de fiesta, de parranda. Ser pijudo o pijuda es ser una buena persona o algo muy bien hecho.

Ahora tú tienes la palabra. Dinos cuáles son para ti las palabras más autóctonas o que mejor representan o son más populares de España, Bolivia y Honduras.

Mañana más propuestas de otros tres países.


ATLAS SONORO DE LAS PALABRAS MÁS AUTÓCTONAS DEL ESPAÑOL

1- Elige AQUÍ las palabras de México, Panamá y Uruguay

2- Elige AQUÍ las palabras de Colombia, Guatemala y Puerto Rico

3- Elige AQUÍ las palabras de Chile, Cuba y Costa Rica

ESPECIAL EN EL PAIS: VI CONGRESO DE LA LENGUA ESPAÑOLA, EN PANAMÁ

* Consulta la cobertura que haremos del VI Congreso Internacional de la Lengua Española

 

 

comentarios 90

90 Comentarios

Publicado por: josé 21/10/2013

Soy un madrileño que lleva ya tiempo en La Paz.
Por eso entro en los dos temas:
Contradiós no es que sea muy corriente, pero existe y, a veces, se usa. Yo la he oído y leído.
Del español boliviano es complicado quedarse con sólo una palabra pero, como hay que hacerlo, sería CHORIPÁN.
Ya se imaginarán que es lo que en Madrid llamaríamos un bocata de chorizo, pero yo creo que más rico y, sobre todo, más sonoro.
Un saludo

Publicado por: Oscar Iriarte León 21/10/2013

Lo que no puedo dejar pasar por debajo de la mesa es la tremenda “pendejada” y el arrojo que demuestra poseer Edmundo Paz Soldán -escritor de mucha savia- al encimarse en el hombro la casi segura “puteada” de medio país al escoger algo representativo que englobe a la totalidad territorial; simplemente es una tarea que se hace cuesta arriba y linda en el umbral de la osadía y la peligrosidad.
El gobierno pudiese considerarlo intrigante, fustigador y posiblemente hasta conspirador.
Poseemos regiones muy disparejas, a saber: Las alturas conforman el altiplano, y la población está arropada por la influencia aymara, con características de ser contenidos, trabajadores y adustos; los valles con poblaciones gobernadas por la mayoría silenciosa de los quechuas, con la particularidad de ser muy dados a la migración externa, un poco mas alborozados y amantes de la buena gastronomía, y los del vasto oriente que bajo la punta de lanza del Guaraní y otras de menor importancia, son la población poseedora del carácter extrovertido y mucho mas alegre, todas estas peculiaridades conforman la población boliviana, que para el colmo, está –literalmente- disgregada en lo emocional, en lo político y en lo geográfico, sin embargo, se pecaría de poco justo con cualquier región si se excluyese los siguientes representativos modismos regionales: en La Paz el “yaaa”; en Potosí el “í”; en el Oriente boliviano “elay”, “puej”, “digamos”.
Y quizás la forma más sensata de comprender la complejidad de modismos, sería analizando lo que sí identifica a una gran mayoría:

El boliviano no se emborracha: Se chupa.
El boliviano no saluda: Te dice ¡Como es che!.
El boliviano no tiene amigos: Tiene cuates.
El boliviano no toma cerveza: Se tira un par de chelas.
El boliviano no toma todo el vaso: Se tira un seco.
El boliviano no reniega: Putea.
El boliviano no va a ver chicas: Va a chequear.
El boliviano no es corto de tamaño: Es un chato o un moko.
El boliviano no es cualquier cosa: Es ¡BOLIVIANO, carajo!.

Publicado por: pablo bucareli 21/10/2013

Los últimos 70 años, que son los que cumplo el viernes25, debo de haber estado viviendo en Sri Lanka, pues -y perdóneme Sr. Pombo-, es la primera vez que escuescucho, o que veo escrita la palabra CONTRADIOS.
Y sin entrar en debates; creo, firmemente, que nuestro vocablo más significativo es: COÑO, por lo que significa y por su multifacetismo como palabra 'auxiliar'

Publicado por: GOrrones que se tocan los cojones 21/10/2013

La palabra que más suena últimamente en España es REPÚBLICA, incluidas las bananeras

Publicado por: Daniel 21/10/2013

Vivo en Madrid y nunca he oído ni leído hasta hoy la palabra "contradiós". ¿Cómo se puede calificar de españolismo más español una palabra que no es de uso habitual? ¿Porque se le antoja a Álvaro Pombo? Pensando en él, yo propondría otra palabra: "cantamañanas".

Publicado por: Joss 21/10/2013

Si bien es cierto que la palabra "pija" es utilizada por un grupo de hondureños, hay otras palabras que se utilizan con mayor frecuencia y por la mayoría, por ejemplo "púchica" es como decir ¡que mal! "macizo" "rola" "basuca" "cuero". Decir: "Que maciza está esa rola" significa que esa canción está muy buena. " Esa mujer es un cuero" es como decir que esa mujer es bella o hermosa. "Sos un basuca" es como decir: Sos un basura, no sirves para nada. Bueno la lista es grande y es plausible el trabajo que se está haciendo por identificar esas palabras que pueden enriquecer nuestra bella lengua, el español. Gracias a todos los que están en este proyecto. Recordar que nadie es dueño de las palabras sino del uso que se les da, esa es la diferencia.

Publicado por: Eunice 21/10/2013

Es la mera pija alguien muy importante, esta pijudo algo bien hecho, etc..

Publicado por: Carlos 21/10/2013

Sobre los bolivianismos propuestos: kencha no califica por ser una palabra quechua, estido tiene un uso muy restringido sólo en algunas zonas de la ciudad hay gente en La Paz que ni lo conoce. Yo citaría por ejemplo: trancadera: congestionamiento vehicular, embotellamiento. Chenco: de la cual no estoy seguro si viene del quechua o aymará pero su uso y adopción dentro de la lengua esiy difundido, significa desorden, caos. Uno muy bonito utilizado en el Oriente del país es pororó: que es una especie de palomita de maíz mucho más grande, lo interesante es que además es una onomatopeya que recuerda el ruido del maíz al estallar. Un bolivianismo muy antiguo es ófrico: lugar oscuro, frío y seco donde no dan ganas de permanecer.

Publicado por: David 21/10/2013

Saludos.
Soy español y he vivido en varios países de habla hispana y la palabra con la que más nos relacionan a los españoles es
JILIPOLLAS, (o GILIPOLLAS, nunca he sabido si es con j o con g)

Publicado por: esmorga 21/10/2013

carajo, carallo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal