Papeles Perdidos

Homenaje

¿Por qué cree que Shakespeare sigue fascinando cuatro siglos después?

Por: Winston Manrique Sabogal16/04/2014

Macbeth-williamblake
Ilustración de William Blake sobre Macbeth.

Yago. Señor, cuidado con los celos.
Son un monstruo de ojos verdes que se burla
del pan que le alimenta. (De Otelo)

El naufragio de emociones y sentimientos oscuros del ser humano las supo plasmar magistralmente William Shakespeare. Este fin de mes se conmemoran 450 años de su nacimiento. Con ese motivo hemos querido rendirle un homenaje al más grande de los escritores de todos los tiempos, junto a Homero. Para ello hemos creado en la sección de Cultura de EL PAÍS y en este blog de Babelia un especial, desde hoy y hasta el sábado. Los invitamos a pasar la Semana Santa con un dios de las letras y la creación donde ustedes completarán el puzle del mundo shakespereano y ayudarán de despejar la niebla enigmática que envuelve el hechizo de sus obras. Cada día haremos una pregunta alusiva al tema principal abordado en el especial del periódico. Hoy escriben Javier Marías y Marcos Ordóñez sobre el misterio y la seducción del autor de obras como Otelo, El rey Lear, Macbeth, Hamlet, La tempestad y Romeo y Julieta.

La pregunta hoy es ¿Por qué cree que Shakespeare sigue fascinando cuatro siglos después? ¿Dónde cree que reside el secreto de su eternidad y magia?

Javier Marías, en su artículo de hoy titulado El mayor inspirador, trata de descifrar el miserio: "Shakespeare, entre tantísimas otras, posee una característica extraña; al leérselo o escuchárselo, se lo comprende sin demasiadas dificultades, o el encantamiento en que nos envuelve nos obliga a seguir adelante. Pero si uno se detiene a mirar mejor, o a analizar frases que ha comprendido en primera instancia, se percata a menudo de que no siempre las entiende, de que resultan enigmáticas, de que contienen más de lo que dicen, o de que, además de decir lo que dicen, dejan flotando en el aire una niebla de sentidos y posibilidades, de resonancias y ecos, de ambigüedades y contradicciones; de que no se agotan ni se acaban en su propia formulación, ni por lo tanto en lo escrito".

Marcos Ordóñez se adentra en ese enigma, en el artículo Notas para un ADN, de la siguiente manera: "Como se dice de los mejores toreros, era un “completo”: dominaba todas las suertes. Su originalidad no reside en sus tramas, la mayoría de las cuales procedían de textos ajenos o crónicas históricas: quizás sus dos únicas historias “originales” sean La tempestad y El sueño de una noche de verano. Lo original era lo que hacía con ese material ajeno. Su estilo, su reescritura. Su virtuosismo lingüístico, su imaginación. La amplitud de su arco tonal. Su gusto por el detalle. Su forma de pasar de lo épico a lo íntimo en la misma escena. De escribir comedias terriblemente melancólicas. O tragedias sin lección moral clara, salvo que nosotros somos los responsables de nuestro destino, que no es poca enseñanza".

¿Y usted qué opina?  ¿Por qué cree que Shakespeare sigue fascinando cuatro siglos después? ¿Dónde cree que reside el secreto de su eternidad y magia?

 CONSULTA AQUÍ EL ESPECIAL Shakespeare, 450 años de un genio

 

comentarios 52

52 Comentarios

Publicado por: pariadelmundo 16/04/2014

Recuerda alguien que no hay manuscritos de W.S.¿. Que esos detalles tan geniales en sus obras son fruto de miles de directores de teatro , de actores , de gente letraherida ¿. Su obra es como la Biblia: reescrita miles de veces.

Publicado por: AJD 16/04/2014

Anna, seducida desde y hasta la nausea por el asesino de su marido, sobre el dolor del propio cadaver caliente. ¡Que invención! Shakespeare nos mostró que, con estos seres humanos que tenemos entre manos, todo es posible.

Publicado por: francis_drake 16/04/2014

Inglaterra accedió a la modernidad antes que otros países. La reforma protestante los liberó de una visión medieval de la vida. Aunque en Shakespeare queda una nostalgia por el mundo católico, expresada en la italianidad de algunas de sus historias más célebres, él pertenece al mismo mundo que es ahora el nuestro. Otros dramaturgos, como Lope de Vega, envejecieron con la visión católica a cuestas, que en esa época era ya una cosmovisión arcaica. Por lo demás, Shakespeare no tiene modelos que pueda imitar: se vio obligado a crearlos, y qué suerte la nuestra que tuviese el genio necesario para enfrentar el desafío.

Publicado por: Sanuki 16/04/2014

El éxito de Shakespeare radica en que no cedió al localismo ni a los intereses perecederos de su tiempo, sino que apostó por la universalidad y la intemporalidad, o sea, por ofrecer valores, pasiones y vicios que se dan en toda época y lugar. Y eso, a día de hoy, pocos son los que lo intentan, y absolutamente nadie lo consigue.

Publicado por: pedro ramos 16/04/2014

No sé si "Barkan" dice en serio lo que dice; la ironía, si existe, no es visible, al menos para mis pobres ojos. Caso de que no, y hable en serio, sólo puedo darle un consejo: cambia de camello, hermano. Lo que te vende el que tienes no puede ser bueno, te lo digo yo.

Publicado por: Ethelberto zapata gil 16/04/2014

Nos recuerda que el ser humano en su esencia, no quiere abandonar su estado animalístico, así lo romántico y sentimental aflore por momentos, los cuales hemos de disfrutar, mientras no se imponga su estado natural, el cual desconocemos cuando nos alejamos cada momento a paso agigantados de él y que lo evidencia en su afán de destrucción.

Publicado por: Fernanda 16/04/2014

Yo creo que Shakespeare es un ícono de la literatura mundial. Aunque en algunas obras sea muy excéntrico, su escrita tiene profundidad, tiene eséncia y se puede ver más allá de lo óbvio. Es una gran inspiración para mis poemas.

Publicado por: albert 16/04/2014

Porque el argumento de sus obras, sus personajes, sus voces... escapan siempre. No se dejan constreñir en el corsé de un sentido cerrado y unívoco. Y asi su escritura, misteriosamente, se sobrepasa a si misma y cada vez resulta nueva. Es lo extraño, la excentricidad, lo inesperado que alimenta sus obras la extrañeza, excentricidad y impredecibilidad de la vida. No hay certeza alguna. Pero para dar cuenta de la irrealidad de lo real hay que ser un “completo” efectivamente, maestro absoluto. Shakespeare.

Publicado por: Barkan 16/04/2014

Die Shakespearomanie fue una dolencia denunciada ya en el siglo XIX por el dramaturgo alemán Wilhelm Raabe. A mí Shakespeare me parece sublime muchas veces pero confuso y errático otras. Y no le veo, francamente, el sentido del humor por ningún lado. Por lo cual yo creo que era una mujer, o un grupo de ellas. Por qué no una "sorority" secreta de lesbianas que se reunía para escribir y poner a caldo a la sociedad que las obligaba a esconderse, y que se autorretrató en el grupo de brujas de Macbeth?

Publicado por: Lola MONTES 16/04/2014

Para aprender a escribir no hacen falta másteres sino lectura, mucha lectura de los autores universales más reconocidos de nuestra historia. Antes de ser escritor se tiene que ser lector como antes de ser un buen pintor se deben conocer y practicar los estilos pictóricos de los grandes a los que luego se aplicará la originalidad de la propia mirada.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal