Los datos refutan la teoría estructural en EE UU

Por: | 31 de mayo de 2012

Wall street
Agentes de Bolsa en Wall Street. / AP

¿Cómo podemos evaluar las noticias sobre lo que está pasando en la economía? Uno puede, cómo no, quedarse con sus prejuicios. O puede recurrir a las pruebas econométricas detalladas, aunque, según mi experiencia, estas cosas no convencen básicamente a nadie, ni siquiera a los econometristas. Pero la forma en que yo suelo tratar de hacerlo es preguntar si los datos disponibles encajan con el signo que la noticia parece implicar, es decir, si vemos el patrón general que el razonamiento da a entender que vemos.

Ahora analicemos el razonamiento de que nuestros problemas son principalmente estructurales. La forma en que se suele contar esta noticia es que en Estados Unidos había demasiados trabajadores en los sectores equivocados, y que debemos esperar una tasa de empleo total baja a medida que sacamos a los trabajadores de esos sectores "hinchados".

Muy bien, entonces, ¿cuál debería ser el signo de esa noticia? Sin duda es que la pérdida de empleo debería concentrarse en los sectores sobrevalorados, que, en todo caso, el empleo debería estar creciendo en todos los demás, y que los salarios deberían estar aumentando en los sectores no sobrevalorados más rápidamente que en los sobrevalorados.

Por tanto, echemos un rápido vistazo a los datos que nos llegan de la Oficina de Estadísticas Laborales sobre el empleo y los salarios. Da la impresión de que se está perdiendo empleo en todas partes, ¿no es así? Y en cuanto a los salarios, ¿quién está compitiendo por los trabajadores?

Podemos intentar perfeccionar estas cosas desagregando, pero en la primera pasada sencillamente no vemos el signo de un problema estructural. (Y créanme, no es mucho mejor si hacemos un análisis más detallado).

O a lo mejor la gente tiene otra historia estructural en mente, pero esa es la que les gusta contar en los artículos populares.

Entonces, ¿por qué está esta gente tan segura de que es estructural? Sé que suena sabio y serio decir que lo es, pero está el asunto de las pruebas reales; esas pruebas contradicen rotundamente la historia estructural, pero concuerdan bastante bien con la historia de la demanda. Eso no resuelve el caso del todo, pero en un mundo mejor contribuiríaen gran medida a resolver el argumento.

Una pena que no vivamos en ese mundo mejor.

Retrospectivas estructurales

Unos cuantos apuntes en relación con el renovado esfuerzo por parte de los conservadores de declarar que nuestros problemas son estructurales o que no se pueden resolver sencillamente aumentando la demanda.

  1. Eso es lo que la Gente Muy Seria decía también en la década de 1930. Luego la proximidad de la guerra por fin proporcionó el estímulo que necesitábamos, y todos esos problemas estructurales resultaron ser imaginarios.
  2. Irlanda era alabada por su maravillosa flexibilidad; era un perfecto ejemplo del arte de lo posible, declaraba George Osborne, el entonces ministro de Hacienda británico en la sombra. Después, cuando las cosas fueron mal, a Irlanda se le dijo que tenía que arreglar sus profundas rigideces estructurales.
  3. Al que diga algo como que "si el gasto deficitario fuese el camino hacia la prosperidad, Grecia estaría en plena forma", se le puede excluir inmediatamente porque no vale la pena escucharle. La gente de mi bando ha repetido hasta la saciedad que la defensa de la expansión fiscal es muy específica en cada caso; es deseable cuando uno se encuentra en una trampa de liquidez, y solo cuando uno se encuentra en una trampa de liquidez. Sé que a algunos les gustaría proyectar su vulgaridad en los demás, pero lo que están demostrando en realidad es su ignorancia.
  4. Todo lo que siga la tónica de que "necesitamos soluciones a largo plazo, no remedios a corto plazo" puede parecer sofisticado, pero es justo lo contrario. Retíralo, Johan Maynard Keynes: "Pero este largo plazo es una guía engañosa para los temas de actualidad. A largo plazo todos estaremos muertos", escribía en 1923. "Los economistas se asignan una labor demasiado fácil y demasiado inútil si en tiempos de tempestad lo único que pueden decirnos es que cuando pase la tormenta el océano volverá a estar en calma".

Hay 8 Comentarios

En apariencia es mas austeridad vs crecimiento... aunque no necesariamente sea ese el verdadero enfrentamiento, puesto que hemos sido testigos de que si hay austeridad, no necesariamente implique crecimiento, y aunque hubiera crecimiento con austeridad, la poblacion no necesariamente seria beneficiada.

La situación es en forma escencial. Vivimos en una sociedad a la que no le interesa satisfacer las necesidades, ni planificar el desgaste de cualquier materia prima, medio de capital o la misma fuerza de trabajo.

El capitalismo es asi, feroz y acaba con cualquier recurso con tal de retirar una atractiva y creciente tasa de ganancia de las ramas de la economía.

El verdadero enfrentamiento, es entre dos clases sociales, como lo ha sido desde hace mucho...

Y mientras la sociedad siga siendo incapaz de planificar las actividades para satisfacer las necesidades, sera impsible que ocurran circunstancias que puedan corregir las situaciones que verdaderamente golpetean a las grandes masas de pobres y oprimidos.

Buscar la inovación tecnologica, la reduccion del costo, y la eficiencia y renovacion de los procesos de la producción, traera con ello crecimiento economico, y si este crecimiento es bien canalizado, estaremos ante el desarrollo, del cual se habla a lo largo y ancho del mundo, pero que pocos, muy pocos son los que entienden.

¿Ahora sale el "comodín" de acordarse cómo ayudaron los Irlandeses a los Ingleses para salir del agujero temporalmente? y después qué? ¿Acaso los Irlandeses seguirían trabajando, y trabajando y trabajando?

Estoy de acuerdo con los comentarios efectuados.

España debe salir de su estrategia de desarrollo anti-nacional que ha seguido por tantos años. Ahora, tenemos que discutir el papel de Europa y sus teorías liberales del comercio internacional.
Lean este articulo publicado por un blog francés, y traducido en castellano : http://lespoir.jimdo.com/2012/05/24/espa%C3%B1a-quiere-vivir/

España quiere vivir!

No solo asumen esa labor demasiado fácil e inútil de decirnos que alguna vez la cosa mejorará: ejercen también el discurso en épocas de bonanza que subrayara Keneth Galbraith de que "en adelante nada puede ir mal se haga lo que se haga".
Ya no solo inútil, sino incluso altamente contraproducente...
http://enjuaguesdesofia.blogspot.com

¿Quién es JOHAN Maynard Keynes?


No soy economista. Más del 99,98% de la población tampoco lo es. Esta claro para muchos de nosotros que hay un enfrentamiento entre dos teorías económicas: Más austeridad contra más crecimiento. Hemos leído este artículo y creo que Mr. Krugman lo que quiere decir es que estas posturas son irreconciliables y que ni siquiera hay diálogo constructivo. Quienes defienden "más austeridad" no quieren ni siquiera reflexionar sobre cualquier aportación que hagan los que defienden "más crecimiento". Nosotros pensamos, quizá ingenuamente, que es totalmente lógico que si no hay crecimiento es imposible salir del atolladero. Lo que sucede, Mr. Krugman es que en España la teoría de "más austeridad" procede de la Fundación FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), la cual está financiada por los mayores bancos y empresas del país. También la Fundación FAES, con el expresidente Aznar al frente y con una participación en la misma del Presidente Rajoy, cobrando ésta subvenciones del Estado, son acérrimas defensoras de la "austeridad". El Banco de Santander ha invertido grandes sumas de dinero en tener una presencia muy alta en las universidades españolas, concretamente en las Facultades de Economía y ésto yo no lo considero "obra social". De todo ello, deduzco que, al menos en España, las teorías del crecimiento van a tener muchas dificultades en ser valoradas. Esto es un hecho consumado. La política de la austeridad se ha convertido en Europa en un dogma. La pregunta es obvia: ante ésto ¿qué posibilidad hay que las tesis del crecimiento sean atendidas?.
Pero otra cosa que quería mencionar es que no debemos irnos por las ramas. Lo que el ciudadano necesita imperiosamente no es únicamente una rápida salida de la crisis, sino una respuesta a qué pasará después de salir de ella. Es decir, crecimiento, vale y salimos, pero ¿y luego qué?. ¿Lo dejamos igual que estaba y ya veremos? Creo que la respuesta a ésto es lo que el ciudadano necesita. ¿Habrá luego regulación total del mercado para que esta situación no se vuelva a producir nunca?¿Se reformarán los códigos penales para que los responsables vayan a la cárcel?¿Se limitarán las transacciones y se les someterá a tasas?¿Se creará una banca pública y un control muy estricto del funcionamiento de los bancos?¿Se garantizarán las pensiones de los ciudadanos y los servicios básicos esenciales sin que dependan de las fluctuaciones del mercado? Todo esto es lo que el ciudadano quiere saber, Mr. Krugman. Y sobre todo ello yo no veo ningún debate. ¿Son los que apuestan por el crecimiento partidarios de adoptar medidas en el sentido propuesto?

http://elbuhopardo.blogspot.com.es/

Es un mundo que se mueve a gran velocidad las previsiones a largo plazo pierden fiabilidad. Por otra parte, las guerras acaban con casi todos los planes. Si no tenemos soluciones a corto, no podremos conseguir cambios a medio o largo plazo. Y de continuar así será dificil sobrevivir a la situación crítica manifesta. Quizás, sea este el objetivo de los "largoplacistas" puros.
Es una pena que este discurso no pueda ser aplicado en España. Los españoles continuamos sobreviviendo en un mercado nacional cautivo cuyas fuertes amenazas impiden al brillante capital humano actual, generar tejido empresarial productivo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal