Las cosas van mejor con los Koch

Por: | 11 de abril de 2014

Qué se la va a hacer, he tenido que usar ese titular antes de que algún otro lo hiciese.   

David Weigel informaba recientemente en Slate de que a los demócratas les parece que los hermanos Koch, David y Charles, son una herramienta recaudadora eficaz: los correos electrónicos que critican duramente a los Koch recaudan tres veces más que los correos electrónicos que no lo hacen.

Charles y David Koch

Y pueden ver por qué: los Koch son unos malos perfectos.  

No es solo por lo que son, unos auténticos malvados que usan su riqueza para hacer que se apliquen políticas de línea dura y derechistas que perjudican al medio ambiente y que redundan mucho en su propio beneficio.     

También es por lo que no son: unos ricos herederos que no se han hecho a sí mismos; no se identifican con la innovación (algo que al menos se puede afirmar de Bill Gates); y no han hecho ganar dinero a otras personas como hace Warren Buffet.

Por eso, el hecho de centrarse en los Koch es una forma de personalizar una visión de la política conservadora como una defensa de la gente con un privilegio que no es fruto del trabajo.

Y el caso es que esta visión es básicamente correcta. Muy pocos de los súper-ricos son estrellas de cine, aunque a los sospechosos de rigor les encante afirmar lo contrario, y pocos son innovadores.       

Un buen número de ellos son embaucadores hechos a sí mismos, pero un número cada vez mayor probablemente nació con una gran riqueza.

Traducción de News Clips.

© 2014 The New York Times.

 

Hay 11 Comentarios

El punto no es solo que cada vez hay más millonarios cuyo único mérito es haber heredado una fortuna, sino que muchas de esas fortunas provienen de historias criminales que (por fortuna para los herederos), está prescritas y caducadas si no es que olvidadas. La esencia del problema es que la riqueza se acumula a perpetuidad y se hereda de la misma forma que se heredaba un imperio. Respecto a los ingenuos comentarios de algunos comentaristas sobre "el banco central independiente", han de saber que eso no existe y no puede existir. Es un cuento de hadas para marear la perdiz y ocultar el hecho de que los "bancos centrales independientes" dependen directamente de los bancos y empresas más poderosas dentro del sistema financiero y que están a su servicio. Para disipar la ingenuidad no estaría mal echarle un vistazo a "Cleptopía" de Matt Taibi. Ahí veréis quien es, por ejemplo, Goldman&Sachs, cómo mueve los hilos y cuál fue su papel en la crisis de 2008 (¡Ah!, y por si no lo sabéis, es una de las principales empresas que ahora se está haciendo con el parque inmobiliario español que creció al amparo de su burbuja, a precio de saldo por supuesto). Buscad un poquito en los curriculums de quienes dirigen y han dirigido el independiente BCE y a lo mejor os lleváis alguna sorpresa.

leeré y comentare´..

Se me olvidaba John. Tu dices que el estado no se responsabiliza de todo. Pregúntales a los millones de españoles que van a tener que pagar, los desaciertos de los políticos de las últimas legislaturas (Ambos mayoritarios), a los beneficios de la banca (Pese a deber hasta las cejas a la banca internacional) y a las constructoras (Que obtuvieron magros beneficios, con la burbuja inmobiliaria) y al resto de las empresas del IBEX-35, que generaron unas elevadas plusvalías a la sombra de la burbuja, y que graciosa o curiosamente tienen cuentas en paraísos fiscales. Como guinda, en los últimos treinta años, las rentas del trabajo se han incrementado (En términos reales), por debajo de un tercio de las rentas
de la empresas y del capital. España va bien (Aznar) Estamos en Primera División (Zapatero)
Socialismo de pérdidas, llamo a eso yo.

Apreciado John (Por lo acertado de tu análisis), pero, mientras los ciudadanos no ejerzamos nuestro deber y responsabilidad de controlar a los organismos naci-y supra-nacionales a los que hemos delegado nuestras fuciones de control, estamos más perdidos que un caramelo a la puerta de un colegio. Y, desde la invención de la imprenta, se imprime lo que le interesa al dueño del artilugio. Por supuesto que es el que tiene las "perras". Las "desregulaciones" en nombre de la "eficiencia", la "autoregulación del mercado", la "libre competencia", las "Leyes del Mercado", son un OXIMORON, en los tiempos actuales, de la "Economía Global". Por supuesto que rechazo de plano la total intervención de la economía, pero si que noto en falta la intervención del Estado, cuando se rebasan ciertos límites (Como viene pasando desde Reagan y Tatcher), con carta blanca a los Brujos de la Economía (Chicago Boys). Sin tener que recurrir a Tony Judt (Algo va mal), no sospechoso de ser un extremista marxista.

:-) Saludos Juan. Muy pesimista tu analisis. Claro, si tu crítica es anti-sistema o fundamental, no vez ningún valor en mejorar la situación actual de las instituciones.. Yo creo que democracia con economía de mercado es la mejor opción que conocemos (la planificada era un desastre), pero en este caso no es asi como dices: "Por supuesto que el estado, como subsidiario, se responsabiliza, del eficiente funcionamiento de los mismos, soportando incluso los desequilibros o déficits, que se consideran sistémicos."... No, no, no.. El estado no se responsabiliza de todo, propia responsabilidad y asumir consecuencias es un principio importante, y la independencia de las instituicones del estado, de su sistema democrático, se puede mejorar mucho.

Me encanta leer opiniones de personas que presuntamente tienen una gran formación, defendiendo la independencia de los organismos nacionales, que en teoría asumen el control de los mercados, como promotores del desarrollo y bienestar de sus correspondientes conciudadanos, lo que en sus respectivas Constituciones, se les ha hecho mandatarios.
Por supuesto que el estado, como subsidiario, se responsabiliza, del eficiente funcionamiento de los mismos, soportando incluso los desequilibros o déficits, que se consideran sistémicos.
Pues bien, a mi juicio, todo ello es una falacia. Una inmensa mentira en la que vivimos en la mayor parte del mundo que nos llamamos civilizado. Y no hay que recurrir a Krugmann (!Acabad ya con esta crisis!), recomiendo leer a J.K.Galbrait (1970 - El Capitalismo Americano - 1973 - El Nuevo Estado Industrial). Sin tener que recurrir a Marx.

Absolutamente de acuerdo Persyko. Asombrante como Krugman enfoca el asunto.. Los Koch, como los hermanos Albrecht (se comparten Aldi, que en Alemania es como Walmart en EE UU), tienen todo el derecho de apoyar políticamente a quien les de las ganas y tienen tambien el derecho a una vida política activa.... Igual es legítimo que Goldman Sachs o Deutsche Bank se comporten como empresas privadas y no como ONGs. Nadie exige de Goldman Sachs o de la Deutsche Bank que sean empresas caritativas... La pregunta que se debe hacer es otra y Krugman no la hace: a) No sería bien, que un Banco Central sea independiente de los políticos, de los bancos, e incluso de los periodistas y especialmente de los economistas como Krugman? (una broma).. Para que esto sea asi, el Banco Central tiene que ser una institución independiente. La FED en los EE UU por razones históricas no es debidamente independiente de bancos y esto perjudica la reputación de la FED. Por eso se debería refundar a la FED, en el mejor de los casos como el BCE, con unos estatutos adicionales para que no entre en tentación: prohibición de comprar acciones en las bolsas de valores y bonos estatales solo como "última razón" y bajo condiciones. b) Con leyes de financación de partidos según los votos conseguidos en las urnas, se puede garantizar una financiación básica de los partidos, que los hace a los partidos indepentiendes o menos dependiente de donantes privados (los Koch y los Albrecht serían unos donantes mas, eso es todo y tienen derecho a apoyar sus partidos preferidos)..... Lo que se tiene que reforzar es la independencia de las instituciones, ese es el tema interesante.

Se puede tener la opinión que se tenga sobre diferentes temas, en este particular caso, soy de la opinión de que no se debería mezclar la actividad privada para influenciar la opinión política, bueno,.... eso es una cosa, y se puede discutir sobre eso, pero...de ahí a que se presente a los señores Koch como malvados y otros epítetos, dice algo del autos del articulo.

Creo que es personalizar demasiado. Emprendedores buscan sus propios fines, bancos como Goldman Sachs o Deutsche Bank igual, ese no es el problema. El problema es si las instituciones les dan mucho espacio a los privados, bancos, empresas, etc.. Por eso en EE UU se debe refundar a la FED, como un banco central verdaderamente independiente de los bancos y el sistema demócratico tiene que ser mas independiente de las Lobbyies. No son los Kochs o los bancos el problema, el problema son las instituciones de los estados, si no son independientes por malas constituciones y leyes.

Capital in the Twenty-First Century - http://www.hup.harvard.edu/catalog.php?isbn=9780674430006
Acaba de salir este libro que trata exactamente de esto. La relación entre rentas del patrimonio (alrededor de un 5%) y las del trabajo (que dependen del crecimiento) no deja de aumentar cuando el crecimiento es bajo. Es decir, la brecha con los que tienen de antes no deja de crecer. Veo que K lo menciona en su twitter.

¿De que extrañarse? La familia March se inició en la fortuna como contrabandistas, vendiendo incluso armas a las tribus del norte de Africa, que sirvieron incluso para matar soldados españoles. Por no contar, la financiación del golpe de estado de Franco, intermediar con fondos ingleses, para que los generales no influyeran en Franco para secundar a Hitler, por lo que fue remunerada con creces, con el asunto de "La Canadiense".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal