Papeles Perdidos

babelia en la feria de madrid

¿Puede un libro ayudar a cambiar el mundo?

Por: EL PAÍS08/06/2014

BABELIAdebate2
De izquierda a derecha: Berna González, Marta Sanz, Patricio Pron, Javier Rodríguez Marcos y Luis Magrinyà.

¿Puede un libro ayudar a cambiar el mundo? Ese es el tema del segundo debate de Babelia en la 73ª Feria del Libro de Madrid

Por ÁNGEL LUIS SUCASAS

Para empezar, Stendhal. Una cita de Rojo y negro (1830) leída por Luis Magrinya (Mallorca, 1960) en la que el narrador deífico del siglo XIX se toma un paréntesis: "—La política —objetaba el autor— es algo así como una piedra de molino atada al cuello de la literatura, que la sumerge y ahoga en menos de seis meses. La política, en una obra de imaginación, es un pistoletazo en medio de un concierto". Y como pistoletazo ha servido Stehdhal para el segundo debate de Babelia.com en esta Feria del libro de Madrid, una detonación no seguida por silencio, sino por centenares de palabras sobre el complejo trío periodismo-política-literatura, la deserción de los lectores, la ausencia de mala uva cultural o lo que debería leer el Príncipe de Asturias ahora que va a ser rey.

Para resolver estas cuestiones, amén de Magrinya, otros dos escritores, Patricio Pron (Rosario, 1975) y Marta Sanz (Madrid, 1967), un periodista como moderador, Javier Rodríguez Marcos, y Berna González Harbour como anfitriona. Y también para tirarse de la oreja de tanto en tanto, como cuando Sanz señaló que "antes EL PAÍS servía de voz a las reivindicaciones de la izquierda, algo que ha ido desapareciendo". O cuando la responsable de Babelia, González Harbour, recordó a los escritores que criticaron el papel de la prensa que "sin los diarios Bárcenas no estaría en la cárcel".

La mala leche, sin perder por ello el guante blanco, ha sido invocada, practicada y reivindicada por los contertulios. "No solo en la cultura en la española, sino en la mundial. Lo veo todo muy institucionalizado y se ha conseguido ya que no se sepa distinguir lo bueno de lo malo", ha apuntado Magrinya. Sanz ha sido la más crítica, porque aunque también cree que falta ironía, pero que sobran "Torquemadas". Pron ha repetido la idea de lo que cree que vertebra su trayectoria artística la lucha contra "lo hegemónico", cuestionar aquello que damos "por asumido" en todas las facetas de nuestra vida. Esto es, buscar la incomodidad y el incomodar, para lo que siempre viene bien la mala uva.

El meollo de la cuestión no es si la literatura puede cambiar el mundo —aunque Magrinya ha recordado que pocas anécdotas históricas hay en el recuerdo que lo demuestren lo ha hecho— sino si hay oídos para el cambio. El ouroboros de la transgresión, la pescadilla que se muerde la cola, es constatar que lo experimental y arriesgado hace desertar a los lectores. "Siempre he dicho que mi objetivo era que me leyeran los que ven Sálvame, pero creo que me moriré sin conseguirlo", ha admitido Sanz. La autora de Los mejores tiempos o Frío cree que la mejor manera de sobrellevar esta paradoja es pensar que se escribe a la larga distancia y que tal vez en el futuro se vean los efectos de las reflexiones lanzadas desde el pasado. Pron ha sido crítico con el papel del escritor complaciente, llevado por las mareas del mercado: "Es difícil pensar que una literatura que no se cuestiona a sí misma sea capaz de cuestionar la sociedad a la que se dirige".

Como colofón, recomendaciones literarias a Felipe de Borbón. Magrinya le recomendó un libro para recordar "las épocas de esplendor en las que se tenían pececitos en los estanques".. Sanz dijo que más que libro, lo que tiene que recomendarle es "convocar el referéndum ya, si le queda un poquito de dignidad". Y Pron tiró de sentido del humor: "Uno que me acaban de regalar, El pequeño patito. Tiene dibujos y cosas que se levantan y te explican. Creo que supondría una ampliación sus conocimientos". Próxima cita, quién debe ser prescriptor cultural en el Siglo XXI. Salón de actos de la Feria del libro de Madrid, martes 10 de junio, 20.00.

ES tu turno: ¿Puede un libro ayudar a cambiar el mundo?

comentarios 19

19 Comentarios

Publicado por: DEYUTE 08/06/2014

Podemos cambiar el mundo con pequeños hábitos, individualmente, depende de la conciencia de cada uno. Debemos empezar asumiendo que los materiales ecológicos y biodegradables es la mejor manera de poner nuestro granito de arena.

En Deyute apostamos por el tejido de arpillera.

Publicado por: Retro 08/06/2014

Un libro puede cambiar el mundo, porqué puede cambiar el mundo individual de una persona y como decía aquella frase: "para cambiar el mundo cambie usted primero".

Publicado por: ernesto 08/06/2014

disculpen ,necesito ayuda para ver como puedo tener acceso a poder ganar dinero publicando cuentos en revistas literarias.

Publicado por: José Fernández Belmonte 08/06/2014

No creo que un libro pueda cambiar este mundo, pero un loco sí.

Publicado por: Carlota 08/06/2014

http://cuandoelcorazondejedelatir.blogspot.com/2014/07/me-fio-del-gallo-cuando-canta-la-manana.html

Publicado por: juan-jose reyes rios 08/06/2014

Hay momentos en los que el autor siente la necesidad de incidir en el desarrollo histórico, especialmente si sólo ve negrura e injusticias a su alrededor. Su fuste, su temple y su prestancia los pone al servicio del ser social. En su dualidad, atiende tanto a la visión que le presta el inconsciente colectivo como a la del seno social. Comoquiera que un hombre es todos los hombres (en una democracia real lo mismo vale un ser humilde (sin relieve, cuando hay otros con relieves que espantan) que un aristócrata.
Con "Los ojos del mundo" participo en el "Primer concurso literario para autores indies". Quienquiera puede opinar y valorar las obras que concursan. Esta novela corta que presento nace con el sentimiento antes mencionado. En ella, mi voz social se alza, 'bate el tambor del llano', y galopa anunciadora con nuevos y anhelados cantos. Estos son los tiempos, estos son los llantos. Es el momento de incidir en el despliegue de la sinrazón, cortando sus alas de espanto.

Publicado por: JordiP 08/06/2014

Sí puede. Véase, si no, el recorrido de aquel libro generado por la OKRANA en los albores del S.XX (copiado de un panfleto similar francés de mediados del S.XIX, cuyo título y autoría no recuerdo) sobre el contubernio judío para dominar el mundo: "Los protocolos de los sabios de Sión". Se trataba de segar la hierba bajo los pies de los clasemedia judíos rusos que apoyaban la cuasirevolución antizarista de 1905. Fue amplia y generosamente difundido a expensas de Henry Ford, citado expresamente por Adolf Hitler en su "Mi Lucha", e incluso los objetivos que en él se definen fueron denostados por Winston Churchill (ojo: Winston se detractó posteriormente, pero Ford no). Este libro influyó poderosamente en el diseño y ejecución de la "solución final del problema judío" a cargo de los ideólogos, directivos y mano de obra del NSDAP. Podría decirse que este libro no es que ayudara a cambiar el mundo: es que lo cambió efectivamente.

Publicado por: Anatxu 08/06/2014

Bien resumido. Además Marta Sanz recomendó al príncipe Crematorio (Anagrama) de Rafael Chirbes para que tenga claro de dónde venimos y hasta qué punto detrás de la riqueza está el crimen.

Publicado por: Ramon 08/06/2014

No se de quién es la cita:
"Las tapas de la segunda edición se fabricaron con la piel de los que no leyeron la primera".Sobre alguna de las obras de los philosophes franceses previos a la Revolución.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal