Análisis de la desigualdad

Por: | 27 de marzo de 2014

Hace poco he prometido que compartiría ciertas inquietudes persistentes acerca de un artículo sobre la redistribución y el crecimiento (enlace en inglés) escrito por Jonathan D. Ostry, Andrew Berg y Charalambos G. Tsangarides, investigadores del Fondo Monetario Internacional. Los autores llegan a la conclusión de que las políticas redistribucionistas no tienen ningún efecto negativo, al menos dentro del rango al que estamos habituados, y que es muy posible que la reducción de la desigualdad tenga un efecto positivo.

Creo que sería útil que, para expresar mi inquietud, emplease mi comparación preferida en estos asuntos, entre Estados Unidos y Francia.

¿Por qué estos dos países? Porque estamos hablando de dos naciones desarrolladas que claramente tienen niveles similares de competencia tecnológica pero que han tomado decisiones muy diferentes en relación con las políticas sociales. Concretamente, Francia no solo lleva a cabo mucha más redistribución, sino que la ha incrementado con el tiempo, con lo que ha limitado el aumento de la desigualdad general, mientras que Estados Unidos no lo ha hecho.

¿Y en qué se ha diferenciado el destino de estos países durante la Nueva Edad Dorada? En realidad, el crecimiento ha sido un poco más lento en Francia, aunque esto no es ni mucho menos la catástrofe que la incesante mala prensa sobre el país nos llevaría a esperar (vean el gráfico sobre producto interior bruto real per cápita en esta página).

Sin embargo, es aún más sorprendente que, a diferencia de lo que ocurre con la tasa de crecimiento, el nivel del PIB francés per cápita sea considerablemente más bajo que el de Estados Unidos.

PIB per capita

Esto es lo que más me inquieta del artículo de Ostry y otros. Imaginen que una persona cree que las políticas marcadamente redistribucionistas reducen el nivel de la producción, pero que esto es un cambio singular, no una depresión permanente del crecimiento. Entonces podría aceptar el resultado de una falta de impacto en el crecimiento aunque siguiera creyendo que tendría graves repercusiones para la producción.

Ahora bien, podría decirse que los investigadores del FMI han respondido a esta objeción incluyendo también el nivel actual del PIB per cápita en sus regresiones, que indican que un país con un PIB per cápita más bajo que el de Estados Unidos debería estar creciendo más deprisa que Estados Unidos, si por lo demás están en las mismas condiciones. De modo que cualquier efecto depresor de la redistribución debería ponerse de manifiesto como una incapacidad para que se materialice esa aceleración del crecimiento. Pero me preocupa que esta explicación no sea lo bastante buena.

Francia vs America

Curiosamente, el rendimiento por debajo de lo esperado de Francia es un problema de escasez de mano de obra, más que de baja productividad (vean el segundo gráfico). Una vez que se ahonda en esta escasez de mano de obra, empieza a parecer la consecuencia de unas políticas muy concretas, más que de la redistribución en general: un sistema de pensiones que fomenta la jubilación anticipada, y unas normas que acortan la jornada laboral de los franceses y les dan más vacaciones que las que tenemos nosotros.

En general, el artículo del FMI sigue convenciéndome bastante, pero creo que tenemos que admitir que no está todo tan claro como les gustaría  a los liberales.

Traducción de News Clips.

© 2014 The New York Times.

Hay 4 Comentarios

el supuesto de una economía de crecimiento en la que se emplean todos los recursos podemos situar en cero ,es decir agotar todos los recursos esyo supone una economía de crecimiento sin uds ociosas sin emplear ,se suele identificar el tipo de interés con la tecnología ,lo que en una economía de capitales ya es clásico ,es decir si la debilidad del crecimiento es ajena al capital empleado y por supuesto en que medida los parámetros empleados ,capital físico ,personal etc determinan el mismo pero en una aplicación completa de los recursos ,dependerá del multiplicador que lo identifica,es decir si se falla en la estabililidad en su estado el crecimiento esta limitado a factores exojeno..precios externos e internos ,no nos engañemos la continuidad es el supuesto básico de la estabilidad es decir la inecualidad que impide el crecimiento ,es identificar los tipos de interés ,básicamente de capital con la sostenibilidad ,por regla general tipos de cambio oficial en este caso con la tecnología ,lo que nos lleva ala gran diferencia de los bienes de consumo sus insumos y productos.si acertando en que la ecualidad para implantar el crecimiento esto supone estados de estabilidad y detreminar un crecimiento al par técnico y de capital básicamente con impedancia de rentas ,implica recaudación fiscal y indirecta consumo y directa producción..
El hecho de que las economías sean de consumo implica que el crecimiento no supone rentas,salarios ,plural sino rentas de capital ,antes se entendia que el crecimiento supone el empleo de todas las unidades y de producción -capital,inversión...por lo que los datos macroeconómicos no soportan la conclusión de un crecimiento inecualidad.

Hay un tema no considerado, creo yo, por ésos involucrados en la controversia sobre la desigualdad y es el tema de los impuestos.
Mitt Romney dijo, en las pasadas elecciones presidenciales de EE UU, que el 47% de los ciudadanos no pagaban impuestos, cuándo en realidad, o él no pagaba impuestos, así lo dijo Harry Reid o los años que si pagó, pagó menos que la mayoría del 47%.
Yo hubiera preferido que en vez de Francia vs EE UU, hubiera sido mucho mejorNoruega vs EE UU.
De acuerdo a expertos en finanzas, la mano de obra es lo más costoso en una compañía, ergo, creo que los impuestos que se pagan o dejan de pagar, tienen que ver mucho en la desigualdad y este artículo no los menciona.
Cómo prueba de lo importante que son los impuestos en el tema de la desigualdad, yo traigo a colación
El que nada tiene, nada debería pagar y él que mucho tiene, mucho debería pagar, cómo en Noruega.
Una cosa mencionada en el artículo que yo no había pensado, considerado antes es la falta de mano de obra y es este aspecto que pone en ventaja, aunque no la aprovechan, a los EE UU, con los llamados "ilegales."
Los impuestos son tan importantes en combatir la desigualdad que la última vez que EE UU tuvo una bonanza fué durante la administración de Bill Clinton. En esa era, los ricos pagaban su parte y los pobres pagaban, o poco, o nada y esa era pasó a la historia cómo la última era de bonanza. Esto dicho, yo considero al Dr Krugman, el oráculo del NYT. Lástima que Obama nunca lo vió así y por éso es que America está con los problemas tan grandes, siendo la desigualdad, el peor de todos, financieramente hablando.

El gran aporte para el fin de la desigualdad fue que quienes pensaban y tenían conocimiento de la economía ,ciencia social que tal vez había dejado de serlo,aquello de lo que todos nos hemos beneficiado haciendo la industria de armamento mas alejada y al paraecer el desarrollo de la tecnología en general su aplicación a la vida diaria con normalidad .
Las instituciones no son todas nacidas el mismo dia no creen en los problemas económicos como propios si son entidades de crédito internacional son créditos.
Lo que dice el señor Krugman suena aquello que decía que una economía de producción en la que los insumos incluso se comercian de empresas en diferentes países redistribuyendo el desarrollo y crecimiento y estabilidad económica en otros países ,siempre tenemos desalientos pero si es cierto que hasta antes de la innovación de los ord personales la tecnología estaba vinculada a que los recursos empleados supusieran unos tipos de interés propios de las operativas de mercado esto hoy entra en una nueva fase no nos satisface ,tal vez el desarrollo de los datos en su interpretación determinen nuevas vías ,ciencias de estudio y seguros de trabajo .
En cualquier caso en el estudio de la economía mundial siempre se destaco el que los países disponen de partidos políticos instituciones etc ,en el desarrollo económico en que los avales suponen en las inversiones un futuro seguro de desarrollo y en los países menos desarrollados los controes de población y si los recurso empleables ej disponer de agua etc serán posibles para evitar pandemis y hambre ,si eso hambre.

El empleo de trabajo sigue siendo un elemento de equilibrio económico pero el protagonismo de los presupuestos son que siempre podrán facilitar necesidades básicas no se si constantes de análisis
si el capital con sus intereses económicos y la tecnología merman nuestro conocimiento .esto si es un problema.
pero es como tener dos o mas hijos.¡

Todo el mundo sabe que no podemos ser todos directores y gerentes, ni ministros.
Que cada cual según su capacidad y nivel hemos de optar por empezar desde abajo y con suerte y esfuerzo, luchando subir poco a poco.
Pero es muy diferente, desde la óptica de ser una sociedad democrática y de derecho, el que se nos encauce la vida como si fuéramos un enjambre de abejas recolectoras.
Donde de principio, unos elementos son obreras, otros zánganos y otros reinas ponedoras.
Encasillados por el destino.
En esta sociedad donde la edad de acomodo es corta, se nos pasa el tiempo entre prepararnos y producir en un pasmo, no siendo rentables.
Y la jubilación llega sin derecho al cobro.
Porque no queda liquidez en la caja, agotada de antemano y gastado el fondo en mantener arriba el castillo en el aire de ilusiones.
Sin ocuparnos de quienes los sostienen.
Ahora.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal