Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

Recomendamos

Los conservadores vuelven a Canadá

Por: | 09 de octubre de 2014

Josh Barro nos cuenta en un reciente artículo publicado en The New York Times que los conservadores están vendiendo otra vez a Canadá como un modelo a seguir, usando en concreto la experiencia del país en la década de 1990 para afirmar que la austeridad es, al fin y al cabo, expansionista.  
Creo que esto se puede calificar de idea cucaracha (las ideas zombis siguen arrastrándose, mientras que a veces uno piensa que se ha deshecho de las cucarachas, pero vuelven una y otra vez). Pensaba que habíamos resuelto todo esto hace cuatro años, pero nooooo.

Canada

Barro toca los principales puntos en su artículo. La austeridad canadiense en la década de 1990 estaba compensada por un enorme movimiento positivo en la balanza comercial, debido a la caída del dólar canadiense y a las exportaciones de materias primas. Dado que no todos podemos devaluar y conseguir un superávit comercial, esto significa que la historia canadiense en la década de 1990 no tenía la menor relevancia en el debate sobre la austeridad de 2010.

Seguir leyendo »

Los adinerados no son modestos

Por: | 08 de octubre de 2014

A David Brooks le están tomando un poco el pelo por dar a entender, en una columna reciente de The New York Times, que los ricos deberían "respetar un código de decoro" y no vivir esa vida de derroches que pueden permitirse. No quiero sumarme a las burlas; en lugar de eso, quiero hablar un poco sobre la parte económica del hecho de alardear de la riqueza.

Lo primero que hay que decir es que esperar que los ricos no hagan ostentación de su riqueza es, por supuesto, poco realista. Si uno tiene la impresión de que en las décadas de 1950 y 1960 los ricos eran más comedidos, pues es porque eran mucho menos ricos, tanto en términos absolutos como relativos. La última vez que nuestra sociedad fue tan desigual como lo es hoy, las mansiones gigantes y los yates eran igual de ostentosos que ahora; por algo, Mark Twain llamó a aquella época la Edad Dorada.

Mark Twain

Aparte de eso, hay muchos ricos para los que la gracia está precisamente en alardear. Vivir en una casa de 3.000 metros cuadrados no es mucho más agradable que vivir en una de 500. Yo creo que hay gente que de verdad puede apreciar una botella de vino de 350 dólares, pero la mayoría de las personas que compran algo así no se darían cuenta si la sustituyésemos por una botella de 20 dólares, o puede que incluso por una que esté de oferta en el supermercado del barrio. Incluso en el caso de la ropa buena, mucha de la satisfacción que obtiene de ella quien la lleva se debe al hecho de que otros no pueden permitírsela. Así que, en gran medida, se trata de exhibirse, algo que, naturalmente, podría haberles dicho el sociólogo y economista Thorstein Veblen.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal