Obamacare promete ser un éxito

Por: | 05 de diciembre de 2013

Obama

No he escrito sobre la polémica en torno a CuidadoDeSalud.gov en Estados Unidos por la sencilla razón de que no tengo nada que decir. El revuelo no tiene un trasfondo político: por los estados (como California) en los que están en marcha las adquisiciones de seguros médicos sabemos que la estructura básica de la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible es factible. Más bien gira en torno a la chapuza de su implementación en Internet, lo cual es un desastre increíble y da muy mala imagen al presidente Obama.

El futuro de la reforma no depende de la política en sí, sino de si los problemas de la tecnología de la información se pueden resolver suficientemente bien y a tiempo, un tema en el que carezco por completo de experiencia. Por supuesto, la falta de experiencia no ha impedido a otros comentar sin descanso cada giro en los sondeos, cada voto insignificante en la Cámara de Representantes, y así sucesivamente. Ya se sabe, hay que ganarse la vida.

Pero, llegados a este punto, empezamos a tener información suficiente para que pueda hacer algunas suposiciones con algo de fundamento, y da la impresión de que la cosa llegará seguramente a trompicones hasta la línea de meta. En la mayoría de los casos, las inscripciones gestionadas por el Estado están funcionando bastante bien; la ampliación de Medicaid va muy bien (incluso en estados que la habían rechazado, gracias a que más gente se está dando cuenta de que cumple los requisitos). Y CuidadoDeSalud.gov, aunque aún funcione bastante mal, empieza a dar la impresión de que en pocas semanas funcionará suficientemente bien como para que muchas personas se inscriban, contratando con el Estado, o bien directamente con las aseguradoras.

Si todo esto es correcto, cuando en marzo termine el plazo para inscribirse, millones de estadounidenses que hasta entonces no estaban asegurados habrán recibido de hecho cobertura con arreglo a la ley, y las reformas serán irreversibles. Es posible que Obama nunca recobre su reputación; las esperanzas demócratas de ganar más de 20 escaños en la Cámara en las elecciones de 2014 seguramente se habrán desvanecido, aunque nunca se sabe. Pero es probable que cualquiera que confíe en un fracaso de Obamacare esté haciendo una muy mala apuesta.

Los delirios del ciclo informativo

Permítanme decir algo acerca del planificado ataque republicano a Obamacare; nada original, pero tal vez más directo de lo que leerán en cualquier otro sitio. Allá va: son estúpidos.

Consideremos dos escenarios posibles. En uno, queda demostrado que el desastre técnico de CuidadoDeSalud.gov es tan ingobernable que el 31 de marzo, cuando se cierre el plazo de inscripción, el programa no se puede ejecutar. En ese caso, los demócratas sufrirán una derrota aplastante, hagan lo que hagan los republicanos.

En el otro, que parece más probable, el proceso de inscripción llega a ser suficientemente operativo, hasta el punto de que el 31 de marzo millones de personas que hasta entonces no disponían de seguro médico o que tenían pólizas de seguro más o menos sin valor han conseguido una cobertura efectiva. En ese caso la reforma será irreversible, la oposición de tierra quemada de los republicanos se convertirá en un lastre político y los demócratas tendrán una victoria política, no tan grande como si las cosas hubiesen funcionado correctamente desde el principio, pero aun así una victoria.

Lo demás no importa. Los republicanos ya pueden ganar todos los ciclos informativos durante el próximo mes, que nadie se acordará de ello dentro de un año. Lo único que podría hacer el Partido Republicano que tenga un verdadero impacto sería sabotear la ley. Y lo está haciendo lo mejor que puede al bloquear la ampliación de Medicaid, el programa de asistencia sanitaria para estadounidenses pobres gestionado por el Gobierno.

Pero si las inscripciones empiezan a funcionar aunque sea pasablemente, con eso no bastará. Cuando la gente, incluidos los jóvenes, se dé cuenta de que puede acceder a un seguro de verdad a precios asequibles, la propaganda política no bastará para disuadirla. Por supuesto, podría equivocarme. A lo mejor subsanar los problemas tecnológicos de lo que nosotros, los legos en la materia, nos imaginamos. Pero una cosa es segura: la ofensiva sesgada del Partido Republicano no tendrá ningún peso.

© 2013 The New York Times
Traducción de News Clips.

Hay 4 Comentarios

Vaya vaya, habrá que ver como se desarrolla.

Vaya vaya, habrá que ver como se desarrolla.

Con Obamacare, las asegurados ya no pueden rechazar a enfermos y por eso es necesario un "seguro obligatorio" (con multas, para los que no lo hacen).. Algunos criticaban, que sanos recien se asegurarían cuando se enfermen.. En muchos países europeos no funciona así.... Para que el seguro médico comienze a funcionar, uno tiene que esperar 6 meses desde inicio del seguro, pagando los 6 meses.. Esta es una medida que funciona muy bien para que los "sanos" no se aseguren en el "último día".

VICENÇ NAVARRO SOBRE MARX Y KEYNES, O LAS VAGAS IDEAS ECONÓMICAS DEL REFORMISMO: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2013/12/vicenc-navarro-sobre-marx-y-keynes-o.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal