Papeles Perdidos

Truman Capote, viaje al origen 30 años después de su muerte

Por: Winston Manrique Sabogal25/08/2014

Hoy, 25 de agosto, se cumplen 30 años de la muerte del autor de obras como Desayuno en Tiffany´s y A sangre fría

Truman-capote
Truman Capote en la foto de la contraportada de la primera edición de Otras voces, otros ámbitos (1948).

 

Dicen que las luces de su temprana fama y éxito lo obnubilaron.

Cuentan que después de contribuir a abrir un camino importante en la forma de abordar y escribir periodismo él se extravió.

Aseguran que Truman Capote vivió más del pasado y de la promesa de futuro que del presente que vivía.

Yo creo que siempre fue aquel niño nacido hace 90 años en Nueva Orleans, el 30 de septiembre de 1924, que jugaba solo mientras anhelaba que alguien apareciera para invitarlo a jugar: él a ellos o ellos a él. Es entonces cuando sus sentidos aprenden a ver y a escuchar el mundo, a escudriñar la vida, el alma humana, y a buscar o imaginar diferentes salidas a lo que todos ven a primer golpe de vista.

Capote-asangrefriaCapote no inventó el llamado Nuevo periodismo, pero sí contribuyó a su divulgación, incluso bautizo, y fama con obras como A sangre fría (un libro que lo marcó toda su vida, para bien y para mal). Tampoco inventó la forma de hacer perfiles de personajes ilustres o retratos de hechos o personas poco conocidas, pero sí aportó y renovó la mirada sobre la vida que merece ser contada.

Sus piezas no inauguraron la unión de periodismo y literatura, pero sin duda creó un estilo y señaló vías por donde los periodistas podían entrar sin miedo. Enseñó, y ese es tal vez su principal legado, e invitó a mirar por un prisma la realidad, a perder el miedo a la hora de concebir una historia y de escribirla.

Pero hoy más que del periodismo Capote quiero hablar de algo que me gusta abordar y explorar en todos los creadores: ir a sus orígenes, rastrear las huellas, en este caso de su escritura. Me gusta ir a aquel o aquellos momentos donde reside lo que habrá de ser el autor, donde palpita la promesa del creador futuro. Por eso recuerdo hoy dos obras: Crucero de verano, su primera novela escrita con 19 años (1943) y desaparecida y encontrada a comienzos de este siglo; y Otras voces, otros ámbitos, su segunda novela escrita con 23 años (1948), aunque siempre figuró como su ópera prima, y que desde su presentación obtuvo la admiración de crítica y público.

Capote-otrasvocesotrosambitosEmpiezo por Otras voces, otros ámbitos por sus resonancias autobiográficas juveniles: la vida de un muchacho en el campo que un día sale en busca de su padre y al ir tras él también busca, sin darse cuenta, su propia identidad. Un viaje hacia afuera que lo lleva hacia dentro hasta empezar a tomar su lugar en el mundo. Pero, sobre todo, Otras voces,otros ámbitos me gusta por lo que tiene de futuro en Capote, en la manera de ver, sentir y comprender su entorno, visible e invisible. 

Capote-crucerodeveranoEse es un universo personal y público si se quiere, mientras que Crucero de verano recrea y desvela un ecosistema más íntimo, el de los deseos y sueños más privados donde deja ver lo que pensaba ese joven de 19 años, edad en que empieza a escribir la novela, sobre la atracción, el deseo, la pasión, y, especialmente, sobre los sentimientos y el amor. ¡Y en su Nueva York! En esas páginas hay dos escenas donden Capote revela su romanticismo y momento fundacional de su estilo como narrador y periodista:

"-Grady, ¿por qué demonios quieres quedarte en Nueva York en pleno verano?

Grady quería que la dejasen tranquila; seguían insistiendo, la mañana misma en que zarpaba el barco: ¿quedaba por decir algo más de lo que ya había dicho? Después de aquello sólo quedaba la verdad, y no tenía del todo la intención de decirla.

- Nunca he pasado un verano aquí -dijo, eludiendo los ojos de ellas, y miró por la ventana: el resplandor del tráfico realzaba el silencio de la mañana de junio en Central Park, y el sol, lleno de joven verano que seca la corteza verde de la primavera, atravesó los árboles que había delante de la plaza, donde estaban desayunando-. Soy terca; haced lo que queráis. (...)

A Grady le ascendía por dentro una risa incontenible, una agitación feliz que convertía el verano blanco extendido ante ella en un lienzo desenrollado donde dibujar esos primero trazos, puros y toscos, que son libres".

El joven Truman Capotet habla de una chica de 17 años que quiere dar rienda suelta a sus impulsos para alcanzar la felicidad, saber qué es eso que llaman dicha, y en cuya carrera descubrirá los diversos estadios del amor, la pasión y el erotimos, hasta desviarla por rutas insospechadas. Pocos como Truman Capote para contarnos una iniciación en variados ámbitos de la vida de una muchacha rica y sola en la Gran Ciudad. Pero mucho más allá de esas arandelas que encantaban a Capote, es su ópera prima, el relato que empezó a escribir antes de su emblemático y oficial y autobiográfico debut de 1948 con Otras voces, otros ámbitos. Pues este Crucero de verano lo empezó a redactar en 1943 en unos cuadernos escolares y lo continuó puliendo hasta mediados de los años sesenta donde ya eran cuatro cuadernos que al final se extraviaron en unas cajas que reaparecieron en 2004. Una novela corta que es el relicario creativo, o el big bang del universo Truman Capote, autor de obras como El arpa de hierbaDesayuno en Tiffany´sA sangre fría, Los perros ladranMúsica para camaleones y Plegarias atendidas. 

Pero volvamos a aquel primer nido creativo de Capote, a la novela protagonizada por la joven Grady, y empecemos a descubrir por qué no quiere ir con sus padres en un crucero por Europa. Ella está enamorada en secreto de un muchacho mayor que ella, de 23 años, que trabaja en un aparcamiento y es de una clase social inferior. Eso no es obstáculo para ella, se siente correspondida y quiere hacer realidad su felicidad, y es aquí donde, en un instante, Capote parece desvelar una visión de su mundo:

"Él estaba dormido en el asiento trasero del coche. Aunque la capota estaba bajada, no le había visto porque estaba hecho un ovillo y quedaba oculto. En la radio sonaba el débil zumbido del noticiario, y Clyde tenía en las rodillas una novela policiaca abierta. Una de las muchas magias que existen es la de observar cómo duerme alguien a quien amamos: sin ojos e inconsciente, por un momento te adueñas de su corazón; indefenso, es entonces, por irracional que sea, todo lo que esperabas que fuese: puro como un hombre, tierno como un niño".

Ahí están los acordes iniciales de la prosa rítmica, sencilla, directa y trascendente de Truman Capote. La novela despliega su sarcástica mirada sobre sus congéneres y sus juicios inclementes, su debilidad por la vida glamurosa, sus metáforas y trazos sobre el paisaje real, el abismo que circunda a la realidad... su baile narrativo entre la comedia y la tragedia, su tendencia a la aventura y dejarse llevar por las emociones, hasta poner el freno de mano... Y es ahí donde, incluso, nace uno de sus personajes más famosos: la Holly Goligtly de Desayuno  en Tiffany's

Lo que fue y quiso ser como autor el propio Capote lo contó en el prefacio de Música para camaleones, en uno de cuyos pasajes dice: "Creo que la mayoría de escritores, incluso los mejores, son recargados. Yo prefiero escribir menos. Sencillo, claramente, como un arroyo del campo".

Siempre estuvo rodeado de ruido, de toda clase, desde 1948 cuando publicó Otras voces, otros ámbitos, hasta su muerte el 25 de agoasto de 1984 en Los Ángeles. Una vida, con éxito o sin él, donde lo que se ve es a un Truman Capote con el brazo estirado tratando de alcanzar, con mayor o menor fortuna, lo que quiso y quiere, lo que busca, lo que sueña, lo que anhela, lo que le prometieron, lo que él mismo se prometió.

Mentado por todos, escritores y periodistas, Truman Capote fue precoz en la creación literaria, fue despiadado,ingenioso, cruel, vanidoso, tierno, astuto, eficaz, orgulloso, audaz, frágil, talentoso... Vivió la orfandad del creador. Siempre es un placer leerlo. Él lo sabía, jugaba a ello, por eso hoy, 30 años después de su fallecimiento, un epígrafe de su libro Los perros ladran (una suerte de autobiografía con textos de diferentes temas, épocas y estilos) sirven para acompañar parte de la filosofía de su vida, palabras de un proverbio árabe: "Los perros ladran, pero la caravana avanza". Sigue adelante.

comentarios 15

15 Comentarios

Publicado por: mangstadt 25/08/2014

Solo he leído una obra de Truman Capote, In Cold Blood. Compré ese libro en una librería de viejo, mejor dicho, en un quiosco de piedra que había en la Plaza de Santa Bárbara, en Madrid. El negocio sigue allí pero en otro emplazamiento. El mismo día encontré Ancient Evenings, de Norman Mailer, y en otra ocasión los cuatro tomos de Antagonía, de Luis Goytisolo. Cuando terminé de leer la obra de Capote, pensé "¡qué grande!". Es de esas experiencias literarias que no se olvidan. El artículo de WMS, como casi siempre, es muy interesante y se beneficiaría de una relectura para corregir algunas pequeñas erratas. De verdad, no tiene que ser tan difícil releer el texto despacio antes de darle al botón de "publicar".

Publicado por: Timoteo Zapata Arango 25/08/2014

La grandeza de Trapote fue su lirismo descarnado y el poder de una prosa auténtica que ,como anagnoris elpídica,fjaba vértigos e intentaba,como Baudelaire,mostrar el alma de aquel que albergaba más recuerdos que si tuviera siglos.

Publicado por: María Teresa Gallego Urutia 25/08/2014

Enlace con la página de la editorial Anagrama donde figuran los nombres de los traductores al castellano de las obras citadas de Truman Capote:

http://www.anagrama-ed.es/titulos/0

Publicado por: Gerardo Torres 25/08/2014

Pocos describen y resumen el mestizo y contradictorio Mar Caribe, como su personaje, la señora pianista en Música para camaleones: mulata, burguesa, que toca piano para atraer y espantar camaleones. De eso está hecho ese extraño archipiélago y Capote lo recrea mucho mejor que algunos conocidos escritores de esa región.

Publicado por: Alicante Gusta 25/08/2014

30 años ya?!?!

Me sorprende de como pasa el tiempo

http://alicantegusta.com/cultura/12-cultura/1186-homenaje-a-miguel-hernandez-en-la-casa-bardin.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal