Mal momento para lo convencional

Por: | 19 de septiembre de 2013

Hace unos meses, Christy Romer, la expresidenta del Consejo de Asesores Económicos del presidente Obama, dio una excelente charla sobre las perspectivas de la política monetaria en una trampa de liquidez, llamada Hace falta un cambio de régimen.   

Como muchos de nosotros hemos señalado, un banco central puede tener muy poca tracción directa cuando los tipos a corto plazo son del 0%. A lo mejor puede lograr algo comprando muchos activos no convencionales (“relajación cuantitativa”), pero su principal esperanza de conseguirlo pasa por la gestión de las expectativas, es decir, por convencer tanto a los mercados financieros como a los actores en la economía real de que retrasará el endurecimiento mucho más de lo que la gente espera actualmente una vez que la economía mejore

Yellen

Eso hará que la demanda y la inflación esperadas seán más elevadas y, por lo tanto, que el gasto sea más elevado ahora.  

Sin embargo, diseñar ese cambio en las expectativas –lo que hace mucho tiempo califiqué de promesa creible irresponsable– es dificil. ¿Cómo convences a la gente de que el banco central no volverá por sus fueros, siempre ansioso por reducir la oferta de dinero, en cuanto aparezcan los primeros signos de mejoría económica?

La respuesta de Romer es que hace falta un “cambio de régimen”, una serie de medidas que reflejen una clara ruptura con el pasado. El presidente Franklin D. Roosevelt logró ese cambio de régimen en la década de 1930 saliendo del patrón oro y, en general, estableciendo un New Deal [o Nuevo Trato en español]. Puede que Shinzo Abe, el primer ministro japonés, esté logrando algo parecido (todavía no se ven los beneficios) simplemente hablando y actuando de una forma aparentemente tan poco japonesa. Creo que la Abenomía está funcionando mejor de lo que uno podría haber esperado precisamente porque parecía que Abe era un político japonés al servicio del partido normal y corriente, hasta que empezó a cambiar la política económica. 

El nombramiento de Janet Yellen representaría claramente algo nuevo en la Reserva, y no solo porque la vicepresidente de la Reserva, como solía decir el escritor Garrison Keillor, es una persona de género, sino también porque ha sido una partidaria sólida y congruente de la línea blanda en política monetaria, y adoptó esa postura antes de que estuviese de moda.   

Y este es, de hecho, mi consejo si le nombran para el cargo: que no se pase los primeros meses siendo amable y ganándose amigos. Lo que necesita esta economía es una conmoción monetaria, y si no lo hace ya, probablemente no tendrá una segunda oportunidad.  

© 2013 The New York Times.

Traducción de News Clips.

Hay 9 Comentarios

¡Cristo, es cierto!, ¿ha traducido a Krugman Ana Botella? No tengo palabras para calificar a un periódico capaz de poner estas cosas en manos infantiles, o quizá en mentes infantiles de inglés infantil. Como sea, Krugman nunca me convenció del todo; tiene seguidores y simpatizantes quizá porque sus 'fracasos' en los gobiernos USA y su paso por Enron lo condujeron a hablar 'de muy otra manera', pero diría que nos conformamos con muy poco. Debe de ser que el prestigio del Nobel nos desarma, mentalmente hablando, claro.

Me sumo al resto de los comentarios previos: venga, porfa, volved a editar esta entrada del blog, retraduciéndola correctamente y sin cortes. Porfa.

A ver, el articulo original esta aqui

http://krugman.blogs.nytimes.com/2013/09/03/summers-the-shiftless/?_r=0

Paul Krugman no tiene profundidad por que 1) le cortan el articulo y 2) es una entrada de blog, no un articulo !!

Dice: si *le* nombran para el cargo. Pero en el blog original se refiere a Summers!!!

Por si fuera poco, anayde 'escritor' a Garrison Keillor. Pero Garrison Keillor es basicamente un presentador humoristico de radio. Por mucho 'author' que diga la wikipedia. Al menos, la han mirado.


Estoy de acuerdo en que la traduccion es bastante mala, pero aparte de eso, ?nadie tiene nada que decir del fondo del articulo? Es decir del "no fondo del articulo" Por dios! Es un premio nobel y parece que esta escrbiendo en el hola, ni profundidad, ni analisis, ni nada de nada. Articulos como este los escribe, seguramente mucho mejores y mas baratos, cualqiuier periodista economico de este pais. Lamentable Sr. krugman

Estoy de acuerdo en que la traduccion es bastante mala, pero aparte de eso, ?nadie tiene nada que decir del fondo del articulo? Es decir del "no fondo del articulo" Por dios! Es un premio nobel y parece que esta escrbiendo en el hola, ni profundidad, ni analisis, ni nada de nada. Articulos como este los escribe, seguramente mucho mejores y mas baratos, cualqiuier periodista economico de este pais. Lamentable Sr. krugman

mal traducido (como siempre) está y no sólo en lo que respecta al estilo, sino tambien en lo tocante al significado. Ahora bien, lleno de faltas de ortografía no está. Nadie se lo dice a Krugman o es que sólo le interesa cobrar?

Me sumo a Pepe: no sólo es ahora, es que siempre se le traduce mal.

Lamentable traducción, además de estar llena de faltas de ortografía y de cambios de tipo de letra. New Clips, os lucís.

La decadencia industrial de Francia queda reflejada en los estadíscas de Eurostat. En 2011 la industria solo supuso un 10,1 del valor añadido bruto francés. El valor más bajo de toda la zona euro. En Italia ascienda al 16 y en Alemania al 23%. En toda europa disminuye la parte de la industria en el valor añadido bruto. Pero en Francia es donde baja más. Entre 2001 y 2011, la media europea es del 2,5% en Francia el 4,6%.....Pues bien, cosas como esta no se solucionan con doping monetario, ni aquí ni en América. Y son precisamente cosas como esta las que hay que solucionar si queremos solucionar los problemas de manera sostenible.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal