Papeles Perdidos

avance literario

Brillante y perturbador Murakami

Por: EL PAÍS15/10/2013

PeticionImagenCAGMB9HU


Haruki Murakami, fotografiado en Barcelona cuando ganó el Premi Internacional Catalunya 2011. / JORDI BEDMAR

Por ROSA RIVAS

Hoy llega a las librerías españolas el nuevo libro de Haruki Murakami, Los años de peregrinación del chico sin color, editado por Tusquets y traducido por Gabriel Álvarez Martínez. El protagonista de esta novela -de cuyas primeras páginas ofrecemos un extracto- es un hombre, Tsukuru Tazaki, que se enfrenta a un lado oscuro de su pasado que le atormenta.

Aunque no haya conseguido el Nobel como pronosticaban las quinielas, Haruki Murakami sigue despertando interés. Cada nuevo libro en Japón es esperado con la misma expectación que el florecimiento de los cerezos. Y si la novela es más o menos bella, más o menos interesante o más extraña, da igual. Hay legiones de murakamistas (lo mismo que hay muchos a quienes superan sus tramas enigmáticas y sus elucubraciones con los sentimientos de los personajes).

Sus novelas, traducidas a 40 idiomas, son millonarias en ventas (su libro Tokio Blues. Norwegian Wood alcanzó casi 12 millones) y, para no variar, más de un millón de ejemplares vendidos lleva su último libro lanzado en abril pasado en Japón (Shikisai o Motanai Tazaki Tsukuru to, Kare no Junrei no Toshi).

El nombre en japonés del personaje clave del libro tiene un significado positivo (tsukuru es hacer, crear, construir…), sin embargo no evoca ningún color, a diferencia de los nombres que tienen los cuatro amigos de la ciudad de Nagoya donde Tsukuru pasa su juventud y de la que se ve obligado a huir a Tokio abrumado por la ruptura con quienes más unido está. Le rechazan -“el joven Tsukuru murió cuando sus amigos negaron su existencia”- y no pregunta el porqué: “No me paré a buscar una razón”, confiesa. Y su autoestima está en un punto ambiguo aunque busca su lugar en el mundo y sigue adelante como una máquina. “Tratar de averiguar su valía se asemejaba a calibrar una sustancia sin disponer de una unidad de medida”, escribe Murakami. Y Tsukuru, quien visita los andenes de tren como otros van al cine o a conciertos, es consciente de su rumbo (o falta de él): “Sin estación, los trenes no paran, lo que tengo que hacer es proyectar la estación en mi mente”.

En los avatares de Tsukuru , "engullido" por la tentación del suicidio cuando sus amigos de adolescencia dejan de hablarle, pasa de divagar en las estaciones de tren a construirlas de mayor como ingeniero, hay sentimiento de pérdida, desconcierto. Y en la narración de sus “años de peregrinación” que dan título al libro, hay más ingredientes que también nutren otras novelas del autor de 1Q84. Las relaciones amistosas (que algunos críticos y lectores emparentan con las de Norwegian Wood), la música (aquí la obra de Liszt, que ha hecho rebrotar la pasión por el compositor en Japón), personajes increíbles (pianistas con poderes para predecir la muerte o captar el color de las personas), mujeres cuya aparición revoluciona la vida del protagonista... Precisamente aquí es una mujer, Sara, quien agita la conciencia de Tsukuru y le incita a viajar en pos de las respuestas: no solo a su natal Nagoya, también a la lejana Finlandia. “Tienes que enfrentarte al pasado. No se trata de ver lo que quieres ver, sino lo que tienes que ver, le dice Sara”.

En el peregrinaje de Tsukuru, de nuevo aparece el lado oscuro de la consciencia, la interrelación de planos de percepción; no hay fronteras entre el sueño, la fantasía o la realidad. “¿Y lo que no tiene lógica no te atrae?”, pregunta uno de los extraños personajes del relato, Midorikawa, cuyo nombre tiene color (verde) y movimiento (río).

La narrativa de Murakami, con descripciones poéticas y certeras, se iguala y se supera a sí misma en esta novela, siempre con nuevas vueltas de tuerca. Todo es válido para explorar los recovecos del alma humana. Esta novela, según declaró el autor a la prensa japonesa cuando apareció Los años de peregrinación del chico sin color, es un “nuevo intento de profundizar “ en el “interés por los seres humanos de ahora”. Reconoce que los propios personajes le han guiado en esa profundización y que en la narración aparecieron más actores de los que inicialmente había planeado para la historia. Aunque nacido en Kioto (1949), el escritor describe con buen pincel narrativo las soledades, las frustraciones y las inquietudes de quienes habitan el hormiguero de la gran metrópoli de Tokio. Y en esta ciudad sus fans suelen reunirse para hablar de su obra.

CA 815

También siguen sus pasos literarios sus propios compañeros de estudios hace cinco décadas, quienes el pasado 10 de octubre se juntaron en Nishinomiya (una ciudad entre Osaka y Kobe), donde siguen el ritual de devoción harukista desde hace seis años. Esta vez estaban con las copas de champán preparadas por si Murakami lograba el Nobel y se convertía en el tercer escritor japonés en tenerlo (Yasunari Kawabata en 1968 y Kenzaburo Oe en 1994). No ha sido así, pero no tiran la toalla: “En términos de profundidad de lectura, nadie sobrepasa a Murakami”, dice Takeshi Usami, profesor de literatura japonesa moderna en la Universidad Chuo, y vaticina que “seguirá siendo un candidato al premio”.

* He aquí las primeras páginas de la nueva novela de Murakami editada en español, Los años de peregrinación del chico sin color.

Descargar Losañosdeperegrinacióndelchicosincolor



comentarios 17

17 Comentarios

Publicado por: HjorgeV 15/10/2013

"Durante esos meses" todo me pareció errático, bello, acogedor, desolador, confuso. Eso a propósito de la traducción. Por lo demás, bueno, ¿y qué se hace cuando, ante tanto tambor, a uno le provoca solo bostezar?

Publicado por: E 15/10/2013

Coincido con Jian, aunque ahí tenemos el ejemplo de Mario Vargas Llosa como superventas. Espero que no se haga esperar mucho el Nobel a Murakami, ha demostrado ser uno de los escritores contemporáneos más brillantes, y si encima su calidad le ha brindado éxito (lo cual sucede esporádicamente en el mundo literario), no se le puede pedir más.

Publicado por: Ernesto Salaberri 15/10/2013

Un buen Regalo de Reyes
http://regalodereyeslanovela.blogspot.com

Publicado por: KV364 15/10/2013

¡Qué gusto da leer una reseña sobre un libro traducido en la que se cita el nombre del traductor! Gracias, Sra. Rivas, los lectores y los traductores se lo agradecemos de corazón.

Publicado por: jian 15/10/2013

Murakami no gozará del reconocimiento del premio novel fácilmente, al fin y a la postre es un premio concedido por un puñado de personas suecas con sus filias y fobias y enormes miserias personales (como el resto de la humanidad), pero siempre ponen una condición sine cuan non: los premiados no pueden ser superventas, aunque, en este caso, Murakami sea un gran escritor, de mucha calidad y superior a la mayoría de los premiados, algunos de los cuales son verdaderos bodrios infumables. Eso si, como estos premios son también entregados por cuotas regionales Murakami tiene la oportunidad de recibirlo cuando toque un escritor oriental aunque puede que se lo den de nuevo a un verdadero zoquete insulso como Kenzaburo Oe.

Publicado por: Más claro, agua 15/10/2013

A pesar de estar, un año más, en las quinielas, Murakami tampoco ganará esta noche el premio Planeta...

http://masclaroagua.blogspot.com

Publicado por: Sab 15/10/2013

Interesantísimo. Gracias por el texto

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal