Periodismo con futuro

Periodismo con futuro

Con todas las incógnitas del momento, el título de este blog es una afirmación en la que creemos sin dudar. El cómo, quién, dónde y cuándo ya no están tan claros. Queremos abrir un debate sobre el presente y futuro del periodismo y su industria. Sobre nuevas tendencias, contenidos, tecnología, soportes y modelos de negocio. Con información y análisis. Y vivir en primera línea un nuevo ecosistema informativo tan apasionante como incierto.

¿La última oportunidad de los diarios?

Por: | 28 de marzo de 2011

Hoy, 28 de marzo, The New York Times levantará su muro de pago. No es el primero que lo hace, pero sí el más esperado. Para los analistas, el éxito de la estrategia de los Sulzberger podría iluminar a la industria sobre cómo salir de la crisis que está enfrentando. Pero en una era en la que los medios pierden sus bases de sustento, la ilusión del NYT (periodismo de excelencia, prestigio, marca valorada y presencia en la web) parece no ser suficiente.

Las cifras son menos ciegas que las palabras o las buenas intenciones. En EE UU los ingresos por publicidad (per cápita) de los diarios se han reducido un 63% desde su máximo histórico en 1988. El escenario parece aún peor si se observan los últimos tres años: desde 2007 los ingresos por este concepto han caído un 47%. Los cambios han golpeado a los periódicos en sus principales áreas de ingresos: las suscripciones, la publicidad y los clasificados. Estos últimos han disminuido un 92% en una década.

Ad

¿De qué sirve que la mayoría de los contenidos que circulan por el ecosistema de la web tengan su origen en los medios tradicionales, especialmente de los diarios? A estas alturas parece una anécdota: los productores de noticias dependen cada día más de redes independientes para distribuir sus avisos. Y de agregadores como Google y de medios sociales como Facebook para sumar más audiencia. El NYT, por ejemplo, debe ya su tráfico en un 15% a Google y un 4% a Facebook. Si a esto le sumamos el crecimiento de las plataformas móviles (dominadas por Apple y su sistema de suscripción casi sin contrapeso), probablemente en muy pocos años la distribución tampoco estará bajo control de los diarios.

Por supuesto, y por si esto fuera poco, las audiencias ya no son las mismas. Sólo en EEUU un 47% de sus ciudadanos recibe noticias vía móvil. Y muchos otros dejaron de pagar por una suscripción al periódico impreso.

Hace una semana Bill Keller, director de NYT, la emprendió contra The Huffington Post, representando en su éxito todas las debilidades que él ve en los nuevos medios: producción barata y notas absurdas, falta de identidad y profesionalismo y, por supuesto, la "mala costumbre" de llamar agregación al "robo de contenidos". Más allá de que tenga o no razón Keller (The Huffington Post se alimenta de otros en buena medida), sus palabras -a pesar de lo sensatas que suenan- son más voluntaristas que otra cosa.

¿Es esta la última oportunidad para los diarios? Hay muchas variables para responder con seguridad. Lo que es obvio es que ya no volverán a ser lo que fueron.

Hoy los periódicos (especialmente en los países donde la crisis financiera golpeó más duro) son organizaciones que cada vez se parecen más a los nuevos medios y su mutación en un proceso de aceleración continua y a alta velocidad. Según el informe sobre el Estado de los Medios 2010, el año pasado todas las plataformas de noticias se estancaron o retrocedieron, salvo la web. Que apenas sustituye las pérdidas de las otras áreas del negocio. El muro de pago del NYT –que en el mejor de los casos espera un potencial de audiencia de 3,6 millones en comparación con los más de 40 millones de visitas únicas que hoy obtiene- obviamente aspira a concentrarse en esa área y generar ingresos que pueden darles un nuevo respiro. El único camino (considerando las aplicaciones para móviles y tabletas) en el medio plazo. La buena noticia es que la publicidad online crece, la mala, que la mayor parte no se va a los productores de noticias, sino a los agregadores... el principal objeto de las críticas de Keller.

Audiences

Hay 14 Comentarios

libraros de Cebrián mientras podais.

Al parecer la gente de la prensa se resiste a entender lo que es internet. El privilegio de estos diarios es que nosotros los leamos, y...a partir de ello formar su modelo de negocios. ¿Acaso Google no es gratis y vale 10 veces lo que vale NYT y tiene ingresos 10 veces superiores.? ¿Y qué tal Youtube, o Facebook o Google Earth? Si vais a desaprovechar esta magnifica oportunidad de tener 40 millones de seguidores, sin duda que será una gran noticia que quedará en la historia como una de las decisiones más absurdas jamás tomadas. Por favor...¡¡comprendan de qué se trata esto de internet!!!

En cualquier caso sí hubiese pagado si se hiciese un El País como el de hace 10-15 años. ¿Este de ahora? No, para nada. Sólo sirve para visitar lugares comunes. Estados Unidos, malo. Palestina, bueno. Hoy vuelven a dar bombo al tonto de Bassi porque por enésima vez se mete con la Iglesia, debe ser lo más de lo más. Hacia el mundo musulmán un absoluto respeto rayando en lo obsceno con algunos temas. Nuevo socialismo, bueno. Cualquier idea que se salga del carril progre, fascista. Y así todo. No hay análisis, no hay opinión como tal, no hay más que un eco de información. Israel, malo, siempre. Han conseguido atraer a analfabetos sociales como este Vicente que acaba de comentar contra los judíos, porque se siente seguro de que su "opinión" será respaldada por otros como él que vienen aquí a soltar mala leche contra todo lo que no sea "ellos".

PD: No deja de tener guasa que volver al sistema de cuota al suscriptor se enmarque en el blog "periodismo con futuro".

Reinventarse, amigos de El País. Si lo único que se os ocurre es volver a ser de pago, os pasará como a todos aquellos servicios que han ido fracasando en internet., desde Napster a los correos electrónicos de pago.

La decisión es vuestra. ¿Queréis ser un pequeño periódico elitista o el periódico de referencia en español? Internet licua la noticia y la filtra a través de mil medios. Lo inteligente no es poner muros, sino aprovechar sinergias.

Pero para eso, amigos, toca estrujarse el membrillo.

Concuerdo con quienes auguran el fracaso de lo que considero una medida miope. Todavía recuerdo la desbandada de mis estudiantes norteamericanos de español, de El País al ABC, cuando aquél trató de restringir el acceso.

Lo que este diario desearía es que todos los principales media fuesen de pago y así cobrar dos veces: por suscripción y por publicidad.
Lamento su decadencia y sus contradicciones

Por información estaría dispuesto a pagar, por creadores de opinión no. Existen publicaciones con menos nombre pero mucho más fiables en ciertos temas (véase Libia). Para retórica leo una novela.

NYT RIP

Ese apellido me suena a Judio, mira que son usureros.

Si uno analiza el grafico, puede darse cuenta que la introduccion del muro sera inutil : La gran caida esta en el sector de clasificados ( y menor medida en la venta de impresos) . Los clasificados van en funcion de la audencia, y si se impone el pago, caera la audencia y con ellos los clasificados.... y para volver a los niveles de 175 $ per capita tendran que compensar con un aumento espectacular de los ingresos online .... lo que sinceramente dudo. Quiza la solucion es mejorar la posicion negociadora frente a los agregadores que ganan autenticas fortunas.

Si uno analiza el grafico, puede darse cuenta que la introduccion del muro sera inutil : La gran caida esta en el sector de clasificados ( y menor medida en la venta de impresos) . Los clasificados van en funcion de la audencia, y si se impone el pago, caera la audencia y con ellos los clasificados.... y para volver a los niveles de 175 $ per capita tendran que compensar con un aumento espectacular de los ingresos online .... lo que sinceramente dudo. Quiza la solucion es mejorar la posicion negociadora frente a los agregadores que ganan autenticas fortunas.

El problema es el fin de un modo de ganar dinero. Por mucho que me guste El País nunca pagaría por acceder a sus contenidos online. El motivo es sencillo: voy a obtener lo mismo en otra parte, pues hoy por hoy todos los diarios dicen lo mismo. Puede que nos encontremos ante el final de los mass media, o puede que tan solo ante el final de una forma de hacer periodismo. Lo cierto es que sea como sea los usuarios habremos ganado, pues el resultado de este proceso será aquél que hayamos "votado con nuestras carteras".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Especialistas de todo el mundo y periodistas de EL PAÍS reflexionan sin prejuicios sobre lo que ocurre, incluso sin esperar a que ocurra. Desde profesionales que viven en las redacciones hasta quienes dedican su tiempo al análisis en las universidades tendrán un hueco aquí y en el canal de Eskup.

Eskup

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal