Un país no es una empresa

Por: | 02 de agosto de 2012

Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama. FOTO: JIM WATSON (AFP)

 

El presidente Obama acierta de pleno: “Cuando algunas personas cuestionan el porqué de que yo ponga en tela de juicio el historial [de Mitt Romney] en Bain”, declaraba a CBS News el 13 de julio, “lo que he dicho al respecto en el pasado es que si uno es el jefe de una gran empresa de capital riesgo o fondo de alto riesgo, su trabajo consiste en ganar dinero. No consiste en crear empleo. Ni siquiera consiste en crear una empresa próspera; consiste en asegurarse de obtener el máximo rendimiento posible para los inversores”.

Un país no es una empresa; y desde luego no es una empresa de capital riesgo.

Y esta es la cuestión: Romney se presenta a presidente basándose enteramente en la premisa de su éxito empresarial. En un mundo mejor, podría presentarse basándose en su exitosa reforma sanitaria, pero ahora precisamente condena ese logro.

En un mundo mejor, podría presentarse sobre la base de unas ideas políticas coherentes, pero en lugar de eso, no ofrece nada más que la mezcla de unas bajadas de impuestos para los ricos y unas reducciones de los beneficios para la clase media tan extremas que los grupos afectados se niegan a creer que esta sea su verdadera propuesta.

Una vez que el historial de Bain Capital se convierta en un lastre en vez de ser una fortaleza, no habrá nada ahí.

Sin Bain no hay victoria

Se ha dado, como cabía esperar, una minúscula reacción en contra de que la campaña de Obama se centre en Bain. Parte de ella proviene de las Personas Muy Serias, que piensan que deberíamos estar debatiendo sus preocupaciones habituales. Pero otra parte proviene de los progresistas, algunos de los cuales se sienten aparentemente incómodos con la idea de perseguir a Romney como persona y desean que la Casa Blanca se centre únicamente en sus propuestas políticas.

Esto es llamativamente ingenuo. Estoy de acuerdo con que el hecho de que las propuestas políticas de Romney sean una atrocidad es el principal argumento en contra de su candidatura. Pero centrarse en Bain no es desviarse de ese problema, sino algo complementario. Dadas las realidades de la política –y de los medios de información, como explicaré en un momento—, cualquier crítica hacia las políticas de Romney tiene que hacer uso de su biografía.

El primer punto es que los votantes no son empollones políticos. No van al sitio web del Centro de Políticas Tributarias para evaluar las tablas de distribución. Y si un político cita esas tablas de distribución en sus discursos, bueno, los políticos dicen toda clase de cosas.

Por desgracia, tampoco podemos depender de los medios informativos para que los elementos esenciales del debate político lleguen a los ciudadanos (y no solo porque haya muchísima gente que reciba las noticias a través de fragmentos vistos en la televisión). La triste realidad es que el culto al equilibrio sigue imponiéndose. Si un candidato republicano ha anunciado un plan que, en la práctica, condena a los niños a la servidumbre de los contratos de aprendizaje, la información de las noticias diría que “los demócratas dicen” que el plan condena a los niños a la servidumbre de los contratos de aprendizaje. Cada cita relacionada con el asunto estaría emparejada con otra cita de un republicano que dice lo contrario.

Recuerden, los republicanos ya han votado a favor de un plan que convertiría Medicare en un sistema de inadecuados cupones que no guarda ningún parecido con el programa que actualmente tenemos (sin embargo, Politifact declaraba que la afirmación de los demócratas de que esto termina con Medicare tal como lo conocemos es "la mentira del año").

De modo que el hecho de hacer campaña utilizando los asuntos políticos reales no va a funcionar por sí solo.

Por todos los medios, traten los asuntos reales; pero háganlo creando una narrativa, un patrón que conecte con los ciudadanos.

Y la biografía de Romney ofrece una oportunidad única para hacer exactamente eso. Sus propuestas políticas equivalen a una redistribución radical de los ingresos para trasladarlos de la clase media a los muy ricos; también está siendo tremendamente deshonesto en relación con los presupuestos y con casi todo lo demás. ¿Cómo hacer creíbles esos hechos reales? Relacionándolos con su carrera empresarial, que llevó aparejada una gran cantidad de enriquecimiento despidiendo a trabajadores o retirándoles sus beneficios; con sus finanzas personales, que supusieron tal evasión fiscal que tiene miedo de dejarnos ver sus ingresos anteriores a 2010; con sus evasivas acerca del momento exacto en que se fue de Bain.

Se podría criticar el hecho de centrarse en la biografía si estuviese utilizándose para transmitir una falsa impresión sobre las posturas de Romney, pero eso no es lo que está pasando aquí; por el contrario, está empleándose para averiguar la verdad sobre el candidato más allá del ruido y de la barrera de los medios de comunicación.

La verdad es que la campaña de Obama estaría haciéndoles un flaco favor a los ciudadanos estadounidenses si no aprovechase el asunto de Bain al máximo.

 

© 2012 New York Times

Traducción de News Clips

Hay 13 Comentarios

"[...] la biografía [...] está empleándose para averiguar la verdad sobre el candidato más allá del ruido y de la barrera de los medios de comunicación."

¿Y por qué, entonces, los "de izquierdas" ayudan a SELLAR Y PROHIBIR ACCESO a la información de Obama? ¿Ahora salen con la idea que Romney no está calificado para ser presidente por ser exitoso en su vida laboral? ¿Y qué calificaciones tiene Obama? Veamos...

Obama estudió en tres universidades, de esos tiempos solo se sabe que era fumador de mariguana y consumidor de cocaína, como nos lo cuenta Obama mismo en "su" libro "Sueños de mi padre". No se sabe ni que notas obtuvo (de Bush sí se sabía todo, su récord se hizo público, hasta el de su servicio militar.)

Obama se graduó de abogado, después obtuvo su licencia para ejercer, pero se le fue rescindida. ¿Por qué? Tampoco se sabe, los récords fueron sellados a petición de Obama. Su esposa es abogada, pero con igual resultado: no tiene licencia, Tampoco se sabe la razón, récords sellados a petición.

Obama nunca tuvo un trabajo normal. ¿Quién lo mantuvo? Silencio de nuevo. ¿Quién le pagó los estudios? Silencio de nuevo. Toda información está sellada. Lo que si sabemos es quien le pago la asistencia a un cursillo de manejo de masas del partido comunista: El Arzobispado Católico de Chicago. ¿A qué se dedicaba Obama? Nadie dice, pero cuando compró su casa en Sur Chicago, lo hizo con arreglos y ayudas de su amigote Rezco, quien ahora está en prisión por sus múltiples robos, fraudes y crímenes generales. Buen amiguito de Obama, pero muy en secreto estaba.

Ahora en la Casa Blanca los escándalos y abusos de poder no se pueden investigar. ¿Por qué? Pues porque Obama los ha sellado citando Privilegio Presidencial. No importa que hayan muerto agentes fronterizos de Usa, y quien sabe cuantos miles de ciudadanos mexicanos por el ILEGAL Y SECRETO Proyecto Rápido y Furioso en el cual se pusieron armas militares en manos de los carteles de drogas mexicanos sin el mínimo intento de seguir la pista, ni de recuperarlas, ni de apresar a los criminales y mucho menos notificar al gobierno mexicano. ¿Por qué? Para justificar el anulamiento de la Segunda Enmienda de la Constitución. Y ese es solamente uno de los desastres que Obama ha causado.

¿Por qué esconde Obama las "inversiones" ilegales a empresas de "energía verde"? Hasta el momento se sabe que les concedió prestamos por valor de 1,500 millones de dólares y que los dueños y oficiales de dichas empresas eran amigos y donantes a Obama.

¿Capitalismo de Amigotes? Exactamente lo mismo que lo que hizo con la banca y Wall Street. Lo repitió con sus amigotes de Hollywood, y de Yahoo, Google, etc. Y la cuenta de los miles de millones mal usados o robados sigue subiendo.

A la par de Obama, Romney por malo que fuese es un monaguillo de 10 años de edad. Un verdadero santo. Y si es elegido presidente, será un hombre con ética y moral en la Casa Blanca, y no la basura socialista que ahora la habita.

En esta ocasión coincido con don Krugman. En política es imprescindible conocer la biografía del candidato. Tiene más valor que el relato fabricado para la conquista de votos. Sabremos como se comportará, pues la personalidad es invariable.

Sr. krugman, usted sabe el peligro que representan algunos republicanos locos para ellos mismos y para el resto del planeta. Sabe tambien, que de media, los seres humanos tomamos buenas decisiones. Obama, sera reelecto, mi apuesta es una botella de vino a su gusto dentro de un limite de 100 euros, el numero de imbeciles es alto pero no lo suficiente aun, asiq ue tranquilo y digame si acepta mi apuesta.

Respecto de que los paises no son una empresa, por favor enviele este razonamiento a algunos presidentes andinos con Phd en USA, que creen que un pais es un empresa. La pregunta es si un pais no es una empresa, lo que esta claro en el caso de USA, que seria una empresa en quiebra a estas alturas, que es entonces?

Su respuesta podria tener implicaciones para la teoria economica, como usted puede sospechar.
Saludos y siga escribiendo, es agradable leer cordura en estos dias donde algunos no ven rescates, estan alegres cuando deberian estar tomando valium.

Romney es otro neoliberal más. Sus planes son una fábrica de generar mayor pobreza .Ni va a resolver la falta de trabajo ni mejorará la vida de los norteamericanos.Es otra versión de Bush hijo.

Al candidato Republicano, Romney, lo deberían declarar persona no grata en las asociaciones de derechos humanos por oponerse al seguro de salud universal

Aquí se ganaban elecciones con un prestigio de gestión de la Economía que dependía de la burbuja horrenda que ha explotado y de la pericia de un tal Rato, pericia que se llevó consigo hasta Bankia, la gran piedra de escándalo internacional de este país...
Por otro lado, el éxito de términos como marca-país, competitividad (que el señor Krugman ya criticaba en su Manual de Primero), etc... muestran hoy el éxito propagandístico de la falsa comparación empresa-país
http://enjuaguesdesofia.blogspot.com

Uno puede argumentar atacando al argumento o atacando al argumentador, mostrando que no es una persona de fiar para demostrar que se tiene razón. Y evitar que vuelvan los burrepublicanos a la Casa Blanca es vital. Para USA y el resto del mundo.

Uno puede argumentar atacando al argumento o atacando al argumentador, mostrando que no es una persona de fiar para demostrar que se tiene razón. Y evitar que vuelvan los burrepublicanos a la Casa Blanca es vital. Para USA y el resto del mundo.

Traslademos el asunto a España y...

La gente rica debería tener vetado el acceso al Gobierno y a las cámaras de representación. Siempre gobiernan los ricos, y por lo tanto se ayudan entre ellos. Nadie por encima de cierto sueldo o cierto patrimonio debería entrar en un Gobierno o un Parlamento. Por supuesto que el sueldo de diputados y ministros debe ser también bajo, y el incremento de patrimonio tras su mandato, debe ser muy limitado.


Ya es hora de que gobiernen los pobres.

Un artículo certero pero por desgracia, los políticos, siguen bailando de acuerdo con la partitura que componen los amos del capital. A ellos les da igual que la clase media desaparezca axifisiada y vapuleada , siempre, querrán ganar más , aun a costa del trabajo de niños exclavos, de ofrecer productos de mala calidad, de pagar pocos impuestos para ser cada día más ricos. Pero la especulación sea de los mercados, sea del capital, la estamos empezando a pagar todos los que nunca hemos sigo ricos. Por desgracia esto es lo único qu estamos viviendohttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=154&Itemid=30

No Bain, no gain.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal