Moneda común, destino común

Por: | 18 de junio de 2013

En EE UU, es triste cuando tus amigos se marchan; en Europa, puede ser una tragedia.
Allá por la década de 1960, surgió un nuevo concepto en la macroeconomía internacional: la teoría de la zona monetaria óptima. La pregunta a la que trataba de contestar era cuándo deberían los países adoptar una moneda común. 

Todo el mundo señalaba que, al adoptar una moneda común, los países renunciaban a gran parte de su independencia política; la cuestión era qué coste tenía eso y hasta qué punto era beneficioso.

Una variante, propuesta por el economista Ronald McKinnon, hacía hincapié en la cantidad de comercio. Cuanto más comercian dos países, mayores son las ventajas de no tener que cambiar las monedas, y supuestamente también se necesitará un menor ajuste para corregir los desequilibrios comerciales.

Otra (en realidad el primer artículo sobre el tema), de Robert Mundell, se centraba en la movilidad laboral: no necesitas tanta independencia política si los trabajadores en paro pueden ir donde están los empleos.  

Una tercera, destacada por mi ya fallecido compañero de Princeton Peter Kenen, resaltaba la integración fiscal: si los países o las regiones comparten presupuestos comunes para los programas importantes, habrá muchas compensaciones automáticas para las “crisis asimétricas”.   

Como he mantenido en el pasado, resulta que Kenen, y no Mundell, es la mejor guía para los problemas actuales en Europa. Y aunque no he pensado en ello hasta ahora, existe incluso un argumento para defender que la movilidad laboral dentro de Europa está en realidad empeorando el problema al hacer que el euro sea menos sostenible.

Frances Coppola, una analista económica, documentaba recientemente en su blog las extraordinarias tasas de emigración entre los jóvenes en las economías europeas afectadas por el desastre, algo que no resulta realmente sorprendente cuando tienes en cuenta los increíbles niveles de desempleo juvenil. Pero como ella dice, una vez que esos jóvenes se marchen, ¿quién pagará los impuestos para mantener a los jubilados? 

La cuestión es que la interacción entre Estados del bienestar importantes, una movilidad laboral relativamente elevada y la falta de integración fiscal en una zona monetaria pueden resultar realmente devastadoras.© 2013 The New York TimesTraducción de News Clips.    

Hay 10 Comentarios

La union de Estados Europea, deve hacer a un lado los regionalismos Estatales y pensar y actuar en terminus de una Confederacion de Estados Europeos, con un Ejercito Comun, un sistema de pensiones comun, un salario comun, un sistema de Salud comun, un Pasaporte Internacional Comun, un sistema Juridico Comun entre los Estados Confederados y un idioma comun este idioma deve ser el Castellano, para entenderse con la America Latina. Las fabricas deven dejr de competir entre si y fusionarse en gigantes conglomerados paara competir en contra de China, India y Europeos Orientales no asociados a la Comunidad de Naciones Europeas. Es tiempo de pensar y actuar en GRRANDE, para ser GRRANDES!!!!!!.
Atentamente. Jose Gomez Rodriguez. PARTIDO OBRERO CRISTIANO. JUSTICIA SOCIAL Y DEMOCRACIA HORIZONTAL SIN ODIO....SIN ARMAS....SIN VIOLENCIA....SIN FRONTERAS.

Es fundamental comprender que el sistema de la moneda única, crea una diferencia radical entre los países con superávit y los países deficitarios, según las cuentas exteriores. Estos últimos se hunde en la penuria de moneda y de crédito . En tanto que los primeros conocen la abundancia relativa de moneda y de crédito.
Claro esta', el gran beneficiario de este sistema es Alemania. Esto, debido a su posición geográfica. Lo cual le permite subcontratar en los países del Este. Y conseguir, de esa manera, costos de producción muy bajos. Lo cual hace que este país tenga, desde hace varios años, el superávit mas importante del mundo.
Habría que explicarle al Señor Krugman que el euro es la moneda única europea y que el ecu era la moneda común. Ahora, por ejemplo, se habla del regreso a la monedas nacionales y de la reconstrucción de la moneda común.

Hoy Bernake decide
Nos jugamos el pescuezo, como retire muchos estímulos… puede pasar algo de esto
http://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/crash-bolsa-new-york-usa-2013-2014.html

Este es el meollo de la cuestión y también donde más directamente chocan los intereses de la mayoría con los intereses de las élites perfectamente representados por los partidos mayoritarios. Existe pavor a la salida del euro azuzado por esas élites y respaldado por la mayoría de los medios de comunicación de masas. Es cierto que tiene grandes problemas y que en absoluto pude ser pilotado por aquellos que nos han llevado ha está situación. Pero la mayoría de esos inconvenientes ya los estamos sufriendo, además con los sacrificios peor repartidos y sin ninguna de la ventajas de recuperar la soberanía monetaria. La espiral de devaluación interna para ganar competitvidad en un mundo donde todos quieren exportar, deprime nuestra demanda interna y se convierte en una carrera desigual con aquellos que deprecian su moneda. Que el euro no es ni lejanamente una zona monetaria óptima es innegable, sin embargo, la salida del euro significa necesariamente un cambio de régimen y una ruptura, y eso, sin duda, es un reto mayúsculo porque los intereses en contra son extraordinariamente poderosos.

Sobre todo, no hay que olvidar que el proyecto de la Unión Europea, parte de la tesis según la cual: la unión monetaria lleva necesariamente a la unión política. Lo cual no se ha producido hasta ahora, ni puede producirse. Lo contrario es, desde luego, una realidad. La unificación alemana es un ejemplo.
Ademas, conviene tener en cuenta que la soberanía monetaria, es el complemento de la soberanía política.
La discusión sobre la zona monetaria optima, es un delirio que no tiene en cuenta que la moneda es un producto del derecho. De ahí, su nombre griego de "nomisma", de "nomos" derecho.
La ironía de esta historia, hace que ese delirio esta llevando a un desastre socio-económico de primera magnitud.

A @Roberto, tu eres un iluso si crees que te tienes que quedar para pagar la pension de tu padre. Mas te vale que vayas donde tengas un futuro y si es necesario, ya le pagaras la pension a tu padre pero directamente, sin el Estado por medio que lo que hace es comersela

muy interesante

"La falta de integración fiscal en una zona monetaria pueden resultar realmente devastadoras", dice el señor Krugman. Y el mejor ejemplo de esa devastación lo tenemos en nuestra Europa de hoy, con un desfase bestial entre el coste de la financiación de las empresas y Estados del Norte y los del Sur. ¿Cuándo se van a dar cuenta de ello nuestros presuntos líderes?


España. ¿Bajada de salarios o salida del euro? ¿Devaluación interna o externa?
http://www.warrantsyquinielas.com/2013/06/competitividad-en-espana-devaluacion.html

Es que ese es el problema. Si yo me voy de España, ¿quien le paga la pensión a mi padre? Si yo me voy de Europa, ¿quien sostiene a este continente que se ha hecho viejo en menos de 10 años?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal