El mal camino de los líderes británicos

Por: | 07 de mayo de 2012

Cameron
Cameron, en un acto celebrado en Londres, en marzo pasado. / REUTERS

Cuando David Cameron se convirtió en primer ministro del Reino Unido y anunció sus planes de austeridad, creyendo a pies juntillas en el hada de la confianza y en los vigilantes invisibles de los bonos, se oyeron muchas alabanzas procedentes de ambos lados del Atlántico.

Los expertos en Estados Unidos apremiaban al presidente Obama a que “hiciera como Cameron”;  la Gente Muy Seria en todas partes brindaba por Cameron y George Osborne, el ministro de Hacienda.

Ahora, Reino Unido está oficialmente en una recesión doble, y ha logrado la extraordinaria hazaña de que en esta ocasión le vaya peor que en la década de 1930.

Reino Unido también es la única que ha optado libremente por la Gran Equivocación, puesto que no afrontaba ni la presión de los mercados de bonos ni las condiciones impuestas por Berlín y Fráncfort.

Ahora, la defensa que escucho a los apologistas de Cameron es que la austeridad en su mayor parte ni siquiera ha hecho impacto todavía.

Pero no es, que digamos, una buena defensa.

Recuerden que la austeridad debía funcionar al inspirar confianza; pero ¿dónde está esa confianza? Básicamente, el aspecto expansionista debería haber arrancado ya puesto que a partir de aquí todo es contracción.

Huelga decir que Cameron y Osborne insisten en que no van a cambiar de rumbo, lo que quiere decir que Reino Unido seguirá en una espiral mortal de austeridad contraproducente.

El nuevo vudú

Cada vez que pienso en que podríamos estar haciendo progresos frente a  los prejuicios y mitos que actualmente se hacen pasar por ideas juiciosas, surge algo como el reciente editorial de Financial Times que reaviva mi desesperación.

El editorial, publicado el 25 de abril y titulado 'Britain Faces Up to the Double-Dip Test? [Reino Unido se enfrenta a la prueba de la doble recesión] es una respuesta a las últimas malas noticias económicas de Reino Unido, las cuales según el autor no constituyen una razón para replantearse las medidas. Este es su argumento básico, en su totalidad: “Como era de esperar, Ed Miliband, el líder de la oposición, empleó los datos para atacar a la coalición por ‘recortar demasiado, demasiado rápido’. Pero esto no convence. No hay ninguna garantía de que a la economía británica le estuviera yendo mucho mejor con una política fiscal más expansionista. Y en contraposición a esto está el riesgo de que el bajo coste del endeudamiento de Reino Unido aumente”.

Esto es verdaderamente extraordinario, si nos paramos a pensar en ello un momento.

Es verdad que no hay “ninguna garantía” de que a Reino Unido le estuviera yendo mejor con menos austeridad; en la vida nada está garantizado. Después de todo, mi taza de café podría convertirse de pronto en un bloque de hielo; ya saben que la termodinámica no es más que estadística. Pero ahora hay pruebas abrumadoras de que la política fiscal contractiva es contractiva, sobre todo a juzgar por los resultados de la austeridad en Europa. Pero por alguna razón, el Financial Times se siente capaz de rechazar estas pruebas basándose en... ¿qué?

Y luego está la afirmación de que la rentabilidad de los bonos podría aumentar. Bueno, claro que sí, y también podría haber un brote de gripe, o lo que sea. Pero no hay nada en la experiencia reciente que dé a entender que los países que tienen su propia moneda corran el riesgo de ser atacados por los vigilantes de los bonos; el tipo de los bonos a 10 años japoneses, después de más de una década de advertencias de que la crisis de bonos estaba al caer, es del 0,91%.

Es más, algunos economistas eminentemente respetables ahora sostienen convincentemente que la austeridad en una economía profundamente deprimida bien podría ser contraproducente, así que el poner fin a esa austeridad debería animar a los inversores de bonos, en vez de preocuparlos.

De modo que el argumento de Financial Times se reduce a la afirmación de que Gran Bretaña debe seguir el mismo camino, no sea que el hada de la confianza la abandone o que los vigilantes invisibles de los bonos la ataquen por error.

Y quienquiera que haya escrito eso se considera una persona sensata y juiciosa.

Traducción de News Clips.

© 2012 New York Times.

Hay 6 Comentarios

Gran frase, “Reino Unido también es la única que ha optado libremente por la Gran Equivocación” a la que se están uniendo los países de sur de Europa.

Lo cierto es que la economía americana ,al igual que su actitud ante los problemas,no es ofensa es de ponerse en la peor de las situaciones,crecen las espectativas en que va ha ocurrir en palabras de FELDSTEIN Martin,mayor pero no menor Keynes,no es broma,la critica de política de Bush padre no hacer nada ..en economía..se confunde..con un hacer hoy pero las palabras de ..Consideremos qué significaría una caída del dólar en relación al yuan para los chinos. Si los chinos hoy tienen 1 billón de dólares en sus carteras oficiales, un incremento del 10% en el tipo de cambio yuan-dólar reduciría un 10% el valor del yuan de esas tenencias. ¨ Se trata de una gran pérdida contable, pero / no cambia el valor de los productos norteamericanos ni de las inversiones/ en propiedades en Estados Unidos que los chinos podrían comprar con su billón de dólares¨.
estos son los problemas de la confusión falta de unidad de cuenta..pero esta bien que hizo fed con reservas e hipotecas ,,siempre recuerdo a Summer L. esto es economía experimental salpicada de dinámica Harrow y sal de Samuelson en fin con principio,es cierto ,pero el estabilizador automático de presupuestos esta limitada no al euro ni sin trabajo sino al canon económico,
La prueba la demanda laboral se completa ,dinámica ,lento ,esto no era estable antes ahora si.
Hoy es un gran día termino la guerra y es el día de la victoria,aunque escribiste un libro por ello ,celebralo.

La inversión directa llega de china ,los paises y sus inversiones parecen advertir las limitaciones y los fracasos de políticas excesivas que han llevado al sistema al limite de lo verosimil.lp,ide,ahorro,inversión,generar ingresos.fuente de progreso,limitaciones del consumo,fortaleciendo la dd.Las nuevas tecnologías y el cambio de ideas sobre Keynes,no hay monetarismo ,neokeynesiano.Lleva a interpretar el intercambio en terminos similares a los del problema del trigo que forzaron el intercambio de vino y paños,corriente poíitica y flujo de negocio.volver a concebir el intercambio.

Excelente artículo, me gusta el tono con que escribe. Sólo una objeción: sabedor de en qué manos está el Financial Times, por qué citarlo y tomarlo en cuenta? Qué espera de un medio como ese?
http://milnochesenvela.carcheky.com

bolsos, botas Timberland, relojes, zapatos de Christian Louboutin, gafas de sol, zapatos MBT, zapatos Reebok, zapatillas Nike, bolsos de Marca Rumbo, de Diseño párr asegurar Que las Compras Por Favor, introduzca la dirección URL Siguiente

http://www.bolsosoutlet.net/
http://www.rogervivierflats.co.uk

La falsedad evidentemente dañina no se acepta oficialmente como tal hasta que se materializa el desastre.
Una extraña lógica argumentativa en que la carga de la prueba recae sobre las espaldas de las víctimas de la catástrofe...
http://enjuaguesdesofia@gmail.com

Juega al mejor simulador político, económico, y militar; gratuito y por navegador web: http://xurl.es/n2yw0

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal