Las guerras de divisas se interpretan mal

Por: | 26 de febrero de 2013

La gente ha estado preguntándome cuál es mi postura respecto al tema de la guerra de divisas. Mi respuesta es que es un concepto erróneo, y sería una mala cosa  que los legisladores se lo tomaran en serio.

Broker de IG

En primer lugar, lo que la gente cree que sabe sobre otras guerras de divisas anteriores no es de hecho verdad. Todo el mundo utiliza alguna combinación de términos como "proteccionismo y devaluación competitiva" para describir el supuesto círculo vicioso de la década de 1930, pero como ha señalado muchas veces el economista Barry Eichengreen, son términos que no combinan bien. Si el país A y el país B se enzarzan en un tira y afloja de aranceles, el resultado final es un comercio restringido; si cada uno de ellos intenta devaluar su moneda, el resultado final es, en el peor de los casos, que todo el mundo vuelve a estar en el mismo sitio en que empezó.


Y en realidad, estas "guerras de divisas" son seguramente algo claramente positivo para la economía mundial. En la década de 1930 se debió a que para los países se deshicieron de sus ataduras doradas (abandonaron el patrón oro y esto les dio libertad para seguir políticas monetarias expansionistas). Hoy en día, esa no es la cuestión; lo que Japón, Estados Unidos y Gran Bretaña están haciendo de hecho es intentar seguir una política monetaria expansionista, y la devaluación de la moneda no es más que una consecuencia.
Si la política expansionista es lo que necesitamos, ¿por qué es esto algo malo?
Es verdad que Europa puede tener la sensación de que está sufriendo una pérdida de competitividad. Pero hay una respuesta para eso: imitar a los demás países avanzados y hacer que el Banco Central Europeo se una a la expansión. De hecho, si el miedo a un euro sobrevalorado acaba debilitando a los halcones monetarios del BCE, es bueno para todo el mundo.
En lo que respecta a la devaluación de la moneda, ahora mismo de lo único que hay que tener miedo es del propio miedo.

© 2013 New York Times.

Traducción de News Clips.

Hay 8 Comentarios

Desde luego que los países que disponen de la soberanía monetaria pueden devaluar sus monedas. Pero, no hay que olvidar que en los sistemas de moneda única - Euro y F-CFA- esta posibilidad no existe.
Dentro del sistema del euro, por ejemplo, los países con cuentas exteriores negativas, son los mas vulnerables. Alemania no tiene problemas a ese nivel. Pero si lo tienen países como Grecia, Portugal, España y Francia.
Ademas, en lo que se refiere a las devaluaciones competitivas, no todos los responsables de las bancas centrales son tan despiertos y con tanto poder como el Señor Bernanke.

Euro, la futura ex moneda unica, si de devaula es como cortar la cabeza del minotauro... se acaba el templo.

Pero los movimientos de divisas no afectan a todos por igual en el mismo momento. Eso deben ser los daños "colaterales"

Carla
www.lasbolaschinas.com

►►►PERDER 15KG en 1 MES Es Posible Si Prestas Atención A Tu HIGADO!!!!!► http://su.pr/2we2i5

El principio de la Dama roja o de Corazones de Alicia en el País de las Maravillas, que suelen citar también los evolucionistas darwinianos en las guerras "tecnológicas" entre especies.
El ingente esfuerzo competitivo para quedarse donde se estaba y evitar retrasarse.
http://enjuaguesdesofia.blogspot.com

¡¡Ríe y eleva tu energía!!
Entra en http://troopyland.com/

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal