Memorias de Portugal

Por: | 11 de junio de 2013

Allá por 1975, poco después del derrocamiento de la dictadura que había controlado Portugal durante medio siglo, el gobernador del banco central de dicho país, Jose da Silva Lopes, llamó a su viejo amigo Dick Eckaus, un catedrático del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), para ver si podía hacer que algunos economistas del MIT fuesen a Portugal y ofrecer su consejo como expertos.

Da Silva Lopes

Como era de esperar, se presentó allí un equipo formado (según creo) por Eckaus, Rudi Dornbusch y Lance Taylor (estoy casi seguro de que Bob Solow también fue). Por lo visto, hicieron un buen trabajo poniendo al día las cuentas nacionales, entre otras cosas, y Silva Lopes quería más. Por desgracia, los miembros superiores del cuerpo docente del MIY no estaban disponibles.

De modo que, en el verano de 1976, enviaron a cinco estudiantes de posgrado del MIT: Miguel Beleza (un portugués que más tarde sería gobernador del banco central y ministro de Economía), Andy Abel, Jeff Frankel, Ray Hill (que se marchó al sector privado) y yo.

A juzgar por sus reputaciones académicas posteriores, ¡los portugueses contaron con un buen equipo! Al año siguiente, por cierto, les enviaron a David Germany, Jeremy Bulow y – ¿adivinan quién? — Ken Rogoff.

En el verano de 1976, Portugal era un lugar extrañamente interesante; todavía un tanto caótico después del golpe y de la retirada de su imperio africano (los hoteles estaban llenos de “retornados” de África, instalados allí de manera temporal). A menudo, Lisboa recordaba a un fósil, ya que gran parte de su aspecto e infraestructura había cambiado poco desde la época eduardiana.

La democracia parecía poco firme, aunque lo cierto es que los omnipresentes pósteres maoístas eran engañosos; la izquierda democrática había vencido de forma bastante contundente en la época en que nosotros llegamos (en la televisión se seguían emitiendo programas sobre tractores de Alemania Oriental pero los cines trataban de ponerse al día con toda una década de pornografía occidental).

El país, en resumen, era fascinante, adorable y aún muy pobre.

Tuvimos una conferencia de reencuentro 25 años después y, para ser sincero, Lisboa me resultó un poco decepcionante: se había convertido en una ciudad europea normal, aunque con encanto.

Pero esta normalidad era, todos lo admitíamos, algo maravilloso, dado que Portugal había dejado atrás su larga y problemática historia para adoptar el modelo social europeo y su esencial decencia.

Y ahora, todo eso está bajo asedio.

A veces me encuentro con europeos que piensan que mis duras críticas contra la troika (el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional) y sus políticas significan que soy antieuropeo. Al contrario: el proyecto europeo, la construcción de la paz, la democracia y la prosperidad mediante la unión, es una de las mejores cosas que le han pasado a la humanidad.

Y esa es la razón por la que las insensatas políticas que están desgarrando Europa son una tragedia.

052713krugman1-blog480

Para cerrar, esta borrosa pero aún así embarazosa foto de Beleza, Abel, Frankel y yo.

© 2013 The New York Times

Traducción de News Clips.

Hay 7 Comentarios

Memorias: Portugal ha sido testigo de un flujo constante de diferentes civilizaciones durante los últimos 3100 años. Tartesos, celtas, fenicios, cartagineses, griegos, romanos, germanos (suevos y visigodos), musulmanes, judíos y otros pueblos han dejado huella en la cultura, historia, lenguaje y etnia. Durante los siglos XV y XVI, Portugal fue una potencia económica, social y cultural mundial, así como un imperio que se extendía desde Brasil hasta las Indias Orientales.

El cris de los hombres
Carísimo, todos deben ver la piedra de toque (curso de la negociación de la Unión Europea). Pensó que el segredo da Europa está en Italia, no? A demás vieren las vejas relaciones sur –sur, sur-norte, norte-norte.
Abrazo
João


dicen que aconseja a los políticos hablar de los futuros planes de pensiones y la viabilidad del mismo ,por que hay menor población y déficit de personal,menos votantes etc 1000.000 h... mas interesante que hablar del material humano combinación de esperiencia y educación.
La temporalidad espera alos que tienen menos experiencia ,cualificación ,frente a los fijos y todo poderosos funcionarios y políticos,permitir una liquidación mas rápida alos fijos 70% frente alos temporales 30% las pensiones les renta mas.aunque las perdidas de renta proceden de no ayuadra a desemplados¡

Es importante tener en cuenta que al nivel político -de las sociedades particulares-, la finalidad ética es, como lo dice Aristoteles-, la creación de una comunidad de iguales en vistas del bien vivir. En tanto que al nivel cosmopolitico, la finalidad ética es la creación de una comunidad internacional capaz de manifestarse en la universalidad de las relaciones.
Todo esto según el principio de que: no hay existencia sin coexistencia, ni coexistencia sin benevolencia mutua y si equidad en los acuerdos. Por consiguiente, el proyecto de crear una comunidad particular de naciones, por medio de la unión monetaria, no tiene nada que ver con la perspectiva ética. De ahí, la confusión de las confusiones, en la cual se hunde este mundo. Porque, después de todo, todo medio existe en vistas de la creación de un fin. Y la moneda no existe en vistas de la construcción de una comunidad superior.
La practica misma que estamos viviendo nos muestra -de una manera enceguecedora- que ese proceso de la unión monetaria no lleva a la creación de una federación, si no mas bien a un nuevo colonialismo: al IVto Reich.

Portugal, España, Italia y Grecia, son países llenos de gente laboriosa, historia, cultura y buena comida, que deberían ser paraísos para propios y extraños. Sin embargo por los malos manejos de las políticas económicas, les ha ocurrido lo pasó con países latinoamericanos, que han vivido la tragedia de Tántalo. Afortunadamente ya se están vislumbrando soluciones, como la de un ingeniero latinoamericano, dedicado a investigaciones en el área económica, que ha desempolvado la ecuación de Fisher, establecida hace un siglo: PIB = MxV donde PIB = PIB nominal, M = Liquidez monetaria y V = Velocidad de circulación del dinero y mediante estadística y analogía con la fórmula física del momentum P = MxV donde M = masa y V = Velocidad, ha encontrado y propuesto una metodología aplicable a todos los países, que puede ser la solución a las crisis económicas actuales. Esta interesante solución está en un artículo llamado "Cómo Controlar el Cáncer de la Economía" del enlace http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/2013/06/como-controlar-el-cancer-de-la-economia.html

El comentario de Paul Krugman es muy objetivo. A mi entender el sueño europeo de paz, democracia y prosperidad ha colapsado por la insensatez que padecen sus clases políticas, carentes de ética social. Espero que sus pueblos despierten a tiempo y pongan punto final a la corrupción (cuyos símbolos mas llamativos están representados por los paraísos fiscales).

LABOR EQUIE vive de su trabajo publico, es educar,se hable de Philip inflación e t c pero ahora que tengo el día libre ,despues de promete que no actuaría de saboteador nunca , empresa¡ terminologías de leyenda, saben a trato de bestias ,explotar el trabajo etc expersiones acrílicas de cuadro¡
Portugal los duchos , sabios que la Gran Moderación dicen que los grandes deseqilbrios fern las disparidades exportadoras la falta de flujo finacieros ;la inoperancia de la justicia , así se decía,si la eco crece la inoperancia de la justicia ..una vz llega el decre los problemas eco de la justicia cobran importancia.
La creación de gupos de trabaj recomedado ajutes banco Mundial, Esto y La utilizaci´n d consumo publico ylastrsferncias.añs 90.etc son comunes a Ep
;Las reformas de Educación, mejor justicia. como muchos que sean mejor trato para mejora de inversión¡

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal