Papeles Perdidos

letras en 360º

¿Sirven para algo los talleres literarios?

Por: EL PAÍS10/03/2014

Escritura.FernandoVicente
Ilustración de Fernando Vicente.

Por CAROLINA ETHEL

Las clases o cátedras de escritura creativa no sirven para nada. Al menos eso fue lo que dijo Hanif Kureishi en el festival literario de Bath, en Inglaterra. La historia de la mejor película del año no habría llegado a la gala de los Oscar de no ser por una historiadora de vocación que se obsesionó con divulgar las memorias de aquel violinista condenado a la esclavitud a mediados del siglo XIX. Una historia que valdría para otra película y que nos cuenta The New Yorker. Otros textos que inicialmente fueron de circulación reducida, ahora están disponibles en Internet. Se trata de la colección de manuscritos que Emily Dickinson seguramente nunca imaginó –y probablemente no quiso- tan accesible. También recuperamos las valiosísimas memorias del aventurero Alexander von Humboldt. Sus impresiones, mapas y dibujos del ‘Nuevo Mundo’, ahora se pueden apreciar en la Biblioteca Estatal de Berlín.  

REINO UNIDO
Desde hace casi tres décadas los talleres de escritura creativa no paran de crecer. Y siempre han estado rodeados de preguntas y polémicas sobre si en realidad sirven para algo, a pesar de que ha dado algunos buenos nombres y obras. El último en reavivar el debate ha sido Hanif Kureishi en el festival literario de Bath, en Inglaterra, al afirmar que prácticamente no sirven para nada, y que lo verdaderamente valioso e insustituible es la lectura y más lectura. Lo curioso es que sobre esta declaración polémica surge otra polémica, porque Kureishi, escritor y guionista, reconocido es también profesor de uno de esos talleres en la universidad de Kingston. Precisamente por eso lo dice, según él, más del 90% de sus alumnos no tienen talento.

ALEMANIA
Humboldt-TagebuecherLa Biblioteca Estatal de Berlín acaba de presentar al público la edición restaurada de los diarios que recogen las notas y dibujos de Alexander von Humboldt en su viaje de exploración, conocido como “el segundo descubrimiento de América”.  El científico alemán zarpó del puerto de La Coruña en 1799 para emprender una aventura que lo llevó a Cuba, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, México y Estados Unidos. Sus observaciones –imprescindibles para el conocimiento de América– se pueden apreciar ahora en cerca de 4.000 páginas, escritas entre 1799 y 1804. La colección, que fue adquirida recientemente por la Fundación del Patrimonio Prusiano, ha vivido su propia odisea. Fueron confiscadas por el ejército Soviético al término de la II Guerra Mundial, que las guardó en la Biblioteca Lenin de Moscú. En 1959, los papeles de Humboldt regresaron a Berlín en el marco de una acción de restitución de textos, coordinada por las autoridades germano-orientales y en 1990, tras la reunificación de Alemania, fueron restituidas al heredero legítimo del explorador que –se dice– recibió 12 millones de euros por el valioso testimonio de su ancestro aventurero.

FRANCIA
A
rgentina es el país invitado de honor al Salón del Libro de París, que abre sus puertas el próximo 21 de marzo en el Porte de Versailles. Una delegación de 46 escritores australes, nacidos entre 1933 y 1980, tomará parte en una agenda de más de 50 actividades, que incluyen homenajes a grandes como Julio Cortázar, Juan Gelman y Quino. Algunos de los autores confirmados son Alberto Manguel, Andrés Neuman, Ricardo Piglia, Luisa Valenzuela, Eduardo Sacheri, Juan José Saer y Mempo Giardinelli, entre otros. Quino recibirá un merecido reconocimiento por los cincuenta años de Mafalda, con la exhibición de algunas de sus tiras más emblemáticas y una escultura de la eterna niña de pensamientos profundos.

ESPAÑA
La tuitera Rosa del Blanco es la única española convocada al #Twitterfiction, un festival de escritura en 140 caracteres que se celebra del 12 al 16 de marzo en territorio virtual. Tras su primera edición en noviembre de 2012, Twitter ha conseguido subir a bordo a la Asociación de Editores Americanos y a la editorial Penguin House. Este año participan autores reconocidos como Anthony Marra, Brad Meltzer, Julia Fierro o Elizabeth Fremantle, junto a periodistas y escritores seleccionados mediante concurso, que han encontrado en el trino su modo de expresión. Durante cinco días, cincuenta tuiteros de diez países, se dedicarán a crear micro obras de terror, romance, misterio humor y ciencia ficción, echando mano también de videos e imágenes.

ESTADOS UNIDOS
LosenamoramientosEste jueves se sabrá cuál es la novela ganadora del National Book Critics Circle Awards de Estados Unidos en el año 2013. Dentro de las cinco finalistas está Los enamoramientos, de Javier Marías, único hombre entre los seleccionados y su obra la única traducida. Junto a él figuran las escritoras Chimamanda Ngozi Adichie, por Americanah (que publicará esta semana Random House); Alice McDermott, por Someone; Ruth Ozeki, por A Tale for the Time Being, y Donna Tartt por El jilguero (que publicará esta semana Lumen). Una situación, asegura Marías, que “no tiene mucho de particular porque las mujeres han adquirido mayor visibilidad y muchas con una gran calidad literaria, además de ser las que más leen en todas partes”.

En la pasada ceremonia de los Oscar, el director Steve McQueen agradeció efusivamente a la historiadora Sue Eakin su riguroso trabajo para comprobar la veracidad y divulgar el relato de los doce años de esclavitud que tuvo que soportar Solomon Northrup, un hombre libre que fue engañado y obligado a trabajos forzados en la zona rural de Louisiana. The New Yorker nos cuenta que Eakin, que falleció en 2009 a los noventa años, descubrió un ejemplar del libro en una vieja hacienda en 1931, cuando tenía tan solo doce años. Pero no fue hasta 1936 cuando pudo comprar un ejemplar polvoriento por tan sólo 25 centavos. A partir de entonces, se dedicó a verificar la historia y a localizar a descendientes y conocidos de Northrup.  En 1968 consiguió publicar una versión editada del libro, a pesar de la resistencia de los propietarios  de las tierras, cuyos antepasados practicaban la esclavitud. La mejor película de 2014 no hubiera sido posible sin la testarudez de Sue Eakin que tan sólo dos años antes de su muerte, a los 88 años, publicó una nueva versión en la que incluyó mapas, fotografías y comentarios de sus años de entrega a la memoria de aquel violinista abusado. Ella escribió en los agradecimientos: “Ahora Salomón puede descansar”.  

El escritor peruano - estadounidense Daniel Alarcón es uno de los cinco finalistas al prestigioso Premio PEN/Faulkner 2014, que ya han obtenido autores como Philip Roth y John Updike. La obra nominada es At Night We Walk in Circles (Riverhead Books), en la que Alarcón “explora la naturaleza del arte, el amor, el lenguaje y los efectos distorsionadores de la guerra”, dice la página de la fundación PEN/Faulkner. Los otros candidatos son Percival Everett por Percival Everett by Virgil Russell (Graywolf Press); Karen Joy Fowler por We Are All Completely Beside Ourselves (G.P. Putnam’s Sons) ; Joan Silber por Fools (W.W. Norton & Co.); y Valerie Trueblood por Search Party: Stories of Rescue (Counterpoint Press). El ganador del premio se dará a conocer el 2 de abril y recibirá una bolsa de 15.000 dólares.

Los manuscritos de Emily Dickinson están disponibles en un archivo digital online de acceso libre. Se trata de cientos de documentos que han estado desperdigados en la Universidad de Harvard, la Biblioteca Pública de Boston, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y el Amherst College y que ahora se pueden consultar en un solo lugar y de manera remota. La excéntrica y explosiva poeta estadounidense escribió casi 2000 poemas pero nunca buscó la fama, mucho menos publicar. La mayor parte de su obra está impresa en cartas que enviaba a sus familiares y amigos más cercanos. Tan sólo diez de sus versos fueron a imprenta sin su firma. En la estantería online de Dickinson, los lectores pueden acceder al texto y a las imágenes del manuscrito, revisar el material por colecciones, primeras líneas, fechas o el nombre del destinatario de las cartas.

Sigue AQUÍ la sección Letras en 360º

AQUÍ la sección SEGUNDAS OPORTUNIDADES

comentarios 12

12 Comentarios

Publicado por: Parkmore 10/03/2014

El escritor argentino Juan José Saer falleció en la capital francesa en 2005.
Dudo que pueda estar presente en el Salón del Libro de París de 2014, dedicado a Argentina, entre " los autores confirmados".

Publicado por: Parkmore 10/03/2014

El escritor argentino Juan José Saer falleció en en la capital francesa en 2005.
Dudo que esté presente entre " los autores confirmados", en el Salón del Libro de París de 2014, dedicado a Argentina.

Publicado por: Ruben Emilio Aymar Yanss 10/03/2014

Excelente la crítica sobre los Talleres literarios, sabias enseñanzas a tener en cuenta.

Publicado por: Anxo Franco 10/03/2014

Todo el mundo sabe que Shakesperare, Góngora o Lorca, por citar a algún que otro escritor, pasaron por talleres literarios. Ya sabemos que nos gustan los nombres rinbombantes pero, ¿no sería más honrado llamarles escuelas de gramática y ser más modestos en el contenido de los programas? El resto, como casi siempre, está en los libros.

Publicado por: pedro ramos 10/03/2014

Curioso el comentario de Rodrigo Ertti, que nos asegura que "No existe ni ha existido un escritor de talento nato", y da largas razones de ello, para acabar explicándonos que "Eso es lo que algunos tienen en mayor medida que otros, el poder de absorber o captar la realidad de su tiempo, pero eso ya no forma parte del talento, sino que de las dones recibidos". Si esos "dones recibidos" no lo son al nacer, ¿quién los da? Y si sí lo son, ¿qué más da que se le llame "talento", "dones" o de cualquier otro modo? Debe haber entre ambas cosas, entre talento y dones, una profundísima diferencia, tan profunda que no acierto a verla.

Verdad que también nos aclara que "el verdadero escritor se hace sólo escribiendo", lo que constituye todo un alivio a mis dudas; imagínense qué confusión si habláramos de grandes pintores que en su vida pintaron un cuadro, grandes bailarines que (lástima) jamás aprendieron a bailar, o grandes médicos que nunca vieron un enfermo más que por la tele o en una sala de espera.

Lo que verdaderamente ocurre, a mi parecer, es que un gran escritor es la suma de una disposición (o talento, o dones) que no todos tienen, y un trabajo que los desarrolle y potencie al máximo. Lo primero es como la semilla: por sí sola no es un árbol, pero sin ella no hay árbol. O sea, como los deportistas, los virtuosos del violín o los jugadores de ajedrez.

De verdad que en una de las dos cabezas, la suya o la mía (la mía, sin duda) hay una confusión no pequeña.

Publicado por: rodrigo ertti 10/03/2014

Los talleres literarios sirven para una cosa muy simple: comenzar a romper con la imagen del escritor/artista genio o de talento y empezar a dirigir la mirada hacia los colectivos. No existe ni ha existido un escritor de talento nato, tal vez tenga aptitudes o facilidades para un área, pero el verdadero escritor se hace solo escribiendo y a su vez leyendo. El egocentrismo o vanidad de algunos, por no decir de todos, les hace pensar que existen aquellos que tienen talento y otros que simplemente no lo tienen, según mi opinión lo que comúnmente se denomina como "talento", es una suma de factores que van desde la educación que les fue impartida desde la niñez, sumado tal vez a un padre o abuelo o un amigo/a de la familia que les dejó algo en el subconsciente relacionado con el mundo de la literatura durante la infancia y sobre todo algo que podríamos denominar: conexión con la fuente. Eso es lo que algunos tienen en mayor medida que otros, el poder de absorber o captar la realidad de su tiempo, pero eso ya no forma parte del talento, sino que de las dones recibidos.

Publicado por: Enif 10/03/2014

A veces, no entiendo por qué, se confunde leer con escribir. Es algo que no suele pasar en otras manifestaciones artísticas: nadie es aficionado a la danza o la música y considera que sea alga innato que no se aprende.

Los genios son eso, genios. Los hay en la literatura, en la ciencia, en la arquitectura. Pero son una parte ínfima, unos ejemplos poco representativos. La mayoría de las cosas las aprendemos, y no sólo leyendo se aprende. Y cuando te enseñan ciertas técnicas, aprendes mucho más de lo que lees.

Por otro lado, la posibilidad de que alguien (o varias personas) critiquen tus textos, valoren tu progreso o estancamiento o den un punto de vista que no habías barajado es impagable cuando estás empezando. Por eso son tan buenos estos talleres: aprendes las reglas, las rompes cuando las conoces, ves a otros romperlas y luego acabas volviendo a ellas. Lo que ocurre es que hay demasiado fanfarrón que dice eso de "yo porque no me pongo, pero si me pusiera...". Ponte, chaval, ponte. A ver qué tal.

Publicado por: Lansky 10/03/2014

Se puede aprender carpintería en un taller como aprendiz, pero no te convierte eso en un diseñador de muebles genial o, en otros tiempos, en un ebanista prodigioso. Se puede aprender a dibujar en una academía de Bellas Artes, pero no a ser Picasso o Turner. Lo mismo con los talleres de escritura: el que tenga talento lo sacará adelante antes o después. Leer mucho ayuda, es casi imprescindible, como ver pintura a un pintor, aunque siempre ha habido algún cpo de 'genios' ignorantes...

Publicado por: María GM 10/03/2014

La gente ha desaprendido a leer. Para eso sirven los talleres de escritura. Por otro lado, los escritores a los que se les puede llamar como tales escriben según su tiempo, no creo que las obras de las que habla este artículo tengan nada que ver con el modo en que escribimos o aprendemos a escribir hoy en día, las preguntas son otras: ¿porqué, si sirven para tan poco, hay talleres de escritura? y ¿porqué sin formación y reconocimiento no hay escritores?

Publicado por: Crisis 10/03/2014

Los talleres literarios sirven como las academias de dibujo y pintura para todos aquellos aficionados a escribir que quieran hacer algo mejor que unos ripios cursis. Se estudian textos de otros autores, se educa la mirada de escritor, se ayuda a un escritor a encontrar su voz. Paralelamente tratas con gente a la que le gusta la literatura y escribir tanto como a ti. Me parecen opciones de ocio mejores que estar en un bar echándote un chato, ver compulsivamente la tele o machacarte en el gimnasio. Cada quién elige el ocio que más le entretienen y le gusta. No sirven para hacer escritores que publiquen, están haciendo lo mismo que las academias de pintura y dibujo (pienso en un taller clásico en Madrid): si viene gente joven a preparar el ingreso en Bellas Artes, lo hacen; si son marujas aburridas y ociosas proporcionan ocio más creativo, si son señores prepontentes que creen que no han llegado a pintor o escritor porque el mundo artístico es una mafia, les confirman esa versión y también les dan un ocio terapeútico (la soberbia de los señores es un defecto pero vamos que a un tío solo le hace falta que le des la razón como a los locos para quedarse tranquilo).
Tuve que descubrir lo que pasaba, al menos conmigo en esos talleres.
Suelen ser hipercríticos, los profesores, los alumnos.. Advierten que no es lo mismo criticar la obra que a la persona pero yo lo desgloso mal. He aprendido que mi mayor problema para escribir es el pudor, que no tolero las críticas y si algún día publicara algo no las leería en absoluto. Los críticos son la gente que no sabe escribir, pero saben mucho de crítica, claro que en sus críticas nunca hay resentimiento; tampoco fraude si la crítica es favorable mediante pago de editorial. Los críticos en España admiten pago por crítica buena.¡JA!
Los talleres me han servido para identificar mi propia voz como escritora (bueno, ya veremos), para consumir tiempo y dinero con gente que redacta bien y ya, para tener enfrentamientos con la profesora y otros alumnos. Esta última profesora fue la que reconoció lo que había en mi voz: experimentalismo, hiperrrealismo, surrealismo.. Ningún canon convencional. Soy una escritora de vanguardia o irreverente con los patriarcas y los santones de la literatura. Consciente de que los trucos y recursos que enseña un taller son para los que redactan bien pero no para los auténticos escritores. Como soy mujer, mi voz es distinta a la varonil. Domino el flujo de conciencia. No tengo ya edad para hacerme ilusiones de publicar, pero creo que puedo publicar fuera de España. Puedo escribir en inglés y francés (esto me ha ayudado mucho a escribir), aunque no descarto utilizar servicios de un traductor para presentarme a premios y concursos fuera de España. Me parece una cabronada el tapón que prepara Madrid, con sus escritores santones, sus periodistas haciendo cualquier libro y en fin, paro para no seguir poniendo cosas ofensivas sobre el mundo literario de Madrid.
Los talleres solo interesan porque si llegas al tercer curso publican (unos bodrios de cuentos clónicos y aburridos) y te presentan a la editorial si son sinceros consigo mismos y no eres un clon. ¿o presentan a sus clones? Los talleres no son cantera de editorial salvo que respeten a sus alumnos. Y sean conscientes que la literatura no es una plantilla que se rellena con cualquier tontería de los alumnos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal